Check the new version here

Popular channels

5 historias de horror



La sombra

En una noche calurosa de verano, Rodrigo y sus dos hermanos, Claudio, y
Esteban, jugaban en el jardín de su casa. Encima de la puerta de la casa, en lo
Alto de la pared, había una potente lámpara que iluminaba el jardín. Los niños
Corrían alegres persiguiéndose entre si. Claudio y Esteban entraron a
Tomar agua, Rodrigo quedó solo, secándose el sudor de la frente y recuperando
El aliento. Miró su sombra proyectada en la pared, era oscura y bien definida, se
Acercó mas a la pared y comenzó a jugar con su sombra.
Un enjambre de pequeños
Escarabajos voladores aureolaban la lámpara atraídos por su luz, chocaban contra
El foco y caían al suelo. El cielo nocturno estaba cubierto por nubes oscuras y
Bajas, el aire cargado de humedad, las flores y los árboles del jardín estaban
Inmóviles, no corría ni la mas leve brisa, la noche estaba sofocante y extraña.
Rodrigo siguió jugando con su sombra, tenía ocho años de edad y eso le parecía
Muy divertido. Agitaba los brazos y saltaba.
En un momento dado, notó que
Su sombra no seguía sus movimientos, se movía de forma diferente a el, y
Comenzó a tomar otra forma, se volvía mas alta y delgada y se alargaban los
Dedos de la mano. Entró a la casa gritando de miedo, luego de escuchar su
Historia, sus padres lo llevaron afuera para demostrarle que nada raro ocurría
Con su sombra. Quedaron un poco sorprendidos al comprobar que por la
Posición de la lámpara, no había forma de que la sombra se proyectara contra
La pared.



+++ El Bebé +++

Después de una ausencia bastante prolongada, regresé al barrio donde me crié.
Apenas desempaqué salí a visitar a mis viejos amigos. Caminaba las familiares
Calles del barrio, cuando una mujer salió a mi encuentro; era una conocida a
La cual solía saludar, la noté muy demacrada, ojerosa, y en sus ojos brillaba
Una mirada un tanto extraña.
- !Hola¡, ¿Cómo andás? estabas desaparecido. - me saludó la mujer.
Cuando le conté de mi ausencia me pareció que no prestaba atención, tenía una
Sonrisa fija en la cara. La felicité cuando me dijo que tenía un hijo, un bebé,
Me invitó a pasar a su casa a conocerlo. La vivienda estaba muy descuidada,
Entramos al cuarto del bebé, estaba oscuro, afuera brillaba el sol, pero unas
Cortinas gruesas impedían que la luz entrara por la ventana.
´- ¿Está durmiendo? - le pregunté casi susurrando.
- No, cubro las ventanas porque a el le gusta así, ahí esta la cuna, acércate,
No le tengas miedo - encontré sumamente extraña su respuesta, porque iba
A tenerle miedo a un bebé.
Me incliné sobre la cuna para verlo mejor. Era una visión horrible, un escalofrío
Corrió por mi espalda, el bebé, o lo que fuera aquella cosa, sacudía sus brazos
Y piernas como lo hacen los niños cuando están felices, cuando fui a mirar su
Cara, descubrí que no tenía cabeza.
Sin darle la espalda, fui retrocediendo hasta que salí de aquella casa. El mismo
Día me enteré, por boca de mis padres, que la mujer había perdido a su bebé
En un accidente de trancito, estaba loca desde hacía meces, le decía a la gente
Que su hijo aún estaba vivo.




+ ~~ La criatura nocturna ~~+

Sentado en una silla plegable, al lado de mi carpa, y de espaldas al inmenso lago,
Contemplaba la vista nocturna del cercano bosque. Los demás veraneantes dormían
En sus carpas, la noche estaba clarísima, la luna se asomaba entre las copas de los
Árboles. Mientras sorbía una cerveza mi atención seguía inmersa en el sombrío
Paisaje que tenía enfrente.
En el bosque había claros por donde descendían los rayos
Lunares, parte del paisaje escapaba a mis ojos, era eclipsado por las sombras.
Miraba el titilar de unas luciérnagas cuando vi algo asomarse detrás de un árbol.
Esa cosa se ocultaba y me espiaba asomando la cabeza, era algo horrible,
De orejas inmensas, como las que tienen los murciélagos, y las giraba como tratando
De escuchar.
Se ocultó del todo, inmediatamente escuché pasos que se alejaban,
Luego oí el sonido de un aleteo, las ramas de los árboles se movieron, y por un
Instante muy breve, vi una criatura del tamaño de un hombre volar hacia el cielo.
Cuando asomó el astro rey, ya estaba yo listo para partir. Unos gritos histéricos
Y un llamado de auxilio llegaron desde un extremo del camping; una joven
Había sido atacada y muerta, tenía heridas punzantes en su cuerpo pero
Extrañamente en el lugar no había sangre.




†EL CONEJO DE PASCUA†

-Mami- dijo la niña pequeña, frotando sus ojos, parada en la puerta de la habitación de su madre.

-Mami, el conejo de pascua está comiendo chocolate- dijo.

-No, cariño- respondió la mujer -el conejo de pascua da chocolates, no los come-.

La mujer se movió un poco en sus sabanas y continuó hablando, mitad a su almohada, mitad a su hija; -Vuelve a dormir, cariño-.

-Pero mamá...- dijo la niña -¡el conejo de pascua está comiendo chocolate!- ahora en un tono más serio, casi como si fuera a llorar.

La madre se sentó y abrió sus brazos, -Cariño, te acabo de decir; el conejo de pascua no come chocolates, se los da a niños pequeños. Además, ni siquiera es pascua todavía, vuelve a dormir- dijo en su voz más suave.

-Bueno mami- dijo la niña sollozando y volvió a su habitación.

La mujer sonrió y pensó -Estos niños y su imaginación- y volvió a dormir en un bostezo.

En el pasillo, la pequeña niña se quedó un momento observando al conejo de pascua comer su chocolate.

-Mami dijo que debía volver a la cama-.

El conejo de pascua le responde -buena idea niña, voltéate y no mires, en un momento seguiré contigo-.

Él sonríe y le muestra un pequeño pendiente de metal a la niña arrojandoselo. Ella lo levanta y empieza a llorar cuando ve lo que es,...un collar de perro y en el se leía "Chocolate".




+++ Existencia. +++

Bien, lo que relataré a continuación le ocurrió a una antigua profesora de la universidad, una persona que tenía una visión muy clara y completa de los fenómenos que abarcan la pluralidad de las existencias. Esta profesora mía siempre había tenido dificultadas para quedar embarazada, llegó a hacer diversos tratamientos pero nunca pudo lograrlo, hasta que un día…

En los albores de los años 90, ella se descubrió embarazada, hecho que confirmó con un análisis sanguíneo luego de las 8 primeras semanas gestacionales… El embarazo le trajo mucha alegría a ella y a su marido, pero trajo consigo un temor, un temor de perder ese tesoro que esperaba debido a las complicaciones naturales de los embarazos de alto riesgo.

Debido a este miedo, sólo su marido y su madre se enteraron que estaba en estado de gravidez, y se comprometieron a guardar el secreto hasta que fuera difícil de ocultar debido al crecimiento del útero, pero a veces la vida da sorpresas. Dos semanas más tarde, se produjo un terrible aborto, hecho que sin duda fue un duro golpe para su familia.

Después de 18 meses, la pareja fue bendecida con un nuevo embarazo, gracias a Dios este llegó a término, y le dio a una hermosa niña llamada Ana Julia.

Un día, cuando tenía 6 años, Ana llegó hasta a mi maestra, y le dijo:

- Mamá, ¿tu tenías otro hijo antes que yo?, ¿no?

Mi maestra se sorprendió, después de todo, habían acordado que aquel terrible suceso fuera enterrado, tan grande era su dolor y decepción, que no quería que su pequeña se enterara de estas cosas a tan temprana edad, y así, tratando de averiguar quién había ido a contárselo le preguntó:

- ¿Quién te dijo eso, Ana?

Y la pequeña respondió:

- Nadie, mamá… no llegue en aquel momento porque yo no estaba lista.




0
0
0
0No comments yet