Check the new version here

Popular channels

Abducciones y Encuentros Cercanos

Abducciones y Encuentros Cercanos.

Hasta aquí, cinco acápites presidentes, hemos planteado el desarrollo mínimo argumental para poner en contexto el tema objeto de este informe, que echara muchas luces sobre ese otro rostro de los alienígenas, sobre todos, aquellos que representan a las potencias de la materia. Y es que, evidentemente, así como ha habido millones de casos de avistamiento ovni en el mundo, también existen cientos de casos de abducción y contacto de tercer tipo, encuentros cercanos y presenciales con extraterrestres. Ahora bien, también se ha empezado a hablar recientemente de encuentros cercanos de cuarto tipo, que podríamos asimilar al fenómeno de la posesión satánica, es decir, estrictamente hablando, y quitándole toda polaridad inducida por cuestiones de fe religiosa, posesión alienígena. En este sentido la película “La Cuarta Fase”, título en español para el filme supuestamente basado en hechos reales protagonizado por Milla Jojovich “The Fourth Kind”, ha causado sensación entre los aficionados al fenómeno “ovni”. Desde ya la recomendamos al lector pues contiene aspectos muy interesantes y poco conocidos sobre la naturaleza alienígena que se relacionan con nuestro informe.
Sobre la abducción, diremos que aparentemente siempre es inducida estados alterados de conciencia mediante. Aunque detallaremos el tema de los estados “hipnagógicos” posteriormente, conviene adelantar algunos aspectos para explicar el tema en cuestión.

Según la Sabiduría Hiperbórea, y como ya analizamos en varios acápites de este informe, el virya u hombre con legado alienígena es un doble agente: un sujeto consciente de esencia telúrica o creada que marcha hacia la perfección, y un Yo o substrato alienígena egoico que lo impulsa desde una esfera subconsciente hacia esa entelequia; por eso se encadeno el espíritu a la materia y ambos agentes están intrínsecamente confundidos, siendo muy problemático para el individuo determinar en una acto de reflexión, donde comienza uno y termina otro o viceversa. El sujeto anímico es inmanente, es decir, nuestro estado común de vigilia que esta temporalizado, y por eso mismo es ahí donde se sitúa el Yo. Al percibir el tiempo existimos, es más, el mi mismo es un tiempo propio o inmanente. Sin embargo cuando entramos en estado de latencia o sueño, el descanso fisiológico, el mí mismo transita por la región subconsciente de la mano del Yo, como la inmanencia permanece en esa latencia, el tiempo se trastoca en el estado de sueño. Hemos descrito pues el estado de vigilia, transito consciente por lainmanencia propia, y el estado de sueño, transito semiconsciente en la esfera de sombra o subconsciente. Pues bien, hemos dado una larga explicación para afirmar, casi con total seguridad, que los raptos espirituales, las abducciones, los fenómenos paranormales, etc., se perciben fuera de ambos estados, una tercera postura del Yo confundido con el mí mismo que se llama hipnagosis. Vamos a explicarlo.
Ambos estados, tanto el de vigilia, como el de sueño, están impregnados de inmanencia, por lo tanto están ajustados a los biorritmos del cuerpo físico. Hay actividad física en ambos estados. Pues bien, en la hipnagosis NO. Por un momento indeterminado el mi mismo alcanza el punto donde se ubica el Yo perdido y se desincroiniza de todo biorritmo, queda desconectado, por así decirlo, del cuerpo. Es por eso que los abducidos, los que salen en astral, y los que viven una experiencia paranormal, sufren como una especie de parálisis motora corporal. El mí mismo, al situarse en el Yo, se destemporaliza; en gnosis hiperbórea se interpretaría como el vislumbrar consciente de la fenestra infernalis. Volveremos sobre ello más adelante, por ahora basta decir que los encuentros cercanos, las abducciones y otros estados de latencia inducida con el uso de psicotrópicos, pueden arrancarnos del tiempo y por eso los fenómenos paranormales, levitación, telekinesia, telepatía, control mental, percepción extrasensorial, se producen en esta tercera postura o estado alterado de consciencia.

Los testimonios de abducidos son concluyentes, hay distorsión espacio-temporal acompañados de experiencias traumáticas en extremo; introducción de sondas en el cuerpo, manipulación del “aura” humana, o bien de los cuerpos sutiles o las matrices funcionales del designio, registro minucioso de las memorias ónticas, inserción de sustancias y hasta prótesis, etc.; hace unos años, 1994, apareció una película muy explícita al respecto: “Fuego en el Cielo” de Robert Lieberman, que giraba alrededor de uno de estos casos de abducción y contacto de tercer tipo. Recomendamos ver y analizar este filme, y otro más reciente: “The Sign” con Mel Gibson y Joaquin Phoenix sobre el que ahondaremos cuando veamos el tema de los Crope Cicles y el tipo alienígena denominado “humus”.


Un caso conocido y supuesta mente grabado de esta Familia Mc Pherson

link: https://www.youtube.com/watch?v=xRH_UacHOnY

0
0
0
0No comments yet