Check the new version here

Popular channels

Beyond My Eyes Tainted Hands Capitulo 4

Holaaa, bueno, hoy les traigo una "realidad alterna" de mi historia Beyond My Eyes, en la que se muestra un mundo Post-apocaliptico. Desde ya quiero aclarar que muchos personajes o echos que muchos no entenderán es debido a que esto esta mas adelantado a lo que se mostró, aunque se explicara, sin mas espero que les guste.

*Aviso Importante*


Después de este capitulo voy a estar en inactividad 1 mes al menos, por razones personales, luego de eso voy a retomar, aunque esta historia, Tainted Hands, va a quedar pausada un tiempo para darle mas importancia a la historia original, sin mas que decir, los dejo leer.



NO TODAS SON KILLERS

@Edup_33/@-Mista - Jared The Killer: Reborn
@Darian_98cleo - Silver Claw
@ValiFakYu - Vali The Knight
@Elpranyan - BloodMoon
@Jesushola - Jesse Cold Heart
@Megaespia2000 - Todd Chronicles
@Agustinbonetti1 - Killer Prince
@BlackTheWritter - John Crimson Knight
@Ariel_Cs - El Violinista
@Riuken01 -Deadman Warriors
@LucianoDamelio - Derek The Next Zalgo
@Petacador - Kentt The Killer
@DaimonK_10 -The Risen
@Matiasoscuro - Soul In The Dark


Capitulo 4

Goliat


Magnus corría a una velocidad increíble hacia mi, era aun mas veloz que el auto que habíamos comprado, si hubiera decidido intentar huir nos hubiera matado. Antes de que estuviera lo suficientemente cerca de mi comencé a cargar mis manos con energía, acto seguido saque de mi manga un mazo de cartas, de este saque 4 cartas las cuales tome con mis dedos, las recargue con energía, haciendo que se rodeen con mi aura rojiza y por ultimo las lance hacia Magnus.

Y así fue como las 4 cartas se dirigieron hacia mi enemigo, clavándose en su cuerpo, 2 fueron hacia su rostro, provocandole un corte en los costados de su rostro. Mientras que las 2 restantes no tuvieron la suficiente fuerza como para clavarse, aunque lograron hacer cortes en su garganta. De todas formas esas cartas no lo detuvieron, seguía corriendo como un animal hacia su presa.

Peor se pusieron las cosas cuando quedo a tan solo centímetros de mi, pude ver en su rostro su sed de sangre y sus intensas ganas de romperme hueso por hueso. Intento lanzarme un derechazo en el rostro, pero yo fui lo suficientemente rápido como para evadir ese golpe, dando un salto hacia atrás, en ese diminuto salto fui lo suficiente rápido como para sacar otras 4 cartas y lanzarlas contra Magnus, las 4 se clavaron en su pecho, pero como era de esperar fueron una cosquilla para el.

Con ese ultimo salto me aleje unos 3 metros, aunque para Magnus fue como si tan solo diera un paso hacia atrás, puesto que corrió a toda velocidad hacia mi, quien apenas había llegado a pisar el suelo. Se paro delante mio, con una gran firmeza, extendió su brazo izquierdo, cerro su mano, formando un brutal puño, con el cual comenzó a hacer fuerza, llenando su brazo con venas que demostraba la violencia con la que lanzaría aquel golpe,,,

Y así fue como lo lanzo, dándome de lleno en el rostro, pude sentir como sus gigantes nudillos rompían mi nariz por completo, la cual lanzo un chorro considerable de sangre, el cual cayo en mi ropa, manchandola por completo. También sentí como mi dentadura se aflojaba por completo, teniendo en cuenta que aquel golpe había dado en mi nariz, da una muestra de lo violento que fue aquel golpe.

Por ultimo, tras ese golpe salí despedido unos 20, 30, tal vez 40 metros, en los que lleve conmigo una gran cantidad de piedras, tierra, arena, pastizales, todo para terminar chocando contra una roca, la cual me contuvo tras haber chocado todo mi cuerpo contra esta. Tras el choque se agrieto por completo, prácticamente el mas leve ataque la destruiría.

Y allí quede, tirado en el suelo boca arriba, viendo el cielo mientras una cantidad considerable de sangre caía por mi nariz. Suspire un tanto adolorido y me dispuse a levantarme. Flexione mi cuerpo, sentándome en la tierra, alce mi mirada y pude ver que mi cuerpo había dejado un camino entero a través de la tierra, intente no hacerle caso a eso y me puse de pie con firmeza.

- "Mis cartas no servirán con mi amigo, con tanta masa lo único que harán son cortes menores, tendré que usar mis puños" - Pensé mientras limpiaba la sangre que me caía por la nariz.

Y nuevamente los temblores se hicieron presente, cosa que indicaba que Magnus estaba cerca, y efectivamente así era, estaría aproximadamente a unos 15 metros de mi, y si, sus intenciones no eran nada agradables.

- C'mon amico - Dije con confianza.

Fue en un abrir y cerrar de ojos la llegada de ese hijo de puta, ya estaba cara a cara. Rápidamente me lanzo un golpazo directo a mi frente con sus dos manos, aquel ataque lo detuve colocando mis brazos en forma de "X". El choque fue brutal, provocando que una ráfaga de aire increíble salga despedido a nuestro alrededor.

En ese momento intente contraatacar pero fue inútil, en ese determinado momento, en el que intente atacar no pude mover mis brazos, estaban paralizados debido al gran choque y lo peor estaba por venir, acompañado a que un dolor intenso comenzó a recorrer por mis brazos, provocando que lance un quejido de dolor.

Magnus saco una sonrisa digna de un psicópata y sin duda alguna me lanzo un violento derechazo directo a mi abdomen, fue un golpe completamente devastador, pude sentir como todos mis órganos internos querían salirse tras mi escupitajo de sangre. Estaba completamente encorvado, aunque esta postura mucho no duro, debido a un izquierdazo en mi mentón el cual me levanto unos cuantos centímetros en el aire y me hizo sentir nuevamente como se movía toda mi dentadura.

Antes de que pudiera tan solo dar un movimiento Magnus ataco nuevamente, ahora un derechazo a mi costado izquierdo de mi rostro, seguido por un izquierdazo el cual fue a mi costado derecho del rostro. Ambos golpes me hicieron escupir grandes cantidades de sangre. Para terminar, puso su mano derecha en mi cabeza y con una violencia completamente devastadora me llevo de cara al suelo, estampandome contra este, provocandome una importante fisura en mi frente.

- Mierda, hoy si que estas de mal humor, jaj - Dije, intentando negar la situación.

No recibí respuesta de ese enfermo, solo pude sentir como levantaba su pie derecho, era obvia su intención, aplastar mi cabeza con su pie como si fuera una calabaza. Y así fue, llevo su pie contra mi cabeza, tan rápidamente que probablemente me la explotaría, pero...

- ¡Ahora! - Grite, como si un nuevo tanque de energía ingresara en mi.

Esquive a una gran velocidad ese pisotón, corriéndome hacia la derecha y en un abrir y cerrar de ojos me puse de pie, en la transición de todo esto recargue mis brazos con energía, provocando que sean rodeados por mi aura rojiza. Me lance con violencia hacia Magnus.

Al llegar contra el, le lance un violento izquierdazo en el abdomen, el cual no lo afecto mucho, y si no hubiera sido por mi velocidad para lanzarle un nuevo puñetazo, esta vez en el pecho, me hubiera destrozado nuevamente, aunque nuevamente este choque no le afecto mucho. De todas formas no le iba dejar golpe alguno, sin dudar ni un solo instante lance un nuevo golpe ahora dirigido a su estomago, seguido por un derechazo a su costado derecho de su torso.

Un nuevo choque lance, ahora dirigido nuevamente a su abdomen y sorpresa, este ultimo puñetazo llevo a moverlo, había encontrado un punto frágil, era mi momento. Di un grito de euforia y comencé a lanzar golpe tras golpe en el mismo punto. Derechazo, izquierdazo, derechazo, izquierdazo, derechazo, izquierdazo, Mis ataques eran una bala, una bala la cual se clavaba en el abdomen del gigante.

Di un ultimo grito de euforia, ahora el doble de fuerte que el anterior, acto seguido lleve mis brazo derecho hacia abajo, seguido a eso lo alce como un cohete que emprendiera un vuelo, por ultimo mi puño dio con violencia contra el mentón de Magnus, provocando que lleve tanto su cabeza como su cuerpo hacia atrás y un chorro de sangre salga de su boca. Lo había logrado, Magnus había caído.

Allí estaba el gigante, tirado en el suelo con mucha sangre que salia por su boca. Mientras que yo me encontraba con mis brazos hacia abajo mientras respiraba muy agitadamente, lentamente el aura rojiza que rodeaba mis brazos se comenzó a desvanecer. Allí es donde pude ver mi manos, horrorizándome por completo.

Todos, TODOS, mis nudillos estaban bañados en sangre, pero no era la sangre de Magnus, era mi sangre, tras lanzar todos esos golpes mis nudillos se habían cortado, es mas, 2 o 3 definitivamente se habían roto tras golpear esa masa de músculos.

- Mierda, que piel dura, fue capaz de hacer añicos mis dedos... - Murmure, un tanto molesto. - Sera mejor que llame a Haytham... -

Tras esto ultimo saque una carta, la cual llevaba consigo una pequeña carga explosiva, sinceramente la hubiera lanzado contra el gigante pero probablemente no hubieran funcionado, son cargas explosivas que si bien son muy potentes son en pequeña masa, es decir, si se la tirara a alguien no lo desintegraría por completo, solo le destruiría una mano, para dar un ejemplo.

Y lo mejor de todo de aquellas cartas es que explotaban al recibir mi energía, cosa que podía controlar yo cuando hacer que estallen. Pero como sea, tome una con mis dedos y estaba a tan solo milésimas de lanzarla, pero...

Un grito que me heló la sangre se escucho por toda la zona. Me di la vuelta, hacia Magnus y allí estaba el muy hijo de puta, nuevamente de pie, como si ninguno de mis golpes, los cuales me habían fulminado los dedos, le hubiera hecho ni en las mínimo daño.

Lamió la sangre que caía por su boca y me miro con una sonrisa realmente perturbante. Comenzó a caminar hacia mi, cosa que me sorprendió por completo, puesto que hasta ahora todos sus ataques habían comenzado mediante una corrida, la cual era bastante difícil de calcular en cuanto estaría delante tuyo.

Se detuvo por un segundo, mirándome fijamente al rostro, esa mirada no me agrado en lo mas mínimo, rápidamente me puse en guardia, esperando lo que sea. Sonrió como un maniático, seguido a eso dio un paso, pero antes de que su pie se apoyara pude sentir una ráfaga increíble en mi cara, trague saliva y pude sentir la violenta respiración de Magnus.

- Que velocidad... - Dije sin poder creérmelo

La velocidad de Magnus no podía parecer creíble, debido a su abrumadora altura, pero de hecho si es explicable, debido a que desarrollo unos músculos que ningún atleta olímpico podría llegar a tener, agregado a su impulso de aura, sus piernas son lo suficientemente potentes como para tener una velocidad casi indivisible a pesar de su gigantesca altura.

Pero volviendo a la pelea en si, tenia a esa bestia detrás mio y era imposible saber que iba a hacer, pero algo tenia que hacer. Casi por instinto, lo primero que se me ocurrió fue dar un gran salto, el cual supero en altura a Marcus. Esto había sido muy positivo, tenia que darle un uso y acabar ya mismo con esta pelea.

Aun en el aire di un giro, en el cual acomode por completo mi cuerpo. De mi gabardina saque la funda en la cual contenía mi espada, en el movimiento desesperado deje caer la funda, perdiéndola completamente de vista. Pero daba igual, tenia la espada en mis manos y la iba sostener como si mi vida dependiera de ella.

Deje caer mi cuerpo, iba a toda velocidad contra Magnus, quien miraba hacia arriba sin hacer nada, solo me miraba. Al estar a 10 centímetros de el incline mi espada con total violencia, iba contra su frente, eso debería cortarla como si se tratase de un coco.

Y así fue como choco, una gran ráfaga de aire se desprendió a nuestros alrededores, acompañada por el sonido de algo rompiéndose. No, no fue el caneo de Magnus, si no que mi espada, el metal de la espada se había partido al chocar con su frente. Pude ver con sorpresa como el metal se separaba del mango...

Tras esto ultimo quede atónito y sin reacción alguna, cosa la cual Magnus aprovecho, puesto que tras eso se acerco hacia mi tomándome de los hombros y acercándome hacia su rodilla, la cual impacto en mi boca del estomago. Aquel rodillazo fue tan intenso que pude sentir como si sobresaliera por mi espalda, ni hablar que debido a ese feroz ataque escupí grandes cantidades de sangre, en las cuales casi vomito.

Trate de alejarme del intenso ataque de mi enemigo, retrocedí unos cuantos pasos, pero ni bien di un cuarto paso Magnus ataco nuevamente, tomándome de mi gabardina, acto seguido me llevo hasta el, tomándome del cuello con su brazo izquierdo.

Instantáneamente comenzó a apretar de mi garganta, ahorcandome a una gran velocidad. Esto estaba afectándome mucho, podía sentir como una gran cantidad de sangre se acumulaba en mi garganta, también sentía como me faltaba el aire y poco a poco todo se comenzaba a oscurecer.

En un intento desesperado por huir de sus manos comencé a patear su rostro, le lance una, otra, otra, otra, otra, otra y otra, pero nada, fue inútil, fue como si mis patadas fueran caricias, su cuerpo era demasiado duro para los ataques físicos. Si no hacia algo rápido me rompería el cuello.

Ya casi no me quedaba no me quedaba aire y lo único que podía ver eran sus largos brazos y manos que estaban en mi cuello, apretándolo con una furia indescriptible. Era el fin, esa bestia me estaba por asesinar.

Pero tenia que avisar a Haytham que no venga por mi, si volvía aquí moriría, puedo asegurar eso. Con mis ultimas fuerzas lleve mi brazo izquierdo hacia el bolsillo de mi gabardina, sacando una de mis cartas explosivas, y estaba a punto de lanzarla hacia el cielo, pero justo antes de que esa carta se despegara de mis dedos pude ver mi única escapatoria...

El gigante dio un fuerte grito de furia, el cual impacto con violencia en mi rostro. Su boca estaba demasiado expuesta y esa era mi ultima oportunidad, aunque me costaría algo y lo sabia. Saque una sonrisa de oreja y oreja, mientras miraba a aquella bestia.

- Deberías masticar con la boca cerrada - Dije con completa tranquilidad

Tras decir eso recargue mi carta con toda la energía posible que pudiera recargar en 3 segundos, rápidamente se rodeo de un aura rojiza, muy cercana al color bordo, y sin pensarlo metí mi mano derecha en su boca, en aquella mano sostenía mi carta explosiva, la cual en 3... 2... 1... ¡Boom!.

La carta estallo por completo en la boca de Magnus, pude sentir como 2 o 3 de mis dedos se desprendían, cosa que provoco que de un grito de completo dolor, grito el cual probablemente se hubiera oído por toda la zona. Al sacar mi mano de su boca pude ver con horror como mi dedo meñique, anular e indice habían sido completamente arrancados por aquella explosión. El anular e indice habían perdido hasta sus respectivos huesos, dejando un gran agujero del cual caían una gran cantidad de sangre, mientras que mi dedo meñique aun conservaba su hueso, definitivamente había sido gravemente herido.

Aunque yo solo no fui el único afectado, Magnus me soltó y retrocedió unos cuantos pasos, llevando ambas manos a su rostro, el cual no se podía ver puesto que mis cartas al estallar desprendían una especie de humo rojizo, el cual tapaba el rostro de Magnus.



Al parecer eso fue lo mas eficaz que le hubiera podido lanzar.

Por mi parte estaba en mi limite, no me quedaban muchas opciones, pero no podría huir, me encontraría en cuestión de minutos, tenia que acabar con el y rápido. Aun estaba afectado por la explosión y un poco de humo aun tapaba su visión, esta era mi oportunidad. Salte hacia atrás, alejándome unos 15 metros.

Por ultimo de mi manga izquierda saque un mazo entero de cartas, pero no de las normales, todo este mazo era de cartas explosivas, usarlas todas al mismo tranquilamente podrían destruir un departamento.

Repartí la baraja en ambas manos, aunque esta vez tome mas en mi mano entera que en la otra, ya que no podía tomar muchas y el dolor que sentía al tocar algo con esa mano era indescriptible. Seguido a eso comencé a recargar a mis manos con aura, al igual que las cartas, las cuales rápidamente tomaron un intenso color bordo. Estaban listas para estallar.

Mientras yo me preparaba por atacar, Magnus, ya parecía estar listo para un nuevo round. Pude ver su rostro a lo lejos, cosa que me impacto, y mucho. La explosión le había desfigurado por completo los labios, dejando toda esa zona destruida, con varios pedazos de piel colgado o saliva con sangre cayendo por su boca.

Mientras que varios de sus dientes estaban arruinados o caídos, con arruinados me refiero a que estaban completamente partidos o agrietados, aquella explosión había sido mas brutal de lo que yo mismo creía. Aunque como era de esperarse a el no le importaba su rostro, solo quería matar. Nuevamente fijo su mirada en mi y comenzó a correr con mucha ira.

- No hay tiempo que perder, acabare con esto ahora mismo - Grite con furia.

Puse mi postura típica al momento de atacar, baje mis dos brazos, en los cuales con mis manos sostenía las cartas que irían hacia Magnus, quien ahora estaba a tan solo 10 Metros.

- ¡Roooooyaaaal Fluuush! - Grite con furia.

Tras dar el nombre de mi técnica comencé a lanzar carta por carta, las cuales iban hacia Magnus a una velocidad indivisible, una tras otra se iban clavando en todo su cuerpo. Tras 1 minuto en el que lance todas mi cartas, 60 para ser exactos, 60 las cuales habían quedado clavadas en todo el cuerpo de Magnus, quien ahora estaba a tan solo 4 Metros de mi, listo para golpearme.

Sonreí, como si le estuviera dando una despedida a aquel animal, hice un saludo llevando mis dedos hacia mi frente, haciendo un leve tacto. Tras eso le di la espalda al tenerlo a tan solo 3 Metros.

- Ciao - Dije, mientras hacia un chasquido con mis dedos

Ni bien hice mi chasquido, las 60 cartas que se habían clavado en el cuerpo de Magnus empezaron a titilar de un color rojizo, titilaron 3 veces a una gran velocidad y cuando Magnus estaba a tan solo 1 Metro de mi, todas explotaron. Fue una explosión tan violenta que mas allá de estar a 1 metro me tuve que mover, si no lo hacia hasta podría recibir una quemadura de aquellas explosiones.

El punto es que aquella explosión había sido realmente devastadora, porque no solo explotaron todas al mismo tiempo, si no que tenia por lo menos 1 carta en cada parte de su cuerpo. Eso debía haberlo matado.

Me di la vuelta para admirar mi "obra" y pude ver que una cantidad inmensa de humo rojo salia desprendido hacia los cielos, mientras que en el suelo había dejado un cráter de por lo menos 10 metros de profundidad y 12 de ancho.

- Se acabo... - Me dije a mi mismo, con un tono de tranquilidad.

Tras decir eso me deje caer de espaldas al suelo, estaba completamente exhausto, necesitaría una buena siesta y atención medica o algo por el estilo, si no me costaría mucho recuperarme. Era increíble como mi corazón palpitaba, sentía como si se saliera de mi pecho.

Gire mi rostro, viendo mi mano derecha, la cual estaba completamente destrozada, sin 3 dedos, con muchas cortaduras, con 2 dedos restantes que parecían bolsas con vidrios y sus nudillos completamente heridos. En resumen, mi mano era perfecta para una película de terror...

- Debo avisar a Haytham, antes de que me termine desangrando - Murmure.

Tras decir eso me puse lentamente de pie y busque alguna carta explosiva, estaba a punto de sacar una de esas, pero sentí nuevamente un dolor horrible en mi mano derecha y como lentamente mi vista se ponía borrosa. Al parecer había perdido mas sangre de lo previsto.

- M-mierda, tengo que vendar mi mano antes de que me desangre - Dije un tanto debilitado

Guarde la carta que sostenía, me saque mi gabardina, quedando ahora con mi remera blanca (aunque estaba bastante sucia y había perdido su blanquedad). Con mi mano izquierda arranque un pedazo considerable de esta. Por ultimo, a aquel pedazo comencé a rodearlo a través de mi mano, intentando detener lo máximo posible la hemorragia. La tela blanca a hacer contacto con la herida rápidamente se tiño de sangre, pasando a ser completamente roja.

Tras eso tome nuevamente la carta con la que le iba a darle la señal a Haytham, la puse entre mi dedos indice y del medio, listo para lanzarla. Pero... todo fue tan extraño, fue como si un camión me hubiera atropellado, sentí como una de mis muelas saliera despedida, al igual que mi cuerpo, que se arrastro con violencia por el suelo.

Mi vista estaba completamente mareada, no podía concentrarme, lo único que logre hacer es alzar mi mirada, viendo una vez mas a Magnus. Verlo con vida me saco muchas esperanzas de sobrevivir, como dije anteriormente, estaba en mi limite y ya casi no me quedaba energía como para luchar contra ese animal.

Aun en el suelo, mi vista se aclaro un poco, logrando ver a Magnus, quien aun se lo veía con mucha firmeza, aunque no quitaba que mi Royal Flush lo había afectado mucho. Tenia una cantidad increíble de agujeros en su cuerpo, de los cuales brotaba mucha sangre, mientras que su mano derecha había perdido 2 dedos y la mitad de otro, su otra mano estaba prácticamente ilesa, solo tenia cortes, tal vez un tanto profundas, pero sin comparativa con su otra mano.

Su pierna derecha había sido gravemente afectada, puesto que un gran pedazo de su piel había sido explotado con violencia, dejando a la vista parte de sus músculos isquiotibiales. Aunque esta vez su pierna derecha había sido mucho mas afectada que la derecha, al igual que la otra había perdido un gran pedazo de piel, pero no solo había perdido piel, si no que gran parte de sus músculos, dejando al a vista su fémur.

Mientras que su torso tenia heridas bastantes profundas, aunque no tan comparativas como sus manos y piernas, la mas grave de su torso fue el extirpamiento de su pectoral derecho, dejando a la vista el musculo pectoral mayor.

Mientras que su rostro, el cual ya antes había sido gravemente herido, tampoco había salido ileso. Su ojo derecho había desaparecido, junto con su parpado, dejando un gran agujero en este, mientras que su ojo izquierdo (para mi desgracia) había salido aparentemente ileso. Sus cejas habían desaparecido debido a la explosión, mientras que su oreja izquierda había colgaba de un pequeño hilo de carne, aunque prácticamente había perdido esa oreja.

Para terminar su caballero había quedado de una forma un tanto graciosa, dado que partes diferentes habían desaparecido pero no todas, dejando su pelo de una forma muy extraña, aunque eso se debía al extirpamiento del cuero cabelludo en el, provocando que de su cabeza caiga una cantidad considerable de sangre, como si de una cascada se tratase.

Aun así, después de toda esa horrible descripción seguía siendo muy amenazante y superior a mi, ¿Realmente esa bestia no tenia limite alguno?, ¿Como es que aun se podía poner de pie, mas allá de que sus piernas estaban tan afectadas?

- Mierda... - Murmure - Estos es uno de esos momentos en el que me gustaría haber muerto en la explosión de hace 15 años -

Suspire, intentando tranquilizarme, este tal vez era un buen momento para considerar mis opciones, extrañamente Magnus se había quedado parado, solo me miraba. Eso, no lo voy a negar, me incomodaba muchísimo, pero no podía dejar que me afecte, tenia que planear un escape, la victoria ya no era posible.

Lo pensé por 1 minuto entero pero no, no había opción alguna para huir, ¿acaso morir era mi única opción?. Puf, una gran mierda de destino, pero que mas da, si hay de morir que sea llevándome a este gran hijo de puta.

Saque una sonrisa, de las cuales solía sacar cuando las cosas iban realmente mal, no se porque siempre lo hice, simplemente se formaban en mi rostro, en cierto modo era bueno, transmitía tranquilidad, si tan solo hubiera alguien a quien transmitírsela.

Con mi mano izquierda tome una carta, esta vez normal, sin explosión alguna. La cargue levemente con energía, fue tan poca la cantidad de energía que le introduje a esta ultima que a su alrededor el color de aura era casi rosada, un nivel deplorable.

- Oye, linda oreja, creo que necesita unos retoques - Dije, intentando provocarlo.

Tras decir esto ultimo lance mi carta con una precisión quirúrgica hacia aquel hilo de sangre que conectaba su oreja con su cuerpo. Sin esfuerzo alguno aquella carta corto ese pedazo de pie con facilidad, provocando que siga su camino hacia los cielos. Mientras que la oreja de Magnus cayo hacia el suelo acompañado de un chorro de sangre.

Eso pareció enfurecer a Magnus, dado que comencé a sentir una gran presión, lo bueno, pero doloroso estaba por venir, no se porque me emociono aquello iba a morir de una forma muy dolorosa probablemente, pero me alegraba la idea de morir contra un enemigo que tenga esa fuerza y no como un viejo amargado en una cama por una enfermedad sin cura aparente.

Magnus dio un grito de rabia, el cual logro moverme mi cabello desde su posición, aunque eso poco me importo al ver como corría hacia mi, realmente me sorprendió que pudiera correr como si nada le hubiera sucedido, es decir tenia las 2 piernas abiertas y seguía corriendo como si no le afectara, realmente no entendía lo duro que era ser ese tipo.

Aunque eso también poco me importo, lo importante era durar lo máximo posible, con mucha prisa saque una nueva carta explosiva, la cual rápidamente recargue con aura. Pero no la lance ni bien la cargue, espere a que Magnus estuviera lo suficientemente cerca. Espere hasta que este a tan solo unos cuantos centímetros de mi, cuando quedo a unos 10 centímetros lance la carta, no hacia su cuerpo, si no que al suelo, provocando que estalle con violencia, levantando una gran cantidad de polvo y su característico humo rojo, el cual quitaba mucha visión y ahora a eso se le agregaba que a mi enemigo le faltaba un ojo.

Tenia que dar uso de aquel humo, era mi mejor oportunidad para atacar y no ser atacado. Me dirigí con sigilo hacia su punto ciego. De los bolsillos de mi gabardina saque 3 cartas explosivas las cuales clave en diferentes partes de su cuerpo, Magnus, al sentir como sus cartas se clavaban en su cuerpo rápidamente me lanzo un izquierdazo, intentando sacarme de encima, pero yo fui mas rápido, logrando evadir su ataque pasando por debajo de su brazo. En la transición que esquivaba su ataque saque una nueva carta explosiva, la cual coloque clave en el centro de su pecho.

Nuevamente intento golpearme, esta vez lanzándome un codazo dirigido hacia la parte superior de mi cabeza, esta vez no logre esquivar su ataque pero si cubrirme de el. Me encorve hacia atrás, mientras que delante de mi frente ponía mis brazos en forma de "X", logrando contener su ataque. Esta vez Magnus estaba mas debilitado, por ende no logro paralizarme los brazos.

Saque 2 cartas explosivas mas, iba a lanzarlas nuevamente, pero a mi parecer su torso ya tenia suficientes cartas, tenia que pasar a su espalda. Retrocedí unos cuantos pasos delante de el, aunque el no me podía ver debido al humo, para llamar su atención le lance un violento codazo en el estomago, la verdad de ese golpe es que no iba con tanta fuerza, pero sin darme cuenta alcance a darle el codazo en una de sus heridas provocadas por el Royal Flush. Tras eso se retorció un poco, acto seguido escupió una cantidad considerable de sangre que cayo en mi hombro.

Nuevamente retrocedí, necesitaba que me atacara y eso hizo, nuevamente intento golpearme, lanzándome un golpazo a mi rostro. Ni bien intento golpearme busque un hueco para evadirlo y pasar a estar detrás suyo, y lo encontré, tuve que rodar por el medio de sus piernas, las cuales tenia separadas. En medio de ese escape saque otras 2 cartas explosivas, sumándolas con las otras 2 tenia 4... 4 explosiones sumamente dolorosas

Luego de pasar por sus piernas hice un giro en el cual intente posicionarme para lanzarle esas 4 cartas a Magnus. Lo mas rápido que pude hacer fue extender mi pierna adelante hacia adelante y mi pierna derecha arrodillada, en esa misma posición lance las cartas, que rápidamente se clavaron en la espalda de mi contrincante. Tras sentir como las 4 cartas se incrustaban en su pie se dio nuevamente la vuelta.

- "Mierda, el humo ya se esta por acabar, tienen que explotar" - Pensé con nerviosismo.

Tras pensar esto ultimo flexione mis rodillas lo mas que pude, tras esto ultimo di un gran salto, saliendo por completo del humo y de Magnus. Prepare mi mano izquierda para hacer mi chasquido, efectivamente lo hice, pero tan solo una milésima después de que lo hiciera pude ver como Magnus dio un salto hacia mi.

Titilo una vez, Titilo dos veces, Magnus me alcanzo, sin dudarlo me "abrazo" con fuerza, apretándome todos mis huesos, provocando que de un fuerte grito de dolor, pero el siguiente grito fue aun mas desgarrador al Titilar por tercera vez... Boom...

Las 9 cartas que había clavado en Magnus explotaron junto conmigo, sentí como la sangre de Magnus caía sobre mi, aunque no le di importancia, me afecto mas sentir las potentes explosiones que mis cartas propinaban, provocando que de un grito de desesperación.

Magnus tras sentir la explosión me soltó, saliendo despedido hacia un lado, mientras que yo también salí volando, pero justamente hacia el lado contrario de Magnus. Pude ver como mi enemigo se llevaba todo a su paso mientras chocaba, era increíble como arrasaba con todo su gigantesco cuerpo...

Yo al igual que el también comencé a llevarme todo a su paso, levantando polvo, pequeñas piedras, pastos, entre otras cosas. Me lleve todo por delante como unos 30 metros, me detuve tras el constate arrastrar de la tierra.

Estaba boca abajo, prácticamente no me podía mover, las piernas... no las sentía, aunque aun las tenia a las 2, mi explosión me había agotado, dejándome completamente inmóvil, lo bueno es que aun conservaba mis 2 ojos y no había perdido ninguna extremidad... Creo.

Con la poca fuerza que me quedaba alce mi mirada, notando que a unos pocos metros había un árbol, me sorprendió bastante que hubiera un árbol en esta zona, dado que esta zona ya estaba mas cerca del desierto que de la zona plana.



Intente arrastrarme hacia aquel árbol, pero ni bien me moví un poco sentí un ardor completamente horrible en toda la parte derecha de mi cara, como si algo me hubieran puesto una plancha en la cara. Esto me causo mucha preocupación, tenia que ver que era...

Recordé que en uno de mis tantos bolsillos llevaba un espejo, el cual usaba de vez en cuando, mas que nada cuando le robaba a la gente de la ciudad. En segundos lo encontré, alce mi mano delante de mi cara mientras sostenía el espejo. Al ver mi rostro mi corazón comenzó a palpitar mucho, muchísimo, me horrorizo, me dio nauseas, era simplemente asqueroso.

Todo mi pómulo derecho, parte derecha de la frente y ese lado de mi labio estaban completamente quemados, dejando esa parte en carne viva, lo único que me sorprendía de todo eso es que mi ojo había salido ileso, aunque igual lo tenia medio cerrado, no podía abrirlo bien, solo podía ver un poco con aquel ojo...

Nuevamente me comencé a arrastrar hacia aquel árbol, quería salir de los rayos del sol, lo único que me faltaba era insolarme. Era muy difícil arrastrase cuando gran parte de tu cuerpo estaba fulminado, en unos 30 minutos solo logre arrastrarme 1 metro... De todas formas no faltaba tanto, estaría a unos 2 o 3 metros supongo.

Estaba por seguir con mi camino, pero me detuvo un grito de completo odio, no podía ser, no podía seguir vivo, era imposible. Antes de que pudiera siquiera girar mi cabeza sentí un brutal pisotón en mi espalda, el cual fue tan potente que logro que de un gran alarido de dolor.

- Hijo de puta... - Maldije entre el dolor.

Me piso una, otra, otra, otra, otra y otra vez, las 6 veces escupí sangre como un completo desgraciado. Pensé que lo iba a hacer una vez mas, pero no, esta vez decidió darme una patada en las costillas, tras esta ultima patada probablemente me fracturo todas las costillas sanas que me quedaban y también salí volando hacia el árbol al cual me estaba arrastrando... Eso se lo tengo que agradecer al muy hijo de puta, fue muy considerado al acercarme al árbol al cual no parecía llegar mas.

Tras la patada que me lanzo choque mi espalda contra el tan mencionado árbol, el choque fue tan fuerte que sentí como toda mi columna se movía como si fuera una ola. De todas formas aun seguía vivo, hubiera sido mi principal pregunta, si tan solo mi buen amigo no hubiera resistido una cantidad inmensa de explosiones.

Me acomode en el árbol, apoyándome con mi espalda sobre este, dejando mi vista hacia Magnus, quien caminaba un tanto rengo hacia mi, su cuerpo ahora estaba el doble de herido que la anterior vez, teniendo mas cortes y agujeros en su cuerpo, aun así seguía vivo. Mi rostro al verlo fue de completo desprecio.

- ¿¡Que no te mueres con nada grandisimo hijo de puta!? - Grite con mucha ira

Aunque no debí gritar, sentí el impacto de tener tres cuartos de mis costillas rotas, provocando que comience a toser mucha sangre. Aunque también me daba un poco igual, dado que en unos cuantos segundos estaría en un lugar mejor... O tal vez peor, según mis pecados seria el peor.

Magnus se detuvo a tan solo 5 centímetros de mi, mirándome con mucho odio, creo que estaba por acabar con esta pelea, no lo voy a negar, eso me alegraba, el dolor que estaba sintiendo en ese preciso instante era indescriptible.

Lo mire firmemente al rostro, como si aun a pesar de que me faltaran fuerzas lo desafiara. Aunque mi seriedad se fue rápidamente, cambiándola por una sonrisa.

- Hijo de puta - Murmure con mucha rabia, sin quitar mi sonrisa.

Extendió su brazo izquierdo hacia atrás, preparándolo para aplastar mi rostro contra el árbol, Y...

Fin De Other Point

Nuevamente Haytham...


- Te maldigo Jota... Te maldigo por tener que hacer esto..." -Pensé con furia

Pise el acelerador, la rabia en mi era increíble... Verme rebajado a hacer esto, simplemente me molestaba mucho, pero era lo único que podía hacer, si no mi compañero moriría.

Magnus tenia su brazo levantado, listo para destruir el rostro de Rem. Estaba por hacerlo, pero en el momento que escucho el avance feroz del auto bajo su brazo y desvió su mirada hacia mi, comenzó a caminar hacia mi, no entendía que iba a hacer, si iba a chocar contra mi estaba acabado. Aunque al dar 3 pasos se detuvo, era como si una herida lo hubiera afectado, puesto que cayo de rodillas, acto seguido comenzó a escupir sangre a montones.

Esa era mi mejor oportunidad, acelere aun mas, llegando al tope de velocidad del auto. Lo único que pudo hacer el gigante fue mirarme con odio, mientras de su boca salia un grito realmente escalofriante, que por un segundo hizo que suelte el volante.

Lo tome una vez mas, no podía fallar, no podía fallarle a Jota, siendo que yo era su ultima esperanza, no podía fallarle a mi familia, quienes dejaron sus vidas en mis manos y no podía fallarme a mi mismo, debía demostrar que estaba a la altura de la situación...

Tras una espera que pareció eterna, el auto impacto contra Magnus, quien al recibir el golpe del auto salio despedido a unos 5 o 6 metros de mi. También escupió grandes cantidades de sangre, pero no solo de su boca, si no que también de sus oídos y del orificio que había dejado su ojo. El choque fue devastador para su interior...

Por unos 5 segundos me quede paralizado, con mis manos en el volante... Estaba... Estaba completamente aterrado, ver el capó lleno de sangre y el estado de Jota me dejaron anonadado. No sentía mi cuerpo mismo, me sentía como un cadáver que solo podía ver con impotencia como todo transcurría.

Tal vez no me hubiera movido nunca mas en mi vida, pero en ese momento sentí como una voz interior me hablaba, me animaba, me decía que sea valiente, "arriba", "de pie", "Sigue". Era imposible explicar esa voz, simplemente surgió dentro de mi y me animaba a despertar. Fue en ese momento que volví en si, mis brazos comenzaron a moverse nuevamente.

Salí del auto con mucha prisa, corrí hacia Jota, quien sorprendentemente aun se mantenía consciente, aunque no iba a durar mucho, simplemente tenia sus ojos abiertos pero probablemente no podría contestar nada. Sin perder ni un segundo mas lo cargue, llevándolo en mis hombros.

Camine lo mas rápido que pude hacia el auto, lo bueno de llevar kilos y kilos de madera por tantos años es que te acostumbras a llevar grandes cargas, en cuestión de segundos Jota ya estaba en la parte trasera del auto. Sin mirar atrás arranque nuevamente el auto, esta vez en sentido contrario, alejándome lo mas posible de Magnus, quien aun estaba en el suelo, tal vez estaba muerto.

Habrán pasado unos 15 minutos, en los que solo me dispuse a manejar, no había rastro alguno de Magnus, al parecer el choque fue suficiente como para que ya no nos siga. Gire mi cabeza, mirando a un mal herido Jota.

- Jota, ¿Aun estas despierto? - Pregunte un tanto nervioso.

- E-eso c-creo - Contesto con mucha dificultad

Suspire un tanto aliviado, ya que podía mantenerse despierto, aunque sabia que no duraría mucho, nadie podría aguantar tanto tiempo despierto.

- ¿Conoces algún lugar donde curarte? - Pregunte

- S-si, t-tu también la c-conocess -

Me sorprendieron sus palabras, ya que al referirse a alguien que conocía era obvio para mi.

- ¿Ariadna aun vive? - Pregunte muy sorprendido

Jota afirmo levemente con su cabeza. apenas se podía mantener despierto.

- Ella... E-ella viv-ve en... -

No podía completar sus palabras, estaba destruido y como era de esperarse al superar su limite no podría mantenerse consciente.

- L-l-las Cuevas - Murmuro antes de caer desmayado.

- ¿Jota?. mierda, no te duermas idiota - Dije un tanto molesto.

No lo iba a negar estaba muy preocupado, Jota estaba muy gravemente herido y yo no sabia con exactitud donde estaba Ariadna, nuestras ultima esperanza para que Jota sobreviva. Un gran peso llevaba en mis espaldas, un peso que si no sacaba pronto de encima me terminaría pasando factura hasta el punto de llevarme a la tumba...

Other Point

*Punto de vista anónimo*


Ya me faltaba poco para por fin salir del desierto, en el cual recibía constantes ataques de los caníbales y de diferentes criaturas, las cuales poco a poco me iban debilitando, aunque soportaría, soy un superviviente después de todo, sobreviví a las peores amenazas, a las peores guerras y a los peores ataques, si iba a morir no seria en este asqueroso desierto.

Camine por una hora, era una caminata realmente aburrida, dado que siempre sucedía lo mismo, la arena golpeando mi cara, pequeños insectos escondiéndose entre la arena y una vista repleta de cientos, de miles, de millones de cactus. Pero si algo me llamo realmente la atención de toda mi caminata fue cuando al alzar mi cabeza pude ver como se elevaba hacia el cielo una especie de humo rojizo.

No lo puedo negar, ese humo me dejo completamente anonadado, ¿Podía ser realmente el?, ¿había sobrevivido a la guerra? y aun mejor, ¿había sobrevivido todos estos años?, parecía poco probable, pero tenia que comprobarlo, no estaba tan lejos de aquel lugar donde el humo provenía, tardaría a lo mucho 30 minutos en llegar hasta allí.

Sin darle importancia a nada comencé a trotar hacia el humo, donde tal vez me lleve una sorpresa realmente única. Y así paso exactamente media hora, y allí estaba, en aquel lugar donde el humo provenía.

El campo había quedado destrozado, tenia un cráter gigante en el suelo, acompañado por la marca de un cuerpo, como si hubieran sido arrastrados por todo el lugar. Comencé a seguir uno de los tantos caminos que habían dejado, esperando llegar a algo que me sorprendiera. Camine así por unos 2 o 3 minutos hasta que me detuve al ver que gran parte de la arena estaba teñida con un color rojizo.

Me arrodille en el suelo, seguido a eso pase mi mano sobre aquella arena, confirmando mis sospechas, la arena había sido teñida con sangre, la cual estaba un poco mas seca, pero sangre al fin y al cabo, mala señal...

Trate de no darle importancia poniéndome de pie y continuando con el camino. El final del camino finalizaba a tan solo unos metros de un árbol, el cual me sorprendía bastante que estuviera en este bioma, dado que los arboles no suelen sobrevivir aquí...

Aunque pude notar que mi camino estaba acompañado, a su costado tenia marcas de huellas, las cuales eran realmente grandes, por lo menos el doble de grande que mis pies. Aunque lo que realmente me sorprendió es que a tan solo unos cuantos metros de mi posición habían marcas de ruedas de auto.

La realidad sobre esto es que realmente no tenia mucho que hacer en estos momentos, y definitivamente esta seria una gran tarea, si mis sospechas eran ciertas...

- Nos volveremos a ver, Jota - Dije con firmeza.

Dio un paso hacia la misma dirección de las ruedas, aunque rápidamente me tuve que dar la vuelta, al sentir como alguien me atacaba con brusquedad. No se como logre defenderme de aquel ataque, poniendo mis brazos delante mio en forma de "X". El golpe fue con tanta violencia que provoco que salga despedido unos cuantos metros hacia atrás y mis ropajes salieran volando, provocando que ahora quede todo mi cuerpo al descubierto.

Tan solo tenia mis pantalones de entrenamiento grises, mi musculosa rojiza y mis desgastadas zapatillas. Pero eso no era lo destacado. Lo destacado era mi brazo de metal era visible, tenia ganas de romper rostros, contuve mucho su poder y demostraría porque lo escondía...

Fin Del Capitulo


Bueno antes que entren los típicos molestos a decir "esto no es un crepypasta borrarlo". Yo nunca voy a decir que mi historia es un Crepypasta, tampoco es un killer. Mi historia es una historia de Acción, Ciencia Ficción y Fantasía,solo incluyo a los Crepypastas, si me vienen con esos comentarios estúpidos los voy a borrar
0
0
0
0
0No comments yet