Check the new version here

Popular channels

Buscando El Camino Perdido: Capitulo 3

CAPITULO 3: Probando Al Novato.
Llegamos al día siguiente a la guarida, la que este grupo usaba como base para poder descansar, relajarse y entrenar y planear los golpes que le realizarían al movimiento, estaba en medio de un bosque algo perdido, así que fue un viaje bastante largo a pie, no parecía una simple cabaña era en si una mansión, algo sucia quizás por el tiempo pero bastante grande, se notaba que tenia bastante habitaciones.

Al entrar en ella mayor fue mi sorpresa, era realmente amplia por dentro, en el living había unos cuantos sofás, un televisor, un equipo de música, también desde ahí pude notar un comedor, y al extender mas mi vista pude divisar la cocina también era amplia, pude notar el refrigerador, la cocina, un mesón, entre una cafetera y otras cosas.

- ¿Y que te parece? – me pregunto Jane de repente.
- Es bastante grande, no pensé que hubiera algo como esto en medio del bosque – le respondí.
- ¿Grande? Es enorme – dijo Kevin mientras se reía.

De pronto Jane apareció con un botiquín de primeros auxilios y me limpio y curo la herida que tenía en mi hombro, al parecer yo era el más lastimado de los 3, una vez curada mi herida, hable.

- Guau, esto realmente me sorprende, de seguro deben vivir muchos aquí en este mansión – dije al aire esperando una respuesta de cualquiera de los dos.
- En realidad no, tan solo somos 9 personas viviendo aquí – dijo Kevin mientras se sentaba en uno de los sillones y dejaba a su arco y sus flechas a un lado de este.

- ¡¿Tan solo 9 personas en un lugar como este?! ¿Pero porque tan pocos? – pregunte sorprendido.
- Porque no cualquiera puede entran en este lugar, solo un grupo seleccionado – se escucho de repente de la nada.

Me di la vuelta para ver quien había dicho eso, y al darme cuenta había un tipo extraño bajando las escaleras, creo que media 1,90 y llevaba una espada atada a su espalda, llevaba una chaqueta blanca y unos pantalones del mismo color, ambas estaban desgastadas y con varias rupturas por varias partes, su cabello era castaño y estaba alzado, su mirada me hizo sentir insignificante, tenia una cicatriz al lado izquierdo de su cara y otra cercana a su cuello.

- ¡Alex! – dijeron Jane y Kevin al unisonó.
- ¿Que están haciendo aquí con un extraño sin mi autorización? – pregunto Alex a Jane y Kevin.
- Lo siento, no fue nuestra intención – respondió Jane algo arrepentida.
- Su misión era clara, ir a la base del movimiento que estaba en la ciudad y eliminarlos a todos, en ningún momento dije que trajeran a alguien – dijo Alex al parecer en un tono molesto.
- Créenos, no fue nuestra intención, fuimos e hicimos lo que nos dijiste, y el sujeto de ahí nos ayudo a eliminarlos, de no ser por el nuestra misión se hubiese tornado aun mas difícil – dijo Kevin mientras se ponía de pie mirando hacia el suelo.
- Así que fue así como sucedieron las cosas –

Realmente me sentía intimidado por la presencia de este tipo, no era capaz de mover un solo musculo delante de el, además me sorprendía como es que la actitud de Jane y Kevin, cambiaron radicalmente con la presencia de el, creo que el era el líder de este grupo, el jefe de la resistencia al movimiento distorsión.

- ¿Cómo te llamas? – me pregunto Alex de sorpresa.
- Me llamo Isaac – le respondí con miedo.
- ¿Qué hacías en el edificio? – me volvió a preguntar rápidamente.
- Quería infiltrarme, quería conseguir información sobre el movimiento, y así saber donde estaban las bases principales para poder hacerles frente a estos tipos – le respondí sin levantar la vista, no quería cruzar mi mirada con el.
- ¿Ustedes dicen que este tipo tiene lo necesario como para entrar a la resistencia? – dijo preguntándole a Jane y Kevin.
- Si, lo tiene, lo vi en acción, pero se necesitara entrenarlo y pulirle sus cualidades – le respondió Jane mirándolo directamente a los ojos.
- Veremos si es así, ¡tu! Iremos al campo a poner a prueba tu fuerza y allí veremos si mereces pertenecer aquí – me dijo en un tono desafiante.
Se dio la vuelta y salió de la casa, yo bastante sorprendido y asustado mire a Jane y Kevin.
- ¿El campo? – pregunte realmente alterado.
- El campo es como le decimos a nuestro lugar de entrenamiento, allí dos personas se enfrentar para probar sus cualidades, las reglas son simples el combate continuara, hasta que uno de los contrincantes se rinda o ya no pueda seguir – me dijo Jane realmente seria.
- Alex te quiere probar, quiere probar si mereces entrar aquí, demuéstrale que si lo vales – me dijo Kevin emocionado.
- ¡Los estoy esperando a los tres! - se escucho de repente desde afuera.
- Vamos – dijo Jane.

Salimos al campo era un lugar realmente grande, a un lado de este había unos asientos hechos con algunos troncos de arboles, parecían como una especia de tribuna para que los fanáticos fueran los shows que aquí se realizaban, en estos asientos había un tipo sentado, su cabello era rubio un poco opaco y traía puesta una chaqueta marrón con pantalones oscuros.

- ¿Quien es el? - le pregunte a Kevin.
- El es Marcos, es el segundo al mando, es bastante reservado – me respondió.
En medio del campo estaba Alex esperándome, se había sacado su chaqueta ahora llevaba una polera gris y su espada la traía en su mano derecha, me miro fijamente.
- Acércate, yo seré tu oponente – me dijo Alex desafiándome.
- ¡¿Estas loco?! Como quieres que te enfrente – le dijo Jane alterada.
- El debe entender de una vez que estar aquí no es tan fácil como el quizás se imagina, sino que aquí se sufre y se lamenta – le respondió Alex a Jane.
- No te preocupes, de seguro no será tan malo como se ve – le dije a Jane despreocupado para que se relajara.
- No sabes lo que dices – susurro ella.
Me acerque a el campo mientras Kevin y Jane se sentaban al un lado de Marcos, mientras él por su parte no decía ni una sola palabra, parecía que no estaba interesado en lo que estaba ocurriendo pero su mirada estaba fija en los dos.
- Puedes usar el arma que quieras, a tu gusto y no te limites, usa toda tu fuerza – me dijo Alex.
- No me subestimes – le respondí bastante molesto.
- No lo hare ¡comienza! –

Saque mis cuchillos y corrí rápidamente hacia el, intente golpearlo con ellos, el detuvo mis golpes con su espada, y con su mano izquierda me golpeo directamente en la cara, el golpe fue tal que me tiro al piso y deje caer uno de mis cuchillos al suelo. No sabia que había sucedido, para mi el era demasiado rápido.

- ¿Tan pronto de cansaste? – me dijo Alex burlándose de mi.

Lo que me dijo me molesto bastante, trate de ponerme pie y con el cuchillo que aun tenia en mi mano trate de golpearlo en una de sus costillas, el nuevamente con su mano izquierda volvió a golpearme, pero esta vez en mi hombro izquierdo justo en la herida de bala que tenia, el dolor fue indescriptible.

- ¡Ah! – grite a causa del dolor de mi herida.

En ese preciso, Alex me dio una patada, lo que provoco que yo me levantara del suelo y cayera de espaldas nuevamente. No era capaz de seguirle su ritmo, el era demasiado para mi, logre ponerme de pie nuevamente, pero con bastante dificultad.

- No me rendiré, tan fácilmente – le dije enojado a Alex.
- ¡Ya déjalo! ¡Ya basta! – gritaba Jane desde la tribuna.
- Esto recién comienza – dijo Alex con una sonrisa en su boca.

Alex dejo caer su espada y arremetió rápidamente contra mi, me intento dar un derechazo pero esta vez logre esquivarlo, sin embargo el fue mas rápido y con otro golpe me dio de pleno en el rostro, pero esta vez no me deje caer, aun mantenía mi cuchillo en la mano y en una rápida abanicada logre cortarle un poco la muñeca, Alex se enfureció a causa de eso y me golpeo fuertemente con la izquierda nuevamente, esta vez caí de rodilla, la sangre brotaba de mi rostro en una gran cantidad, me sentía impotente ante esta situación.

- ¿Quieres seguir? – me pregunto Alex.
- N…no me rendiré, no aun – le respondí apoyando en el suelo.
- Ok, toma sus armas y continuemos – me dijo mientras se alejaba a buscar su espada.

Tome mis cuchillos y me puse de pie nuevamente, las piernas me temblaban, no podía creer que alguien así existiera, todo mi entrenamiento, no era nada comparada con la fuerza de este sujeto, Alex tomo su espada y se puso en posición de pelea, es ese instante bote mis cuchillos y saque mis pistolas de mi cinturón, debo admitir que fue un acto de desesperación.

- Dijiste que podía ocupar cualquier arma –

No obtuve repuesta, solo sonrió y comenzó a correr hacia mi, mi visión estaba algo borrosa y mis manos me temblaban, no sabia si seria capaz de darle, comencé a dispararle, algunos de ellos ni siquiera la daban, y los que si iban dirigidos hacia el, los evitaba o los bloqueaba con su espada, ¿realmente podría existir alguien con esos reflejos? ¿El es humano?

Antes de que me diera cuenta, Alex ya estaba lo suficientemente cerca mío, a una distancia perfecta como para poder matarme con su espada, a pesar de no poder ver bien, note como su mirada había cambiado, ya no era de una persona con una autoridad impresionante, se había transformado en un asesino sediento de sangre, en ese momento sentí un terror inexplicable, no sabia lo que sucedería, mi cuerpo no me respondía a causa de esta sensación, no sabia que hacer, de pronto Alex movió su espada hacia mi cuello, pero de un momento a otro se detuvo, solo provocando en mi una leve cortada en el, cuando todo eso termino, mis piernas cedieron ante mi propio peso.

- Perdiste – me dijo Alex mientras se daba la vuelta y se alejaba del campo.

Mi respiración estaba agitada, ¿realmente vi esa mirada? El estaba apuntado a tomar mi vida, el me quería matar, era incapaz de tranquilizarme, no dejaba de pensar en eso.

- Corriste con mucha suerte el día de Hoy – dijo una voz a un lado de mí.
Voltee mi cabeza y vi a Marcos detrás de mi.
- Alex se contuvo durante todo el combate, a pesar de lo que viste y sentiste durante todo el combate – me dijo mientras me acercaba una toalla para que me limpiara.
- Gracias, pero no entiendo a que te refieres con claridad – le pregunte mientras me limpiaba el rostro.
- El te estaba probando, hace algunos meses Alex trajo a alguien que tenia el potencial para ser parte de la resistencia, pero resulto ser un traidor en realidad, era un “seguidor” y trato de matarnos a mi a Alex y a otros mas, Alex lo apreciaba como su amigo y pesar de eso, se vio en la obligación de matarlo, el se sintió terrible ya que alguien en quien confiaba abusara de esa confianza, por eso se ha vuelto muy estricto con los que llegan –
- En el último momento, sentí como si me quería matar, lo pude sentir, fue horrible – dije con la mirada en el suelo.
- De hecho el si te quería matar, el iba con esa intención, pero por suerte para ti, se dio cuenta al último minuto de tus intenciones, por eso te perdono la vida y se detuvo, pero basta de charlas, vamos a dentro a sanarte bien esas heridas –

Marcos me ayudo a ponerme de pie, y me llego nuevamente al interior de la casa, allí se encontraban Alex, Jane y Kevin sentados, al parecer nos estaban esperando, creo que finalmente entre en la resistencia como uno de sus miembros.
0
0
0
0
0No comments yet