Check the new version here

Popular channels

Colección cuentos de terror escritos por mi vol. 1

Hola gente, amantes del terror y los cuentos, soy Manuel Borrelli, escritor aficionado, y hoy les traigo una compilación de todas mis historias más una pequeña introducción inedita, sin más preámbulos, aquí les va:

1: "Mi profesión"

El olor a tierra fría por las noches, es una de las cosas que se suele experimentar en una vocación como la mía. Un trabajo tormentoso y oscuro, por el cual llegue a conocer interesantes personalidades. Gente que acude a mí con un encargo por el que disponen pagar buen dinero, el cual personalmente me gusta cumplir puntualmente en una fecha marcada con anticipo.
Bajo tormentas y oscuridad, siempre cumpliré con el debido encargo, el dinero habla, las tonterías callan, eso dicen.
Así es la vida del saqueador de tumbas.

2: "La sombra"

Hace un tiempo, luego de terminado mi horario, ya dirigiéndome a mi casa como cada día. Presencie algo de lo más extraño, se trataba de una silueta, o más bien, una sombra, de muy larga y delgada confección. Quede petrificado ante ella, pero cuando volví a mi, ya no se encontraba allí. Ya en mi hogar no pude alejar mi mente de aquella figura, noche difícil.

Ya al día siguiente, en el camino hacia el trabajo, al llegar al lugar de avistamiento de la extraña silueta, decidí acercarme, en ese momento, algo llamo mi atención. Parecía una hoja, pero no lo era, se trataba de una foto, se percibía por su textura, porque en la misma no se encontraba ninguna imagen, tal vez tenía algo que ver con el asunto.

Tras un pesado día de trabajo, por fin me encontraba en casa, ansioso de poder investigar más a fondo esa fotografía. Lamentablemente, tras ojearla, no hubo éxito alguno, se trataba de un papel fotográfico vacio, o eso creí hasta ver su parte trasera. Tras la cara delantera se encontraba una lista, con nombres que no puedo recordar en este momento, la intriga crecía en mi, decidí hacer una búsqueda en Internet, no existía información alguna sobre tales nombres.

Así pasaron varios días, sin pista alguna de nada, ¿por qué me interesaba tanto?, tal vez había enloquecido.
Días después, un perturbador sonido me despertó, frente a mí, se encontraba esa sombra, parecía intentar mostrarme algo. En su mano traía la fotografía, la figura emitió un gruñido gutural, o eso pude oír, su voz no era muy clara, luego tiro la foto en mi cama.

Convenientemente la fotografía cayo dejando a la vista la parte trasera, revelando una adición a la lista, se trataba de mi nombre. Aterrado levante la mirada hacía la atemorizante silueta, esta ya no se encontraba ahí.

Intente correr, pero antes de siquiera pasar la puerta, una fría sensación recorrió mi cuerpo, inmovilizado caí al suelo, lo último que pude ver, la fotografía, se distinguía claramente la sombra, y detrás de ella unas cuantas siluetas con forma humana, se trataba de la lista, sus víctimas. No me encontraba ahí

En este momento me encuentro hospitalizado, frente a mí, se encuentra la sombra, esperando a que deje de respirar.

3: "El mecánico"

En un momento de mi vida, el único objetivo al que aspiraba era el de conseguir un lugar donde vivir. Lugar que combinara un ambiente limpio y habitable con un buen precio. Eso me llevo a vivir de hospedaje en hospedaje por varios apartamentos de la localidad en la que vivo, pero una en especial es la que recuerdo en mayor grado.


Se trataba de una gran casa de huéspedes, un poco oscura y húmeda, pero no me quejaba, encajaba con mi persona y el precio no era nada malo. Lo más notable de la casa, eran sus huéspedes, y su casero, el cual era un amargado anciano al que todo le resultaba absolutamente repugnante. Pero volviendo a los huéspedes, no se encontraban en gran cantidad, pero definitivamente eran personas que no se encontrarían regularmente.


Al que más recuerdo, es al mecánico que vivía junto a mí. Lo conocí el día que mi calefactor se averió, un día de temperatura extremadamente baja. Acudí al casero para que solucionara mi problema, y él me llevo con mi vecino. El aspecto del hombre era sumamente extraño, como si del siglo pasado se tratase, pero sí que hizo bien su trabajo, en poco tiempo ya disfrutaba de nuevo de mi calefactor.


Con el correr del tiempo, yo continuaba acudiendo a él por mis problemas, y a veces incluso pasaba para conversar. Recuerdo el día en el que pasé a su habitación por primera vez, la cual, al igual que él, no era normal, estaba adornada con cuadros del siglo XVIII, e incluso varias de sus propias pinturas y esculturas, extraño para un mecánico, ¿pero ya qué es extraño para él?


Desde ese día mi intriga por lo que encontraba por su habitación creció, todos los días a cierta hora me encaminaba a inspeccionar con más detalle cada rincón del cuarto. Eso me llevo a encontrar cosas sumamente interesantes, pero si hay una que recuerdo, es esa a la que el mecánico decía acudir cuando tenía un problema con alguien, una pequeña caja plateada la cual se acreditaba de haber inventado, pero que nunca quería demostrarme su funcionamiento.


Mi intriga por esa máquina era enloquecedora, en especial por el hecho de que el único dato que me fue proporcionado sobre la misma era el de que era la perfecta solución si se tiene un enemigo.


En mi última visita a su habitación, sin invitación alguna y sin la compañía de mi amigo el mecánico, lo único que tenía en mente era abrir esa pequeña caja. Al llegar a ese rincón donde se hallaba escondida, mis nervios aumentaron, no podía creer lo que hacía, allanando una propiedad ajena por mera curiosidad, la culpa me llenaba, pero ya había llegado muy lejos como para retirarme. Mi corazón bombeaba insanamente al momento de abrir la caja, lentamente se fue revelando su contenido, el cual me dejo desconcertado.


Se trataba de un tubo de ensayo con una sustancia azulada. ¿Pero que podría ser eso? En ese momento pude escuchar los pasos del extraño mecánico, el cual al ver mi situación solo se digno a reír, pero luego me explico el contenido del pequeño tubo de ensayo.


Se trataba de una sustancia venenosa que se mezcla con el aire, la cual ataca el sistema respiratorio a largo plazo. Excelente para los viejos calefactores, agregó.


Ese día no solo me fui de esa horrible casa de huéspedes, sino que descubrí que al mecánico no le agradaba la gente.

4: "El descuido"

¿Cuál es el propósito de la vida?. Se podría decir que varía, dependiendo de quién se trate, en mi caso, fueron mis investigaciones, yo fui un medico alguna vez, y uno bueno, o al menos eso pensaba, caí en cierta depresión luego de ser diagnosticado de un cáncer terminal, nadie se lo esperaba de mi, era una persona muy segura y "valiente", ¿pero qué esperaban?, iba a morir, tal vez mi hora se podía postergar, pero eventualmente llegaría.
Se habían calculado seis meses con tratamiento en el mejor de los casos, Mi mente siempre se inundaba de pensamientos oscuros, pero uno era el que tenía más relevancia - ¿fui bueno?, ¿acaso serví para algo?.
Esa idea me consumía, tal vez parecería un pensamiento egoísta para algunos, pero en mi corta vida, no había logrado nada que resaltara, no había logrado la grandeza que tanto quería.
¿Cómo la conseguiría en mis últimos días?, y luego recordé mis investigaciones, sabía que eso serviría, eran muy ambiciosas y un poco adelantadas a su época, de seguro me daría gloria, pero requeriría mi atención total.
Al comienzo fui un poco difícil continuar con ellos, la idea de que pronto moriría no me ayudaba para nada, pero luego de unos meses, tres para ser más exactos, el trabajo estaba casi terminado, solo requería un par de detalles más, y una prueba, finalmente podría morir en paz.
Días después en la noche, luego de estar totalmente atorado en los últimos detalles del proyecto, desperté, el sudor caía como cascada, pero había resuelto esos últimos detalles, corrí hacía mi escritorio y escribí rápidamente ese pensamiento que prácticamente me había llegado en un sueño, con total felicidad, extendí mis brazos con mi creación en ellos.
Me sentía extraño, como si mi corazón se hubiese detenido, estaba pálido, y caí al suelo, ¿qué estaba pasando?, la respuesta vino a mí como una reprimenda, ¿cómo pude ser tan estúpido?, mi trabajo me había alejado de todo lo demás, y eso incluía los tratamientos que atrasarían mi muerte, mi última visión fue la de mi proyecto, el cual había caído junto a mí, mi grandeza se había ido.
Ya era muy tarde...

Ahora pasaremos a un poco de bonus content, el cual incluye también un cuento nunca antes visto.

5: "Libertad"

Este cuento fue escrito para una clase de educación cívica, esa es la causa de su sencillez, pero no deja de ser disfrutable.

En una de mis muchas estadías por diversos alojamientos, lo cual me llevo desde pequeñas habitaciones hasta una muy extraña casa de huéspedes. Me tope con una pequeña pero acogedora casa, la cual alquilaba una habitación, sonaba bien para mí en ese momento.
Dicha casa estaba habitada por nada más que una persona, un muchacho de aspecto un poco tétrico, pero tímido y solitario, no sería un problema para mí, por lo cual, sin dudarlo me instale en la pequeña habitación.
El primer día fue muy tranquilo, el chico no hizo ni un sonido, al fin calma, pensé en dar una vuelta por la casa, pero en ese momento reconocí que de seguro al llegar ya había inspeccionado lo suficiente, al fin y al cabo, no se trataba de una gran mansión, sino más bien de un pequeño agujero.
Llegada la hora de la cena, al tratarse de mi primer día de hospedaje, decidí acompañar a mi peculiar compañero, el cual, ni siquiera me dirigió la mirada, y mucho menos unas palabras, excelente bienvenida. La primera noche, extrañamente confortable.
Al día siguiente, las cosas se pusieron un tanto extrañas, el joven no salió de su habitación en ningún momento, podía no estar ahí, o simplemente podría haber muerto, tenía miedo de entrar a dicho cuarto.
Esa noche, dormir fue muy difícil, estaba aterrorizado de cierta forma, o simplemente nervioso por el posible estado de mi compañero, ¿acaso estaba vivo?, el chico nunca me pareció muy saludable, y lo conocí el día anterior. Luego de un tiempo que pareció interminable, pude dejar de especular situaciones extrañas y por fin dormir.
Abro los ojos, solo veo oscuridad, siento que mis brazos cuelgan, y mis muñecas duelen, ¿dónde me encuentro?, esa pregunta se responderá pronto.
Se escucha el crujido de unas escaleras , siento la respiración de alguien, muy cerca, de repente, se enciende una luz la cual encandila mis ojos.
Cuando por fin recupero mi visión, logro observar mi situación, me encuentro atado a una pared, en lo que parece ser un sótano, el sótano de mi nuevo hogar, y frente a mí, mi compañero, simplemente viéndome, observando mi estado, tal vez riéndose por dentro. El hizo esto, su psicótico rostro lo demuestra, y antes de que una palabra salga de mi boca, se retira.
¿Cuál será la razón por la qué esto me está pasando?, no lo sé, pero sé que debo liberarme. volteo mi vista hacía la derecha, en busca de algo que me ayude, nada, vuelvo a voltear, esta vez a la izquierda, nada, excepto por una palabra escrita en la pared: "Libertad", ja, que irónico jejeje, tal vez sea mi última risa.
Los día pasan, necesito salir de aquí, pero es algo que parece imposible, mi "compañero" sigue bajando a contemplar mi deterioro, maldito enfermo. ¿Acaso saldré de aquí?
Estoy hambriento, estoy muriendo, no puedo aguantar más esta tortura, pronto volveré a ver su enfermizo rostro, el rostro de la muerte.
El sonido de una puerta abriéndose me despierta, se escuchan gritos, un disparo y luego, silencio, hasta que consigo ver la puerta al sótano abrirse, no se trataba de mi secuestrador, sino que era un agente de la policía, el cual exclamo las tres palabras que me salvaron: "¡Aquí hay alguien!", veo entrar a tres agentes más, dos de ellos me liberan, y luego, caigo al suelo, muy exhausto, y duermo.
Al despertar, me encuentro en un hospital, nadie me rodea, pero me siento muy seguro, al fin libre, y lejos de ese terrible sótano.

6: "La sombra" (sin editar)

Este fue mi primer intento de un cuento, posteriormente fue editado para encajar con mi estilo de redacción actual.

Escribo esto para que la gente conozca mi historia.

Un día, luego de salir del liceo por fin, me dirigía a mi casa como todos los días cuando de pronto presencie algo muy extraño, era una silueta, una sombra muy larga, quede petrificado viéndola, pero cuando me pude dar cuenta, ya se había ido, lentamente pude volver a caminar, cuando llegue a mi casa no podía dejar de pensar en la extraña sombra, ese día no pude dormir pensando que la sombra podía volver.

Al día siguiente, caminando hacia el liceo, cuando llegue al lugar donde había visto esa extraña sombra, la intriga me mataba, así que decidí acercarme, tal fue mi sorpresa cuando vi lo que parecía ser una hoja, cuando me acerque más verifique que era una foto, lo confirme por la textura del papel, porque la foto estaba totalmente negra, creí que tal vez me serviría para saber algo sobre esa sombra, así que me la lleve.

Luego de un largo día de liceo muy distraído pensando en la extraña sombra, llegue a mi casa, muy ansioso por poder ver la foto mas afondo, entre a mi habitación corriendo, me senté en la silla de mi escritorio y muy rápidamente saque la foto, mi decepción fue grande cuando no encontré nada, pero cuando vi la parte de atrás, había una lista, con nombres que ya ni recuerdo, mi intriga crecía así que me decidí a buscar esos nombres en internet, así que uno por uno, no encontraba nada, que extraño, que era lo que tenía esa foto, porque esos nombre estaban ahí, y principalmente que era esa extraña sombra.

Los días pasaban y nada, no encontraba datos de nada, y la obsesión que tenia con esa foto aumentaba cada vez que la veía, tenía que saber que escondía.

Fue un día cuando, me desperté muy tarde, a eso de las 9 de la noche, cuando me levante de mi cama, vi otra vez la sombra, la cual parecía querer mostrarme algo, yo estaba paralizado del miedo, pero vi que en su mano tenia la foto, en ese momento escuche que la sombra quiso decir algo, no lo pude distinguir porque su forma de hablar era bastante extraña, pero note que estiro la mano para darme la foto, yo no me movía, a lo que la sombra simplemente tiro la foto en mi cama, la tome y vi que en la parte de atrás había un nuevo nombre, el mio, cuando lo vi mire a donde estaba la sombra, esta había desaparecido, intente irme corriendo de ahí por el miedo, pero sentí que algo me atravesaba completamente, en ese momento caí, lo único que recuerdo fue la foto, en la que se podía notar la sombra y en el fondo las siluetas de sus víctimas, esos nombres de atrás de la foto, pero no distinguí el mío.

Mientras escribo esto en la cama del hospital, puedo notar que la sombra me está viendo fijamente, con la foto en la mano, esperando a que se cumpla mi muerte.

7: "El cajón del hotel"

Este fue mi primer intento de crear algo más satírico que honorifico, un método que después implemente a "El mecánico", este cuento es la oveja negra de mi bibliografía por el simple hecho de que el final esta en "estado beta", esperando un verdadero final que nunca llego.

A lo largo de mi carrera como escritor, me tope con un decaimiento de ideas muy grande. Lo cual me llevo a pasar días y días escribiendo oraciones inconclusas.
Todo eso me llevo a la decisión de salir de viaje.
Nada fuera de lo común, simplemente decidí hospedarme en un hotel por unos días. Lleve conmigo una vieja máquina de escribir, tal vez las ideas llegarían en este nuevo ambiente.
Del hotel, no puedo decir mucho, era un lugar frío, pero no podía quejar, el lugar era perfecto para mí, y por lo que pague no estaba tan mal. Era un buen lugar para conseguir la inspiración que necesito, o eso pensé.
El primer día fue normal e inútil, lo pase descansando debido al estrés de mi carrera. Cuando llego el amanecer, deserte temprano, pero no me pareció una buena idea desayunar. Me senté frente a mi máquina de escribir esperando conseguir una idea, lo cual últimamente no me es nada fácil, así que me encamine a dar una vuelta a mi lugar de hospedaje.
Tras dar algunas vueltas al hotel, encontré algo que me intrigo, en mi habitación había un cajón, el cual estaba cerrado, no había forma de saber que había ahí y eso me traía mucha curiosidad.
El tercer día llego, poco dormí pensando en el contenido del cajón, el pensamiento de saber que había ahí era mayor que la búsqueda de ideas, pero debía continuar , mi novela apenas esta empezada, tal vez el hecho de tomar estas vacaciones no fue bueno. Pero no me iré sin saber que hay en ese pequeño casillero.
Así pasaron algunos días más, hasta que finalmente me decidí a abrirlo sea como sea, el deseo de saber lo que se escondía en ese cajón era inmenso, me consumía hasta tal punto que me alteraba. Ya no podía esperar más para saber que hay en él.
El último día lo pase sentado y nada más… solo pensando y pensando… A altas horas de la noche, y con ese cajón todavía en mi cabeza, me encamine hacía un hacha de emergencias, rompí el cristal y volví a mi pequeña y oscura habitación.
En ese momento, me prepare y logre partir el escritorio de manera tal que conseguí sacar el pequeño cajón desde ahí, su contenido no era más que una hoja con un breve texto:
“Más sabe un loco en su casa que el cuerdo en la ajena”.
FIN

Aquí finaliza el post, espero haberlos entretenido, y si no pues, comenten que les pareció pésimo, no hay problema.
0
10
0
0
10Comments
      mhcupula

      muy buenos me gustaron mucho, buen post!

      0
      Kerrigor

      yo los lei me parecieron buenos no hagas caso a los craperos podes llegar mas alto todabia estuvieron buenos +5 😉

      0
      diegomaster5

      muy buenos los cuentos pero cambia el final del ultimo

      0
      dielus

      muy buenos cuentos
      pero..
      ..cres que alguien se va poner a leer a estas horas? 😟

      0
      manusuperkpo

      No hay problema con los no leí un carajo y todo eso, pero estaría bueno que leyeran alguno, porque a mi me gusta tener crítica, ya sea positiva como negativa, pero igual no los obligo a nada

      0
      papelito16
      0
      Azalor
      0
      The_Crazy_Master
      0
      vactor_meta_1996

      Y vos quién sos?

      0
      xzs14

      lol

      0