About Taringa!

Popular channels

Comprando La Tierra De Los Muertos

Muchos rituales del culto del Señor de la Muerte requieren regularmente la tierra del cementerio o la tierra de una tumba. Este elemento importante está íntimamente relacionado con el Señor de la Muerte y el poder de los Muertos, por lo tanto deben ser manejados con el mayor respeto. Lo peor que uno puede hacer es ir a un cementerio sin seguir alguna tradición o protocolo y “robar” la tierra de los muertos. Este tipo de acto provoca la ira del Poderoso Esqueleto y de los Muertos que con frecuencia castigan al delincuente y a su entorno trayendo miedo, dolor, enfermedad y a veces la muerte.

Con el fin de evitar la ira de los Muertos y de su Señor, uno siempre debe pedir permiso antes de realizar tales trabajos. Si se concede el permiso se debe pagar por todos los elementos que se adquieren de los muertos y del cementerio.

Dentro de las diferentes tradiciones existen varios métodos y ceremonias que se emplean para la compra de suelo y de otros elementos de los muertos, aquí nos referiremos a un sencillo y muy eficaz ritual utilizado para este propósito dentro del culto de San La Muerte. A través de este ritual las bendiciones de los Muertos y de nuestro Santo están garantizadas, la tierra del cementerio comprada seguirá siendo poderosa y ligada a la esencia misma de la Muerte y los Muertos.

En algunos rituales se utiliza el suelo o el polvo de una encrucijada del cementerio o de algún otro lugar de poder dentro del mismo. En esos casos, el siguiente ritual puede ser fácilmente adaptado y utilizado para comprar los elementos necesarios a los espíritus y de las almas de los Muertos.

Elementos

3 Velas (1 negra para SLM, 1 blanca y 1 negra para pagar al muerto)
1 Pala pequeña u otra herramienta para cavar la tierra.
1 Recipiente adecuado (frasco de vidrio con tapa, caja de madera, bolsa de cuero negro) para el suelo comprado.
10 Monedas de la misma denominación (7 para el muerto y 3 para pagar la salida segura del cementerio).
1 Botella pequeña de licor (suficiente para llenar un vaso).
1 Cigarro y 1 Caja de fósforos


Procedimiento

La tierra del cementerio es regularmente utilizada dentro de los rituales del culto del Santo. Esta debe ser comprada entre las 00:00 Hs. y las 03:00 Hs. un lunes o sábado por la noche. Tendrá que traer con usted todos los elementos que usted necesitará para el ritual y diríjase a un cementerio que considere adecuado y lo suficientemente desolado como para sus trabajos. Una vez frente a la puerta del cementerio haga una ligera reverencia, con el pie izquierdo pise tres veces el suelo y diga:

“Poderoso Señor Esqueleto, Señor del Campo de los Huesos."
"Dame ahora licencia para entrar en tu reino."
"¡Salve San La Muerte! ¡Salve el Señor Del Cementerio!”


Con el pie izquierdo dé un paso a través del umbral de la puerta del cementerio y entre en la tierra sagrada de los Muertos. Camine hasta la séptima tumba (o en un lugar apropiado si no se puede allí) y para el lado izquierdo del camino que está caminando, coloque una vela negra frente a la tumba o cruz. Con la mano izquierda golpeé tres veces el suelo y pida al Señor de la Muerte su permiso para comprar el suelo sagrado (o cualquier otro elemento necesario) de su campo bendito de cráneos y huesos. Explíquele dicha tierra se va a usar en trabajos con su nombre, pida por sus bendición, su protección y potenciación. Encienda la vela negra fijando su mirada en la llama alrededor de un minuto.

Si la vela sigue ardiendo después de un minuto se entiende como señal de su bendición. Pero si la vela se apaga, debe tratar de encenderla una segunda vez. Si la llama de la vela se extingue por segunda vez, es señal de que hay algo malo y se niega el acceso en ese momento. En este caso, usted tendrá que salir del cementerio. A fin de salir de manera segura, siempre se debe utilizar otra puerta diferente a la que se uso para entrar. Antes de salir por la puerta tienes que tirar tres monedas por encima de su hombro izquierdo como una ofrenda a los espíritus y almas errantes, luego marcharse sin mirar atrás.

Dependiendo de las condiciones meteorológicas, por ejemplo durante un fuerte viento, lluvia o en una tormenta, puede encender la vela dentro de un farol o usar algún otro tipo de protección contra el viento. Pero si el Señor de la Muerte quiere negarle su licencia para hacer el trabajo entonces llama de la vela se apagará y se extinguirá de todas formas, sin importar en donde usted la haya colocado.

Si usted es capaz de obtener el permiso de Él para hacer el ritual, debe ir a lo más profundo del cementerio buscando una tumba que intuitivamente usted sentirá que es la apropiada para su propósito. Cuando haya encontrado la tumba en donde usted va a realizar la comprar del suelo, debe colocar todos los elementos que haya traído en el suelo a los pies de la tumba. Inclínese delante del muerto golpe tres veces en el suelo con la mano izquierda y luego póngase de pie y diciendo:

“Salve San Muerte! ¡Salve el Santo Esqueleto! ¡Salve el Señor del Cementerio!"
"En el nombre del Señor de la Muerte he venido a participar del poder de los muertos!"
"Yo he venido a arar esta tierra de muerte y cosechar el suelo hechizado de esta tumba!”


Camine muy lentamente, siete veces alrededor de la tumba elegida. Esto se debe hacer en el sentido contrario a las agujas del reloj, a medida que sus pasos marcan siete veces el círculo alrededor de la tumba, debe susurrar al muerto y pedirle que le ayude con el trabajo que realizará con la tierra de su tumba.

Después de la séptima vuelta rodeando la tumba y estando a los pies de ella, se inclinará un momento ante el muerto. Saque la pala y utilícela para trazar una “X” grande en el centro de la tumba, luego cave un agujero profundo de 25 cm. en el centro de la “X” trazada. Coloque el recipiente abierto en el suelo en frente del agujero. Tome la tierra necesaria desde el fondo y colóquela dentro del recipiente. Diga:

“Te doy gracias oh alma hambrienta que habitas en esta tumba, te ofrezco ahora estas ofrendas por la paga de este suelo bendito, que de acuerdo con el antiguo pacto, ahora le compro de usted.”

Coloque las siete monedas en el interior del agujero y diga:

“Acepta estas monedas como pago por la apertura de las Siete Puertas y el cruce de los Siete Ríos de Oscuridad de la Muerte.”

Abra la botella de licor y vierta la cantidad de un vaso lleno en el agujero y diga:

“Sacia tu sed y crezca tu poder para que mi magia se fortalezca con tu fuerza.”

Llene la mitad del agujero con tierra, luego coloque las velas blanca y negra una al lado de la otra dentro del agujero a medio llenar. Encienda las velas y diga:

“Te doy las llamas de la vida y de la muerte, cárgalas con el poder de tu sombra astral, la cual está conectada a esta tierra santa que compro de tu tumba.”

Saque el cigarro y lo enciende con un fósforo usando la mano izquierda. Fume el cigarro sople siete veces el humo en el interior del recipiente lleno de la tierra la tumba que se ha comprado, diga:

“En el nombre del Señor de la Muerte acepta ahora este aliento de fuerza, a cambio deja que esta tierra que he comprado a su tumba llene de fuerza mi magia.”

Cierre el recipiente y levántelo, coloque la caja de fósforos y el cigarro en ese lugar delante de las dos velas encendidas. De las gracias al muerto por su ayuda diciendo:

"¡Salve las almas de los Muertos y de los Espíritus del Reino de las Sombras!"
"¡Salve el Señor Esqueleto! ¡Salve el Señor de todos los Cementerios!"
"¡Salve el Señor de la Poderosa Muerte!"


Con el pie izquierdo en primer lugar de tres pasos hacia atrás, de la vuelta, y sin mirar atrás camine hacia una puerta que no sea por la que entró en el cementerio. Justo antes de salir a través de la puerta, saque el pie izquierdo primero y tire las tres monedas que quedan por encima de su hombro izquierdo como una ofrenda final a las almas errantes y sus guardianes.

Regrese a su casa y coloque el recipiente con la tierra que compro de la tumba en un lugar apropiado sobre el altar del Santo. Utilice unas gotas de té de ruda para lavarse frente, cuello y manos.

Además del principal uso que tiene este ritual que es la compra de tierra de los muertos, también se lo puede utilizar con el fin de bendecir huesos u otros objetos que se necesitan para santificar y dar fuerza a rituales, que necesitan la esencia de la Muerte y de los Muertos. Durante tales trabajos, el ritual se lleva a cabo de la misma manera como se lo ha enseñado, pero en lugar de tomar la tierra del agujero hecho en el centro de una tumba (o desde el centro de una encrucijada u otro lugar de poder), los objetos que se necesitan santificar se colocan dentro del agujero. Al alma de la tumba o espíritu del lugar se le paga en la forma antes mencionada, se cubre el agujero totalmente con tierra.

Dependiendo de la naturaleza del objeto que se ha enterrado y el motivo de su entierro, la consagración a través de los poderes de la Muerte y de los Muertos, se puede regresar después de tres noches como muy pronto, o después de un mes lunar completo a más tardar, con el fin de recuperar el objeto enterrado. Los tipos de ofrendas son exactamente las que ya se explicaron, estando a los pies de la tumba haga una reverencia. La ofrenda debe darse en relación con la recuperación del objeto sólo que esta vez como un pago para el objeto de poder uno tiene la intención de desenterrar. Por ejemplo si uno ha adquirido un cráneo y otros huesos humanos de un comerciante o una persona que no pertenece al culto de la Muerte, será de gran importancia llevar a cabo este ritual de enterramiento con el fin de cargar y activar los poderes de los huesos. El ritual también neutraliza las energías negativas que se han acumulado en el interior huesos debido a la manipulación y la falta de respeto de los profanos.

Mediante el pago a los Muertos y a su Señor El Santo, y con las ofrendas tradicionales dadas en la forma correcta, mostrando siempre el debido respeto, uno puede estar totalmente seguro de que los vínculos con los poderes de las Sombras de la Muerte canalizarán las energías necesarias.

FUENTE: http://www.santuariosanlamuerte.com/
0No comments yet
      GIF