Canales populares

[Creepypasta] El arquitecto de los sueños

Cuando te vas a dormir puedes tener un dulce sueño o una horrible pesadilla, esto es al azar y no puedes decidir que tener, nunca sabes que te espera cuando te vas a dormir. Levantarse cada mañana e irse a dormir cada noche, así es como debe de ser, así son las reglas y si las rompes te pueden castigar, como a mí. Te contare como paso así que pon mucha atención.









Todo empezó un lunes, mis pesadillas eran muy fuertes, tanto que en ocasiones me despertaba gritando, a nadie le gusta tener pesadillas y a mí tampoco. Busque algunos métodos para evitar las pesadillas pero no funcionaban así que en ocasiones simplemente no dormía. No era muy difícil desvelarme si tenía algo que hacer y el café y bebidas con cafeína ayudaban mucho. Me levante de mi cama, me cambie, bebí un café cargado y fui a la escuela, ahí uno de mis amigos noto que estaba desvelado y me regaño por eso, el dice que debo dormir aunque me den
pesadillas o me hará daño la falta de sueño.






Estuve algo atontado durante las clases pero mi amigo me ayudaba a concentrarme además de que mis maestros saben de mis problemas de sueño, de hecho uno de ellos me dio permiso de dormir un momento pero preferí no hacerlo. Al salir de la escuela mi amigo y yo pasamos por un parque en el que había unos puestos en los que vendían artesanías. Estuvimos viendo las artesanías hasta que mi amigo compro algo y me lo regalo, un atrapa sueños










Me dijo que eso alejaría las pesadillas y que tal vez me ayude a dormir mejor. Guarde el atrapa sueños en mi mochila y nos fuimos cada quien para su casa. Estaba cansado así que me recosté en mi cama, estaba a punto de quedarme dormido cuando recordé el atrapa sueños, lo saque de la mochila y lo contemple un momento. De verdad servirá… bueno no pierdo nada con intentarlo, colgué el atrapa sueños en el respaldo de mi cama y me acosté para dormir un rato. Desperté ya tarde, funciono, el atrapa sueños funciona, cielos no había dormido tan bien desde hace mucho. Al caer la noche me fui a dormir con toda la calma del mundo, tenía mi atrapa sueños así que no debía preocuparme por las pesadillas. Al día siguiente fui a la escuela de buen humor, otra vez dormí bien, al llegar le dije a mi amigo que el atrapa sueños funcionaba de maravilla y le agradecí por regalármelo, el me dijo que se me veía mejor y que eso le agradaba. Continuaron las clases y yo estaba atento, despierto a todo lo que me enseñaban. Al terminar la clase del maestro Carlos, el que me deja dormir, me dijo que mis calificaciones estaban disminuyendo así que tendría que tomar clases de regularización en las vacaciones para mejorar mis calificaciones. Clases de regularización, suficiente tengo con soportar la escuela toda la semana y ahora también en las vacaciones. Pero bueno, es con el maestro Carlos y el es buena onda además estaba tan de











buen humor que eso no me molestaría.
Al caer la noche calenté un vaso de leche y fui a mi cuarto para dormir pero algo me sorprendió. Mi atrapa sueños no estaba. Lo busque debajo de mi cama, detrás del buro, por todo mi cuarto pero no estaba, seguramente uno de mis hermanos lo tiene así que fui a preguntarles si no lo tenían pero no era así. Maldita sea, por fin tengo algo que evita las pesadillas y lo perdí. Pude probar una noche sin pesadillas y no quería volver a ellas así que no me fui a dormir, en lugar de eso saque mi consola de videojuegos y me puse a jugar para mantenerme despierto. Estuve jugando hasta las dos de la mañana, tenía mucho sueño pero aun no me quería ir a dormir. Estuve cabeceando un rato y casi me quedo dormido pero no, me mantuve firme y permanecí despierto. En eso escuche a alguien decirme: Porque sigues despierto
Sorprendido por eso me di la vuelta y vi a una persona sentada en mi cama, el cuarto estaba oscuro pero el brillo del televisor me permitía verlo. Era un hombre vestido con una sudadera con capucha color café oscuro y unos pantalones blancos, estaba descalzo y sus pies estaban sucios. Tenía las manos entrelazadas sobre sus piernas, sus uñas estaban largas y eran negras. Llevaba la capucha puesta y esta le alcanzaba a cubrir los ojos, solo se le veía medio rostro, su piel era grisácea y su boca mostraba un gesto de molestia. Quien era él y que hacía en mi cuarto; se lo pregunte y el dijo que era un mensajero del mundo de los dormidos
-porque no te has ido a dormir- me dijo- duérmete y sueña lo que tengas que soñar o allá se van a molestar










Le pregunte que era el mundo de los dormidos, el suspiro y contesto en un tono más calmado
-el mundo de los dormidos es el lugar al que todos van cuando se van a dormir, en ese lugar sueñan y al despertar salen de él y regresan a este, el mundo de los despiertos
-para que quieres que duerma, sin mi atrapa sueños solo tendré pesadillas
-precisamente por eso, tus pesadillas son esenciales en el mundo de los dormidos. Allá hay criaturas que se alimentan de los sueños de las personas y otras muy malas que se alimentan de las pesadillas. Esas criaturas malas quieren venir al mundo de los despiertos pero las pesadillas las han mantenido en donde están. Tú has contribuido mucho y ahora esa se ha vuelto tu obligación. Tu junto con otras personas deben soñar esas pesadillas para mantener al mundo de los despiertos a salvo de esa amenaza









-porque yo, nadie me pregunto si quería hacerlo
-tú eres un soñador por excelencia, cuando sueñas, sueñas en grande. Hace muchos años las personas no tenían pesadillas tan seguido y no podíamos satisfacer a esas criaturas que querían venir al mundo de los despiertos. Debíamos detenerlas y para eso tuvimos que hacer sacrificios, sacrificamos soñadores convirtiendo todos sus sueños en pesadillas. Tú tenías unos sueños hermosos y eras un candidato perfecto así que tuvimos que sacrificarte, convirtiendo tus sueños en pesadillas. Pero no te preocupes, recibirás una grata recompensa por tu sacrificio pero a su tiempo. Por ahora ve a dormir y cumple con tu obligación
-que… mis pesadillas no eran por mi enfermedad, eran ustedes. Todos estos años teniendo esas malditas pesadillas por su culpa










– no tuvimos de otra, para nosotros los soñadores son lo más valioso que tenemos, tener que sacrificar a uno de ellos nos duele tanto como a ustedes. Pero ahora han encontrado muchos métodos para evitar esas pesadillas y por eso tuvieron que inventarse las reglas. Irse a dormir ya no es algo tan simple como antes, tiene reglas, sencillas pero que se deben cumplir en especial los sacrificios como tú. Estas rompiendo la regla principal al no irte a dormir y si no la cumples serás castigado como otras personas que también rompieron las reglas, así que duerme antes de que sea tarde.


-no, no lo haré, ustedes solo me han usado, por su culpa tengo estas pesadillas, pero ya no mas
Estaba tan molesto por enterarme por quien tenía las pesadillas que le prometí al mensajero que no volvería a dormir. Ya sé que eso es imposible pero no dormiré el mayor tiempo que mi cuerpo me lo permita. Al escuchar eso el mensajero simplemente dijo que no dijera tonterías y que cumpliera con mi obligación, que tuviera esas pesadillas aunque me duela, después de decir eso el mensajero desapareció. Yo aun seguía muy molesto, me senté en mi cama y pensé en lo que el mensajero me dijo.









Mis pesadillas ayudan a proteger al mundo pero todo lo que he pasado por culpa de ellas, tener que soportarlas cada noche, levantarme cada mañana asustado, todas mis fobias provocadas por ellas, las terapias y medicamentos que no me sirvieron. Todo por culpa de ellos y ni siquiera me preguntaron si quería hacerlo y ahora es mi obligación, pero no, ya no los complaceré, como le dije al mensajero, no volveré a dormir jamás









Y así fue, me mantuve despierto, firme a lo que había prometido, los primeros tres días no fueron tan difíciles, logre pasarlos bien. Al quinto día ya empezaba a sentirme mal y se me notaba ya que mi amigo me lo decía. Yo le decía que quería romper el record de permanecer despierto, no le dije lo del mensajero, así era mejor. Por fortuna las clases habían terminado y estábamos de vacaciones pero yo y otros chicos debíamos ir a clases de regularización. Antes de ir me arreglaba lo mejor que podía para que no se me notara lo desvelado que estaba. Mi familia al ver el estado en el que estaba se preocupaban por mi pero yo siempre les decía que ya casi lo lograba, que podía hacerlo, con esto los calmaba un poco además de que ellos siempre me han apoyado en todas las decisiones que he tomado, pero se preocupan mucho por mí.









Al séptimo día me empezó a dar ansiedad y ese fue un problema. Debido a eso mis padres ya no me permitieron seguir con esto pero no estaba dispuesto a dormir así que en ocasiones fingía estar dormido. Cada noche el mensajero aparecía en mi cuarto junto a mi cama, ahí estaba siempre, esperándome con mi cama preparada y siempre ofreciéndome un vaso de leche caliente. Cuando veía eso me molestaba mucho y le decía que no dormiría sin importar lo que hiciera o me dijera y el siempre me respondía diciéndome cosas como: es por tu propio bien, protegerás al mundo, te estás haciendo daño, te castigaran, los castigos son severos, etcétera, etcétera. Cada noche terminábamos discutiendo pero él se marchaba al poco rato diciéndome que me dejara para que pueda dormir, pero yo, a pesar de lo mal que me sentía, me mantenía firme a mi promesa y no dormía en toda la noche.







Al noveno día me sentía realmente mal, estaba muy cansado, me sentía desorientado y en ocasiones temblaba sin razón. Estaba en mi límite, quería dormir pero no estaba dispuesto a soportar otra pesadilla. Pero ese día todo cambio. Regresaba de las clases de regularización, estaba algo aturdido y no ponía mucha atención hacia donde iba, cruzaba la calle y escuche un derrape, voltee la mirada y vi a una camioneta dirigiéndose hacia mí, la camioneta estaba a punto de atropellarme, no me podía mover de la impresión, solo pude cerrar los ojos y esperar el impacto pero este no llego. Cuando abrí los ojos vi a la camioneta a apenas unos centímetros de mi, logro frenar a tiempo, no me atropello, que suerte ¿no? El conductor bajo de la camioneta y me pregunto si estaba bien, yo solo le dije que sí y continúe mi camino.
Por el camino note algo, algo extraño, ya no me sentía cansado o con sueño, me sentía bien, muy bien en verdad, era como si hubiera estado dormido mucho tiempo y acababa de despertar, estaba lleno de energía. Fui a dar una vuelta por el parque, pase cerca de un puesto de gorditas de nata, el aroma hiso que se me antojaran así que me acerque para comprarme unas, la vendedora estaba de espaldas, la llame y ella dio la vuelta saludándome, al verla me llene de pánico. Esa mujer era idéntica a la dama del pez, una de mis pesadillas, una anciana gorda con un rostro dulce y confiable. Siempre esconde su mano derecha ya que en lugar de mano tiene un enorme pez casi del tamaño de ella con una boca muy grande. Desde hace mucho ella ha intentado devorarme en mis pesadillas.










Me quede inmóvil al verla, ella me llamo por mi nombre y me pidió que me acercara, yo empecé a retroceder mientras miraba a los lados y note que las personas del parque estaban totalmente mutiladas y con barios fierros clavados en el cuerpo, se parecían a las víctimas del reparador, otra de mis pesadillas
-que te pasa- me dijo- que no tienes hambre, yo tengo mucha hambre, acércate para que comamos










Mientras decía esa última frase ella mostro a ese maldito pez con el cual agarro el carrito de gorditas con la boca y después lo arrojo a un lado para después empezar a perseguirme. Empecé a correr despavorido por la calle con esa maldita detrás de mí, me estaba alcanzando, gritaba por ayuda pero nadie me podía ayudar. Continúe corriendo hasta que choque con alguien, era mi amigo que me pregunto porque corría, voltee y la dama del pez no estaba solo varias personas que me miraban. No sabía que decirle a mi amigo, lo único que pude decirle fue que iba a mi casa y continúe mi camino dejándolo ahí. Cuando llegue a mi casa entre a mi cuarto y cerré la puerta. Que había sido eso, fue real o no, no lo sabía, estaba asustado y muy alterado.
Estuve encerrado en mi cuarto lo que restaba del día, seguramente lo que paso fue solo una alucinación causada por no dormir, así que lo he pensado y dormiré un poco para no poner en riesgo mi salud, solo una hora o dos. Por la noche el mensajero no me visito lo cual me callo de extraño, me recosté en mi cama y cerré los ojos esperando dormir. Paso el tiempo y nada, no podía dormir, no sentía sueño o cansancio y aunque no hice nada en durante la noche no pude dormir en toda la noche









Al día siguiente fui a ver al doctor para ver si él me podía ayudar, entre en el consultorio y el doctor me reviso, dijo que estaba muy bien, después me pidió que me recostara en una camilla que había ahí y salió del consultorio, yo obedecí y me recosté, mire al techo un momento y el doctor regreso vestido como si fuera a hacer una operación, al ver esto note algo extraño, no tenia camisa y estaba atado a la camilla. Y esto cuando paso, que pasa, que está sucediendo me preguntaba. El doctor saco una jeringa con un liquido rojo y me lo inyecto, no me dolió el piquete pero sentía ese liquido recorrer mi cuerpo quemándome por dentro, grite de dolor pero nadie me escuchaba. Después de un momento deje de sentir mi cuerpo, no podía moverlo, solo podía ver al doctor tomar un bisturí y cortar un circulo de piel de mi abdomen, lo arranco y pude ver mis órganos.










El doctor continuo la operación sacándome los órganos y remplazándolos por cosas viscosas y asquerosas que no sabía que eran, algunas incluso se veían vivas. La operación duro cerca de una hora, cuando termino me puso el trozo de piel y lo fijo con una engrapadora cerrando la herida para después marcharse. Cuando lo hiso pude mover mi cuerpo otra vez, la herida me dolía y sangraba y sentía raro mi interior. Como pude zafe una mano de la atadura me desate y Salí del consultorio esperando que todo volviera a la normalidad pero no fue así, el cielo estaba oscuro y los edificios estaban destruidos, esto parecía una pesadilla. Que está pasando, grite y alguien me respondió, era el mensajero
-y tú qué crees que está pasando- me dijo- es el castigo que se te ha impuesto y ya déjate ahí, no tienes nada









Estaba cubriendo mi herida con los brazos, voltee a verla y ya tenía la camisa otra vez, me revise y la herida ya no estaba. Le pregunte que cual castigo
-el que te dije que te pondrían si no te ibas a dormir, no hiciste caso y ahora ya es tarde, te han enviado a la brecha que hay entre el mundo de los despiertos y el de los dormidos sin poder entrar en ninguno de los dos, estas atorado y los efectos de ambos mundos te afectaran como ya lo has visto
-lo siento pero ya no romperé las reglas, me iré a dormir, lo juro
-eso ya no importa, ya no te puedes ir a dormir, te lo advertí y no hiciste caso ahora atente a las consecuencias… yo solo venia a darte esto- el mensajero me dio el atrapa sueños- lo siento, es mi culpa








-porque es tu culpa
-yo no soy un mensajero, soy tu arquitecto de sueños… yo soy la razón de tus pesadillas. Hace mucho tiempo te daba los sueños más hermosos basándome en tu imaginación y en lo que había en tu corazón pero un día me dijeron que debía convertir esos sueños en pesadillas para satisfacer a esas criaturas. Cuando me lo ordenaron me negué a hacerlo, no estaba dispuesto a sacrificarte de esa manera, al igual que tu desobedecí las reglas y ellos me hicieron esto- el arquitecto se quito la capucha y vi que sus ojos estaban cosidos- Después de esto me hicieron convertir tus sueños a la fuerza sin que pudiera evitarlo. Cada vez que tenias una pesadilla yo sufría tanto como tu
-pero si estabas en contra de esto porque viniste a decirme que durmiera aunque tuviera esas pesadillas









-me entere de que te iban a castigar así que vine a advertirte tratando de evitar un destino como el mío para ti pero no hiciste caso y ahora estas aquí
-y no hay algún modo de deshacer esto o de salvarme
-no, no lo hay. Si estuvieras dormido podrías despertar o viceversa pero no estás dormido pero tampoco estas despierto por lo tanto no puedes dormir o despertar… o, tal vez si, tal vez si estas dormido o despierto y ellos no quieren que lo sepas y te quieren confundir alterando todo lo que te rodea. Yo no lo sé así que tendrás que averiguarlo tú, si lo averiguas tal vez te puedas salvar pero no te prometo nada, tu problema podría tener solución pero también podría no tenerlo. Por ahora no te separes del atrapa sueños, te protege de las pesadillas, por eso te lo quitaron, te protegerá aquí también por eso te lo traje así que cuídate… no nos volveremos a ver
Ya han pasado tres años desde ese día, tres años sin dormir, tres años sin despertar, ya no sé lo que es real y lo que no, y como dijo el arquitecto ya no lo he vuelto a ver desde ese día. Despertar cada mañana y levantarse de tu cama antes de las doce cuando el reloj aun dice am para que tengas un día más en tu vida, bueno o malo como sea pero ten un día y al caer la noche toma tu leche caliente y a dormir. Así vede ser, yo no cumplí con esto, rompí las reglas y por eso estoy aquí, ya no puedo con esto, siempre tengo que enfrentarme a mis pesadillas como la muñeca rota, el hombre del saco, el gusano sin ojos, la ruina infernal y muchas otras, viejas y algunas nuevas, por suerte el atrapa sueños las aleja pero siempre vuelven sin que pueda huir de ellas.
Necesito deshacer esto pero para eso necesito saber si estoy despierto o dormido, si logro saberlo tal vez pueda salvarme por eso he escribido esto, necesito tu ayuda. Desde que empezaste a leer esto me estas ayudando y ahora que has leído todo hasta aquí podemos deducir dos cosas








O escribí esto estando despierto o tú lo estás leyendo… estando dormido
0
0
0
0No hay comentarios