Check the new version here

Popular channels

Creepypasta El Dios tulpa

El Dios Tulpa

¿Estas seguro/a que lo ves todo?
¿Acaso no me ves?
Pues yo a ti sí.

Quiero presentarme correctamente, me dicen el Dios tulpa.

Cuenta la leyenda, que al principio de los tiempos no existía el temor, humanos vivían sin pensamientos negativos, no le temían a nada, pero la perfección salió de control, avaricia, odio, egoísmo, pecados surgieron y seguían surgiendo, rápidamente la mente humana fue corrompida, la paz fue devastada, veneno ya corría por las venas humanas, muertes sádicas ocurrían, la mente del hombre se pudrió, Satanás, Lucifer, Belcebú, llamados de diferentes formas todos diferentes y a la vez todos eran uno, eran los culpables, culpables fueron esos demonios que sembraron el miedo, solo ellos fueron culpables, la mente humana empezó a crear sus propios miedos y a la vez sus propios demonios, pero cuentan los libros que el primer ser producto de los pensamientos humanos era horrible, indescriptible; incesto, avaricia, asesinato, odio, los pecados lo alimentaban y a la vez el terror que diversas situaciones provocaban en la mente humana lo hacian mas fuerte, hasta cierto punto que formó parte del plano material y a la vez del espiritual, el era el primer tulpa, invencible siniestro y sádico, acechó a la humanidad desde aquel entonces provocando miedo a los humanos por medio de alucinaciones las cuales infundían desesperación a la mente humana, eso lo alimentaba, pensamientos siniestros lo alimentaban, fue suficiente, ya podía vivir sin que lo alimentaran los pensamientos humanos pero él no estaba satisfecho, muertes sádicas le proporcionaba a la humanidad, gente inocente moría, cada crimen mas demoniaco que el anterior, mentes llenas de preguntas ninguna explicación, excusas lograron cubrir los casos, mas como él se crearon pero ninguno igual al otro, miles de tulpas existieron, ejércitos completos, miedos convertidos en materia, pero ninguno tan poderoso como el primero, el Dios, el Dios tulpa, devorador de almas, Dios del terror, diversos nombres recorrían las cabezas de los maestros de la técnica de invocar tulpas pero callaron, el miedo los hizo callar; el siempre nos a observado, cuentan las escrituras, dicen los demonios, que una vez que tu sabes que el existe el está listo para manifestarse en frente tuyo, ya que el no considera justo que si el siempre te a visto a ti, tu no lo puedas ver a el.

Bestiario de tulpas (capitulo 6 El Dios tulpa)





El encuentro con el Dios tulpa


Este será tal vez mi ultimo relato, ya no soporto más esta desesperación, el me sigue, le tengo tanto miedo que con los pensamientos de mi mente lo alimento cada vez más, ya no puedo aguantar más, mis manos sudan, mis ojos lloran y mi menta arde, el es demoniaco, es lo peor que puede existir, mi corazón se acelera cada vez más ya que se que él está aquí observándome y también se que el te observa a ti, pero dichosos tus ojos que no lo ven, dichosos tus sentidos que no se percatan cuando el roza sus garras por tu mejilla y dichosos tus oídos que no escuchan la sádica muerte que el te quiere proporcionar, dichoso seas, dichoso seas.


Me llamo Xeno, y simplemente mi ultimo relato será la experiencia macabra que viví cuando lo conocí a el, al Dios tulpa.


Fue una tarde tranquila como cualquier otra regresaba del colegio e iba camino a casa, en el trayecto me gustaba pasar por un lugar en el cual el viento acariciaba los árboles y me susurraba al oído sus pensamientos, mi hogar, era una casa chica claramente tranquila ya que siempre permanecía sola, ya que mis padres y hermana debían ir a trabajar temprano y regresar bastante tarde, la rutina fue la misma, malgaste mi tiempo en cosas no productivas y no me dispuse a hacer mis tareas. 11:45 p.m, marcaba mi reloj de mano, no podía creer que tantas horas hayan pasado, no había echo absolutamente nada en el día, no podía creer el grado de hipnotismo que me causaba la tecnología, horas y horas en el televisor, estuve ahí sentado mientras personas morían de hambre, niños eran masacrados y el mundo se volvía cada vez un lugar peor para existir, ¿ yo tenía un razón por la cual existir? existir, que era eso, simplemente me estaba conformando con vivir, dormía en camas llenas de mentiras y respiraba, culpas y remordimientos que provenían de mi corazón que era yo entonces, no lo sabia y a la vez hacia todo lo posible para que mi mente no hiciera esa pregunta, si veía gente sufrir miraba a otro lado, si alguien necesitaba un favor era muy tarde ya tenia que irme, mi vida era una rutina, una rutina que no era productiva, el viento recorrió mi espina dorsal, 11:46 p.m parecía que el tiempo se había detenido, zumbido en los oídos, la puerta de mi armario se abrió, una mano blanca envuelta en una delgada capa de piel salió de pronto, sus garras eran negras y salpicaban en el suelo sangre, los huesos de aquel brazo se notaban a simple vista, el miedo me inundó y en el sueño caí consumido.




Al despertar lo primero que hice fue pensar que fue un sueño, pero esa imagen quedó grabada en mi mente, pero tal vez era uno de esos sueños que por preciados u horribles nuestra mente guarda como un recuerdo, ese privilegio que nos proporciona simplemente al azar. Era sábado y mi reloj me indicaba que eran las 9:00 a.m era bastante temprano para mi persona pero debía levantarme ya que quería cerciorarme si mis padres y hermana permanecían en casa, al levantarme topé con que había una nota encima de mi sábana, la nota describía a un ser que llevaba por nombre El Dios tulpa, sabía que era un tulpa, pero lo que más me sorprendió fue la descripción. Esa nota describía un ser demoniaco y sádico, que con solo imaginarlo en mi mente mi piel se erizaba y mis ojos se humedecían, sabía que podía ser producto de alguna leyenda de internet y que mi hermana quiso jugarme una broma, ese ser era demasiado horrible como para existir.


Al salir del cuarto de baño ya que me estaba duchando para ir a casa de un amigo me encontré con la peor escena de mi vida, el tiempo se detuvo, un silencio espectral invadió mis oídos, estaba yo en frente de una criatura horrible la cual concordaba con la descripción de aquella nota: Una criatura de cuerpo delgado y blanco, posee una cabeza grande y tiene una forma extraña, sus huesos se marcan en su piel, y no posee ojos, solo sale sangre de sus cuencas oculares, tenía una sonrisa gigantesca y sádica que por unos milímetros no rodeaba toda su cara, una lengua gigantesca y llena de sangre salía de su boca, tenia unas manos blancas y huesudas, en ellas poseía unas grandes garras llenas de sangre que rozaban el suelo, detrás de su a cabeza caían dos mechones de pelo los cuales se enrollaban en el suelo y en el centro de su frente tenia una cruz invertida. Ese ser solo estaba ahí parado y dándome una sonrisa sádica. 
Atrás de el, en la pared blanca que estaba al frente del cuarto de baño estaba escrito con sangre ¨Los siete días de agonía del Dios tulpa¨


0
0
0
0
0No comments yet