Check the new version here

Popular channels

Creepypastas Parte 1



Hola a todos, en este post se encontraran con creepypatas muy buenas

Comenzemos (La primera creepypasta no tiene imagenes)



Notas:


Toda esta mierda inició cuando encontré esa pequeña nota.

En un papel cuadrado que encontré al fondo de una caja que estaba sacando de mi sótano, decía «¿Hola? Por favor, respóndeme». No tenía idea de cuánto hacía que ese papel estaba ahí, esas cajas habían estado guardadas en mi sótano desde que me mudé. Lo ignoré hasta la mañana siguiente, cuando abrí mi cafetera para limpiarla y dentro de ella había un papel empapado que decía «¡Por favor, respóndeme! ¡Por favor, ayúdame!». Pensé que quien sea que estuviera haciéndome esa broma sin sentido lo había puesto en mi cafetera, porque cuando hice el café la nota no estaba dentro.

Encontré más notas: debajo de mi almohadilla para el mouse, dentro de mi computadora cuando quise repararla, entre las capas de mi rollo de papel higiénico, debajo de la bandeja de mi reproductor de DVD. Lugares en los que nadie buscaría, lugares en los que nunca pensarías en poner una nota porque… ¿cuándo la verían?

Pero siguió sucediendo, y todas decían lo mismo. Me rogaban responder y ayudar a quien las estuviera dejando. Siendo el estúpido que soy, un día simplemente me harté cuando encontré una dentro de un vaso en mi lavavajillas. Escribí en la parte de atrás «Hola. Estoy respondiendo. Explícame tu situación» y la deslicé en una raja que tenía mi tina de baño.

Tan pronto como dejé el baño encontré otro pedazo de papel, flotando en la superficie del vaso de gaseosa que dejé en mi sala de estar.

Con cuidado levanté mi bebida y leí «Gracias», y en mayúsculas, «ESTOY ATRAPADO».

Lo sacudí para secarlo un poco y volví a escribir en la parte de atrás: «¿Dónde estás atrapado? ¿Cómo es que me estás enviando estas notas?», y, falto de creatividad, solamente la tiré detrás de mi sofá. Esperé y busqué, pero no vi ninguna otra nota por el resto del día.

Al día siguiente revisé mi correo. Dentro de una carta estaba la siguiente nota: «EN LA SEGUNDA DIMENSIÓN, DEBAJO DE TI». Me apresuré a responder: «Quien quiera que seas, esta broma es estúpida. Para ya». Y la tiré fuera de la casa; el viento se la llevó.

La siguiente nota que encontré era más larga que las anteriores, y también estaba escrita en mayúsculas, pero quien la escribió se las arregló para que entrara en el pequeño trozo de papel: «LA PRIMERA DIMENSIÓN ES UN PUNTO DEFINIDO EN EL ESPACIO. LA SEGUNDA DIMENSIÓN —esto se encontraba subrayado— ES CUALQUIER COSA QUE EXISTA CON ALTURA Y ANCHURA, Y LA TERCERA AGREGA PROFUNDIDAD. LA CUARTA INCLUYE EL TIEMPO Y LA QUINTA ES POSIBILIDAD, EXISTE EN UN POTENCIAL INFINITO». Todo a partir de esa oración estaba demasiado amontonado como para ser legible. Rodé la mirada y respondí «¿Cómo puedes leer esto si estás en la segunda dimensión? ¿Cómo puedes existir?». Puse esta nota en mi tostadora.

Mi respuesta llegó cuando la saqué de entre mi cabello la mañana siguiente, antes de ducharme: «LA ESCRITURA ES EN SEGUNDA DIMENSIÓN. LA VISIÓN ES EN SEGUNDA DIMENSIÓN. POR ESO PUEDO LEER Y ESCRIBIR».

Aquello realmente no me aclaró cómo se suponía que podía «ayudar» a esta persona, lo que dejé explícito en mi siguiente nota, la cual arrojé por el drenaje.

«HAZME TRIDIMENCIONAL» fue todo lo que había en el nuevo pedazo de papel que encontré en una barra de chocolate que desenvolví, más tarde. Cómo era que este idiota escondía las notas en productos sellados estaba más allá de mi comprensión, pero decidí seguirle la corriente, quizás era algún tipo de broma, de algún programa de televisión.

«¿Cómo lo hago?» fue lo que respondí. Recuerdo exactamente dónde lo puse, porque fue la última cosa que escribí en mucho tiempo. Lo puse en el espacio que había entre mi espejo y la pared. No vi más notas por medio año.



Una mañana, mientas me vestía para el trabajo, fui a mi pieza y me ajusté la corbata y la camisa frente al espejo (el mismo en donde había dejado la nota, sólo que lo había cambiado de lugar). Mientras me miraba noté un pequeño cuadrado detrás de mí, en la pared. Me volteé para verlo… no había nada. Pensaba que quizás se había caído, pero sin embargo el mensaje seguía ahí cuando miré nuevamente el espejo. Toqué el vidrio pensando que era una especie de ilusión óptica, pero no lo era.

Levanté el pesado espejo del suelo y caminé lentamente hacia atrás con él, acercándome al mensaje. Cuanto más me acercaba, más claro se veía el mensaje en la pared. Me detuve ya estando atrapado entre la pared y el espejo y miré el papel. Decía «HAZTE BIDIMENSIONAL».

Me mudé de esa casa lo más rápido que pude; me deshice del espejo, la tostadora y todo lo que alguna vez había tocado esas notas. Mi corazón todavía da un vuelco cuando veo cualquier trozo de papel perfectamente cuadrado tirado en el suelo.

Ahora reviso todas mis cosas. Constantemente. También dejé de tomar café.




Seed Eater




"Seed Eater" o "el devorador de semillas", es una criatura originada a partir de los relatos encontrados en el blog "Seed Eater Experiences", y es similar al Rastrillo y a Slender Man en su modus operandi.
Se le describe como una criatura de apariencia humanoide no inteligente; con piel de color café verdoso, cabello oscuro y largo, y portando una máscara con una apertura en el ojo y la boca. Se rumora que tiene un olor sumamente desagradable. tambien se le conoce como "Rag Face" o "cara de trapo", su traducción al español respectivamente.


La historia fue publicada originalmente por Cliff, Howry, un bloguer canadiense, que se convirtió en la única fuente de información sobre el "devorador de semillas", en el blog de experiencias. Catalogó correos que le enviaron varios usuarios, ha recopilado imágenes, vídeos, anécdotas y teorías de las personas que se ponen en contacto con él.



Ésto fue lo que me pasó cuando entre al blog de Cliff,
actualmente puedo acceder sin ningún problema.
Dejó de atender su blog en Septiembre del 2010, luego de estarse quejando de múltiples sueños relacionados al Seed Eater, pero de repente volvió a actualizar el blog el 5 de Abril del 2011, aunque hoy dia, si se intenta acceder al blog, uno es redirigido a una pagina que nos dice que el blog de cliff, a sido bloqueado indefinidamente, y que estan recopilando información de los visitantes de dicha pagina, e inclusive en la parte inferior, puedes ver tu propia dirección IP, con el mensaje, tu dirección IP a sido registrada, (Actualmente ya se puede aceder sin ningún problema.)


Link del blog http://seedeater.blogspot.com/


De acuerdo a los relatos catalogados, el Devorador es una criatura que se basa en una cacería que efectúa cada determinado tiempo. Durante la cacería, el Devorador acecha y abduce niños en áreas rurales, y luego procede a comérselos, en casos particulares, llega a abducir a un adulto.


Los testimonios indican que habita y aterroriza pequeñas ciudades o poblados muy al norte de Estados Unidos, supongo yo, en la frontera con Canadá. Los encuentros con el Devorador ocurren usualmente fuera de la cacería, cuando la criatura no se muestra amenazadora, y meramente observa al individuo, moviendo sus brazos o haciendo ruidos extraños antes de huir o retirarse.


Una organización desconocida, ah estudiado y observado el trabajo del Devorador de semillas, y ah creado una guía de siete reglas en relación con éste y su cacería.



-Número 1. No se le cazará durante su propia caza, pues será fuente de provocación para éste.


-Número 2. No se interrumpirá su caza, de otro modo el intruso será quien sea cazado.


-Número 3. No habrá intentos de evadir su caza.


-Número 4. No habrá escrutinio de las víctimas o su desaparición.


-Número 5. No habrá representaciónes gráficas de su actualidad, o sus intenciones.


-Número 6. No habrá evidencia de sus intenciones a excepción de esta guía.


-Número 7. No habrá una confrontación intencional.

La organización, en correlación con un pueblo pequeño, se mantiene cuidando al único sobreviviente de la cacería del Devorador. El sobreviviente se encuentra encerrado en el sótano de un asilo, lugar al que por una razón desconocida, el Devorador no se acerca.


El nombre del "Devorador de Semillas", viene del testimonio de una testigo, que narró el ataque a su hermana por parte de la criatura. De acuerdo a ella, las últimas palabras de su hermana, sonaban similares a la frase, "Seed Eater" por lo cual lo llamo así.


El post final en el blog fue una teoría concerniente a la naturaleza y la reproducción del Devorador. James, un usuario, sugirió que quizás el secuestro de humanos adultos, es para transformarlos o obligarlos a aparearse, para producir nuevos Devoradores.


En algunas ocasiones, los poblados se han mobilizado para localizar personas, supuestamente capturadas por el devorador de semillas.
Según esto, no se usaron perros, pero se usaron bengalas para marcar posiciones, carteles, etcétera, y todas las entrevistas y videos fueron destruidos, luego de que la búsqueda se diera por prematuramente concluida.


Esto, tal vez debido a la guía de 7 reglas.


Los últimos testimonios aseguran fuertemente que el devorador tiene influencia psicológica, mental y en sueños sobre la víctima, parecido a Slender Man.


"Las últimas fotos de Todd Cade", es un testimonio escrito por Cliff, donde se habla de Todd Cade y de el vídeo y audio, en el que Todd y sus amigos desaparecen poco a poco, (Tal vez parecido a Marble Hornets, pero aún no lo confirmo). Cliff dejó el archivo descargable en su blog.



En Mayo, Cliff fue a la ciudad de Brightmount Downs, a visitar a Brady, el sobreviviente del devorador de semillas. Brady tiene una remarcable herida en la garganta, probable marca de su encuentro con la criatura.


Brady le dio a Cliff un libro rojo que contiene ideas filosóficas e información de una criatura idéntica al Seed Eater.


El libro rojo contiene información que Cliff llama, "rituales puros", los que sospecha, sufrió Brady durante su infancia, por los cuales no puede recordar su encuentro con el devorador de semillas.





El Ojo de la Sangre:


¿Nunca antes has deseado algo con toda tu alma…Tanto que estarías dispuesto a hacer cualquier cosa por conseguirlo?
Si es así, y quieres obtener lo que deseas a cualquier precio te hablaré, oh aventurero, del Ojo de La Sangre.
Antes que nada debes saber que al ojo le gustan los juegos, por lo tanto, si decides seguir adelante con esto espero que estés dispuesto a jugar.
Primero que nada procura estar solo en casa, así nadie podrá interrumpir.
Luego de este punto, no habrá vuelta atrás. Si decides no jugar, solo vete, cierra el navegador y olvida que alguna vez estuviste ante la presencia de El Ojo de la Sangre. Pero si decides jugar, no te preocupes, yo seré tu guía mientras no haya ni la mas mínima señal de duda en tu espíritu.

Buena suerte…


Cuenta hasta diez mientras el ojo te observa. No importa que tan bien guardes tus secretos, mentiras y pecados. el ojo llegará hasta las profundidades mas recónditas de tu alma y encontrará y desnudará todo aquello que escondes. Si te encuentra indigno no te preocupes, el juego ha terminado antes de comenzar y eres libre de irte, o puedes quedarte de espectador. Pero no intentes jugar. Esa es una grave ofensa y recuerda que él conoce muchas maneras de torturar un alma y un cuerpo.
Pero, si el ojo te ha considerado digno, escucharás en los momentos siguientes un suave tintineo de campanas que parece sonar solo dentro de tu cabeza. El juego ha comenzado y el lleva la ventaja.

Rápido, ponte de pie, ya no hay vuelta atrás. Corre y apaga todas las luces que estén encendidas. Todas absolutamente todas, Rómpelas si es necesario porque has llamado a las criaturas de la oscuridad para que te ayuden y no lo harán si hay alguna fuente de luz en tu hogar. Luego vuelve aquí.

Comenzarás a escuchar susurros que parecen seguirte a donde quiera que vayas. Las criaturas de las tinieblas han respondido a tu llamado de ayuda y te están juzgando.
Si no te han aprobado, las luces volverán a tu hogar y las criaturas te llevarán a las profundidades del abismo donde serás objeto de las mas crueles torturas y perversiones que nunca han pasado por la mente de los humanos.

Pero si has pasado será mejor que continuemos, pues el ojo es impaciente y no le gusta que lo hagan esperar.

Corre rápidamente al baño de tu casa, y no prendas la luz, enciérrate y coloca dos velas cerca del espejo, No importa si no tenías velas, ya tendrás dos en tu bolsillo. espera a escuchar una voz de niña, dulce e infantil que tararea una melodía que seguramente te será conocida de tu infancia. En los momentos siguientes escucharás como la niña comienza a gritar pidiéndote que toques el espejo. No lo hagas… Será violada, torturada, mutilada , descuartizada y asesinada. No importa lo que escuches en medio de esa oscuridad, no importa lo que ella diga. No le hagas caso a sus gritos de ayuda. Ella murió hace tiempo, y nada de lo que hagas puede ayudarla. Esta condenada a vivir sus últimos momentos de vida por la eternidad y no debes intervenir amenos que quieras sufrir su destino en carne propia.
Todo permanecerá en silencio unos segundos hasta que las dos velas se encenderán de pronto. En el espejo podrás ver el rostro de la niña, sin labios ni ojos que te mira sonriendo y estira una mano hacia tí para hacerte lo mismo que le hicieron a ella.
No te preocupes, recuerda que las criaturas de la oscuridad están de tu parte y no permitirán que te toque.
El espíritu de la niña entonces se quitará un lazo rojo del cabello y lo dejará en tus manos deseándote buena suerte, ahora sabe que estas jugando al mismo juego que ella perdió hace ya muchos años y ha decidido ayudarte.
Guárdalo en tu bolsillo.

Si haz llegado hasta aquí significa que tu espíritu es fuerte, sin embargo tu destino aún es nebuloso.

Ahora debes ir hacia la cocina, una vez allí toma un cuchillo, el mas afilado que tengas. Esto último es lo mas importante, debe estar lo mas afilado posible.
Ahora si tienes alguna habitación en la que guarden cajas y cosas viejas, algo así como un depósito dirígete a toda prisa hacia el.
La puerta estará cerrada y la manija de esta arderá al rojo.
Golpea tres veces y cuando escuches un gruñido parecido al que hace alguien que habla con la boca llena, entra.
la habitación estará en penumbras y vacía a excepción de una mesa y una silla en frente de ti. Sobre la mesa habrá un elegante mantel blanco de seda y un plato de porcelana. Siéntate educadamente en la silla y espera a que tu acompañante al que no puedes ver bien termine de comer. El hedor a carne descompuesta que despide es nauseabundo pero debes evitar hacer una sola mueca de asco. Pero si no puedes contigo mismo y no logras evitarlo, el parará de comer y te mirará a los ojos, aunque no puedas verlo sabrás que lo esta haciendo. En ese momento di “Lo siento, algo que comí me ha hecho mal”
Tu acompañante no mediará palabra y continuará con su comida.

Espera a que deje de comer y arroje su plato al suelo.
Todo permanecerá en silencio por unos instantes y luego te pedirá algo para comer. No importa lo que te pida no se lo niegues pues mas que la carne de los humanos, le gustan sus gritos. “Dedo” será seguramente su primera palabra. No dudes y toma el cuchillo que tenías y cercena uno de tus dedos. no importa si gritas y te retuerces. El disfruta el espectáculo.
Coloca el dedo en tu plato y pásaselo. El se lo comerá y te devolverá el plato vacío para que lo llenes de nuevo con lo que te pida a continuación.
Depende de la valentía que haya en tu corazón el numero de partes que te pida pues solo disfruta masticando la carne de los débiles.
Lo último que dirá será “corazón”. No te alteres y coloca en el plato el lazo manchado de sangre que te dio la niña y pásaselo de nuevo.
El devorará el lazo y se atragantará con el. Proferirá múltiples alaridos hasta caer muerto sobre la mesa.
Ponte de pié, lo mas difícil ya pasó. Acércate a el y busca en el plato que le pasaste con el lazo. Encontrarás dos esferas viscosas, son un par de ojos. No los mires y guárdalos en tu bolsillo mientras sales de la habitación.
Tendrás todos tus dedos de vuelta y el dolor habrá desaparecido.

Hasta este momento has demostrado ser un digno oponente para El Ojo de la Sangre y ahora enfrentarás la última prueba que decidirá tu destino.
Debes regresar a tu habitación y sentarte frente al ordenador como si nada.

Ella esta detrás de ti ahora, por favor no voltees. Ella antes solía ser una hermosa mujer, pero pagó con su belleza y su vida la traición hacia su marido. Este le arrancó la nariz y los labios, le amputó los senos y abrió con un cuchillo su vientre en el que llevaba el fruto de la infidelidad.
Respira tranquilo, ella no te hará daño por ahora.
Comenzará a sollozar por lo bajo lo injusta que fue la vida con ella y lo cruel que fue su muerte y que jamas podrá ver a su hijo al que aun lleva descomponiéndose en su útero destajado y cocido por gruesos hilos de entre los cuales mana sangre purulenta.
Levántate, no la mires directo a la cara ni al vientre y di con toda la firmeza que puedas “Un humilde regalo para una dama tan bella” y sin mirarlos entrégale los ojos que tienes en tu bolsillo.
Si ella ríe de manera diabólica con una voz gruesa y sobrenatural, no has sido lo suficientemente convincente y ella personalmente te quitará tus ojos, abrirá tu estómago y coserá en el a su niño putrefacto.
Pero si ríe con macabra inocencia tu regalo le ha gustado y ha decidido darte su bendición. Ella se colocará los ojos y por primera y última vez podrás verla como era antes, quizás la mas bella mujer que verás en tu vida y sentirás el impulso de seguirla cuando se este yendo. Pero recuerda su verdadera imagen y despídela cuando te dé un beso en la mejilla.

la habitación se oscurecerá totalmente y solo quedará un sangriento punto rojo en una de las paredes de la habitación en la que estas.
Se respetuoso pues estas ante El Ojo de la Sangre. Esta furioso porque lo haz vencido en su juego y no perderá oportunidad de hacer con tu cuerpo cosas inimaginables y hacerte experimentar niveles de dolor que no crees posibles.
Pero al fin y al cabo haz ganado. Ahora puedes pedirle tres y solo tres deseos. Puedes pedirle lo que quieras excepto,obviamente, mas deseos. Eso sería estúpido de tu parte después de todo lo que haz pasado.
Puedes pedirle que mate a alguien a quien odias, riquezas, fortuna, poder, conocimiento. Cualquier cosa que pase por tu mente.

Una vez que hayas terminado aparecerá ante ti un vial de vidrio y una pequeña navaja. Sin pensarlo córtate un poco el brazo lo suficiente para llenar un poco el vial, no es necesario llenarlo del todo. Has alimentado al Ojo de la Sangre con la tuya propia y por esto, te dejará ir.
Cierra tus ojos, las luces que antes apagaste se encenderán y aparecerás en tu hogar. No olvides darle las gracias a las criaturas de las tinieblas que te han ayudado y despídelas con cortesía. Jamas las volverás a ver ni a ellas ni a las demás criaturas que viste hoy. Sin embargo conservarás por siempre la cicatriz del corte en tu brazo con el que llenaste el vial de sangre.
Recuerda que lo que has visto esta noche es un secreto del cual jamás debes hablar con nadie. No te preocupes, nadie te preguntará por las cosas que hayas obtenido mediante los deseos anteriores.
Considérate afortunado pues eres uno de los pocos que ha vencido al Ojo de la Sangre.

Esto es todo, ha llegado mi hora de irme… Gracias por jugar.





No solo los perros lamen:



Era una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola.

Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande (esto para que cuidase a la niña cuando creciera), pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche como cualquier otra los padres fueron a despedirse de la niña; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se postraba abajo de la cama.

Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo, ya aproximadamente como a las 2:30 de la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) y lo hizo, entonces ella se tranquilizó y durmió otra vez. Cuando ella se despertó por la mañana descubrió algo espantoso: En el espejo del tocador había algo escrito con letras rojas, era sangre que decía así: NO SÓLO LOS PERROS LAMEN. Entonces dio un grito de terror al ver a su perro crucificado en el suelo.

Cuando los padres la encontraron, la niña estaba arrodillada en un rincón de su habitación. Solo decía ¿Quién me lamió?. Nunca volvió a ser la misma, tratando de olvidar lo sucedido.





Academia de artes:




Siempre he sido aficionada a la música. Todos lo somos, aun cuando no tocamos ningún instrumento. Yo pertenecía a aquellos que durante los conciertos siempre se dedicaba únicamente a escuchar, pero siempre tuve la curiosidad de aprender a tocar la flauta traversa. No fue difícil convencer a mis padres de iniciar un curso de flauta en la Academia de Artes de San Agustín, sobre todo porque decían que yo era muy joven, y era mejor empezar cuanto antes. Habíamos comprado una flauta de segunda mano en una casa de empeño, y poco después empecé el curso. Cuatro horas mensuales, con dos recitales al año. No tienen idea de lo gratificante que fue aprender a tocar mi instrumento favorito, y de poder reconocer las notas que tocaban en los conciertos de música celta, para después intentar sacarlas yo misma por oído. Claro, fue un proceso lento y largo, pero así es la vida de un aprendiz, y con el pasar de los años dejé de serlo para poder considerarme (finalmente) una estudiante avanzada.

Consideraba al personal de la academia como mi familia, y había hecho grandes amigos que compartían mi amor por la música. A veces nos reuníamos a hacer nuestras propias versiones de canciones conocidas; inclusive una vez nos atrevimos a tocar en el mercado de nuestra ciudad para recibir limosna, aunque lo hicimos más que nada por diversión. Sí, todo aquel tiempo que pasé de niña equivocándome con algunas notas, fallando con mis tiempos o luchando con mi respiración, había valido la pena.

Se acercaba el recital de mitad de año y ya sabía exactamente cuál canción tocar (“Yesterday”, de The Beatles, acompañada de mi amiga Helena en el piano). Practicamos incansablemente hasta tenerla perfecta, para así tocarla con simplicidad en el recital, al cual sabrán asistía muchísima gente y tendemos a ponernos nerviosas. Habíamos hablado con la directora de la academia, Doña Patricia Calderón, para que nos dejara tocar en el auditorio para practicar e imaginarnos cuán lleno podría estar. Ella, sabiendo lo ansiosas que éramos, nos dio la llave y nos deseó buena suerte.

El recital era el miércoles catorce de junio a las 19:00, y nosotras habíamos llegado a las 16:00, una hora antes de que llegara el personal para comenzar a conectar las luces, los parlantes y micrófonos. El auditorio de la academia era una enorme habitación cuadrada, con pisos y de madera y sin ventanas, para que no escapara el sonido. Había una plataforma al final de la habitación, y había dos columnas de sillas al frente, como en una sala de cine. Subimos en la plataforma, Helena se sentó en su piano y a la cuenta de tres, tocamos. Yo había puesto el cronómetro, y cuando terminamos habíamos durado justo lo planeado: 2:43. La tocamos dos veces más y luego decidimos irnos a cambiarnos de ropa y arreglarnos. Guardé mi flauta en su estuche mientras Helena me esperaba, luego nos dirigimos a la doble puerta. Al intentar abrirla notamos que estaba cerrada con llave, cosa imposible dado que sólo nosotras teníamos la llave (bueno, imagino que el personal también tenía otra, pero ellos llegarían dentro de veinte minutos). Miré a Helena extrañada, preguntándole si ella la había cerrado. Claro que no, ¿para qué haría eso? Vamos, saca la llave y ábrela de una vez, me respondió. Al buscar en mi bolsillo sólo sentí mi celular, pero no las llaves. Busqué en mi bolso y hasta en el estuche de mi flauta, pero nada. Helena también buscó por todo lado y no las encontraba. En eso se apagó la luz del auditorio y Helena gritó. Buscó mi mano en la oscuridad y no la solté por nada. Empezamos a escuchar el sonido del piano, tocando notas lentas y suaves. Nos giramos hacia la plataforma y de repente una luz iluminó a quien tocaba (repito, las luces no habían sido conectadas). Era un hombre con traje de noche y manos blancas, pero no pudimos ver su rostro, puesto que había una bolsa de tela (con las que se carga el maíz) en su cabeza. Helena cesó de gritar, pero su mano apretaba tan fuerte la mía que tuve que quitarla antes de que me hiciera verdadero daño. El hombre estaba tocando “Tristesse”, de Chopin, Helena me lo dijo. Pronto otra luz se encendió, e iluminaba un hombre con otra bolsa en su cabeza (pero esta le tapaba solamente sus ojos y nariz), que tocaba una flauta traversa. Acompañó la melodía del piano, y juntos nos estaban dando un espectáculo. Busqué en mi bolsillo para llamar al 911, pero al ver la pantalla de mi móvil vi que no había señal, lo cual era de esperarse, el auditorio estaba completamente aislado del resto de la academia, y sus paredes habían sido construidas tan gruesas justo para que nadie pudiera llamar en medio de un recital. No podíamos hacer otra cosa más que quedarnos y rezar que lo único que quisieran hacer estos hombres fuera darnos un show. Otras dos luces se encendieron, iluminaban dos asientos vacíos. Desconfiada empecé a caminar y tomé a Helena de la mano. La pobre tenía las piernas temblorosas, por lo que tuve que llevarla con fuerza. Honestamente yo también estaba muerta de miedo, pero tenía que seguir el juego de los hombres, no planeaba pasarme de lista. Helena se sentó en el asiento de la izquierda (frente al piano) y yo en el de la derecha (frente al flautista). La canción siguió, y duró el tiempo suficiente para disfrutarla. Ambos eran apasionados, y tocaban aquellas canciones con la simplicidad que yo deseaba adquirir algún día. Al terminar la canción sonreí y aplaudí, y Helena me imitó inmediatamente. Ambos hombres nos hicieron una reverencia, y de un momento a otro las bolsas en sus cabezas se ajustaron tanto hasta estrangularlos. Intentaron luchar contra la presión pero era inútil, y cuando finalmente cedieron, sus cuerpos cayeron desde la plataforma y golpearon el piso de madera. Helena se alejó, y la perdí de vista puesto que todo seguía oscuro, pero me apuré en socorrer a ambos hombres. Mas al acercarme no los encontré en ninguna parte. Me acerqué a la plataforma para subir e investigar, pero sentí como me tomaban las piernas para impedirme caminar. Aquellos dos me estaban esperando, y comenzaron a jalarme con más fuerza. Le grité a Helena, pero al voltearme sólo vi la puerta abierta. Tuvo la llave en todo momento, y estaba siendo traicionada por mi amiga. Continué mi lucha contra los enmascarados sin lograr librarme del todo, hasta que con mi estuche de flauta los golpeé repetidas veces. Me soltaron, y brinqué hasta sumergirme más adentro en la oscuridad. Sabía como llegar a la puerta, era un camino fácil. Corrí, oh Dios, cómo corrí. Me acercaba cada vez más, veía la luz del pasillo. Grité de nuevo esperando que alguien del personal hubiera llegado antes, pero bien sabía que no había nadie. Ellos nunca llegan antes. Estuve a cuatro metros de la puerta cuando ésta se cerró, y sentí que uno de ellos me puso una bolsa en la cabeza. La cerró tanto que sentía como la sangre se acumulaba en mi cuello, y como ellos después de terminada su canción, caí.



El personal de la Academia de Artes de San Agustín llegó al auditorio a las 17:00 en punto. Encontraron a una de las mejores flautistas de la academia tirada en el suelo con una bolsa en su cabeza. Cancelaron inmediatamente el recital y lo reprogramaron para el veintitrés de junio.

Helena se sentía como una completa estúpida. Había guardado la llave en su zapato, pero sus piernas temblorosas no la dejaron sentirlas. Solamente cuando se tranquilizó pudo recordar dónde estaban. Por su culpa su amiga estaba muerta, y no había forma de aliviar aquella pena. Ella faltó al recital, y en sus años siguientes faltaría a todos los demás recitales de la academia. Los padres de Lucía le pidieron que tocara una canción para su funeral, y ella sabía cuál canción tocar.

En la iglesia mucha gente lloraba por la partida de aquella dulce joven de diecisiete años, que tenía un futuro brillante como flautista. El padre dio un sermón acerca del suicidio, cosa que molestó a sus padres, pues sabían que Lucía jamás haría una cosa así, pero así lo dictaminó la policía. Cuando el padre finalizó, Helena tocó “Yesterday”. En su cabeza contaba el tiempo para que fuera perfecto, como lo quería su amiga. Al terminar, dijo en voz baja 2:43, y cuando alzó su mirada vio a Lucía. Tenía una bolsa en su cabeza, y susurró: tú también deberías estar muerta. Helena se paralizó del miedo al escuchar esas palabras, y fue entonces que sintió -finalmente- la sangre de su cuello acumularse. Los presentes en el funeral sólo vieron como la joven de dieciséis años chocó su cabeza contra las teclas del piano, y luego cayó al suelo.

Yesterday: (no encontré ningún vídeo que durara 2:43)

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=5oXPgZjm6Uk




Creepypasta enviada y traducida por @Lonewalker

La inexpresiva:


En junio de 1972, una mujer apareció en el hospital cedar senai en nada más que una blanca bata cubierta con sangre. Ahora esto en si no es muy sorpréndete pues la gente usualmente tiene accidentes cerca y van a el hospital por atención medica, pero había dos cosas que causaron que las personas que la vieran vomitaran y huyeran aterrorizadas.... La primera siendo que ella no era o al menos no parecía exactamente humana. Ella más parecida a algo como un maniquí, pero tenía la agilidad y fluidez de un ser humano común y corriente. Su cara era tan vacía y carente de expresiones como la de un maniquí, careciendo de cejas y manchada de maquillaje.

Tenía una pinza de gato en sus mandíbulas, tan poco naturalmente apretada que ningún diente podía ser visto, y la sangre salpicaba toda su bata y el suelo. Ella entonces se lo retiro de la boca, tirándolo a un lado y desmayándose.

Desde el momento en el que entro al hospital y luego de que la llevaran a una habitación y arreglada antes de ser preparada para el sedado, estaba completamente calmada, sin mostrar ninguna expresión ni emoción. Los doctores pensaron que sería mejor mantenerla ahí hasta que las autoridades pudieran llegar cosa a la que ella no protesto. Fueron incapaces de obtener respuesta alguna y la mayoría del personal se sentía muy incomodo de mirarla directamente por más de unos pocos segundos.

Pero en el momento en que intentaron sedarla ella se resistió con extraordinaria fuerza. Dos miembros del personal debieron sujetarla a medida que su cuerpo se levanto en la cama con la misma expresión vacía.

Ella miro con sus ojos inexpresivos al doctor e hizo algo inusual, sonrió.

Mientras hacía esto, la doctora grito del impacto. En la boca de la mujer no había dientes humanos sino largas y afiladas espinas. Muy largas como para poder cerrar su boca completamente sin causarse algún daño.

El doctor la miro por un momento antes de preguntar: ''¿Qué demonios eres'?'

Ella rompió su cuello hasta su hombro para observarlo, aún sonriendo.

Hubo una larga pausa se informo a seguridad y podía escuchárseles bajar por el pasillo.

En cuanto escucho que se aproximaban, ella se lanzo hacia adelante clavando sus dientes en la garganta del doctor rompiendo su yugular y dejándolo caer al suelo, intentando respirar mientras se ahogaba en su propia sangre.

Ella se levanto frente a él, acercando peligrosamente su cara a la de él, mientras que la vida desaprecia de sus ojos.

Ella se agacho y suspiro en su oído...

''Yo...Soy...Dios...''

Los ojos del doctor se llenaron de miedo mientras veía como ella calmadamente caminaba a recibir a los miembros de seguridad. Su última vista, y momentos serian ver como ella se daba un banquete con ellos uno por uno.

La doctora que sobrevivió el incidente la apodo ''La inexpresiva''

Nunca más se supo algo de ella.





Eso a sido todo, espero que lo hayan disfrutado


Déjame un comentario
0
0
0
3
0No comments yet