About Taringa!

Popular channels

Criaturas Criptozoologicas

Aka Allghoi Khorhoi
La peculiaridad en la descripción de esta criatura es que podría rociar a sus víctimas con ácido, el cual causaría la muerte a éstas. También se dice que sería capaz de producir descargas eléctricas.
En la criptozoología, suele describirse como un gusano largo y fino de 90 a 120 centímetros de longitud, y que supuestamente vive en Mongolia y que habría sido visto por primera vez en 1926 en el desierto de Gobi en Mongolia. Se dice que hiberna durante todo el año salvo en el verano.



Bestia de Gévaudan
Bestia de Gévaudan, es el nombre de un críptido antropófago que asoló la región de Gévaudan, en el actual departamento francés de Lozère, en el centro de Francia, entre 1764 y 1767. Fue un animal que originó una serie de ataques, en contra de las personas, ocurridos entre el 30 de junio de 1764 y el 19 de junio de 1767. Estos ataques, los mas seguidos mortales, comprenden un número entre 88 y 124, según las fuentes del censo realizado, el cual tuvo lugar principalmente en el norte de Gévaudan (actualmente corresponde al departamento de Lozère), region pecuaria. Algunos casos fueron registrados en el sur de Auvernia y en el norte de Vivarais y Rouergue.



Bunyip
Las descripciones de los Bunyips varían enormemente. Usualmente se describen como monstruos marinos. Algunas características de descripciones comunes incluyen una cola de caballo, aletas, y colmillos de morsa o cuernos. De acuerdo con la leyenda, se dice que rondan en pantanos, billabongs, arroyos y ríos. En las noches pueden escucharse sus llamados, mientras devoran cualquier animal que se acerque a sus guaridas.
En criptozoología algunos dicen de que el animal extinto, el Diprotodon, es el origen de tal leyenda.



Chupacabras
El término chupacabras es el nombre de un críptido legendario contemporáneo, que se describe como un ser que atacaría a animales de diferentes especies en zonas ganaderas o rurales. El mito tuvo su origen en la isla de Puerto Rico. Se cuenta que existe en América Central y América del Sur, en países como Costa Rica, México, Perú, Ecuador, Argentina, Brasil, Puerto Rico, Honduras, Nicaragua, Colombia, Guatemala, El Salvador, Panamá, Chile, Uruguay, Venezuela, Paraguay y en algunas zonas del sur de Estados Unidos.



Emela-ntouka
Del tamaño de un elefante y color verde pálido, su descripción general recuerda superficialmente a la de un rinoceronte, incluyendo un cuerno (de marfil) de unos dos metros de largo. Su enorme cuerpo está sostenido por cuatro gruesas patas cortas y posee una cola similar a la de los cocodrilos. Sus mandíbulas están armadas con largos y afilados dientes de forma triangular.
El emela-ntouka es muy temido por los aborígenes, quienes afirman que suele cazar y devorar humanos. También enfrenta elefantes, a quienes atraviesa con su afilado cuerno para luego dejarlos desangrarse. Existen elementos de corte anecdótico que sugerirían la posibilidad de la existencia real del animal: Lucien Blancou, jefe inspector del África Ecuatorial Francesa en el decenio de 1950, escribió acerca de una feroz criatura, más grande que un búfalo, que era considerada como de gran peligrosidad por los pigmeos locales: "...también se sabe de la presencia de una bestia que ocasionalmente destripa elefantes, pero no parece prevalecer allí tanto como en los distritos mencionados. Se supone que un espécimen fue muerto unos veinte años atrás en Dongou, pero en la (margen) izquierda del Ubangi y en el Congo Belga." transladado por Bernard Heuvelmans, "En la pista de animales desconocidos", 1959.
Los mitos coinciden en situar al animal en los vastos terrenos pantanosos que conforman la cuenca del Río Congo. Es, por lo tanto, de naturaleza anfibia. Las historias coinciden al afirmar que rara vez se lo encuentra reunido en grupos: se lo considera un cazador solitario


Mokèlé-mbèmbé
El Mokèle-mbèmbé (en lingala "el que detiene los ríos", también conocido como mbulu-embembe en Camerún, nyamala y amali en Gabón, es una bestia común de la mitología de varias culturas del África Central; principalmente Pigmeos. Mayoritariamente se la ubica en los pantanos del río Likouala-aux-Herbes en la República Popular del Congo. En la República Centroafricana recibe diversos nombres: los banziris le llaman songo, los bandas, badigui ("diablo acuático"; en el distrito de Birao recibe el nombre de guanerú; en Baya se le llama diba.
La presunta existencia real de la criatura es objeto de debates entre criptozoólogos.



Mapinguarí
El zoólogo brasileño David Oren, que recogió más de cien testimonios de supuestas personas que aseguraban haberlo visto, propone que el mapinguarí podría ser un perezoso terrestre, criatura que se cree se extinguió hace 9000 años, pero que podría haber sobrevivido en las profundidades de la selva amazónica. Las pisadas de este perezoso eran similares a las humanas, y sus excrementos se asemejaban a los de los caballos, tal y como supuestamente ocurre en el mapinguarí. En cuanto a la supuesta boca en el estómago, Oren señala que podría tratarse de una glándula situada en el abdomen. Esta misma teoría ha sido utilizada para asociar al perezoso terrestre con las leyendas indígenas de los gigantes patagones, en la región de la Patagonia.

0No comments yet