Check the new version here

Popular channels

El diario de un vampiro parte 3

Hola y bienvenidos usuarios de Taringa, se que paso muchisimo tiempo desde que hice la segunda parte pero aca va la tercera espero que les guste, antes de empezar quiero aclarar unas cosas para que no haya problemas esta historia no esta basada en ninguna serie. juego, pelicula, etc. Salvo por la manera que son las criaturas sobrenaturales (Por ejemplo los vampiros de aqui son casi iguales por no decir iguales a los de la serie de television Vampire Diaries) Solo en la manera que tienen sus poderes y la forma en la que son, pero no la historia, nisiquiera sus origenes y una cosa más esta es la primera historia que hago, asi que si ven algun error por favor avisenme, espero lo disfruten, comenten, puntuen y compartan un saludo.

Capitulo 3:
Empecé a caminar y a pensar un poco. Al cabo de un rato recordé lo que le dije a esa chica rara que me dio su sangre para convertirme… le dije que fuera a mi casa en la noche. Empecé a correr con la híper velocidad hacia mi casa, de cualquier modo no había casi nadie en la calle. Cuando llegue a mi casa la chica estaba sentada en mi puerta, la miré extrañado y le Pregunte:
Yo: ¿Estás lista? A lo que ella responde.
Chica: obvio que si pero… ¿Que es lo que vas a hacerme?
La mire con un rostro suave y acaricie suavemente su cabello largo para calmarla
Yo: tendrás que beber mi sangre… y morir…
Dije eso último con una voz un tanto extraña, no sé por qué. Simplemente fue así.
Chica: Esta bien, ¿vamos a dentro?
Asentí y entramos a mi casa, primero me mordí el brazo y se lo entregue, ella bebió muy feliz me mordí muchas veces más porque ella no dejaba de beber mi sangre, luego yo empecé a beber la suya, tuve un gran escalo frio que me recorrió todo el cuerpo y no podía dejar de alimentarme de ella, tuve un hambre que jamás en mi vida había tenido, solamente mi cuerpo me ordenaba que no me detuviese, ella no se resistía y yo seguía haciéndolo. Hasta que ella se desmayo… Pero eso no me detuvo y murió.
Sentí una sensación exquisita en todo el cuerpo de poder… poder recorriéndome todo el cuerpo, acosté el cuerpo sin vida de ella en el sofá… era horrible que le matara de esa forma pero volvería… sabía que volvería, mi cuerpo largaba un frio anti natural podía sentirlo, mi piel era extremadamente pálida y mis ojos estaban casi carmesí, sin duda me encontraba bastante débil porque no parecía una forma muy humana… que digamos.
Las siguientes horas pasaron rápida y perdidamente, yo me encontraba oyendo cosas lejanas, sintiendo olores nuevos, veía cosas muy no se… extrañas. Todo era fantástico pero el hambre… el hambre arruinaba todo lo genial que podía ser, un hambre persistente y molesta que nunca paraba, que te resecaba completamente sentía como poco a poco la sangre de mis venas se secaba y todo lo demás se deshidrataba. De la nada la chica despertó repentinamente tomando una bocanada de aire, me asusto el ruido porque aun no me acostumbraba demasiado a oír tantos ruidos juntos.
La chica me miro temblorosa y me dijo:
Chica: Me siento horrible…
Yo: Estarás bien solo necesitas sangre humana.
Le dedique una sonrisa maliciosa y le susurre al oído:
Yo: Podrías al menos, decirme cómo te llamas.
Ella: Claro, mi nombre es Cindy Wyman y el Tuyo es…
Yo: Dante Hoffman un gusto… dije eso ultimo casi riendo.
Creo que sería prudente que tú terminaras la transición y yo me alimentara de alguien.
Ella asintió y salimos de la casa, tuve que ayudarla a caminar un poco, porque se sentía muy mal. Cuando llegamos a una plaza casi vacía donde solo había un grupo de diez chicos y chicas empezó la diversión hipnotice a todos para que no recordaran nada, y con mi pequeña seguidora nos alimentamos de todos, los sentamos a todos juntos contra una pared y les di de mi sangre para que se recuperaran, ninguno murió por suerte. Me alimente tanto que ni siquiera tuve esa horrible sensación de hambre, por suerte no matamos a ninguno pensé y Cindy, ya empezaba a desmayarse.
No aguanto más, antes de que se desplomara duramente al piso la tome y la lleve en brazos, tenía un perfume delicioso… no sé porque tuve ese pensamiento. Cuando llegue a mi casa, la recosté en el sofá ella estaba respirando suavemente tal vez desmayada, me senté en una silla y me puse a pensar si lo que estaba haciendo estaba bien… ¿Y ella? Qué pasaría si su ansia era demasiado fuerte, ya me costaba demasiado a mi aguantar las ganas de matar y beber sin parar. La mire y ella estaba parándose y le dije suavemente:
Yo: ¿Estas mejor?
Cindy: Mucho mejor, mira…
Sus ojos se enrojecieron, sus colmillos crecieron más y se me acerco lentamente recostándose en mi pecho.
Cindy: Pensé me estabas mintiendo… pero ahora hare todo lo que quieras, soy… Me di cuenta que esa última parte la pensó un poco y al final susurro:
Cindy: Soy tu seguidora
Yo: Muy bien, porque necesito ayuda contra un grupo de licántropos.
Te protegeré con mi vida susurro y se alejo de mí porque aun estaba en mi pecho y se sentó en el sillón otra vez, hubo algo de silencio y luego dijo:
Cindy: Al menos, ¿tienes alguna idea de donde están?
Yo: No, pero una amiga vampira llamada Lara nos ayudara a encontrarlo. Aunque no me aviso nada por ahora.
Cindy: Esta bien pero quiero irme a mi casa, toma mi número y mi dirección así seguimos en contacto.
Los escribió en un papel, tenía una letra algo fea… era redondeada en fin, lo dejo sobre la mesa y simplemente se fue, por fin tenía tiempo para pensar un poco.
Alex murió esta perfecto pero… ¿cuántos serán los licántropos que queden?... Quería pensar en otra cosa… En Lara tal vez. No puedo permitirme pensar en eso… Entonces.
No soy una marioneta, no pienso serlo. ¿Por qué tengo que hacer lo que el consejo me diga? Es una idea loca pero… no quiero haya más vampiros en esta ciudad, primero acabare con los licántropos y luego con el consejo… Esta ciudad no necesita nada más… Somos una raza horrible… si somos una raza claro está, somos monstruos no se puede negar. Pero tengo que vivir con esto, ahora pertenezco a este lugar y yo decido que quedara… o que se destruirá.
Fueron ideas que pasaron fugazmente por mi cabeza, además no puedo destruir al consejo, no soy tan fuerte… no podría contra todos ellos… solo me embriague en poder un segundo, quien sabe tal vez algún día eso pase, pero tendrá que pasar su tiempo.
¿Lara donde estas?… hasta que mi teléfono sonó y le mire entusiasmado no me equivoque si era Lara. Atendí rápidamente y ella me saludo gentilmente diciéndome:
Lara: Hola Dan
Yo: No quiero ser malo pero dime Dante por favor.
Se escucho una risa y dijo:
Ya sé donde están, estoy saliendo para tu casa. Un pajarito me conto tu dirección llegare en unas horas hare algo en el camino cuídate dijo finalmente y corto.
Corte el teléfono y me di cuenta que era de noche al mirar por la ventana todo se veía de un color más claro, era negro obviamente pero todo poco a poco se volvía más gris dejándome distinguir bastantes cosas sin mucho detalle. Tome el papel que me dio Cindy… Pensé un segundo:
Debo llamarla… creo que eso estaría bien. La llame en un segundo y ella atendió rápidamente.
Cindy: ¿Quién es?
Yo: Soy la persona más interesante que conociste en tu vida
Cindy: Dante… eres tú, no crees que es demasiado pronto para estarme llamando hace apenas unos minutos que me fui.
Yo reí de una manera algo histérica y luego susurre:
Yo: Es que tengo algo importante que decirte… no salgas al sol o vas a morir.
Se me había pasado totalmente de largo, si ella salía al sol moriría por las quemaduras.
Ella: ¿Enserio? Maldita sea…
Yo: ¡Pero sé cómo ayudarte! Solo que debes esperar un tiempo…
Ella: Okey como quieras.
Me corto apenas termino de pronunciar la última palabra y me hizo sentir mal por haberlo hecho de esa forma pero por suerte alguien tocaba la puerta… ¿Lara? Abrí y era ella, me miro con unos ojos muy tiernos a los cual no me pude resistir soltando una sonrisa y dejándola pasar.
Lara se sentó lentamente en el sofá viéndome sonriente hasta que pronuncio suavemente:
Ella: Estuve extrañando estar contigo.
Yo me sonroje no sabía que más hacer me puse nervioso hasta que susurre:
Yo: También me paso lo mismo… Te extrañe… intensamente.
Esa parte final con un tono más fuerte, hasta que ella sonrió y se levanto caminando hasta mi lado.
Ella dijo dejando de sonreír: Ya sé donde están, tenemos que atacarlos ahora que es de noche, si tienes a alguien que nos ayude llámale que yo voy a traer armas. Lo pronuncio todo bastante rápido y luego salió por la puerta dejándome un beso en la mejilla. Me puse a pensar…
Solo tengo a Cindy ella podrá ayudarme y terminando de pensar eso la llame, atendió hablando con un tono un poco bajo:
Cindy: ¿Dante?
Yo: Necesito tú ayuda cindy, ven rápido.
Cindy: okey ya voy.
Alguien llamo a la puerta y le abrí, era una chica de pelo lacio hasta los hombros y de color castaño. Llego con un congelador en brazos y me dijo:
Desconocida: Hola, me manda Lara, voy a ayudarlos y te traigo bolsas de sangre para que no estés débil.
Yo: Esta bien, entra.
Las dejo al lado del sofá, abrí el congelador, había muchas bolsas estaba totalmente lleno de hielo además de las bolsas que estaban hasta arriba y empecé a beber las bolsas por puro placer porque no tenía hambre, le arroje a las manos una a la desconocida, le dije con los ojos rojos y sangre chorreando por mi mandíbula:
Yo: Soy Dante, me alegro que nos estés ayudando. Una amiga llegara pronto por el mismo motivo.
Desconocida: Soy Sam
Un placer dijo mientras se bebía su bolsa de sangre.
Cindy llego y le abrí.
Yo: Sam ella es Cindy es también vampira como nosotros.
Sam: Que bien, con nosotros cuatros serán suficiente pero bebamos sangre todos.
Nos fuimos hasta el congelador y bebimos unas cuantas bolsas cada uno, cuando quedo poco menos de la mitad las metí al congelador de mi heladera.
Cuando volví Sam ya le estaba abriendo a Lara y esta llegaba con una mochila la cual le salía una ballesta afuera lo suficiente como para poder verla parcialmente.
Lara: Tengo todo aquí
Dijo mientras sacaba la ballesta, unos cuchillos y dos pistolas con algunos cargadores.
Lara: Hay unas pistolas con diez balas cada una once con la de la recamara suficientes para los cuatro no la usen salvo que sea extrema urgencia y también cuchillos para todos.
Yo la mire y dije:
¿Cuchillos? Enserio…
Lara: Tienen acónito idiota, igual que las balas de las armas y luego rio, es una hierba que mata hombres lobo… ojala sirviera la plata, pero eso es mentira ah y una cosa más, la ballesta es mía terminando el discurso la tomo, nos dio los cuchillos y armas a cada uno se detuvo en Cindy, me miro y le dijo:
Lara: No nos han presentado, un gusto soy Lara.
Cindy: soy Cindy mucho gusto.
Lara dijo finalmente a todos:
Perfecto chicos vamos a matar a esos malditos, al auto vamos.
Nos subimos y ella se puso a conducir.
Los demás guardaron el arma y el cuchillo donde pudieron, yo creí que sería mejor tener todo a mano… salvo el arma que la guarde en mi pantalón en la parte de atrás y la tape con la remera.
Lara: Ya casi llegamos.
Mire a fuera y era en un campo, no había nada en varios kilómetros así que podríamos hacerlo tranquilamente.
Lara: Bueno repasemos el plan de nuevo, serán no más de treinta o cuarenta, lo que hacemos será atacarlos por sorpresa y irnos lo más rápido que podamos.
Todos asentimos y se escucho que Cindy dijo okey, al rato llegamos pero faltaba bastante para llegar a una gran casa muy grande de dos pisos, lo suficiente para que haya cuarenta personas como dijo Lara, nos acercamos furtivamente todo lo que pudimos hasta que vimos que había guardias en todos los lados de la casa Lara a velocidad vampira mato a dos que estaban en la parte de adelante con absoluto silencio.
Es una gata pensé sonriendo ella me miro sonrojada, olvidaba que podía leer mis pensamientos Lara dijo:
Subiré al techo para atacar a los que están en la parte de atrás, Dante intenta entrar sin hacer ruido. Cindy ve por la izquierda, Sam por la derecha, luego intenten entrar y maten a todos los de abajo, luego suban al segundo piso.
Todos asentimos y avance hasta la puerta agachado, necesito permiso para entrar… o matar al dueño. Tiene que haber otra forma pensé y hice ruido lo suficiente como para que alguien saliera, tome una piedra rápidamente y me subí arriba de del techo para agarrarlo por sorpresa alguien salió, lo oí, arroje la piedra lejos entre la maleza para que hiciera ruido sino seria en vano.
Era un hombre, a velocidad vampira fui detrás de él y le raje el cuello con la navaja, se escucho un gruñido no muy fuerte y cayó al piso, lo puse boca arriba y le arranque el corazón tenía que estar seguro de que estaba muerto.
Me moví agachado hasta la puerta y pude entrar a dentro, creo que tuve suerte mate al dueño de la casa. Vi a un tipo de espaldas mirando una pintura al lado, había una escalera bastante alta, había una puerta cerrada a la derecha de la habitación a velocidad vampírica fui al lado del tipo y le quebré el cuello al instante.
Abrí un poco la puerta de la derecha para ver quien había adentro dos hombre y una chica.
Rápidamente le atravesé el cuello al que tenía más cerca pasando por la mandíbula, hasta llegar al cerebro creo y la saque lazándosela al corazón al otro tipo que estaba sentado, además de impactado.
La chica apenas pudo reaccionar pero no alcanzo a hacer nada mientras le quebré el cuello, recupere mi cuchillo y mire las dos puertas que había a mi alrededor.
Una al lado de una chimenea y otra a mi lado, Lara entro por la puerta que deje entre abierta y me sonrió ampliamente, bien hecho susurro y dijo:
Afuera todo está limpio, mande a Cindy y Sam a arriba para que acaben con los que quedan, nosotros tenemos que abrirnos paso hasta el sótano ahí estará lleno de guardias solo matemos los que podamos silenciosamente y luego disparémosles.
Asentí, ella fue por la puerta de la chimenea, yo por la que tenía a mi lado, estaba vacía salvo por un tipo que dormía en un sillón le atravesé el cuello con el cuchillo y se lo quebré, había una puerta a la izquierda y entre. Dos tipos estaban charlando:
El primero: Alex murió, hermano y me molesta que Leila este al mando…
El segundo: Lo sé ella es tan idiota, pero es más fuerte que nosotros.
Le arroje a uno el cuchillo y le di en el cuello, al otro lo mate arrancándole el corazón, que puntería, pensé, luego reí y tome el cuchillo.
Camine hasta una escalera que iba hacia abajo, el sótano seguramente, fui hacia atrás buscando a Lara estaba viniendo hacia a mi justo.
Encontré el sótano dije rápidamente y le tome la mano para que me siguiera. Fuimos hasta ahí y la mire, ella dijo: Ya toda la casa está despejada salvo el sótano, hay como veinte personas muertas en toda la casa.
Vamos dije yo al final, quiero terminar con esto.
Fuimos silenciosamente hacia abajo y había una puerta al final de esa parte del sótano el problema es que había como diez personas charlando y viendo tv en un sillón.
Estaba por sacar el arma pero ella negó, debemos hacerlo silenciosamente me susurro, bajo a velocidad vampírica, con la ballesta mato a una chica que se encontraba charlando y empezó a degollar a los tipos del sillón los mato en un instante, antes de que los cinco que quedaban alertaran a los demás le corte la garganta a uno, le arroje el cuchillo al otro, mientras le quebraba el cuello a otro, Lara se abalanzo sobre uno tapándole la boca y el ultimo casi lanza un grito antes de que yo le quebrara el cuello también.
Lara apuñalo rápidamente al chico que había puesto los ojos amarillos asesinándolo, solo quedaba una puerta y un último lugar al que despejar.
Recuperamos todo lo que habíamos lanzado a nuestros enemigos licántropos y Lara saco su arma diciéndome:
Ya es hora Dante.
A lo que yo respondí silenciosamente:
¡Al fin!, Saque mi arma y nos preparamos los dos juntos.
Abrí la puerta suavemente y había otra vez alrededor de diez personas adentro, Lara y yo empezamos a disparar matando a casi todos pero una chica agarro a Lara y estaba a punto de morderla, pero no iba a permitir que pasara eso, corriendo rápidamente le atravesé el cuello con mi navaja y murió.
Ella me sonrió y dijo agitada: Gracias.
Se tiro a mis brazos y me beso en los labios, fue el beso más exquisito que di en mi vida.
Debemos quemar la casa susurre y ella asintió diciendo:
Tengo muchas latas de gasolina en el auto, la casa de madera hará el resto del trabajo. Salimos todos y cuando estábamos afuera nos encontramos con una chica llorando y gritándonos:
Chica: Son unos malditos… matar a toda mi manada de esta manera no es honorable… vampiros asquerosos.
Gritó y sus colmillos crecieron al igual que sus ojos se ponían de color amarillo.
Debe ser Leila le susurre a Lara y ella asintió.
Leila: ¡Los matare!
Gritó, mientras se acercaba corriendo a nosotros abalanzándose sobre la pobre Cindy pero rápidamente saque mi cuchillo y le atravesé la garganta pero me miro y se acercaba a mí, sacándose el cuchillo del cuello, saque mi arma y le dispare los dos tiros que me quedaban en el cuerpo, cayo rendida y le arranque el corazón al instante.
Metan los cuerpos que están afuera dentro la casa mientras yo traeré la gasolina dijo Lara, mientras yo caminaba con ella a ayudarla.
Tardo un rato pero todos los cuerpos estaban a dentro, echamos gasolina en todas partes y quemamos la casa por completo.
Agarre la mano de Lara mientras veíamos como se quemaba la casa y ella apoyo suavemente su cabeza en mi hombro.
Todo esto de los licántropos se acabo… por fin pensé, por fin susurro Lara y me apretó la mano sonriendo.
Cada uno partió por su camino y Lara vino conmigo a mi casa, guardamos todas las armas en mi armario y ella susurro finalmente…
¿Puedo quedarme a dormir contigo?
Yo no pude evitar soltar una sonrisa y un ¡sí! suavemente.
Vayamos a tomar unas bolsas de sangre dije y juntos de la mano sacamos varias del congelador.
Empezamos a beber suavemente las bolsas pero en un momento sentí… Sentí el poder recorriéndome el cuerpo, mi cuerpo empezó a largar un frio congelador y empecé a beber muchas bolsas en un segundo, cuando recapacite estaba toda mi boca llena de sangre, Lara me miraba riéndose y susurrando:
¿Un frenesí?
Se tiro a mis labios y empezó a lamerme la sangre de la mandíbula, se sentía muy bien pero me detuve y la bese intensamente. Luego me mordió el labio y dijo:
¡Vayamos a dormir ya! fuimos hasta la cama, chocando contra las paredes a velocidad vampírica, le quite la blusa, la mordí, la acaricie, ella me quito la remera, me rasguño… todo fue tan intenso. Cuando llegamos a la cama nos desnudamos rápidamente y obviamente… Hicimos el amor, por todas partes, fue genial.
Cuando desperté ella estaba acostada en mi pecho, yo me levante, me vestí y fui a la cocina.
Abrí la heladera, saque todas las bolsas de sangre que había en el congelador y empecé a beber… ¡Las bebí todas y cada una de ellas!
Me sentí lleno de poder y quería más, mucho más, me dispuse a salir a beber de cualquier persona que me cruzara, simplemente ya no me importaba pero alguien me clavo algo en la espalda, me ardió como el fuego y seguía extendiéndose… caí de rodillas con la vista borrosa y era Lara lo vi como pude, tenía una jeringa en la mano y dijo: Lo siento… Es… Hizo una pausa es verbena.
Con mis últimas fuerzas la vi irse por la puerta, simplemente cerré los ojos y me desmaye.


Muchas gracias por ver! y espero que les haya gustado cuidense y para terminar algunas imagenes.
Vampiro alimentandose.

Licantropo muriendo.
0
0
0
0No comments yet