Check the new version here

Popular channels

El entierro prematuro

Poco y mucho se sabe acerca de los entierros prematuros. Durante siglos pasados era una muerte muy común debido al poco avance de la medicina, por lo que un gravísimo error cometido en ese tiempo era dar por muerto a los pacientes y enterrarlos aún con vida, dándoles una terrible y mortal segunda oportunidad para vivir sus últimos momentos de vida.



Este tema trajo consigo bastante preocupación y polémica en la sociedad de ese entonces, dando inicio a una fobia denominada "tapefobia", que es el miedo irracional a ser enterrado vivo.



Se empezaron a crear ataúdes de seguridad con cubiertas de vidrio para que puedan ser rotos y se abra una oportunidad para poder salir de una muerte horrible, incluso numerosas personas pedían que al ser enterradas se atará a su muñeca una cuerda sujeta a una campana en la superficie para poder alarmar a sus alrededores y puedan ser socorridos.




Hoy en día con los avances de la medicina se puede dar por fallecida a una persona con mucha mayor exactitud, pero, ¿será cierto esto?.




En los siglos pasados eran comunes los ladrones de ataúdes, quienes aveces encontraban a personas aún vivas en estos. Además, eran casos numerosos, la minuciosidad al enterrar los cadáveres era menor que hoy en día e incluso se utilizaban los mismos pozos para colocar varios cadáveres, de modo que, al agregar un segundo cadáver podía verse el primero en una posición totalmente diferente a la que fue colocado en un inicio, haciéndose saber que había intentado inútilmente escapar. Hoy en día la seguridad de los cementerios es mucho mayor, y los casos de entierros prematuros son casi nulos por lo que no alarman a ningún individuo, pero aún así puede darse la posibilidad de que sigan habiendo infortunados que sean enterrados prematuramente y nunca salga a la luz su caso, puesto que en el sentido más literal de la palabra, quedarán enterrados sin ver la luz por toda la eternidad. Teniendo en cuenta esto y muchos otros factores, ¿no tendrían ningún tipo de miedo que de un momento a otro estés en un estado de coma o insconciencia y al despertar estés enterrado a oscuras?



El entierro prematuro es considerada una de las peores formas de morir, incluso comparada con ser incinerado, pero hasta podría ser peor que esta última. Morir bajo tierra en un ataúd completamente a oscuras es una muerte lenta y agobiante, tan sólo imagínense el hecho: ser víctima de una claustrofobia extrema al no tener espacio para moverte, no poder ver absolutamente nada, ser sofocado poco a poco al faltarte el aire, pensar en toda tu vida, en los seres queridos que te están llorando en ese momento y que no están enterados de tu horrible situación, el pánico, la frustración, el delirio, y todo esto extendiéndose a unas largas y eternas horas.



Personalmente al conocer todo lo que he expuesto, en mi lecho de muerto mandaría a que incineraran mi cadáver, o bien seguiría el ejemplo de George Washington y exigiría que me enterraran después de al menos tres días de darme por muerto. Saquen ustedes sus conclusiones.

Casos de entierro prematuro: (fuente: www.entreelcaosyelorden.com)


Isaac Ramirez Perez

Era de San Andrés Minas en Honduras. Tenía 27 años. Fue declarado muerto en el Hospital de Occidente tras realizarle una cirugía de vesícula el 7 de Octubre de 2009.
Después de que se le diera por muerto, fue velado por su familia durante varias horas. Una vez que se le dio sepultura (en el cementerio de Azacualpa, aldea de La Unión, Copán), los vigilantes cambiaron el turno a los compañeros de la noche. Durante la noche, oyeron aterrados golpes y voces desde un nicho: “¡Sáquenme de aquí!, ¡Sáquenme de aquí!, Noelia, mamá!". Esto sucedió el 8 de Octubre de 2009.
“Siempre hacemos rondas, aquí se duerme poco. A veces con tanta historia y con la soledad es normal que se escuchen cosas, pero esa noche se oyó bien cuando el muchacho gritaba." Contó uno de los vigilantes. "Eran gritos de angustia, pero nosotros teníamos temor. Pasamos toda la noche pensando en lo que habíamos escuchado”, relató uno de los centinelas.

Cuandose hizo de día y los guardias hicieron el cambio de turno, comentaron lo ocurrido a sus compañeros y entonces se enteraron de que el día anterior habían sepultado a Isaac.

El hermano de Isaac señalando el nicho.
De inmediato la noticia corrió en el pueblo y avisaron a los parientes. A las ocho de la mañana, los hermanos de Isaac y los vecios llegaron hasta el cementerio. Los familiares, armados con una barra abrieron la tumba y sacaron el ataúd.

El cuerpo de Isaac estaba sudado, la camisa que escogió su madre para enterrarlo estaba desabotonada y su pecho presentaba varios arañazos.
Tenía sudor en la frente, el cuerpo estaba flexible y caliente.
“Cuando abrimos el ataúd Isaac sudaba, estaba caliente y abrió un ojo. No podíamos creer lo que estaba pasando". Dijo el hermano.
Cuatro horas después el médico certificó por segunda vez en 24 horas la muerte de Isaac, pero esta vez por asfixia.




Anna Hockwalt

Nota periodística del 8 de febrero de 1884, publicada en diario The New York Times:
“DAYTON, Feb. 5.- Una sensación fue creada aquí por el descubrimeinto del hecho que la señorita Hockwalt, una joven dama de la alta sociedad, quien supuestamente había muerto improvistamente el 10 de Enero fue enterrada viva.

La terrible verdad fue descubierta solo hace unos días y desde entonces ha sido el comentario de la ciudad. Las circunstancias de la muerte de la señorita Hockwalt fueron peculiares. Ocurrió en la mañana del matrimonio de su hermano con la señorita Emma Schwind en la iglesia Emannel. Poco antes de las 6, la joven se estaba vistiendo para la ceremonia y había ido a la cocina. Unos momentos después fue encontrada sentada en una silla con su cabeza apoyada en la pared y aparentemente sin vida.. el Dr. Jewett la declaró muerta.

En esos momentos se estaba leyendo la misa en la iglesia Emannel y se pensó que lo mejor era continuar, y el matrimonio fue realizado en majestuosidad.

El examen mostro que Anna era de temperamento excitable, nerviosa y sufría de taquicardia. El Dr. Jewett pensó que esta era la causa de la supuesta muerte. Al dia siguiente, la dama fue sepultada en Woodland. Los amigos de la señorita Hockwalt no fueron capaces de olvidar la terrible impresión de que sus ojos tenían un inusual color natural y no podían desechar la idea de que ella no estaba muerta. Ellos llevaron su preocupación a los padres de Anna y el solo pensamiento los asusto tanto que el cuerpo fue sacado de su tumba. Fue reportado que cuando el ataúd fue abierto se descubrió que el supuesto cadáver de Anna estaba recostado en su lado derecho. Se había arrancado el cabello de raíz y se había mordido la carne de los dedos.

El cuerpo fue nuevamente enterrado y se hicieron esfuerzos para negar los hechos, pero hay quienes afirman que vieron el cuerpo y que las cosas pasaron como se cuenta."

En diciembre de 1877, la "Gaceta Médica Británica (British Medical Journal)" publicó un artículo sobre el caso de una mujer desconocida quien fue enterrada en una fosa común. Días después del suceso, la tierra que ella tenía encima fue removida para sepultar ahí otro cuerpo y se observó que la manta en que el supuesto cadáver de la desconocida estaba envuelto se hallaba totalmente rasgado. La mujer incluso se había roto las extremidades tratando de salir de su sepulcro.



Mary Norah Best

Tenía 17 años, era la hija adoptiva de la señora Moore Chew. En 1871 fue declarada muerta de cólera en Calcuta, India. Fue introducida en un ataúd de pino y llevada a la cripta familiar de la familia Chew en un antiguo cementerio francés de Calcuta.
Diez años después, en 1881, la cripta fue reabierta para introducir el cuerpo de su tío. Al entrar, el asistente del sepulturero encontró la tapa del ataúd de Mary en el suelo. Su esqueleto estaba con la mitad dentro y mitad fuera del ataúd. Aparentemente después de ser sepultada, Mary despertó y luchó violentamente hasta que fue capaz de abrir la tapa de su féretro.
La hipótesis más aceptada sobre este caso indica que Norah fue envenenada por el cirujano que la declaró muerta precipitadamente (él obtendría algún beneficio con su muerte). Después, Norah habría despertado encerrada en un ataúd y lo habría hecho caer al suelo con un movimiento brusco. Roto, el féretro le habría permitido salir, pero el golpe en la cabeza por la caída la hizo desmayarse y posteriormente, morir.




Mr. Jenkins

En febrero de 1885, el diario The New York Times publicó la historia de un hombre identificado como "Jenkins", quien fue declarado muerto después de pasar varios días en cama, primero con fiebre y después gélido, sin moverse y sin pulso aparente. Jenkins fue enterrado pese a que las personas que pusieron su cuerpo en el ataúd afirmaron que estaba tan flexible como el de una persona viva.
Días más tarde, el féretro fue exhumado con el objetivo de hacer un reacomodo en el mausoleo familiar donde estaba. Los encargados de hacer el traslado abrieron el ataúd para evaluar si el cuerpo podía viajar tal como estaba o si era más conveniente llevarlo en una base de metal y descubrieron el cadáver boca abajo, con grandes trozos de cabello arrancado en sus manos, además de varias rasgaduras en la tela del sarcófago.


0
0
0
0
0No comments yet