About Taringa!

Popular channels

El hombre que vino de Taured

Cuantas veces no hemos escuchado hablar de las puertas dimensionales o de espacio tiempo como un fenómeno de curiosidad.
Imaginamos agujeros que se abren de la nada en el aire, donde antes no había nada, aparece uno, y quien sabe que puede salir de ahí,puede ser un objeto de otra dimensión o algo que desapareció de nuestro mundo como todo lo que desaparece en el triangulo de las bermudas, o incluso, algún ser cósmico que se perdió por accidente y ahora a llegado aquí, a nuestra dimensión.

Existe el caso de un hombre que se cree pudo venir de otra parte.

Era 1954,En un aeropuerto de Tokyo las oleadas de visitantes y trabajadores salían y entraban de los aviones con rigurosidad. Los trabajadores de los aeropuertos tienen que estar todo el tiempo en las casillas de abordaje y de venta de tickets mientras que las mujeres van de un lado a otro atendiendo preguntas y otros servicios a los incautos dentro del avión, y fuera de este. En las filas acordonadas donde se reciben a los recién llegados para extraditar una permanencia en el país un hombre entrega su pasaporte.

En el pasaporte dice el nombre del país de donde viene y este es de Europa. Al ver el nombre del país donde fue acreditado el documento la muchacha o muchacho que recibe su pasaporte llama a otro trabajador de la base para que venga a ver esto.

EL pasaporte del hombre menciona un país llamado Taured.

Debido a la extrañeza del caso, funcionarios del aeropuerto escoltaron al misterioso pasajero a una sala de interrogatorios para hacerle una entrevista, mientras se llevaban a cabo una verificación de sus antecedentes y tratar de comprobar la autenticidad del pasaporte.

El hombre misterioso dijo que su país estaba en Europa de donde el, venia e incluso para mostrar algo real llevaba la moneda legal de varios países europeos en una billetera de gran tamaño.




Mientras los funcionarios de aduanas estaban confundidos, el tema pasó de desconcierto a cierta hostilidad por parte del hombre misterioso. El hombre afirmó que estaba en Japón por negocios, el tercero en los que iba del año. Dijo que llevaba cinco años viajando a Japón y que su empresa era una filial de un conglomerado internacional. Los sellos en el pasaporte parecían estar correctos y todo aprecia concordar con la versión del misterioso pasajero.

Entonces los funcionarios contactaron con la compañía que aseguró con la que debía reunirse, pero esta dijo que nunca habían oído hablar de él, ni de la empresa que él representaba. Además el hotel en el cual tenía hecha una reserva no tenía constancia alguna de él.

Entre los documentos que portaba, se encontraban una licencia de conducir de Taured. También tenía una licencia de conducir internacional, que era completamente válida, además de un talonario de depósitos para una cuenta de un banco desconocido.

El hombre hablaba varios idiomas, incluyendo el japonés. Dijo que su lengua materna era el francés, pero cuando le mostraron un mapa del mundo manifestó que su país no estaba en él.

El hombre puso en el dedo en el mapa donde estaba el Principado de Andorra, entre España y Francia. Pero menciono que el nombre estaba incorrecto a lo que los agentes le dijeron que no era asi pero él estaba convencido de que no existía ningún país llamado Andorra, argumentando que su país existía desde hace casi 1.000 años.

Pasaron las horas y en vez de encontrar respuestas a sus preguntas, el rompecabezas sólo hacía que complicarse más. Finalmente, el hombre quizo solicitar la presencia de las autoridades gubernamentales superiores, pensando que estaba siendo participe de una broma cruel. Los funcionarios al no querer creer que todo eso era posible decidieron detenerlo, llevándolo a una sala de seguridad del aeropuerto, donde permaneció durante casi ocho horas hasta que las autoridades de Aduana decidieron trasladar al hombre a un hotel cercano con órdenes superiores de mantenerlo detenido hasta que se llegara a una decisión sobre el asunto.

Se mando que dos guardias de seguridad del hotel cuidaran la puerta.
Según los dos guardias no se escucho nunca un solo ruido proviniendo de adentro. Al día siguiente un trabajador mayor del hotel abrió la puerta mandado por alguien de aduanas para ver como estaba el hombre. Mayúscula fue su sorpresa cuando vio que el hombre había desparecido, se había esfumado y de inmediato aviso de esto a Aduanas al teléfono. el departamento en el que residía el hombre tenia entre curiosidades, que no contaba con ventanas por lo que su desaparición era algo imposible.

La desaparición del hombre se hablo con las oficinas de inmigración y con la policía de Japón para realizar una búsqueda hasta que paso mucho tiempo y nunca se encontró al misterioso hombre. El hombre nunca existió y de esto se hablo en los registros del aeropuerto y de inmigración donde los papeles del hombre seguramente fueron quemados o también desaparecieron como el misterioso hombre.










Un incidente similar ocurrió en 1851, cuando un hombre que se hacía llamar Joseph Vorin fue encontrado vagando en la localidad alemana de Fráncfort del Óder. Cuando las autoridades alemanas le pidieron al hombre que se identificara, Vorin les dijo que él era de Laxaria, un país en el continente de Sakria. Esto desconcertó a las autoridades ya que ese lugar no existía en el mundo.

En 1905, fue detenido un joven en París por robar comida. Según dijeron las autoridades, el joven hablaba un idioma desconocido, y después de un extenso interrogatorio, el misterioso joven dijo que era de un lugar llamado Lizbia. Las autoridades pensando que quería decir Lisboa, por lo que le mostraron un mapa de Portugal, y solicitaron la presencia de un intérprete portugués para que hablara con el joven delincuente. Cuando el intérprete comenzó a hablar con el joven pronto se dio cuenta de no era de Lisboa. Además según explicó el intérprete, el lenguaje del joven no era un balbuceo inventado ya que tenía todas las reglas sintácticas consistentes de un lenguaje similar al Esperanto. Con el tiempo, el hombre de habla extraña fue liberado, y nunca se volvió a saber de él.

El conocido investigador de lo inexplicable, Charles Fort comentó una vez sobre los visitantes de otros planetas: “Si ha habido alguna vez casos de teleportaciones de seres humanos desde otro lugar de la Tierra, una investigación de las enfermerías y asilos podría dar lugar a algunas revelaciones maravillosas. A principios del año 1928, un hombre apareció en Nueva Jersey, diciendo que había venido desde el planeta Marte. Dondequiera que hubiese venido, todo el mundo sabe a dónde fue después de decir eso”.

En la actualidad ya son muchos los científicos que creen la teoría de los otros universos. Como hemos podido comprobar a lo largo de nuestra historia ha habido una gran cantidad de casos que bien podría tratarse de misteriosas apariciones en diferentes universos. Pero, es cierto que a día de hoy estas teorías no se han podido llegar a demostrarse.

Eso es todo, deja tus puntos aquí abajo lince.
0No comments yet