Canales populares

El Juego de la Copa (Tucuman, historia de terror real)

Hace tiempo que escucho un programa radial "LA NOCHE DE LOS GUARDIANES" emisora del norte argentino, la cual tiene un segmento semanal donde relatan distintas vivencias de personas que tuvieron algun roce con lo sobrenatural, tome como hobby transcribir aquellos relatos mas impactantes para compartirlos, este post tiene una dedicatoria especial para todos los hnos linces que cayeron en la segunda guerra mundial cibernetica, contra la tirania de 4chan, siempre se los recordaran como los valientes heroes que combatieron la opresion....


Si vas a comentar hacelo con el debido respeto, pensar distinto no te da derecho alguno de manifestarte de forma tan arbitraria y arcaica, la violencia es el ultimo recurso de los inadaptados..



Maquinola te dejo este sound track para ambientar el post...


link: https://www.youtube.com/watch?v=f9gZcuKq4FI



EL JUEGO DE LA COPA


Hola guardián me llamo pablo, soy de aquí de la capital, ya conocía tu programa “la noche del terror” pero nunca quise escucharlo porque tiempo atrás consideraba que todo lo relacionado a lo sobrenatural eran estupideces de gente ignorante y supersticiosa, sin embargo como vos decís “no pasa, hasta que te pasa”.





Estudio en la facultad de ingeniería aquí en la nacional de Tucumán, en la facu me hice un buen grupo de amigos, cuando estábamos en el segundo año de la carrera, ya habíamos afianzado los vínculos y era común las salidas con los changos, entre ellos estaba Miguel que venía a estudiar desde “la banda” (Santiago del estero) y Raúl quien es de la capi como yo, (nuestro grupo esta compuesto por dos varones mas pero por respeto no doy sus nombres).





Con los muchachos (los 5 de siempre) organizamos ir a pasar un “finde” en mi casa de campo en “Tafi viejo”, llegamos un viernes por la mañana bien temprano, después de acomodarnos en el lugar, hicimos un asado al mediodía, comimos mientras charlábamos, quiero mencionar que Miguel es un muchacho muy introvertido, tímido, con poco trato con los demás, pero cuando se tocaba en muchas de nuestras interminables charlas alguna temática sobre lo paranormal, mostraba un fuerte conocimiento sobre el tema.





Ese día transcurrió sin mayores percances, cuando ya estaba oscureciendo se largó una lluvia torrencial, uno de los chicos saco un fernet y así se pasaron las horas tomando, nos pusimos hablar sobre “apariciones”, “duendes”, etc. En un momento creo que más nada por el alcohol comencé hacerles la contra a mis amigos diciendo - “todo lo que hablan es una boludez, nada de lo que dicen es cierto” - miguel mirandome muy serio respondió - “el hecho de vos no creas no significa que no existan, están cosas si existen” -





En fin nos pusimos discutir cada uno daba su argumento, como yo veía que era al vicio seguir así, le recrimine casi en tono de broma - “haber demostradme que existen esas cosas” – miguel miro a todos y hablo – “bueno dale, hagamos el juego de la copa yo sé hacerlo “ – un silencio invadio a los que estábamos ahí, como yo no creía en ese momento nada de las historias que siempre se contaron sobre este tipo de juego acepte, solo para dejar en ridículo a mi amigo (esto es algo que hasta el día de hoy me arrepiento).





Quedamos que todos íbamos a jugar, yo encontré una cartulina que sirvió para hacer de tablero (Miguel con una lapicera hizo todo el abecedario) como no teníamos un puntero tomamos un pequeño cenicero para que cumpliera esa función, nos fuimos al comedor apagamos la luz y nos sentamos en el piso en forma de circulo, de estar forma comenzó la invocación, la intención era contactar con el espíritu de una persona que había muerto hace poco y era un familiar de otro de los chicos de nuestro grupo.





Mi amigo comenzó diciendo -“ hay alguien aquí?” - sinceramente al ver que no pasaba nada, me comencé a reír, miguel me miro nomas y sigo insistiendo – “si hay algún espíritu queremos hablar con vos” – como seguía sin haber respuesta, me levante con la intención de prender la luz, estaba en ello cuando la luz del comedor se prendió y se apagó sola, un poco intrigado volví a sentarme. Miguel pregunto de nuevo - “hay alguien en esta casa?” - para sorpresa de todos el cenicero marco “si”.





Supuse que mis amigos me hacían una broma y si ese no fuera el caso, la cinercia motora inconsciente de nosotros era lo que movía el puntero, miguel rápido pregunto - “quién eres?, cómo te llamas?” - el tablero marco -“mujer”- , mi amigo seguía insistiendo -“dame tu nombre”- pero solo obtenía como respuesta - “no puedo” - , Raúl un poco asustado pregunto – “ cuando moriste?” – se marcó en la cartulina –“ 1846” - , otro de los chicos exclamo – “sos un espíritu malo u bueno” – el cenicero no respondió esta vez, solo oscilaba entre las palabras “si y no” como burlándose de nosotros.





Un poco fastidiado, casi gritando dije - “hace una señal para demostrar que estas aquí”- apenas termine de hablar, un termómetro con forma de delfín que estaba a dos metros de nosotros exploto (mis viejos lo habían traído como recuerdo de un viaje a mar de plata, tenía la peculiaridad de cambiar de color de acuerdo a las temperaturas del ambiente), me entro el pánico y ahora si creía que realmente, un espíritu estaba en la casa, lo más terrorífico fue ver que en el tablero se marcaba la palabra “muerte, muerte” a cada rato, miguel pregunto “alguien va a morir” y después de un rato el puntero formo la palabra “familia”





Ya todos estábamos muy nerviosos por esas palabras, yo sentía un escalofrió que invadía todo mi cuerpo, de forma sorpresiva Raúl grito asustado (el comedor de mi casa tiene un ventanal grande que da justo al patio trasero) cuando le preguntábamos que paso, él nos contó que justo vio pasar a una mujer por el ventanal (lo que decía era algo imposible, no había nadie aparte de nosotros allí y la casa más cercana estaba a unos 50 metros).





La situación pudo conmigo me pare y prendí la luz del comedor, al hacer esto los demás hicieron lo mismo, miguel un poco preocupado nos habló “esperen, tenemos que cerrar el juego, no se vayan” – todos les dijimos que era suficiente, que ya no daba para seguir jugando, sorpresivamente se volvió a sentar y trato de seguir solo pero ya no pudo concluir el juego, para cambiar el ambiente, puse un volumen alto para escuchar música e insistí para terminar de tomar el fernet.





Ya cuando se hicieron las 12 de la noche, comenzamos a escuchar ruidos por la casa, yo trataba de no darle importancia pero estaba con un miedo terrible, nos asustamos al ver que la puerta del pasillo que conectaba a las demás habitaciones de la casa dio un golpazo tremendo contra la pared, como si alguien la hubiera empujado con todo, entre todos solo nos miramos sin decirnos nada, decidimos cortar todo por esa noche y nos fuimos a descansar





Para sentirnos más seguro, dormimos en la habitación de mis viejos (ya que había una cama de dos plazas, trajimos los colchones de las otras piezas y los tiramos al piso) dejamos la luz encendida, yo seguía pensando todo lo que habíamos pasado momentos antes y realmente me asustaba la situación, trate de aguantar el mayor tiempo posible pero al final el sueño me venció, nos despertamos por los gritos de Raúl, pudimos ver en la ventana una mujer colgada de las rejas, la cual desapareció rápidamente.





Al preguntar que paso, Raúl nos dijo que durmiendo se despertó al sentir un tirón muy fuerte que lo saco del colchón, al abrir los ojos vio que al final de sus piernas había una mujer agachada en cuclillas que lo miraba, se asustó mucho porque al agarrar su celular y alumbrar a esta mujer tenía un color pálido similar a los cadáveres, el olor que había en la habitación era insoportable, un fragancia fétida, putrefacta.





Estábamos los cincos todavía sin saber qué hacer, cuando comenzamos a oír la voz de una mujer que decía - “Miguel, Miguel, Miguel” – lo estaba llamando a nuestro amigo, a todo esto Raúl se acercó hasta la ventana para abrirla y así disipar el olor que había en la habitación, al hacerlo grito nuevamente, nos acercamos y vimos a una mujer no mayor de 50 años, que se desplazaba por todo el patio llamando a miguel, (es increíble pero la misma levitaba sin tocar el suelo además no tenia piernas), uno de mi amigos comenzó a insultarla para que se fuera de ahí y nos dejara tranquilos.





Yo le pregunte a Miguel que se podía hacer, el solo me respondió - “hay que terminar el juego, no se va hasta que lo terminemos” – pero la idea de jugar nuevamente no agradaba a nadie (ya eran como las 4 de la mañana) pero no había de otra, salimos todos de la habitación en dirección al comedor, (cuando íbamos caminando, se comenzó a sentir un sollozo en el patio - “Nooooooo, Nooooooo, Nooooo me quiero ir” –





Nos volvimos a poner en círculo en el piso esta vez con la luz encendida, de pronto la luz se apagó y vimos asustados que esa mujer apoyaba su cara en el ventanal del comedor con las manos extendidas, (era como la había descripto Raúl con un color pálido, las manos llenas de tierras y una ropa de antaño), miguel solo decía en voz alta - “ que quieres” – la respuesta fue “ quiero quedarme con Uds.” – mi amigo acoto “ no te podes quedar aquí, ya se te acabo tu tiempo” - el puntero marco – “ viví poco tiempo, mucho dolor” – Raúl le gritaba ándate de acá, un corriente helada invadió la habitación, yo me pare con la intención de prender la luz pero algo me empujo y caí al piso, Raúl con los otros dos lloraban mientras insultaban.





De pronto vimos pasar a esa mujer por medio de nosotros, la cual se puso detrás de Raúl y le comenzó a tirar de los cabellos mientras se reía, el olor que había era insoportable como azufre (el olor del azufre es similar al de los huevos podridos) yo con la intención de ayudar a mi amigo me estaba parando, pero miguel me grito “no te pares” este a su vez comenzó a exclamar - “ándate, no es tu tiempo, volve a tu lugar” – el cenicero se movía rápidamente hasta que estallo, yo de la impotencia comencé a rezar y a llorar por todo lo que estábamos viviendo, habrá pasado unos 2 minutos que se escuchó un grito de sufrimiento y todo ceso con ello.





Le pregunte a miguel si ya todo había terminado y este con un gesto asintió dándome a saber que si, que les puedo decir fue horrible pasar el sábado en mi casa, el domingo nos volvimos para San Miguel (capital) yo no me podía reponer de todo lo vivido y sentía mucho miedo al recordar las palabras “muerte” que se habían formado al jugar con la copa, paso una semana nada más que Raúl asustado me llamo llorando diciéndome que su hna con su cuñado habían fallecido en un accidente de tránsito, lo que se había dicho en mi casa se cumplió….





Con el tiempo nos volvimos a juntar, todos un poco intrigados le preguntábamos a miguel porque ese espíritu lo llamaba aquella vez en la casa, este nos confesó que si bien era de la localidad de “la banda” en Santiago, toda su niñez y parte de su adolescencia creció con sus abuelos en “Ingeniero Forres” (localidad de la misma provincia) su abuelo era un conocido curandero de esa zona, si bien había muerto hace poco, tenía fama de ser un brujo muy poderoso, este hombre quiso introducir en lo esotérico a miguel, dándole libros con muchos conjuros , pero el siempre se mantuvo al margen ya que la sola idea de practicar magia negra le daba miedo.





El detonante que hizo decidir a miguel alejarse de allí, sucedió cuando tenía 14 años, nos contó que después de haber trabajado se acostó muy cansado en la pieza de su tío, se despertó con la noche muy entrada y decidió volver a su cuarto, cuando se estaba acostando en su cama, pudo ver por la ventana que daba al patio, a su abuelo arrodillado con la cabeza agachada en la higuera que estaba cerca del horno de barro y de forma extraña un hombre muy alto aparecio de la nada, (miguel nos conto que se asusto mucho porque ese "ser" tenia las patas como si fuera un animal como las de un caballo, ademas una luz tenue como un halo lo cubrio, ahi se dio cuenta que su abuelo pactaba con el demonio), se pudo alejar de todo eso al irse a vivir con un pariente, en "la banda" pero el asegura que por culpa de su abuelo ahora lo acosan ciertos espiritus.......






AGUANTE EL PACO Y LAS HISTORIAS DE TERROR VIEJA, NO ME IMPORTA NADA...

Si deseas mas historias paranormales te invito a ver mis publicaciones anteriores...
0No hay comentarios