Check the new version here

Popular channels

El Suceso Que Nos Convirtió En Presas -Parte 3

Hola a todos gente, ¿Como andan? , vengo a dejar el tercer capitulo de mi historia espero les guste , comenten, y si quieren mas , siganme

Capitulo 1 de esta historia: http://www.taringa.net/posts/paranormal/17777589/El-Suceso-Que-Nos-Convirtio-en-Presas.html
Capitulo 2: http://www.taringa.net/posts/paranormal/17881042/El-Suceso-Que-Nos-Convirtio-en-Presas--Parte2.html



Capitulo 3

Hasta que la muerte los separe


‘‘..Y usted ¿acepta ser fiel a Luis, su futuro esposo en las buenas y en las malas, en la enfermedad y la salud, como en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte los separe?’’

En ese momento venia un zombie atrás mío, no me di cuenta. Cuando iba a mirar para atrás, algo me chocó, fue mi esposo, usó su cuerpo como un escudo y lo mordieron a él. Me di vuelta rápidamente y le dispare al muerto, pero mi esposo ya estaba mordido. No sé cuántos eran, pero eran demasiados y lograron romper la puerta delantera.
-¡¡A la puerta trasera!!¡¡Vallan todos, yo me quedo!!
-¡No! ¡Por favor no me dejes sola!-
-Estoy mordido, da igual lo que haga, en cualquier momento moriré de toda formas, cerca hay un pueblo, ¡lleva a los niños ahí! ¡Vete!-
Me empujó al patio trasero, cerró las puertas con traba y llave para que no pueda entrar devuelta a la casa, intenté con todas mis fuerzas abrir la puerta, pero me resulto imposible hacerlo, lo único que escuché fue:
-Vengan mierdas los estoy esperando-.
Se escucharon 5 disparos, ningún grito, pero él no hubiera dejado que esos zombies se lo comieran, seguramente se habría suicidado, no se, solo de pensarlo me pone triste.
‘‘-Si, acepto’’.



-¿Y papá?-Me dijeron mis hijos asustados, no sabían lo que estaba pasando.
-¿y tu esposo?
No sabia que decir y como se lo tomarían todos, preferí callarme y mirar a mi hermana, lagrimeando.
-¡Suban al auto, vámonos, papá vendrá después, ahora suban! ¡Rápido!-
-¡¡Pero…esperemos a papi!!-
-¡¡Arriba del auto dije!!-grité enojada, asustada, no sabia que sentía en ese momento, solo quería huir, y salvar a mi familia, no dejaría que el sacrificio que hiso mi esposo fuera en vano.
Todos subieron después de mi grito, pero estaban preocupados y asustados.
-Busca, abajo del asiento hay un mapa, dime hacia donde queda el pueblo más cercano-Le dije a mi hermana.
-El pueblo más cercano se encuentra a unas horas de aquí-
-Entonces ya sabemos dónde ir –dije yo agarrando la palanca de cambios.
En 3 horas pasamos por autos chocados, por partes donde habían demasiados muertos, hasta que llegamos.
Bienvenidos a Sarmiento. Decía el cartel .Luego de unos minutos allí vimos que estaba medio tranquilo el lugar, solo 2 o 3 zombies habían, pequeños grupos de ellos nomas.
Decidimos ir al lugar de centro turístico, buscamos el edificio, y lo encontramos. Entramos al lugar, pero estaba oscuro, era de noche.
-Cuida a mis hijos-Le dije a mi hermana.
Mi hermana, mi pequeña hermanita, una vez me dijo que quería ser como yo, no sé por qué, pero me lo dijo con tanta seriedad…Siempre cuando ella tenía problemas en la escuela yo siempre trataba de ayudarla en lo que podía, y un día me dijo que quería llevarme la cola de mi vestido de casamiento y yo le respondí que sí.
-Lo haré no te preocupes-me respondió.
Entre al centro turístico, y como loca entre a buscar folletos donde digan tiendas o un lugar para poder abastecerme por unos días y encontré un mapa turístico, me lo llevé.
*Se escucharon voces afuera.


-Escuché algo –me dijo mi hermana.
-No se preocupen, vamos a la tienda más cercana, vamos caminando, para que no escuchen el ruido del auto-Respondí yo
Llegando a la tienda escuchamos voces, nos asomamos a una esquina y vimos la tienda y entraron unos chicos a la tienda. Cuando de repente…
-PUM-se escucha un disparo que viene de la tienda.
-¿Que hicieron? ¿Son buenos? ¿Por qué se están robando mercadería?-me dijo mi hermana.
-No sé, pero no arriesgare a mis hijos.-Esperemos a que el grupo se valla.-
Me asome y cuando los vi, se veía al final unos 3 o 4 zombies, en lo que uno del otro grupo dijo:
-A lo lejos vienen 3 o 4 zombies- o algo así entendí yo.
Se apuraron y se subieron a sus autos. Se fueron rápido, eran 2 vehículos pasaron alado de nosotros y no nos vieron, eso fue raro.
Cuando vimos que se habían ido , nos fijamos los zombies que venían , pero cuando estaban por llegar a la tienda , un gato paso maullando donde estaban ellos, al parecer el pobre gato no sabía que esos eran zombies , y los gatos como son asustadizos se fue corriendo , y los muertos lo siguieron.
La tienda está despejada y cuando fuimos allí nos dimos cuenta de que había mercadería todavía .y de repente…
-¡Ahhhhh!-
-¡Mamá!-
Gritaron mis hijos, y fui corriendo a donde estaban ellas. Era un cuerpo, al parecer de un guardia de seguridad probablemente de esa tienda.
-¿Tú crees que ellos lo mataron cuando estaba vivo?- me dijo mi hermana.
-No, si tu lo miras bien, tiene el cuerpo frio, se nota por el color, eso quiere decir que ya estaba muerto.- respondí yo –Trae el auto, nos llevaremos lo que queda.-
A los minutos trajo el auto y subimos todo, busque en el mapa un barrio, y encontramos uno. Había una casa que me sorprendió tenia las luces prendidas, apenas se notaba por que cerraron las persianas para que no se vea la luz.
-Espera, esos 2 autos que están estacionados ¿no son los que estaban en la tienda?-Le pregunte a mi hermana.
-Si son esos.-
-No tenemos otro lugar más seguro donde ir ahora, ésa casa esta protegida, no durara mucho pero una noche nos puede ir bien. Tenemos que hacer las paces con ese grupo, no creo que sean malos, no quiero arriesgar a mis hijas así que quédate aquí, yo avisare si son buenos.-
-Pero ¿y si no lo son?-me pregunto mi hermana muy preocupada.
-Si tardo mucho, vete…-le dije yo
-No, eres mi hermana-
-No te preocupes, estaré bien, solo digo, por las dudas-Respondí, no quiero que nada malo les pase a mi familia.
-Haré lo que pueda hermana-.
Agarré un poco de mercadería, para llevar al estilo ‘’vengo en paz’’, no sabía cómo podían reaccionar.
Yendo para la casa, fui pensando en mis hijos.
Yo tengo una hija llamada romina de 5 años y mi hijo Gabriel de 12.Romii le digo a mi hija y Gaby a mi hijo, a él le molesta porque dice que suena como niña si lo digo así.
Estoy justamente al frente de la casa, ahora mismo voy a golpear la puerta.
Toc Toc*


Escucho pasos que se acercan a la puerta.
Se abre la puerta.*

-Hola ¿Todo bien? Pasa, ¿no sabes lo que pasa afuera o qué? Me llamo Gabriel, Gusto en conocerte.-.


Minutos antes.


- ¿Me traes la guitarra Michael?-Le dije a él.
-¿Dónde está?-
-En mi pieza, vos sabes dónde está-Le respondí.
Michael se había ido a buscar la guitarra mientras que yo me quedé en la sala principal con Lucas y Scott.
-Scott cuéntame de tu vida-le dice Lucas.
-Como le dije a Gabriel, entreno y cuido perros cada vez que necesito dinero para pagar mis estudios, lo que pasa es que vengo de una familia humilde y bueno, él dinero nunca alcanza.-
De repente baja Michael con la guitarra.
-Pero, ¿no nos van a escuchar si tocas la guitarra?-
-Si toco bajito no creo.- le respondí a Michael.
-Bueno entonces, no sé, tócate una payada jajaja.-me dijo Lucas.
Cuando estaba a punto de tocar la guitarra…
Toc Toc.

-Alguien tocó la puerta, ¿quién será?-dijo Scott.
-No sé, todos prepárense, no sé qué loco podría estar afuera-dije yo – Yo Abro la puerta-
Fui caminando lentamente hacia la puerta, y antes de abrirla me fije por el poso que tiene la puerta para ver quien era. Al parecer era una mujer y estaba sola, tenía comida en la mano, creí que era una trampa así que hice una seña con la mano, diciendo que esperen, levantando la mano. Abrí la puerta y vi a la mujer, y le dije:
-Hola ¿Todo bien? Pasa, ¿no sabes lo que pasa afuera o qué? Me llamo Gabriel, Gusto en conocerte.-
Con la mano derecha levantada a punto de dar una señal por si era una trampa, como no abrí toda la puerta, me tapaba la mano derecha.
-¿Ustedes son malos? Tengo una familia, así que respóndeme de una vez por todas, si ustedes son de confiar.-Me dijo la desconocida
-¿Y cómo sé que puedo confiar en ti?-
-No sabes, a si que dime.-
- Si, somos buenos, es más, recién estaba a punto de tocar la guitarra y después íbamos a comer, ¿dónde está tu familia?-
-Están esperando a que les diga que son buenos-Me dijo seriamente.
-Tráelos, puedes probar que somos buenos, si quieres quédate y que tu familia se quede afuera desprotegida tú decides.-
Ella se fue, y yo para no parecer malo, simplemente cerré la puerta para no ver hacia donde se dirigía como un símbolo de confianza .Me parece que desconfió de mí, no la culpo, estos acontecimientos que están sucediendo nos cambió a todos, y nos seguirá cambiando…
A los 10 minutos, golpearon las puertas de nuevo…y era ella otra vez.
-Decidimos verificar realmente si ustedes son buenos, pero ten en mente, que hoy los vi a ustedes saliendo de una tienda con mucha mercadería y cundo entré había un cuerpo, como si se tratara de un robo.-Entró diciendo muy desconfiada.-
Atrás de ella la seguían, una señorita con un parecido a ella y 2 niños con caras de asustadas.
-Hola, me llamo Sofía...-Me dijo con una mirada de desconfianza.-Gabriel, espero que la pases bien.- respondí yo para no generar ‘’malas vibras’’.
Cuando entraron los niños inmediatamente me di cuenta de que estaban muy asustadas, lo descubrí cuando me miraron…seguramente, habrán pasado por cosas peores que yo…pobres niñas…
-….-Entraron los niños muy asustados, como si un muerto hubieran visto.
-Pasen chicos , ¿por qué esas caras? .-Dije por que entraron con unas caras de suma tristeza y miedo , aparte de la poca confianza con la que me miraban…-Miren chicos, aunque no lo parezca , yo también estoy asustado, pero no me queda otra que enfrentar a los miedos, para vivir tranquilo, me llamo Gabriel.-
Primero cerré las rejas de adelante, no quiero que entren más de esos muertos.
Cuando entraron, todos se quedaron en silencio.
-¿Quiénes son ellos?- me preguntan los chicos.
-Me llamo Silvina, y esta es mi familia. Mi hermana Sofía.-hola.- y mis hijos, Romi y Gaby-.
-Hola.-
-Yo me llamo Lucas, El que tiene la guitarra se llama Michael, veo que conociste a Gabriel, y el que está sentado en el sillón se llama Scott, espero que nos llevemos bien.
Era una situación incómoda pero la gente se iba adaptando, creo yo.
-Gabriel, ¿cómo puedes tener luz?- me pregunto silvina.
-Mi abuelo fue un gran ingeniero en su época, y con mucho estudio y esfuerzo pudo diseñar una máquina a base de imanes y otras fuentes, para hacer un ‘‘motor para la electricidad’’ de la casa, el motor no es infinito por que los imanes pierden su atracción haciendo que la maquina no funcione… la verdad no se cuanto tiempo le queda, por eso aprovecho la luz. –
-Gabriel, ¿puedes tocar la guitarra? Como para poner un buen ‘‘ambiente’’ jaja.- dice Michael.
-Claro, como no.- agarré la guitarra y me puse a tocar temas tranquilos ya que estaban todos callados, por suerte la casa es de un buen material, así que cuando yo tocaba la guitarra no se escuchaba casi nada afuera.
Al tocar la guitarra veía que las niñas venían a ver como tocaba, al parecer la música, les hiso olvidar aunque sea por un momento sus problemas.
-Gabriel, quiero hablar contigo por favor, ven.-Me llamó silvina.
-¿Qué pasa?-
-Yo te vi a ti y a tus amigos salir de una tienda con mucha mercadería ,y corriendo como si fuese un robo , además cuando ustedes se fueron en los autos , yo entré a esa tienda para ver si dejaron algo y me encuentro con un guardia de seguridad muerto… ¿¿A caso ustedes robaron la tienda??.-
Obviamente no sabía la verdadera historia y seguramente desconfiaba de nosotros porque al ver esa situación habrá pensado que nosotros matamos al guardia para robarle. Entonces le expliqué todo sacándole las dudas y la desconfianza hacia nosotros.
-Entonces eso era lo que paso… perdón por desconfiar de ustedes, creí que eran malas personas… me acabo de dar cuenta de que me equivoque, lo siento.-Me respondió ella.
-No hay problema silvina, yo hubiera pensado lo mismo.- Dije yo.
A partir de ahí, todo mejoró en nuestro grupo ahora más grande.
Empezamos a salir a buscar mercaderías y otras cosas, porque con cada día que pasaba había más zombies en las calles, pero no solo ahí, sino también en las casas… Ya no era seguro estar en ningún lugar.
Al cabo de unos días empezamos a buscar en parejas sobrevivientes, y una de esas ‘‘Parejas’’ resultó ser la de Sofía y Michael, que después de salir varias veces en busca de provisiones terminaron haciéndose realmente una pareja.
Con la luz que teníamos, podíamos usar todo lo eléctrico, como por ejemplo el lavarropas, ya que si no tendríamos que vivir con la ropa sucia. Pero un día la profecía se cumplió…
0
0
0
0No comments yet