Popular channels

El torturador (propio)

Era una noche oscura, fría y lluviosa, de esas que están buenas para quedarse en casa con algunos amigos viendo películas, jugando algunos juegos por unas horas o simplemente viendo series de su infancia.
Yo estaba con dos amigos, Nicolás y Diego, jugando en la consola que había traído Diego, estaban jugando Nicolás y él, yo estaba preparando algunas cosas para comer y beber, porque supusimos que íbamos a estar al menos ocho horas jugando o viendo algunas series, ellos se quedarían a dormir y al otro día se irían a su casa, pues mis padres no iban a estar por todo el fin de semana y algunos días más.
En fin, de repente se corta la luz y nosotros pensamos que no iba a pasar nada hasta que alguien golpeó la puerta, no era ninguno de los dos, ellos y yo estábamos en el sillón y yo estaba en el medio, yo decido tomar algún objeto contundente que tenía a mano, era una lata de desinfectante en aerosol con un encendedor.
Cuando procedo a abrir la puerta de la entrada, siento un escalofrío terrible que me recorre la espalda y decido no abrir, pero ni bien suelto el picaporte de la puerta, ésta se abre sola, y con la luminosidad de un rayo pude ver la silueta de una persona delgada y alta con algo semejante a un bolso de gimnasio como este:


El sujeto me empuja y suelto mi "arma de destrucción masiva certificada por Bruce Lee", y dice algo parecido a "Ustedes van a ser mi forma de entretenimiento esta noche" y me golpea con lo que yo supuse era un palo de roble.
Despierto un tiempo después, arrodillado y con los brazos encadenados, Nicolás y Diego están en jaulas separadas, el cuarto donde estoy es oscuro, iluminado solo por unas cuantas velas color rojo carmesí, ya muy gastadas, el sujeto aparece caminando con algo parecido a una túnica negra con manchas de sangre por doquier, es alto, pálido y está muy tatuado, tiene tatuado todo su sistema circulatorio y el nervioso también. Se acerca a mí, deja el bolso en el suelo y de él saca una gillette como esta:


y dice "Con esta hermosura, te voy a filetear como a un pedazo de carne". Yo traté de librarme de las cadenas, pero eso enojó mas al Sujeto y me dijo "Soy un torturador, mi trabajo es hacerte la tortura mas cruel que te puedan dar". Me implantó un aparato para mantener abiertos los ojos, después me tomó la mandíbula con una mano y con la otra me empezó a cortar el ojo izquierdo, el sufrimiento era terrible, sentía como el frío acero inoxidable me atravesaba la cornea y seguía buscando aún más lugar, después de agonizantes intentos de insertarme mas la afeitadora, el Torturador me la retiró moviéndola de lado a lado, a todo esto, yo estaba gritando como nunca antes en mi vida, el Torturador me cauterizó la herida del ojo para que no me desangrara y decidió ir por Nicolás.
Nicolás y Diego estaban hiper asqueados por lo que acababan de ver, Nicolás trataba de sacarse de encima al Torturador, pero él lo sujetó con una cadena, lo tomó de la nariz y le dijo "Así que sos de los difíciles? Ahora vas a ver" y le insertó algo parecido a una navaja en el oído izquierdo, luego lo empezó a girar hacia un lado y hacia el otro, fue horrible, nunca imaginé que fuera posible algo tan horrendo. Le sacó el instrumento, le cauterizó las heridas y se dirigió a Diego, agarró algo de su bolso parecido a un bisturí, pero muy usado y casi sin filo. 
Se acercó a Diego y le clavó el "bisturí" en la garganta, antes de que su víctima muriese de asfixia, le puso una pajita (o sorbete) en la nueva cavidad que le abrió.
Se dirigió a mí y tomó de su bolso algo muy parecido a una maquina de tatuar y con mi propia sangre me tatuó un pentaculo en el medio de la frente, dijo "Occide amicis vestris" y sentí un calor tremendo en todo el cuerpo, pude ver como mi piel se tornaba de un color rojizo y me crecían garras muy extrañas de las uñas.
Sentía que algo poseía mi cuerpo y me obligaba a matar a mis amigos... No recuerdo como los maté, pero cuando me "destransformé" el Torturador seguía ahí, mientras mis amigos estaban en un charco enorme de sangre y el Torturador la bebía. Dijo algo como "Ahora la muerte de tus amigos te va a perseguir por el resto de tus días, al igual que la marca del Pentaculo en tu mano y en tu pecho". Luego de estas palabras el Torturador desapareció y yo me desmayé, desperté en un hospital, con esposas atadas a la camilla, una venda que recorría mi pecho y una en la mano izquierda, mis padres estaban dormidos y el Torturador se acercó a mí para decirme "Diabolus autem quod et in te" y desvanecerse. 
Mis padres se despertaron y me contaron que me encontraron en el living de la casa con los cadáveres de Nicolás y Diego a mi lado y que pensaban que yo los había asesinado y luego me había hecho esos pentagramas en el pecho y en la mano, yo empecé a llorar y de mi ojo torturado salían lágrimas sangrientas mientras que del otro no salía nada, mis padres no se preocuparon en lo absoluto.
 Después de unas horas llegó la policía para decirme que iba a estar un tiempo en el reformatorio y que luego estaría 30 años en prisión por las muertes de mis amigos, traté de explicar lo que pasó y pensaron que estaba loco.
 Aún sigo estando en prisión y sigo esperando a que el Torturador me vuelva a visitar a ver si me puedo librar de este infierno que estoy viviendo diariamente, todas las noches sueño con imágenes de mis amigos muertos.
 Yo sé que el Torturador sigue viendo como sufro y disfruta con eso, esta noche voy a masacrar a todos con un punzón que me dieron.
0
0
0
0No comments yet