Check the new version here

Popular channels

El Umbral (Tucuman, Arg - Historia de terror real)

Hace tiempo que escucho el programa radial "La Noche de los Guardianes" el cual tiene un segmento semanal donde relatan distintas vivencias paranormales acaecidas en distintas parte del Norte Argentino, tome como hobby transcribir aquellas historias mas impactantes para compartir con uds.


Si vas a comentar hacelo con el debido respeto, pensar distinto no te da derecho para agredir de forma arbitraria....


Maquinola te dejo un sound track para ambientar, Aguantiiiiaa hasta que cargue el post...




link: https://www.youtube.com/watch?v=xP3zLExMIzE


"EL UMBRAL"


Soy Mariela de Catamarca, con el fin de recibirme de abogada estudie en Tucumán por el año 84, al ser oriunda de una provincia ajena, el hospedaje representaba un gran obstáculo para mí, sin embargo para suerte o desgracia mía, tenía una tía radicada en “San Miguel” , mi madre luego de hablar con su hermana (esta última accedió a hospedarme en su casa), la mujer vivía totalmente en soledad luego de un breve matrimonio que no duro más de tres años se separó de su ex marido, a esto sumémosle que nunca había procreado y el plus de que todo nuestros familiares aledaños a su casa la evitaban ya que se rumoreaba que esta era prácticamente de magia negra.





El rumor que recorría y que todos en nuestra familia sabían era que había conocido una mujer con fama de curandera con la que entablo una fuerte amistad, con el tiempo esta termino iniciándola en las mancias oscuras, los dichos aseveraban que esta amistad fue el quiebre de su matrimonio ya que muchas veces mi tía se ausentaba por días enteros sin dar noticias al respecto, por esta actitud no tardaron los problemas con quien solía ser su pareja, quien harto de las desvanencias de mi pariente opto por irse de esa casa.





Así mismo a los pocos meses de su separación, mi tía comenzó atender gente en su hogar y de esta forma de a poco comenzó a ganarse la reputación de ser alguien con muchos conocimientos en el esoterismo, mi mama quien siempre había tratado en vano de que dejara aquello solía ir de visitas con frecuencia (muchas veces me contó que en ciertas ocasiones encontraba a su hermana como una persona normal pero en otras trataba como una persona “ida” completamente callada e inmóvil).





Anteriormente nunca había llegado a tratar con ella, sin embargo estar en su casa era la única opción si quería estudiar leyes, la primera impresión que me dio mi tía al poco tiempo de estar en su hogar fue de considerarla una persona con el sueño cambiado, prácticamente tenía un horario taciturno, por el día se mantenía encerrada en su habitación, no salía para nada, pero llegada la noche recorría todo el lugar, salía o venia su amiga recluyéndose en una habitación que estaba al fondo de la propiedad. (En una ocasión que me levante a orinar en el baño al pasar por la cocina cuya ventana daba al patio vi aquella piecita iluminada por la luz tenue de varias velas).





Con el correr de los días comenzó mi rutina en la universidad, la cursada me tenía totalmente ocupada, gran parte del día pasaba afuera, con respecto a la relación con mi tía no era ni mala, ni buena, si algo limitada a un trato formal nada más, se me hizo común las actitudes de mi tía y el temor que había tenido al principio se fue disipando, a mediados de aquel año la relación se consolido y mi tía era un poco más abierta conmigo, recuerdo que una noche en que cocinábamos la cena, me contó a lo que se dedicaba, me pidió que no le tuviera miedo y aclaro además que todos sus “trabajos” solo lo hacía para ayudar a gente pero no buscaba causar el daño.





Finalizando ese año, en el mes de diciembre, luego de rendir mi tanda de finales, estaba por regresar a Catamarca, recuerdo bien que viajaba a mi pago un día viernes, así que con mis compañeros como una suerte de despedida nos organizamos para cenar la noche anterior, luego de la cena y de charlar con mis amigos, regrese a mi casa pasadas la medianoche, mi tía como siempre estaba en la piecita del fondo.





No quise interrumpirle en sus actividades así que luego de un baño me recosté en mi cama y me quede rápidamente dormida, me despierto sobresaltada por sentir que alguien me hablaba al oído, intente sentarme en la cama y la desesperación aumento mucho más al no poder moverme, (comencé a llorar al ver que en la parte de los pies de la cama había una silueta de una persona que me señalaba, este aparición dio tres pasos hasta la mitad de la habitación y allí se comenzó a elevar hasta tocar el techo, una vez ahí desapareció tomando la forma de un humo espeso color negro).





Juro que no fue un caso de la parálisis del sueño, esto era completamente real. Inmediatamente cuando esa “cosa” desapareció, mi tía preocupada abre de golpe la puerta de mi habitación diciéndome “Mariela estas bien?” , con un temblor en la boca le respondí que sí que estaba bien, la hermana de mi mama cerró la puerta y se volvió a la pieza del fondo, yo no pegue un ojo en lo que resto de aquella noche, quede en vigilia rezando y rezando nada más.





Al día siguiente me fui a Catamarca, pase las fiestas con mis padres, volví pasado el 15 de enero nuevamente a la rutina de los estudios, (a esta altura me olvide completamente de aquel incidente), es en el mes de febrero que nuevamente me tocaría vivir otra situación paranormal , me acuerdo claramente que aquella noche se largó una tormenta eléctrica tremenda, esto produjo que se cortara la luz, al verme impedida de seguir estudiando ingrese a mi habitación coloque una vela sobre la mesita de luz y me dormí.





Desperté agitada por el ruido que producía el picaporte de la puerta, al abrir los ojos veo a una sombra proyectada en la pared, esta sombra amorfa tenía el rostro pálido de una persona con los ojos completamente rojos y en cuya frente dos cuernos invertidos en vez de sobresalir sobre la frente se hundían en dirección a la mandíbula, comencé a rezar desesperada, me dio una taquicardia horrible de explicar, me tape el rostro con la sabana y no pare de orar (en mi desesperación no podía coordinar los versos de la oración).





Me tranquilice al ver las primeras luces del alba, me levante rápido y espere a que mi tía regresara del fondo, luego de contarle lo vivido mi tía solo me contesto “cuando veas cosas extrañas nunca la mires de frente”, estaba completamente asustada aquello me marco mucho pasaron los meses volvieron a pasar cosas extrañas pero no me quedaba de otra, era la única forma de estudiar en Tucumán, en un par de oportunidades cuando iba al baño sentí que me rozaban el antebrazo.





Llegando al mes de noviembre, mi tía se enferma cayendo en cama, el cuadro que presentaba era una gripe normal, los primeros días de estar medicada me asegure que ella durmiera, fue una de las pocas veces que entre en su cuarto, amuletos, velas, libros atados con cintas negras, imágenes, cosas extrañas, esa habitación tenía una ambiente muy sombrío, el aire era muy denso. A la tercera noche en que ella estaba enferma fue que nos toca pasar algo tremendamente horrible, entrada la noche me despierto por sentir el golpear insistente de la puerta de entrada, me quede pensando quien podía ser siendo tan tarde, a los pocos segundos oigo golpear nuevamente la puerta pero esta vez ya no era la puerta de afuera sino aquella que pertenecía a la pieza de mi tía, asustada me acerque, abro la puerta de mi pieza y saco la cabeza al pasillo que comunicaba ambas habitaciones.





Al hacer esto veo a una persona golpeando con el puño cerrado la entrada a la pieza de la mi tía, increíblemente se introdujo e inmediatamente mi tía comenzó a gritarme “mari, mari ven por favor me quieren llevar” al entrar veo a la hermana de mi mama totalmente sacada, desesperada, diciendo que le alcanzara un bolso que estaba junto a la mesa de luz de ahí saco un amuleto como si estuviera echo con alambres (muy chico), solo teniendo esto en manos se calmó, “me quieren llevar, me quieren llevar, quieren mi alma” – repetía con insistencias -





Aun con el tratamiento médico su salud comenzó a empeorar mas gravemente, hasta el punto de estar desahuciada, llame a mi mama (ella viajo de urgencia) y entre las dos convencimos a mi tía de ir a un hospital (costo mucho hacerla entrar en razón para ir al médico, pero dadas la circunstancias de su estado corporal no pudo negarse). Quedo internada en el hospital padilla, sin embargo a la semana murió, en las noches que estuvo en la sala, estaba muy intranquila, me pedía por favor que no la dejara sola y ni apagara las luces de la habitación.





Luego de organizar el velorio y posterior entierro, mi madre busco un sacerdote para llevar un novenario por el descanso de su hna mayor, (termino contándole al cura sobre la actividad que hacía ella), mi mama tenía planeado quedar diez días conmigo, en la décima noche ocurrió algo que nos dejó completamente marcadas a las dos.
Días anteriores para estar más cómodas y seguras, mi madre y yo compartíamos la misma habitación, en la última noche que ella estaría conmigo nos acostamos temprano ya que su viaje era muy de madrugada, entrada la noche nos despertamos por oír el sollozo lastimero de una mujer, prestamos atención al sonido y las dos concluimos que era proveniente de la habitación de mi tía.





Mi mama se armó de valor, y fue a ver qué ocurría, yo salgo detrás de ella ni modo que la deje sola, al salir al pasillo veo que se persigna y se golpea el pecho volviéndose rápidamente hacia mi lado, diciéndome agitada “mari metete rápido, no preguntes” acto seguido luego de entrar, se saca el rosario de su pecho y lo envuelve en el picaporte, al preguntarle qué pasaba me dice que al entrar a esa habitación vio a su hermana con la cabeza agacha llorando y al lado suyo a un hombre horrible con cuernos que le salían desde la frente terminando en los pómulos de la boca, riéndose mientras sostenía con una mano la cabeza de mi tía.





El terror que me entro es inimaginable, era la misma aparición que había visto tiempo atrás, entre las dos nos pusimos a rezar, a medida que lo hacíamos pudimos oír como en toda la casa los muebles eran aventados de un lugar a otro con furia, esa actividad aumento tanto que era similar a estar padeciendo un temblor, lo más impactante fue ver como el picaporte se movía como si alguien quisiera entrar desesperadamente.





Pasaron unas cuantas horas en las cuales no cesábamos de rezar, ya con la luz del día y sintiéndonos más seguras abrimos la puerta de la habitación para que entrara aire, (grave error), acomodando mis cosas para irnos, vemos impresionadas pasar a un hombre con un brillo extraño , el cual se vuelve hacia la entrada y golpeando el marco de la puerta estira la cara sin entrar, era totalmente horrible algo que no cabe en la imaginación humana, (no tenía rostros) estuvo así unos segundos, luego se retiró caminando hacia el fondo.





No hubo nada de que pensar, nos marchamos prácticamente ese mismo día a un hotel, mi padre pidió licencia en su trabajo y se vino a Tucumán para ayudarme a encontrar un lugar para poder seguir estudiando mi carrera, volvimos a traer el mismo sacerdote quien había oficiado la novena, al contarle los sucesos, él nos respondió que en casos como estos muchas veces los lugares donde se han predispuestos a este tipo de artes, quedan malditos.





Por recomendación del cura, lo primero que teníamos que hacer era tirar y quemar todo los utensilios de la difunta, yo por mi lado tome una botella de agua bendita y la eche en su tumba, mis padres comenzaron a desmantelar la habitación, encontramos libros de magia negra amarillentos atados (los cuales nadie se atrevió abrir), al ir a la pequeña piecita en donde ella se encerraba, encontramos un brasero grande donde se quemaban objetos supongo, el techo estaba todo manchado por el oyin del fuego. (allí mismo se apreciaba nítidamente la figura, mejor dicho la silueta de una mujer arrodillada en actitud de penitencia, lo primero que sintió mi madre era ver a su hna)





Nos marchamos de ahí, entre todos los hermanos de mi madre decidieron ponerla a la venta ya que nadie después de saber nuestra historia, quería quedársela, costo mucho venderla paso mucho tiempo hasta que hubo un comprador, al haber vivido por un espacio de casi dos años había entablado amistad con algunos vecinos con los cuales aún mantenía contacto y de vez en cuando visitaba, por ellos me entere que la actividad sobrenatural no había terminado en esa casa y que muchas personas habían visto rondar a mi tía por el patio trasero.





El nuevo propietario del inmueble creo unos departamentos a los cuales puso en alquiler, eso fue lo último que me entere, luego de egresada me volví a Catamarca ejercer y con el paso de los años, lo vivido ahí quedo como un mal sueño. Sin embargo creo que mi tía sufre atormentada por las practicas oscuras cometidas a través de sus prácticas esotéricas…





Si queres mas relatos paranormales, te invito a ver mis post anteriores...
+8
1
0
1Comment
Emi_Reggae_07

No debe existir más miedo que ser niño en el norte.
Te quieren culear desde todos lados...

+1