Canales populares

El valle de las 7 luminarias.

Enigmas los hay por todo el mundo, pero uno de los que tienen mayor misterio aquí en México es el valle de las 7 luminarías debido a sus historias de formulas extraterrestres que usan para hacer crecer sus vegetales, también por sus lagunas que cambian de color para predecir un terremoto entre otras cosas más...

link: https://www.youtube.com/watch?v=je2SS-DDp0A

Una de esas situaciones oficialmente imposible se viene sucediendo en un pequeño pueblo remoto de México… Se encuentra en el Valle de Santiago, y allí la Historia puede cambiar, para siempre, para el ser humano…

Fue la directora del Instituto de Investigaciones Históricas, la señora Guadalupe Rivera, quién “descubre” como cada 40000 años la Osa Mayor se sitúa sobre ese valle, sobre esa ubicación… Aparentemente no tendría más importancia, sin embargo el Valle de Santiago es llamado también como “el valle de las Siete Luminarias”, por que en sus cercanías existen siete volcanes, y la disposición de esos siete volcanes vistos desde el cielo es la misma que la disposición de las estrellas de la Osa Mayor.

Las leyendas locales hablan de la intervención de los dioses en esta “curiosa” disposición… Sin embargo parece muy difícil que haya sido por la intervención del hombre.
El lugar, también llamado Valle de las luminarias, tiene la creencia de que hay vegetales gigantes con fórmula extraterrestre, un lago que sangra y predice terremotos, encuentros con seres de otros planetas y vestigios de antiguas civilizaciones.
Los cráteres se volvieron lagunas y de acuerdo con visitantes es un lugar insólito, pues se difunden sucesos extraordinarios.
Visitantes aseguran que en la laguna conocida como la “alberca”, se siente una presencia.
Dicen que los siete volcanes vistos desde el aire son una réplica de la Osa Mayor, lo que le da un simbolismo astronómico.

La Alberca (Tallacua), queda situado dentro de la zona urbana de Valle de Santiago, con un borde de cráter de 750 metros de diámetro, de aguas sulfurosas y al que, se dice, no se le conoce fondo. Es muy frecuentado por buzos y existe un servicio de lanchas para hacer un paseo por sus aguas.
La Hoya de Cíntora (Andaracua), de agua salada a la que se le atribuyen propiedades curativas para enfermedades de la piel. Situado en el corazón de esta topografía fascinante. Posee infinidad de cuevas y en el interior de muchas de ellas hay pinturas rupestres enigmáticas y misteriosas. Hay huertos de árboles frutales como el naranjo, y abundante vegetación de ajenjo y estafiate. Se han encontrado vestigios arqueológicos. Actualmente se le usa como zona de cultivo.
La Hoya de Flores (Membereca), donde existen restos de un centro ceremonial prehispánico, cuevas con pinturas rupestres y manantiales que brotan de las rocas. Es el más grande de los cráteres. En su interior hay aguas termales y sus tierras fértiles han producido grandes cosechas. Las primeras verduras gigantes se dieron aquí.
Rincón de Parangueo (Liricua), de aguas alcalinas, al que se puede llegar a través de un túnel, de 500 metros de largo, excavado en la roca. En su interior hay un lago de aguas tranquilas. También se pueden encontrar infinidad de cavernas que apenas han sido exploradas. Hay petroglifos en algunas de ellas.
Finalmente, en la Hoya de San Nicolás, existen registros de que sus aguas cambian de color, igual que sucede con el cráter de la vecina ciudad de Yuriria.
Visto desde las alturas, Valle de Santiago presenta un panorama que podría pertenecer a un paisaje lunar lleno de cráteres, de tal forma que cuando se sobrevuela la zona, resulta difícil resistir la tentación de evocar misterios espaciales. Tal vez lo extraño de este paisaje, sea la causa de tantas historias relacionadas con alienígenas.
0
0
0
0No hay comentarios