Check the new version here

Popular channels

Has vivido toda tu vida "alienado" sin saberlo



¿Qué es la alienación y porque digo que todos nosotros vivimos alienados? Tratare de explicarlo relatando una historia:

En un lugar alejado del universo, existe una civilización extraterrestre que posee una tecnología increíblemente desarrollada, donde existe tal abundancia que todas las necesidades materiales están satisfechas, y sus habitantes no tienen necesidad de “trabajar”, solo dedican su tiempo libre al ocio o a la investigación.


Un día, un extraterrestre de estos llamado Admetus escucha una historia sobre un lejano planeta llamado “Tierra” donde todos sus habitantes, llamados humanos, viven en un estado de “alienación” permanente. Intrigado, decide ir a investigar con su nave espacial ultra-moderna, y una vez que llega a la tierra, se detiene a observar cómo funciona esta sociedad


Observa que, a grandes rasgos, la sociedad humana esta dividida en 2 grandes grupos: El primero, mayoritario, son los llamados "trabajadores" y el segundo, minoritario, se llaman los "empresarios"

Para observar como interactúan mas de cerca, se dedica a observar la actividad productiva en una hacienda


Alli, 20 trabajadores campesinos trabajan la tierra propiedad de un único empresario, lo que significa que solo el y nadie mas que el puede disponer de aquella propiedad, y producen 40 unidades netas de cereal.


El empresario, a su vez, reclama que ese cereal es de su propiedad, y vende las 40 unidades de cereal en el mercado más cercano.

A cambio de su trabajo, los campesinos reciben 20 unidades de un metal brillante al que ellos llaman “oro” y del que se ponen muy contestos cuando lo reciben. A este intercambio ellos lo llaman “Salario”, van al mercado e intercambian esas 20 unidades de metal por medios para poder vivir (ropa, comida, etc).



Pero en realidad el empresario a vendido las 40 unidades de cereal en el mercado por 40 unidades de oro, de las cuales intercambio 20 con los campesinos como "salario", por lo que aun le quedan 20. De esas 20, gasta 10 en cosas para si mismo y su familia, y las otras 10 en lugar de gastarlo en lujos, decide invertirlo productivamente, arrendando tierras vecinas y contratando más campesinos para trabajar…

Lo que observa nuestro amigo extraterrestre es que, con su trabajo, los 20 campesinos trabajadores obtienen el sustento con el que se mantienen el empresario y su familia (que en realidad no trabaja).

Pero, más extraño, aun, a todos (incluyendo a los campesinos) les parece que ese es el orden social “natural”….


Por lo que Admetus ya tiene una primera definición de lo que es la “alienación”:

“escisión de la sociedad en explotadores y explotados, unida a la asunción de ese hecho como lo normal”

Pero... ¿A que se debe esto?


Admetus sigue explorando el planeta tierra, y se da cuenta que en todos lados sucede lo mismo: Una inmensa mayoría de individuos, llamados “trabajadores” produce cosas útiles para la sociedad con su trabajo (pues a diferencia del planeta de Admetus, en la tierra es necesario el trabajo humano para la producción), y una pequeña minoría, llamada “empresarios”, que no trabaja directamente en la producciòn, disfruta los frutos de ese trabajo.

Y a todos, eso les parece el orden social natural.

Entonces observa Admetus que las cosas útiles que producen con su trabajo los trabajadores, sean estos “autos”, “bicicletas”, “computadores” o incluso “comida”, ellos le dan el nombre de “Mercancías”.



Estas mercancías se intercambian entre sí en determinadas proporciones unas con otras, pero como nadie quiere andar con las mercancías al hombro para poder intercambiarlas, utilizan como sustituto de estas a ese metal brillante y dorado al que llaman “Oro”

En principio, a Admetus le parece normal que las mercancías se intercambien unas con otras, pues en este tipo de sociedad nadie puede producir por si mismo todo lo que necesita para poder vivir, o sea, que el intercambio es necesario.



Pero nota nuestro amigo extraterrestre que, tanto “trabajadores” como “empresarios”, tienen una particular forma de relacionarse con lo que ellos llaman “mercancías”

Para ellos, las mercancías tienen una utilidad, o sea que les sirve para algún proposito (el auto sirve para transportarse, la calculadora para sumar, la manzana para comer. Etc.) Pero aparte de esa utilidad, las mercancías, para los habitantes de la tierra, tienen un “Valor”, o sea que son valiosas. Pero esa característica, la de tener valor, es independiente de la utilidad que pueda tener o no la mercancía.

O sea que para los humanos, la utilidad de una mercancía (que podríamos llamar su "valor de uso") y el "Valor" a secas de esta, parecieran ser cosas distintas.

En efecto, el auto, la calculadora o la manzana satisfacen cada una necesidades diferentes, pero para los humanos todas ellas tienen un “Valor”.



Admetus nota sin embargo que en realidad las “mercancías” no existen, si no que son los humanos los que confieren a las cosas que ellos producen el carácter de “mercancías”.

Por más que lo intenta, no logra divisar donde está físicamente ubicado lo que ellos llaman “valor”, pero por algún motivo, todos actúan como si fuese algo que se pudiese observar a simple vista en las mercancías

Concluye Admetus que, en última instancia, el valor es una propiedad psicológica que los humanos atribuyen a los objetos.

Enseguida, nota la tendencia de los humanos a atesorar objetos físicos no por su utilidad, sino porque ellos creen que son “portadores de valor”;

Por ejemplo, los humanos guardan en grandes bóvedas cantidades de ese metal llamado oro, también de un metal llamado plata, piedras raras que ellos llaman diamantes. Etc. Por que, según ellos, aquellas cosas poseen un "Valor" que hay que atesorar

Pero no solo eso, sino que los humanos también le conceden la propiedad psicológica de tener "Valor" a todo aquello que los rodea: sus casas, sus autos, sus celulares, sus relojes... todos ellos son depositarios de esa extraña característica de ser "objetos con valor”

Por ejemplo, observa Admetus que si a un Humano le roban un reloj bañado en Oro, más que llorar por que no pueda ver la hora (la utilidad que se supone tiene un reloj) pareciera que el humano se lamenta de haber perdido algo “valioso”



Para Admetus, nadie parece darse cuenta que, aunque útiles, aquellas cosas llamadas mercancías no son más que objetos inertes.

Entonces lo comprende: los humanos intercambian mercancías no en función de su utilidad, sino en función de cuanto “valor” poseen. O dicho de otro modo, para intercambiar 2 mercancías de forma “justa”, ambas deben de poseer el mismo “valor”

Ej.: una guitarra = 10 kilos de carne, en tanto ambas “valgan” lo mismo.

El “Valor” es algo que aparece, que toma forma en la mente de los humanos, forma que ellos proyectan sobre los objetos como si fuese una característica natural de estos.

Entonces Admetus nota algo: Una mercancía necesita de otra mercancía para expresar su “Valor”. Decir, un kilo de naranjas valen lo mismo que un kilo de naranjas, en realidad es no decir nada. Se necesita de otra mercancía para expresar el valor de un Kilo de naranjas

Ej.: Un kilo de naranjas = un par de calcetines.



Así, a la relación cuantitativa que establecen los humanos al intercambiar mercancías entre sí (o a intercambiarlas por oro, plata, etc.) ellos le llaman precio.

Nota Admetus que cuando los humanos intercambian un par de zapatos por 2 monedas de oro, dicen que el precio de unos zapatos "son 2 monedas de oro"

A ese medio de cambio los humanos le llaman dinero, y su existencia como elemento “portador de valor” o “reserva de valor” no les parece demasiado extraña



Aunque en última instancia se trate de un acto de Fe, no demasiado distinto al que exigen las religiones.


En efecto, ni el oro, ni la plata, ni los billetes en si poseen "Valor", sino que son los humanos los que, en sus mentes, le confieren "Valor" a estos objetos.



El precio (una simple relación cuantitativa) es la forma que tienen los humanos de expresar que las cosas tienen “valor” (En ultima instancia, una propiedad psicológica, como ya habíamos dicho)

"VALOR: relación que establecen las cosas a través de las personas y cuyo resultado se expresa numéricamente (en un precio)"

Si esto para Admetus ya era extraño, lo que descubre luego le parece más extraño aun: como los humanos proyectan en sus mentes que las cosas tienen “valor”, el precio (la manifestación de ese valor) les parece también una característica natural de las cosas. Los precios de las cosas parecen depender de las cosas mismas.


“un auto es más caro que un televisor, porque los autos son más caros que los televisores. Obvio ¿No?”.

Pareciera para los humanos que es una cualidad natural de los objetos el tener cada uno un precio distinto. Para Admetus, los humanos parecieran olvidar que los objetos que ellos llaman mercancías, son creados por ellos mismos y que tienen un precio y son valiosos, solo porque en sus mentes ellos creen que es así. Cuando lo que en realidad existen solo son cosas, objetos útiles que pueden utilizarse, o no.

Los Humanos piensan que el "Valor" es un “atributo de las cosas”, mientras que la utilidad de una mercancia les parece sólo algo subjetivo, que implica al individuo que consume. Todo al Reves



Hasta que finalmente, Admetus descubrió el por qué de la alienación humana: los seres humanos no producen para satisfacer sus necesidades (no directamente al menos) sino que para incrementar el “valor” de sus mercancías a fin de venderlas, y con ese mayor valor obtenido en la venta, incrementar el volumen de la producción, a fin de producir más mercancías, obtener mayor “valor” con su venta para poder seguir incrementando la producción y así sucesivamente.



Este movimiento pareciera ser independiente a la voluntad humana, así, cuando por ejemplo los “precios” de una mercancía X bajan demasiado, todo un sector de la producción se deprime, deviene una “crisis económica”, aumenta el desempleo.etc.



Y sin embargo, en realidad todo ello no es más que una ilusión. Las condiciones materiales para seguir produciendo puede que no hayan cambiado en lo mas mínimo, la tecnología, los recursos, las maquinarias siguen ahí, sin embargo nadie produce si no va a obtener una “ganancia con ello” (o sea, si no va a poder “valorizar” lo que produce)

Lo mismo hablan de que la bolsa o las acciones "estan a la baja" o "al alza", como si fuesen cosas cuyo funcionamiento fuese independientes de las acciones humanas.



En cierto sentido, el Ser humano se ha vuelto esclavo de sus propias creaciones (las mercancías).



Vender su capacidad de trabajar a un empresario según el “valor” de esta en el mercado, como si se tratase de una mercancía mas, es para los trabajadores la forma “natural” que tienen las personas de relacionarse

los "Trabajadores" no se relacionan con los "empresarios" como 2 personas, sino que lo hace como una mercancía.

No parecen notar que no es mas que la simple compra-venta de personas



Finalmente Admetus finaliza su investigación y abandona la tierra, pensando quizás en lo irracional del comportamiento humano mientras estos ultimos siguen empeñados en acumular mas y mas "valor"


las referencias que use (por no decir copie) para este humilde post están aquí, por si a alguien le interesa profundizar mas en el asunto

http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_marxista_de_la_alienaci%C3%B3n
http://es.wikipedia.org/wiki/Fetichismo_de_la_mercanc%C3%ADa
https:http://www.hommodolars.org/web/IMG/pdf/122474.pdf
//kmarx.wordpress.com/2011/04/29/un-cuento-sobre-el-capital/
0
0
0
21
0No comments yet