Canales populares

Historia de canibalismo más grande jamás contada



Los Beane, la terrorífica historia de canibalismo más grande jamás contada


En reiteradas ocasiones la realidad verdaderamente supera la ficción, y la historia sobre el sangriento Sawney Beane es una gran muestra de ello. Esta familia o clan proveniente de Escocia y lideradas por Sawney se dedicó a cometer de manera sangrienta e inhumana múltiples robos, asesinatos, vampirismo y canibalismo a más de 1.000 personas.



Sawney Beane nació en una familia granjera a las afueras de Edimburgo, cerca de la costa oeste de Escocia, en algún momento del siglo XVI, sin embargo a muy temprana edad y acompañado de su mujer decide abandonar a su familia y su casa, la cual desde su nacimiento había sido su hogar, para iniciar un viaje hacia el lado opuesto de Escocia.

A pesar de que tenían planes de recorrer el país de polo a polo, cuando estaban en mitad de su aventurada travesía decidieron ocultarse en una profunda caverna, la cual estaba compuesta por una entrada sumamente pequeña, que sin embargo escondía en su interior una extensión gigantesca, de más de 1 kilómetro según los reportes.
El origen de una gran y terrorífica masacre:
Dentro de esta gran caverna es donde realmente empezarían a materializarse todos los hechos sanguinarios, terroríficos y horrorosos que Sawney Beane y su clan próximo a crearse realizarían a todas sus víctimas...

En un principio, solo convivían dentro de esta cueva Sawney y su mujer, quienes con el pasar del tiempo fueron procreando y ampliando así la población dentro de este lugar. Estos individuos subsistían de las pertenencias que frecuentemente robaban a los distintos viajeros, los cuales eran asaltados y posteriormente asesinados.

A pesar de que esto les permitía permanecer con vida, pronto sus necesidades iban a ser más exigentes...

El incesto era una práctica habitual en la caverna, de tal forma que se mantenían relaciones entre hermanos, padres, madres e hijos, haciendo crecer de una forma muy rápida y sin medida la población del clan 'Beane'.



A medida que la población crecía, de igual manera la necesidad de comida iba en aumento, y esta vez la solución a sus problemas, la encontraron nuevamente en los mismos viajantes que asaltaban, pero esta vez transportaban el cadáver a la caverna... para posteriormente ser devorado.



Con el pasar del tiempo, esta necesidad se convirtió en un gusto y todos los integrantes de este repudiable clan se aficionaron a la carne humana, consumiéndola cada vez que pudiesen hacerlo.

Durante 25 años estuvieron desapareciendo cientos y cientos de personas en las extensiones rocosas de Galloway, sin ninguna razón aparente para toda la civilización, lo único que se encontraba de los desaparecidos era en algunas ocasiones restos, partes de los cuerpos o algunas prendas o despojos que a los Beane no les solía interesar, y que entonces arrojaban al mar.
¿Cómo descubrieron a este perturbador clan caníbal?
Existen al menos dos teorías sobre el descubrimiento de este grupo y lo que sucedió después, sin embargo el origen de este hecho es el mismo en ambas y el cambio en la narración no tiene gran significación: fueron descubiertos gracias al 'descuido' del clan a la hora de cometer uno de sus crímenes, siendo las víctimas una pareja de viajeros que pasaban por el lugar.

La versión con más trascendencia o la que mas recurrencia ha tenido para explicar este fenómeno apela que gracias a los fuertes gritos realizados por una de las víctimas, un gran grupo familiar que paseaba por el lugar pudo escucharlo y darse cuenta de la atrocidad que se estaba cometiendo...



Este grupo al llegar al lugar de donde provenían los gritos se encontraron sorpresivamente con un hombre que se defendía pistola en mano contra una banda de atacantes de aspecto realmente salvaje y bárbaro.

Cerca de este yacía una mujer en el suelo, completamente destripada y claro está, muerta, mientras algunos de los atacantes le arrancaban pedazos de carne y se la comían cruda. Las mujeres del clan le habían cortado el cuello y bebían su sangre.

El hombre temeroso de caer en su misma suerte se defendía desesperadamente con su pistola así como con su espada contra una esta gran manada de entre 25 y 30 hombres. Los viajeros, atónitos, no podían creer lo que veían, que no tardaron en ser descubiertos por los salvajes, quienes huyeron hacia las colinas.



Este horroroso relato no tardó en recorrer toda la ciudad e incluso, el país entero... llegando a oídos del rey Jaime I de Escocia, quien decidió tomar serias medidas en cuanto a este insoportable suceso.

Jaime se encargó de enviar 400 soldados acompañados de perros de caza a la zona; quienes hallaron rápidamente la entrada de la caverna junto a un fuerte y desagradable olor a carne, lo cual les facilitó en gran medida la búsqueda.
El encuentro y final del clan Beane...
Los soldados penetraron inmediatamente en la cueva siguiendo un pasadizo que allí se encontraba, hasta llegar al hogar de los Beane...

Allí encontraron un total de 48 personas: Beane y su mujer, sus 8 hijos, 6 hijas, 18 nietos y 14 nietas, fruto de los continuos incestos que anteriormente ya se comentó. El lugar estaba lleno de brazos, piernas y demás miembros, amontonados unos sobre otros, algunos trozos de carne habían sido salados, con intención de conservarlos para los siguientes meses.

Tras ser descubiertos, el rey los calificó de ''bestias salvajes no merecedoras de juicio alguno''. Tanto Sawney como los 26 hombres del clan fueron torturados y desmembrados en público. Todo el proceso fue contemplado por las mujeres, a quienes más adelante les esperaba de una forma segura la muerte en la hoguera.



1Comentario