Historias de terror #1 CAP



Holaaaaaaaa a todos en esta ocasion les traigo unas historias de terror que talvez algunos ya conozcan , de una vez les aviso que estas historias no son mias


EL INEXPRESIVO #1

En junio de 1972, una mujer apareció en el hospital Cedro Senai en nada más que un vestido blanco cubierto de sangre. Esto no debería ser demasiado sorprendente, la gente a menudo tiene accidentes cerca y viene al hospital más cercano para la asistencia médica. Pero había dos cosas que causaron a la gente el deseo de vomitar y escapar de terror.
El primero, es que ella no era exactamente un humano. Era algo parecido a un maniquí, pero tenía la destreza y la fluidez de un ser humano normal. Su cara, era tan impecable como los maniquíes, sin cejas ni maquillaje.


La segunda razón por la cual la gente vomitaba o escapaba de terror, es que ella tenía un gatito apretado en medio sus dientes, sus mandíbulas apretaban de una manera tan fuerte al pequeño gatito al punto donde ningunos dientes podrían ser vistos, la sangre salía a chorro hacia fuera sobre su vestido y en el piso. Ella entonces lo sacó de su boca, lo abandonó y se desmayó.
A partir del momento ella fue tomada a un espacio de hospital y limpiada antes de ser preparada para la sedación, ella se mostraba completamente tranquila, inexpresiva e inmóvil.
Los doctores lo habían pensado mejor refrenarla hasta que las autoridades pudieran llegar y ella no protestó. Ellos eran incapaces de conseguir cualquier clase de respuesta de ella y la mayor parte de empleados se sintieron demasiado incómodos para mirarla directamente por más que unos segundos.
Pero cuando el personal intentó darle el calmante, ella se defendió con la fuerza extrema. Dos miembros de personal que la dominaban con su cuerpo se elevaron encima de la cama para sostenerla, su expresión estaba en blanco. Ella giró sus ojos impasibles hacia el doctor masculino e hizo algo insólito. Ella rió. En cuanto lo hizo la enfermera gritaba y quedando en shock se desmayó, ya que en la boca de la mujer no eran dientes humanos, solo unos puntos largos y agudos.
Era demasiado el tiempo que la mujer tenia los dientes así que al incrustárselos en sus labios no sentía ningún dolor, el doctor la miró fijamente durante un momento antes de la petición "¿Qué mierda es usted? " Ella se libero de los doctores que aún la sostenían espantados, todavía sonriendo.
Había una pausa larga, la seguridad había sido alertada y podría ser oída bajando el vestíbulo. Como ella los oyó, se lanzó adelante, hundiendo sus dientes en el cuello del Doctor, arrancando su yugular y dejándole caerse al piso, muriéndose... sobre el piso, él se ahogó sobre su propia sangre.
Ella se levantó, su mirada era peligrosa como la vida descolorida de sus ojos. Ella se inclinó más cerca y susurró en el oído del Doctor muerto. "Yo...Soy. Dios." Los ojos de los demás doctores llenos de miedo la miraron... ella muy calmada alejándose para saludar a los agentes de la seguridad. Cada vez que alguien mira sus dientes, se convierte en su bocadillo.
La enfermera que sobrevivió el incidente la llamó "El Inexpresivo" y nunca más se supo de ella.

Polybius , el juego maldito Una de las leyendas más misteriosas del mundo de los videojuegos es una que afirma que hay un antiguo juego que provocaba amnesias y suicidios entre sus jugadores. No existe ninguna prueba concreta de esta afirmación, pero la leyenda continúa suscitando curiosidades y excitando lo imaginario. El juego en cuestión era el Polybius, un especie de arcade aparecido en 1981, creado por Ed Rottberg para la sociedad Sinneslöschen.

En la época, Polybius el juego maldito #2


(juego adaptado de otro juego llamado "Tempest") tuvo un éxito importante y mucha gente se amontonaba delante de la máquina esperando su turno para jugar. Sin embargo, al cabo de unos días, numerosos jugadores se quejaron de padecer amnesias, cefaleas, pesadillas, insomnio y algunos, incluso, llegaron a intentar suicidarse.
Muchas son las leyendas que se dispararon alrededor del videojuego: muchos aseguraron ver a hombres vestidos con trajes negros tomando notas de los jugadores que más puntuaciones hacían. Otros aseguraban haber visto "caras fantasmales" que recorrían la pantalla. También están los que en mitad del juego han visto mensajes subliminales, entre los que el más destacado es "suicídate". Voces bajo el sonido del juego, quejidos de pánico,... la rumorología se extendió.
Atari arroja algo de luz al asunto diciendo que el procedimiento empleado tanto en Tempest como en Polybius, que consistía en hacer girar el decorado alrededor de un elemento fijo, podía llegar a causar náuseas entre los jugadores.

LA NIÑA DEL ASCENSOR #3

María y Andrés decidieron mudarse de nuevo a un lugar algo más apartado y tranquilo. Quizás la casa no era como ellos soñaban, pero al menos ofrecía una gran cantidad de comodidades y el espacio era más que suficiente.Se encontraba a apenas unos minutos del pueblo andando y su construcción era bastante antigua, aunque en su interior contaba incluso con un ascensor, y es que era evidente que la casa perteneció a una familia pudiente de hacía muchos años.Una vez que consiguieron arreglar todo (salvo el ascensor que curiosamente funcionaba a la perfección) se dispusieron a amueblar la vivienda y a comenzar su nueva vida allí.

Apenas utilizaban el ascensor, pero resultaba muy cómodo para poder subir muebles a la planta de arriba o incluso para tomar algo en la terraza superior cuando tenían que llevar bandejas, botellas de bebida, etcétera desde la cocina que estaba en la planta baja.

Pero en una de las ocasiones, María había subido con una pequeña mesilla y de repente vio que en el interior había una niña. Se trataba de una pequeña de apariencia bastante normal aunque con una expresión algo triste en su mirada.

Cuando esta chica se dio cuenta de que la mujer podía verla se asustó e intentó salir del ascensor. María no consiguió localizarla después y decidió contar la historia Andrés, el cual se dedicó durante horas a buscar por toda la casa y finalmente pensó que tan sólo se trataba de algún tipo de espejismo.

Pero durante los siguientes meses, cada cierto tiempo volvían a ver a la pequeña en el ascensor aunque nunca consiguieron saber realmente de donde salía. ¿Quién era esa niña, y por qué la encontraban siempre en su ascensor?, ¿Cómo podía entrar a la casa sin ellos saberlo?…



Bueno esas fueron todas las historias por espero que les hayan gustado