Check the new version here

Popular channels

Historias increíbles pero ciertas. part-.1




ACLARATORIA



EL post en creacion fue hecho por mi.

Me he tomado el tiempo deverificar el contenido del post.
Todos pueden comentar y opinar sin importar el rango

La recopilación no fue echa por mi
El continido en respeticva no es de mi propiedad.
NO SE PERMITEN GROSERÍAS, INSULTOS, RACISMO Y CUALQUIER OTRA FORMA DE DEGRADACIÓN.





DEJA CARGAR EL POST







INFORMACIÓN



Desde la antiguedad los misterios y leyendas nos rodean de miedo y curiosidad pero que pasa cuando dichos casos son reales y hasta mas atemorizantes que sus mismas exageraciones, aqui te presentare un recopilatorio de unas de las historias mas increibles sobre todo.



Zombies, algo más que un mito


Una de las figuras más asentadas en el imaginario popular y sobre todo gracias al cine es
la del “zombie“, un ser humano que regresa de la tumba privado de su identidad y
voluntad, generalmente para comerse a todo el que se ponga por delante. Desde los
zombies lentos y torpes del cine de George A. Romero hasta los “infectados” (una
nueva versión del zombie clásico dotado de mayor agilidad y agresividad), todos ellos
comparten un origen común y como dirían en el cine “basado en hechos reales”.
Según la tradición vudú, un hechicero (bokor) puede oficiar un ritual mediante el cual
devuelve la vida a un difunto, pero no lo resucita como favor sino todo lo contrario, el
difunto vuelve a la vida como un esclavo del bokor, quedando sometido a su voluntad. Los
haitianos se toman muy en serio estas historias y para evitar que sus familiares y seres
queridos sean convertidos en zombis. Aquellos que pueden permitírselo pagan tumbas
más seguras (losas muy pesadas o rejas en los mausoleos), mientras que los menos
pudientes recurren a métodos como decapitar a los difuntos o inyectarles grandes
cantidades de agua salada. Curiosamente, la cremación es descartada por motivos
religiosos.


El primer caso documentado es el de Felicia Félix-Mentor, una mujer fallecida a la que
se dio sepultura en 1907 y a la que muchos aseguraron haber visto con vida tres décadas
después, con la misma mirada perdida de los que han sido convertidos en zombies. Una
norteamericana llamada Zora Neale Hurston investigó esta historia en 1937
desplazándose hasta Haití, y descubriendo entre rumores que este proceso se llevaba a cabo mediante algún tipo de drogas o sustancias, aunque sus investigaciones no llegaron
más allá.



Tendrían que pasar 45 años hasta que estos rumores se confirmaron gracias al trabajo
de un etnobotánico llamado Wade Davis, autor de dos libros sobre el tema y
descubriendo que el proceso de “zombificación” se realizaba en dos etapas, usando una
determinada combinación de sustancias para cada etapa. La primera sustancia es
conocida como “coup de poudre” (o golpe de polvo) y es la que induce al desafortunado
elegido a un estado de coma muy similar a la muerte. Al poco de que sus familiares
finalmente le entierran, el bokor y sus ayudantes abren el ataúd, le dan una brutal paliza
a la víctima y le administran la segunda sustancia, un potente psicoactivo que le sacará
en parte de su letargo pero dañará su cerebro anulando su voluntad.
El principal compuesto del llamado “polvo zombie” es la tetrodotoxina, procedente
del pez globo, una toxina letal que en la dosis adecuada puede inducir a un estado de
parálisis extrema durante varios días. Un aspecto terrible es que la persona permanece
consciente de todo lo que ocurre a su alrededor, presenciando su propio entierro en vida,
una experiencia realmente horrible que precede a una vida de esclavitud.



Wade Davis fue quien dio a conocer la historia de Clairvius Narcisse, quien después de
fallecer oficialmente en 1962, fue encontrado en 1980 y aseguró haber escapado de una
plantación en la que había trabajado como esclavo durante dos años en condición de
zombie. Según relató a las autoridades, cuando el bokor falleció, él y los demás zombies
de la plantación comenzaron a vagar sin rumbo, aunque de los demás no se tuvieron
noticias. Clairvius Narcisse pasó una larga temporada de rehabilitación en el hospital,
pero pese a ello los daños cerebrales que presentaba nunca se repararon del todo.


Myojin, la isla que nació y murió en 5 días



La naturaleza muchas veces tiene la capacidad de actuar de forma totalmente
sorprendente. Y si no que se lo digan al barco de pescadores Shikine Maru. Esta
embarcación fue testigo ocular el 18 de septiembre de 1952 de como, a 450 kilómetros al
sur de Tokio, el mar lanzaba a la superficie una nueva isla:la isla Myojin.
Myojin corresponde al nombre de uno de los muchos volcanes submarinos que hay en
esta zona del Pacífico. Por otro lado, el archipiélago de Izu, también en ese lado del
Pacífico, está compuesto por varias islas de origen volcánico. Myojin se convirtió, por
muy poco tiempo, en una de ellas.

Era una mañana normal en la que el pesquero Shikine Maru salía a faenar. Nada parecía
prever que pronto serían testigos del nacimiento de una nueva isla. De repente,
comenzaron a notar una pequeña explosión procedente del fondo marino, y al poco
tiempo fue cuando divisaron una enorme columna de humo que dejaba cierto olor a
azufre en el ambiente.



Poco a poco se dieron cuenta de que un volcán estaba escupiendo lenguas de lava a la
superficie, y esta, al solidificarse estaba dando lugar a una nueva isla volcánica.
Evidentemente fue mucho más intenso que esto, ya que de vez en cuando se escupían
auténticas bolas de fuego que actuaban como proyectiles, por tanto la embarcación
tenía que salir de allí como fuera sino quería terminar solidificada como la isl.




Hasta aquí todo normal, una isla que nace, una embarcación que se asusta y un nuevo
comienzo para una nueva tierra.No obstante, esta isla tendría los días contados…
El 23 de septiembre, tan sólo 5 días después de su nacimiento, desapareció sin
explicación alguna hundiéndose nuevamente en lo más profundo del océano.Esta vez, el
daño humano fue grave, y es que la tripulación del Kaiyo Maru, una embarcación enviada
por el Departamento Hidrográfico de la Agencia de Seguridad Marítima para estudiar
el suceso, fue totalmente engullida por el mar junto a la isla.
Terminando así la historia de la isla que vivió tan sólo cinco días.


George Parrot, el forajido que se convirtió en unos zapatos



George Parrot o Big Nose George, entre muchos otros nombres asociados todos a su
gran nariz, fue un famoso forajido del lejano oeste buscado durante años por una
gran cantidadde fechorías y crímenes, entre los que se destaca robo de caballos, asaltos
a trenes y diligencias. Este hombre, el cual pertenecía a una banda liderada por Sim
Enero, ha pasado a la historia no sólo por su papel de ladrón de la frontera. George
Parrot pasaría a la historia por ser el único hombre (conocido) que tras ser condenado a
morir en la horca se convirtió en un par de zapatos.




En 1878 la banda se disponía a dar un gran golpe que los retiraría a todos. Se trataba de
asaltar el tren Union Pacific mediante la explosión de las vías, lo único que debían
hacer era esperar a que este descarrilara después de haberlas volado previamente. El
problema es que algo salió mal y fueron descubiertos, por lo que no les quedó otra que
escapar matando en esa fuga a dos trabajadores de la Union Pacific Railroad.
A partir de ese episodio sus cabezas comenzaron a alcanzar cifras desorbitadas, tanto
vivos como muertos. También la de George Parrot, con la diferencia de que fue un poco
más insensato.Un día de borrachera en un pueblo del distrito comenzó a hablar del robo
y los muertos. Evidentemente el sheriff del lugar pronto acudió para darle caza.
Encarcelado y con una posible condena a la horca, a George Parrot no le quedaba otra
que intentar salir de la cárcel como pudiera, aunque para ello se viera en la obligación de
matar a su propio carcelero. Esto no hizo más que empeorar las cosas, ya que después de
ese intento de fuga y otra muerte de un inocente la gente se abalanzó contra él y terminó colgado del árbol más alto del pueblo.


Tras su muerte el doctor John Osborn se hizo cargo del cuerpo, ya que nadie lo había
reclamado. Tenía la intención de estudiar su cerebro para saber e identificar el por qué
había desarrollado una mente criminal tan cruel.




A pesar de que este tipo de prácticas no parecían raras en esta época, lo cierto es que lo
que pasó a continuación no parece muy normal.Osborn se da cuenta de que sus dudas no
han sido resueltas, así que directamente extrae toda la piel del forajido muerto y la
manda a Denver, a una fábrica dedicada a curtir pieles, para que le hagan unos zapatos a
medida y una bolsa de médico.


Si eso nos parece asombroso más aún es el hecho de que este hombre fuera con
posterioridad nombrado gobernador del estado de Wyoming. Además usó durante
muchos años esos zapatos, los cuales finalmente fueron encontrados (bastante
gastados por cierto) en su casa al igual que el cuerpo del propio George Parrot enterrado
en el patio de la vivienda del doctor. ¿Con que fin?…Nadie lo sabe.



El lobishome de Allariz, caso de licantropía


Las leyendas acerca de lobishomes, hombres lobo o lobisones en castellano, tienen
una amplia raigambre en algunas zonas del norte peninsular, muy particularmente en
Galicia. Además, presentan curiosos paralelismos con las recogidas en la tradición oral
alemana, lo que tal vez sea debido a la antigua presencia germánica en Galicia a través de
los sueños.


Esto tiene sentido sirecordamos que uno de los prefijos germánicos más extendidos es -
ufe o -ulfe, del que sabemos se trata derivación de la antigua palabra alemana para Wolf,
lobo. La toponimia referida a este animal en Galicia se refleja también en multitud de
términos latinos: Lobeira, Lobelle, Lobios, Lobengo, Lobezán… dan nombre a villas,
pueblos, montes y ríos.


En este punto un inciso: es difícil de creer en nuestra Europa del hiperconsumo y la
tecnociencia, urbanizada por doquier, que todavía existan lugares donde los niños se van
a la cama haciéndose eco del miedo que sus mayores intentaron domesticaron con el
recurso de historias y relatos. Pero el hecho perdura en aldeas remotas de Lugo y
Ourense, cuando el largo invierno cubre con sumanto sombrío la silenciosa tierra fría.




Pero dejemos a los lobos tranquilos. Mayor peligro tienen los lobishomes. Parece ser
que el séptimo o noveno hijo de un linaje con ininterrumpida descendencia de un solo
género (siempre varones o siempre hembras) puede venir al mundo poseyendo la
maldición de transformarse en lobo u hombre lobo al llegar a una cierta edad.

La maldición es bien natural, bien provocada. La transformación ocurrirá por la noche, en
puntos aislados y solitarios.El mal del sujeto se habría mostrado primeramente a través
de una gran melancolía. Y un detalle importante: si es un varón, alternará condición
humana y condición de lobishome. En cambio, se trata de una mujer, la metamorfosis,
mientras dure, será definitiva.


En ocasiones la leyenda del lobishome se confunde con la del sacaúntos
(sacamantecas). El hombre lobo, también sacamantecas, más célebre de toda
Galicia, que ha servido de excusa incluso para alguna película, ha sido Manuel Blanco
Romasanta, el lobishome de Allariz, detenido en 1852 por asesinar (y comerse) a trece
personas.



En el juicio se declaró culpable argumentando, ante el estupor del tribunal, que trece
años antes, sus padres o quizá su suegra, le habían echado el mal de ojo, lo que explicaría
sus transformaciones, acerca de las cuales fue bastante instructivo. Por ejemplo, contó
que, por regla, solía pasarse cerca de ocho días convertido en medio lobo.

Condenado a muerte, un científico inglés describió la patología de Romasanta como
licantropía, defendiendo el hecho de que el orensano era un enfermo, no un criminal (lo
de que era un lobishome nadie, para enfado del propio Romasanta, pareció creerlo). Así
se le conmutó la pena por reclusión perpetua, aunque el antiguo sacamantecas,
seguramente de pena, murió no mucho después. Y es que a los lobos lo que les gusta
es correr libremente por las sierras.



Carla Moran, la historia real tras la película El ente



De seguro más de uno recordará el filme titulado El Ente protagonizada por Barbara
Hershey, en donde una mujer, llamada Carla Moran (a la cual se le dio el seudónimo de
Doris D para proteger su identidad), era violada repetidas veces por un ser que no podía ser
visto con ojos humanos, pues bien este es otro caso real que por su calibre fue llevado al
cine. Se sabe por registros antiquísimos que las agresiones sexuales a mujeres por
parte de seres paranormales se sucedían con cierta frecuencia y eran atribuidas a
íncubos y súcubos, especies de demonios que tienen gran predilección por las féminas
humanas.

La verdadera historia de Carla Moran



Corría el año 1974 cuando el departamento de psiquiatría de la universidad de California
conoció el caso de una mujer (Carla Moran) que denunciaba haber sido violada repetidas
veces por un ser invisible. En una entrevista que la víctima en cuestión tuvo con los
parapsicólogos Barry E. Taff y Kerry Gaynor les contó presa de una gran angustia
cómo eran sus experiencias con este individuo. Según sus palabras todas las noches en su
dormitorio era poseída “carnalmente” y contra su voluntad por una entidad desconocida
que además de violarla repetidas veces, la golpeaba por todo el cuerpo y laceraba sus
genitales.


Como era de esperarse en un principio los especialistas atribuyeron el relato a
desordenes psíquicos de la mujer, pero luego esta opinión fue cambiando de rumbo. Las
magulladuras que presentaba no podían de ningún modo haber sido provocadas
intencionalmente por ella misma ni se podían explicar científicamente. Por la magnitudde las heridas y lo enigmático del relato, ambos tomaron con mayor seriedad el caso y
decidieron indagar en profundidad.
Entrevistaron extensamente a la mujer, a sus hijos y allegados para recolectar hasta el
mínimo detalle de la historia, y para su sorpresa todos los interrogados coincidieron y
afirmaron haber presenciado en alguna oportunidad el flagelo que el Ente le propiciaba
a la víctima. Cuando se pudo demostrar que Carla era estable emocionalmente y no
padecía desorden psicológico alguno, se la sometió a una hipnosis regresiva en manos
del especialista en el campo, Kerry Gaynor.

Lamentablemente ninguna de las sesiones
pudo aportar datos que fueran de importancia para el caso.
Después de largas investigaciones, el equipo de científicos se instaló en la vivienda de
Carla para documentar las agresiones. Durante su estancia vislumbraron Orbs (bolas de
luz) que rodeaban constantemente a la mujer, las cuales salieron plasmadas en varias
fotografías, fueron testigos de extraños sucesos, vieron estallidos de luces muy
rápidos, tanto que fueron incapaces de fotografiarlos con el equipo con el que contaban
por aquél entonces.



Además, cuando hablaban con el hijo mayor de Carla en la cocina de
la casa, una alacena se abrió y de ella salió disparada una cacerola, segundos después
la mujer empezó a gritar “esta en el dormitorio”, ambos investigadores intentaron
fotografiar al ente y consiguieron una imagen en la cual se ve el torso de Carla pero su
rostro aparece borrado, la foto se tomo cuando ella dijo “esta delante de mi cara”.
La tercer noche que los investigadores pasaban en la casa presenciaron la aparición más
sobrecogedora cuando una luz salió de la pared y se expandió en medio de la habitación
hacia todas las direcciones. Los investigadores relataron que pudieron ver una imagen
dimensional que se asemejaba a tres luces redondas, una verde amarillenta y dos
blancas.

Carla afirmaba que el atacante era un hombre, o al menos tenía la anatomía de uno y
que a veces está acompañado de otras criaturas que se encargan de sujetarle las piernas
mientras éste la penetraba.



Sin llegar a una conclusión ni lograr frenar los ataques, los científicos no sabían que más
hacer, Carla cada día estaba más y más enferma y su saludmental pendía de un hilo. Por
más que se intentó, psiquiatras y exorcistas no consiguieron liberarla del ser que la
poseía a diario. Las constantes agresiones sexuales hicieron que ella padeciera de tres
embarazos psicológicos además de los incontables traumas que cada ataque causaba
en sumente y la de su familia.

Desesperada, Carla se trasladó al laboratorio de la Universidad de California donde
vivió dentro de una casa de cristal especialmente diseñada para ella, era monitoreada
por cámaras de seguridad y tenía vigilancia constante, pero aún así el Ente pudo hallarla
y lograr su cometido.

La primera noche que fue atacada de nuevo, los que presenciaron el hecho pudieron
observar como el cuerpo de la mujer se retorcía, movía y elevaba como si alguien en
verdad la tomara sexualmente, pero no podían ver a ese ser. A pesar de las pruebas
fehacientes, parte de los médicos implicados en el caso seguían creyendo que Carla era
presa de sus propios traumas ya que durante la hipnosis salió a la luz el hecho de
abusos sexuales de los cuales había sido víctima de niña.
Carla y su familia se mudaron a Texas con la esperanza de encontrar paz y no se supo
más de ella, ni siquiera si los ataques continuaron o no.
[/align]



Enterrada viva, el caso de la señora Blunden



Para la mayoría de la gente, ser enterrado vivo supone una de las peores maneras de
cruzar el umbral del otro mundo. De hecho se considera uno de los temores más
antiguos de la historia de la humanidad. Hoy os queremos contar la historia de una
pobre mujer de Basingstoke, en Hampshire, Inglaterra, para la que la realidad de que la
enterraran viva no se produjo sólo una vez…

Sucedió en 1674, y el nombre de nuestra desafortunada protagonista era la señora
Blunden. Vivía en Wote Street, Basingstoke, y fue la exitosa esposa de un comerciante
local de malta que se encontraba de negocios en Londres cuando sucedieron los
terribles acontecimientos.


La señora Blunde, de aspecto rechoncho, le gustaba al parecer tomar una copa después
de las comidas, siendo su bebida favorita el brandy. Sin embargo una noche, y nadie sabe
exactamente porqué, en lugar de encontrarse con su bebida favorita, bebió en su lugar
una gran cantidad de agua adormidera que le había recetado el boticario.Porqué bebió el
agua adormidera y no el brandy es algo que no se sabe a ciencia cierta. Algunos dicen que
fue por error de sus sirvientas a la hora de servirle la copa.Otros dicen que quiso tomarla
por sí misma después de sentirse mal.


Las razones no importan. Nadie discute el resultado. Después de tomar aquella bebida
fatal, la señora Blunden quedó fría como un muerto. No tenía pulso, no se oían los
latidos del corazón, no se sentía su aliento al acercarse a su nariz o su boca. Todo elmundo supuso que estaba muerta. El boticario confirmó después de la inspección de la
botella vacía del agua adormidera, que la señora Blunden había muerto tras la ingesta
de la bebida.


Tan pronto como el señor Blunden oyó tan terrible noticia, dio órdenes de que su esposa
no fuera enterrada hasta después de que él no regresara en unos pocos días. Sin
embargo, sus deseos fueron ignorados, ya que la familia de la señora Blunden consideró
que con el calor del verano, además del peso de la desgraciada señora, el olor de la
descomposición pronto resultaría muy desagradable, y por tanto, debía ser enterrada lo
más pronto posible.


Al día siguiente fue colocada en un ataúd herméticamente cerrado, y fue llevada a la
capilla del Espíritu Santo, donde se inició el funeral.Uno de los porteadores del ataúddijo
haber oído golpes dentro del mismo, como si la mujer hubiera despertado a la vida, pero
pronto fue convencido de que todo de se debía al peso de la señora Blunden o a
imaginaciones suyas. El ataúd fue llevado al cementerio y enterrado en el suelo de
Hampshire.


Al día siguiente, algunos chicos fueron a jugar al cementerio y comenzaron a oír ruidos
fantasmales, que pronto descubrieron que provenía de la fosa de la señora Blunden.
Colocaron sus oídos en el suelo y uno de ellos dijo haber escuchado claramente las
palabras: “¡¡¡Sáquenme de mi tumba, por Dios!!!”. Los niños, aterrorizados y conmovidos,
corrieron al pueblo a dar la alarma, pero nadie les creía, sino que pensaban que eran
historias macabras de los propios chiquillos.
Los chicos sin embargo volvieron a la tumba y escucharon los gritos de nuevo. Volvieron
de nuevo al pueblo, y convencieron a algunos vecinos para que fueran con ellos al
cementerio. Allí, los vecinos exhumaron el ataúd de la señora Blunden, pero apareció
completamente magullada por los golpes de desesperación que se auto-infringió en sus
gritos.



La señora Blunden se había desmayado, y todos pensaron que era cierto que había
sido enterrada viva, pero que no había podido resistir y había muerto nuevamente.
Su ataúd fue colocado de nuevo en su lugar y esperaron al día siguiente para hacer las
pruebas pertinentes. Lo que nadie imaginaba era que la señora Blunden sólo había caído
en un estado de shock, del que despertó de nuevo bajo tierra. Al día siguiente, cuando la
exhumaron de nuevo, encontraron a la señora Blunden aún más magullada que el día
anterior, con muestras de que aquella noche la había pasado viva bajo tierra por segunda
vez.


El forense, después de un largo examen, declaró finalmente que en esta ocasión, sin
duda, estaba muerta. Varias personas fueron acusadas de su muerte, y la ciudad fue
multada por las autoridades inglesas por su negligencia.
Hoy en día se desconoce la ubicación exacta de la tumba de la señora Blunden, pero la
historia parece ser cierta. De hecho, hay pruebas que sugieren que hace muchos años en
Inglaterra una de cada 25 personas presentaban síntomas de haber sido enterradas
vivas. Esto llevó a que se instalaran unas pequeñas campanas sobre las tumba que
estaban fijadas por una cuerda a la muñeca de los fallecidos, para en el caso de que
revivieran, sonaran dando la voz de alarma.



Desde entonces, en Inglaterra, se suele decir mucho eso de “salvados porla campana“.



El misterio de Tunguska



Laszlo correteaba orgulloso por la fría estepa. Era su primera salida con su abuelo, un
viejo pastor siberiano que día tras día, desde hacía ya más de 40 años, salía cada mañana
con sus ovejas para que éstas reposaran tranquilas y pastaran en las colinas de
Tunguska.
“Mira, Laszlo, con este tallo puedes hacer infusiones que te servirán para curarte los
dolores de huesos, y con éste es con el que tu madre te hace los emplastes para cuando
te caes, aplicándotelo sobre los arañazos”. Laszlo miraba absorto, con sus 7 añitos, a su
abuelo, que no paraba de masticar entre sus dientes un fino brote de hierba, y despacio,
se agachó para coger otro para él.

Ni Laszlo ni su abuelo vieron lo que bajaba del cielo a 11 kms./seg. Un estruendo
estremecedor rasgó el cielo; sólo tuvieron el tiempo justo para levantar la vista al cielo y
ver el fulgurante resplandor que iluminó todo el firmamento. Después, nada. La
explosión y el fogonazo posterior arrasó más de 2.400 kilómetros cuadrados de bosque y
60.000 árboles fueron arrancados de raíz.

Era el 30 de junio de 1908, y hoy, 100 años después, aún nadie sabe lo que ocurrió en
Tunguska.


Evidentemente, ni Laszlo ni su abuelo existieron en la realidad. Perdonadme la licencia.
Pero lo que sí ocurrió fue aquel extraño suceso en Tunguska: un enorme meteorito con
el tamaño de un campo de fútbol entró en nuestra atmósfera.Eran las 7 y 17 minutos de
la mañana cuando a 8.000 metros de altura la roca explotó en una gran bola de fuego,
con una fuerza equivalente a una bomba atómica de 12 megatones.Una superficie igual a
la de la Comunidad de Madrid prácticamente desapareció del mapa. Fue tal la sacudida
que todos los sismógrafos del mundo registraron el temblor; la explosión arrojó tal
cantidad de polvo al aire que éste se hizo tan espeso que la estratosfera reflejaba la luz
del sol desviándola. Londres tuvo, durante varios días, noches con luz solar que le
llegaba desde Tunguska…


… pero curiosamente, en 1908 nadie le prestó atención a lo ocurrido. No fue sino hasta
el año 1927, con Stalin como secretario general de la Unión Soviética, cuando Leonid
Kulik comenzó a investigar el extraño suceso ¿qué había ocurrido allí? no había cráter
ninguno pero sí que estaba todo quemado y los arboles arrancados. Años después, en
1958, Kirill Florensky siguió la investigación y halló polvo de cometas, roca fundida y
magnetita.



Sin embargo, fue en los años 70 cuando Tunguska comenzó a adquirir tintes de misterio.
Visto desde el aire la zona quemada presenta una extraña forma de mariposa; además,
hay signos de radioactividad similar a la que dejaría cualquier bomba atómica. No
obstante, hablamos de 1908, y en esa época, ni hay ni ha habido pruebas de que existiera
ya la bomba de hidrógeno.Comenzaron a surgir los primeros rumores de que aquéllo que
había estallado no era un meteorito, sino un OVNI, y aquella explosión, un desencuentro
de antimateria…




Fueron muchos años de cierre soviético, de secretos y verdades ocultas, y eso había dado
tiempo suficiente para que surgieran relatos y leyendas de todo tipo.


El último y más extendido entre los creyentes de estas “leyendas urbanas” es el que
apoya la tesis de que había sido un experimento de Nikola Tesla, un inventor que se ha
hecho famoso por sus experimentos locos, por su visión de futuro, pero también por sus
rotundos fracasos a la hora de demostrarlos. De él dicen que ya había anticipado la
invención de la radio antes que Marconi; o el estudio de la corriente alterna antes que el
propio Edison. Aquél de Tunguska fue otro experimento de los suyos que también salió
mal; un potente aparato de rayos que se le escapó de control y estalló en la
estratosfera.
No hace demasiado un grupo de científicos italianos lanzó la tesis del meteorito de baja
densidad como fenómeno causante de tal devastación. Teorías, muchas teorías, pero
escasas pruebas.

La verdadera cuestión es que 100 años han pasado desde aquéllo y probablemente nunca
sepamos la verdaddel misterio de Tunguska.
[/align]


El autobus fantasma de St. Marks Road



Todo sucedió muy rápido. Al girar a la derecha, el automovilista vio al rojo autobús de
dos plantas echársele encima, con los faros encendidos y el motor rugiendo
malévolamente. En el último momento, un brusco volantazo le permitió apartarse de
su trayectoria a costa de invadir la acera, en donde logro detener el coche sin colisionar
con las casas.Mientras tanto, a su espalda, el autobús se desvanecía en la oscuridad de la
noche.

“Las luces de sus dos pisos estaban encendidas, pero no vi pasajeros ni tripulación”,
declaró después a la policía. Por otro lado, recordaba con claridad haber visto un cartel
con el número 7 en la parte delantera del autobús; pero aquella línea, según pudieron
comprobar los agentes más tarde, no existía en Londres.

A lo largo de la primavera de 1933 se repitieron los encuentros con el inexistente
autobús de la línea 7.Siempre tenían lugar a altas horas de la noche y en la esquina entre
St.Mark´s Roady Cambridge Garden (calles situadas en el barrio de North Kensington),
una peligrosa curva ciega cuya escasa visibilidad había causado ya algunos accidentes en
el pasado.



El último tuvo lugar el 11 de junio, cuando un conductor perdió la vida al estrellarse justo
después de la curva contra la pared de una casa. Un testigo declaró ante el juez
encargado de las diligencias haber visto al misterioso autobús número 7 aproximarse al
automóvil poco antes de que este se saliese de la calzada. El magistrado se mostró
escéptico, pero durante los días siguientes, al igual que los periódicos de la ciudad, se vio
desbordado por la gran cantidad de cartas de vecinos que aseguraban haber visto al
autobús merodeando por la zona durante los dos meses anteriores. Un inspector local
de transportes afirmaba incluso que lo había visto aparcar en un hangar de la estación
de autobuses y desaparecer a los pocos segundos como por arte de magia, aún con el
motor encendido.

Ante la imposibilidad de encontrar aquel misterioso autobús que estaba sembrando el
pánico entre los conductores, las autoridades londinenses decidieron mejorar la
visibilidad del cruce entre St. Mark´s Road y Cambridge Garden ensanchando la
calzada unos metros. Desde aquel momento el autobús fantasma no volvió a hacer
acto de presencia



Animales con sexto sentido: Moro, el perro vagabundo de
los entierros



A veces el comportamiento de los animales sorprende a quienes lo rodean. Más de una vez ellos parecen haberse adelantado a nuestras necesidades, como si supieran lo que
queremos o lo que le íbamos a pedir. Pero no sólo atentos a sus amos, el
comportamiento animal incluso ha llegado a servir para avisar de grandes catástrofes,
especialmente en el caso de seísmos.

El caso de Moro, un perro vagabundo fue especial… y temido. Nadie dudaba en Fernán
Núñez, un pueblo de Córdoba, de su sexto sentido, pero nadie lo quería cerca, por miedo
o superstición.Tan especial fue su caso que hoy día este perro tiene un monumento en la
ciudad…tras haber asistido a más de 600 entierros de vecinos de todo el pueblo.


El animal siempre sabía de antemano quién iba a morir. Su sexto sentido siempre lo
guiaba a la puerta de la casa donde iba a producirse una muerte próxima, y allí,
pacientemente, esperaba en su puerta. Lo curioso es que su ritual no finalizaba hasta que
no había asistido, en el cementerio local, a su sepelio. Obviamente, aquella actitud del
animal asustaba a todos los vecinos que no querían verlo ni en pintura, como
vulgarmente suele decirse y por ello, en más de una ocasión intentaron echarlo del
pueblo. Al menos, que se sepa, en dos ocasiones lo metieron en camiones de transporte
sin que lo supieran los conductores. En la primera ocasión, Moro acabó en Granada. En la
segunda terminó en Ciudad Real. Pero en ambas ocasiones, a los pocos días, Moro volvía
a aparecer en el pueblo por su propia pata.




La única vecina del pueblo capaz de acercarse al animal durante varios años y
alimentarlo fue la que por primera vez lo vio en un entierro de un familiar. Desde
entonces, lo acogió, por la compañía que en aquel momento tan duro le dio. El animal incluso se acercaba hasta la carretera y más de una vez lo encontraron sentado al borde
la misma, esperando.Al poco rato siempre aparecía por la misma un coche fúnebre.



Fueron 600 casos los que se contabilizaron que el perro, Moro, fue capaz de predecir. Y
siempre, hasta el último de sus días, acompañó hasta el último momento a cada uno de
los vecinos de Fernán Núñez.
¿Poder extraensorial? ¿lo que vulgarmente llamamos sexto sentido?, pero el de Moro
es sólo uno de los muchos casos de animales en los que se ha constatado que tienen un
instinto fuera de lo común.


OTROS POST DE INTERES...













Hasta la proxima!!!


0
11
0
3
11Comments
      GIF
      New