Popular channels

Inverter Sweet Dreams (i.s.d.)



I.S.D.

Muchas personas sueñan con cosas aterradoras, fantasmas, caídas y mucho más, pero lo que hoy les voy a contar algo que me sucedió, de un sueño a la realidad. Todo transcurría en un día más normal que de costumbre, me había tomado un fin de semana del trabajo para poder pasarla con mi familia, ellos estaban un poco angustiados porque en la oficina estábamos con mis compañeros bastante atareados diseñando la marca de un nuevo producto que se lanzaría pronto al mercado. No pensaba que sería tan complicado debido a que éramos bastantes en el grupo de trabajo. Pero ya estaba, el fin de semana me ayudaría a olvidarme de mis responsabilidades y poder relajarme para luego pensar más tranquilo las cosas e idear algo innovador y llamativo en la marca.

Ya con mi hija y mi mujer en la playa pasamos todo el día jugando a la pelota y tomando bebidas heladas, todo bastante normal. Al anochecer subimos al auto para regresar a casa y ver una película de acción que tanto le gusta a Sarah, mi hija de trece años, y junto a mi esposa Valeria preparamos palomitas de maíz para acompañar. Casi llegando a la mitad del vídeo me dormí por el largo día que tuve. Aquí es donde comienza lo extraño, no recuerdo mucho como fue mi sueño, pero esto es lo que logró rescatar del mismo.

Me encontraba parado en frente de mi casa sólo y por la calle no había autos ni personas circulando, el cielo estaba gris y ni se oía ni el ruido de una pequeña brisa. Entre y me dirigí caminando hasta la cocina en la cual una olla estaba hirviendo, pero mi mujer no se encontraba allí. Busque por doquier y no encontré a nadie. Fue en ese preciso momento que decidí subir las escaleras hasta la habitación de mi hija, pero en el momento de ver hacia el pasillo una figura extraña se movía lentamente vagando por el lugar, no lo distinguí bien por la poca luz que había, decidí seguirlo y vi que entró al cuarto de Sarah. Mi intención era correr para evitar que algo malo sucediera, pero era inútil, solo podía caminar. No me tomo demasiado tiempo porque no era una distancia muy larga. Tomé lentamente el picaporte y abrí la puerta sólo para encontrar los pedazos destrozados de mi hija por el suelo, sus piernas estaban encima del escritorio, su torso a un costado de la cama, su cabeza encima del televisor aún con los ojos abiertos, mi angustia fue tan profunda que me arrodille en el suelo y comencé a llorar, eh aquí cuando una risa se empezó a escuchar, era mi nena, su cabeza se movía, y me hablaba. Empezó a decirme que todo había terminado, que el hombre que vino aún se encontraba en la habitación para terminar con mi vida, en ese momento un escalofrío empezó a recorrer todo mi cuerpo, sentí la sensación de una presencia detrás de mi, y lentamente gire la cabeza. Era espeluznante, su cabeza estaba dada vuelta, tenía una especie de máscara y tenía dedos largos y filosos, la cosa más horrorosa que nunca antes vi. Me tomo de la espalda y clavo sus dedos en mi pecho y justo antes de que me de muerte desperté. Estaba en el sillón sólo y la televisión se veía lluviosa, ya eran las cuatro de la mañana y la señal se corta antes de las doce de medianoche. Rápidamente corrí hasta donde estaba mi hija y estaba bien, dormía profundamente, ahí fue cuando me dio cuenta que todo había sido un sueño, se veía tan real que no supe diferenciar entre el mundo que se creó dentro de mi cabeza y la realidad.

Al día siguiente me puse a pensar como podía ser la marca del producto que lanzaríamos en el trabajo, me costaba un poco porque debía llevarle la idea al diseñador gráfico para hacer el logotipo. Justo allí fue que sentí un dolor muy fuerte en la cabeza, no sabía a que se debía porque fue de un momento en el cual estaba bien y en una milésima sentí como si me hubiesen metido un martillazo. Me desmaye y caí bruscamente al suelo. Fue justo cuando despierto y me encontraba en frente de mi casa de nuevo, como en el sueño, nada más que todo era más colorido, se veía gente pasar por la vereda y autos que iban y venían. Entre y escuche música que venía de la habitación en la que dormimos con mi mujer, mi memoria y mis oídos identificaron que era la música que a Valeria le gustaba, su volumen era muy alto que una vez llegado a la puerta del cuarto hacia que duelan mis oídos. Abro rápidamente y no había nada.

El sonido venía de ningún lugar, no entendía porque, tape y presione mis oídos con mis manos lo más fuerte que pude pero no lograba evitar que mis tímpanos se saturaran, abrí puertas de muebles con el fin de poder encontrar el origen de ese maldito ruido. Me lleve la sorpresa más inesperada al abrir la puerta, mi mujer estaba en ropa interior, prácticamente casi desnuda por la transparencia de su vestimenta, de repente la música empezó a disminuir su volumen. Al ver a mi esposa pensaba que estaba así para darme un regalo por el fin de semana que me tomé en el trabajo, para compensar las veces que no habíamos estado juntos. Empecé a desvestirme y antes de sacarme el pantalón ella empezó a hablar con su dulce voz diciendo que hoy se terminaría todo, quede perplejo y recordé lo que había soñado la noche anterior, lo que mi hija dijo mientras estaba completamente mutilada, en ese momento me dio cuenta que estaba dentro de otro de esos sueños, sólo esperaba que algo me sucediera para poder despertar y acabarlo de una vez, pero no pasaba nada. Valeria seguía hablando y.su voz cambiaba y se hacía más y más grave hasta parecer la de un demonio... Su sonrisa se hizo más grande, sus pupilas se hicieron más y más grandes y sus ojos se colorearon completamente de negro, entonces fue que su cabeza empezó a torcerse y se dio vuelta completamente hasta quedar invertida, sus dedos empezaron lentamente a alargarse y sus piernas se desvanecieron. Salí de la habitación corriendo por el pasillo pero note que cada vez el lugar se hacía más estrecho y más y más. Corría pero era inútil, seguía en el mismo lugar mientras esa cosa me seguía. Cuando me alcanzó tomó mi pierna y tiró de ella dejándome postrado en el suelo. Con sus garras empezó a rasguñar mi espalda haciendo las heridas más y más profundas, ya no parecía un sueño, el dolor era real, desgarrador. No sabía como hacer para despertar, quería hacerlo pero no podía, estaba jugando conmigo, se divertía haciéndome daño.

Al cabo de un minuto se detuvo y apareció mi mujer frente mío, sólo podía ver sus pies porque estaba tirado en el piso, empecé a levantar la mirada hasta su cabeza, me perturbe tanto al ver que ella tenía la cara diferente, sus ojos estaban a los costados, su boca entre medio de ellos, sus dientes eran afilados y disparejos, y no poseía cabello, era un monstruo. Empezó a hablarme de nuevo con esa voz, que parecía llegar desde el mismísimo infierno. Decía que no podía escapar a mi destino, que ya estaba todo acabado, entonces sentí un golpe muy fuerte y como si fueran momentos de un segundo las imágenes perturbadoras desaparecían y así con cada golpe. Abrí los ojos y me encontraba en la sala de un hospital, con unos cuantos cables adheridos a mi cuerpo y junto a mi un médico que tenía en sus manos las dos placas de un desfibrilador, me estuvieron dando descargas para poder reanimarlo, según lo que el me comentó, estuvo hablando con mi esposa y dijo que que me encontró en el suelo convulsionando y con heridas como cortadas en mi espalda. Quede en la camilla reposando hasta que llegó mi familia a verme, estaban llorando y decían que tenían miedo que me pudiera haber pasado algo. Nadie entendía nada, pero cuando empecé a comentarles lo que soñé y la relación que tuvieron esas marcas con la situación se quedaron callados, nadie me creyó pero tampoco podían darle una explicación a todo lo que sucedió. El doctor se acercó y pidió a mi mujer y a mi hija que nos dejasen solos porque debía hablar conmigo.

Cuando se marcharon el me dijo que describa con la mayor aproximación de detalles como fueron los sueños que tuve y si vi algo que se asemejara en los dos. Y le explique detalle por detalle y le comenté de que lo que más se parecían uno al otro es la presencia de un ser con la cabeza invertida. Se dirigió a su escritorio y de allí saco un papel un poco arrugado, me lo mostró y era el, un dibujo mal echo pero que se mostraba ese ente escalofriante que me perseguía en la cabeza. Me relató la historia de un pequeño niño que un día tuvo la mala suerte de ir a parar al hospital por algo muy relacionado con lo que me pasó a mi.

El había llegado inconsciente, (Dijo el doctor), con heridas muy graves y una pierna destrozada que tuvieron que amputar desgraciadamente. El nene nos contaba que soñaba con algo que no sabía describir, era muy pequeño y no tenía mucha idea de muchas cosas. Un día sentado en una silla de ruedas hizo este dibujo, nosotros pensamos que era parte de su delirio, pero no. Al poco tiempo encontramos al chico decapitado en su camilla, su cabeza no se había desprendido por completo, quedó colgando de piel y carne. No estaba cortado con un utensilio del hospital, si no que había sido arrancado. Esto no se ah echo viral porque mantuvimos la información en secreto porque no sabíamos como explicarlo, pero ahora que te tenemos a ti podemos realizar una estricta investigación sobre esta criatura.

Al darme el alta las noches siguientes no volví a soñar con el pero estoy atento y busque maneras de despertar a tiempo para que el no logre atraparme, tarde o temprano lo volveré a ver así que les cuento esto para que no se confíen, si ven a este ente en sus sueños, despierten, háganlo si valoran su vida.

0
0
0
0No comments yet