Check the new version here

Popular channels

La Llamada...

LA LLAMADA

En un sábado cualquiera Irene llegó a su casa después de haber salido con sus amigos.
(Se abre una puerta)

Amigo: ¡Oye! Venimos mañana para curarte la cruda.

Irene: Si esta bien, pero que no sea muy temprano.

(Cierra la puerta y suena el teléfono)

Irene: Hay no manches maldito teléfono, que susto me dio. ¿Bueno? ¿Bueno, bueno?

Nada se escuchaba al otro lado de la línea. Irene pensó que seguramente eran sus amigos que querían jugarle una broma... una pesada broma.

Irene: Dejen de estar dando lata si por favor y vayanse a dormir.

Esta situación se repitió tres veces más (suena el teléfono), en la cuarta ocación decidió no contestar el teléfono, pues además de cansada ya estaba enojada por la interrupción.

Irene: Dejen ya de estar dando lata y vayanse a dormir. ¡Claro!, yo con mis tequilas y el mudo que tiene ganas de jugar.

(Vuelve a sonar el teléfono) Los timbrazos no dejaban de sucederse, cada vez que contestaba era la misma respuesta: un silencio al otro lado de la línea (Sigue sonando el teléfono e irene descuelga).

Voz extraña: ¡Ayudameee!

Irene: Ya con un carajo dejen de estar jugando, si siguen molestando voy a llamar a la policía.

Irene colgo el aparto llena de pánico. Ya se había pasado la broma y ella no tenía ni idea de quién era quien llamaba. (Vuelve a sonar el teléfono e Irene contesta)

Irene: ¿Quién eres? ¡Contestame! ¿Quién eres? ¿En donde estas? ¿Quién eres? ¡Dime donde estas!

Voz extraña: Aquí, contigo. ¡Ayudame!

Irene: (Grita) ¡No! ¡Dios! ¡No! ¡Dios mio, no por favor no! ¡Noooo!

Voz extraña: ¡Ayudame!

Un espantoso ser se presento frente a ella. La carne al rojo vivo, los ojos apunto de salirse de sus órbitas, hilos de sangre salían de su boca y naríz, y un líquido viscoso que cubría su cuerpo envolviendo el ambiente de un fétido olor a muerte.

Voz extraña: ¡Ayudame!

Pero lo terrorífico era que, aquella imagen no estaba sola. Varias figuras parecídas se acercaban con la misma intención: reclamarle la ayuda que momentos antes no quiso brindar. Responde: ¿Qué harías si una voz un día cualquiera pidiera tu ayuda por teléfono? ¿Asistirías a su llamado?
0
0
0
1
0No comments yet