Descargá la app
Danos tu opinión
Anuncie en Taringa!
Sobre nosotros
Ayuda
Reglas de la comunidad
Desarrolladores
Denuncias
Reportar Abuso - DMCA
Términos y condiciones
Reportar un bug
  1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Espiritualidad

La misteriosa historia de los cuadros malditos





Reproductor de One Piece:








La misteriosa historia de los cuadros malditos

Que bella obra de arte pero... ¿Por que se mueve?
Hay muchas cosas en este mundo que supuestamente están embrujadas. Desde una casa, un mueble, un ataúd, hasta electrodomesticos pero sin duda uno de los objetos mas conocidos son los cuadros o pinturas. Entre ellos los mas famoso son los niños llorones y el cuadro de ebay, los cuales les describire mejor su origen y como se convirtieron en leyenda.


El primero es el cuadro de ebay pintado por Bill Stoneham
Titulo: "Las manos lo resisten" o "Hands Resist Him"
Año: 1972



Supuestamente este cuadro más allá de su perturbadora imágen, fué puesto en venta por ebay. El sujeto que lo vendia decia que no se hacía responsable de quién lo comprara ya que aseguraba estar maldito y que extraños sucesos le ocurrían a quien lo tuviera.

“Cuando recibimos esta pintura, pensamos que se trataba de una obra de arte realmente buena. Un anticuario la había encontrado abandonada en la trastienda de una vieja fabrica de cerveza. Inmediatamente nos preguntamos que era lo que había conducido al abandono de una obra de arte de tan obvia calidad (de hecho todavía nos lo preguntamos). Una mañana, nuestra hija de cuatro años y medio nos dijo que ‘los niños de la pintura se estaban peleando’ y muy asustada nos pidió pasar la noche en nuestra habitación. Yo no creo en ovnis ni en que Elvis continúe con vida, pero mi marido se alarmó. Para mi diversión, instaló una cámara activada por el movimiento mirando al cuadro durante toda la noche. Tres noches después, había fotografías en la cámara. Después de comprobar lo que había salido en las fotografías, decidimos que el cuadro tenía que marcharse. Por favor, juzguen ustedes mismos. Por favor, no pujen por este cuadro si son ustedes susceptibles a las enfermedades nerviosas, afecciones cardiacas o están poco familiarizados con la fenomenología paranormal. Al pujar por este cuadro, los vendedores quedan eximidos de cualquier responsabilidad respecto a los sucesos que, relacionados con el cuadro, ocurran durante o con posterioridad a la venta. Este cuadro puede tener o no cualidades sobrenaturales, que podrían influir de alguna manera en la vida del comprador. Sin embargo, al pujar usted oferta una cantidad sólo en función de su valor como obra de arte. Ahora que ya está todo dicho, me gustaría hacer una pregunta a los participantes en la subasta. Queremos que nuestra casa sea bendecida después del paso por la misma del cuadro. ¿Conocéis a alguien cualificado para esto?”

Bueno, esas fueron las palabras exactas de vendedor y las famosa imagenes captadas por el fueron las siguientes.

El niño mueve los ojos:





La muñeca aprieta la pasta:





Y tal vez la mas escalofriantes de todas:



Tanto como la muñeca y el niño producen calor corporal



Tras la fama que alcazó el cuadro se busco respuestas de su autor a lo que el respondio.

¿Por donde comienzo? Bueno, siempre tuve una conexión con lo que Carl Jung llama el inconsiente colectivo. Pienso que todos lo tenemos. Los artistas, especialmente los artistas visuales,son barometros de los sucesos colectivos del momento. Los sueños son una experiencia común. De cualquier forma, mi propia experiencia es una sensibilidad a un lugar fisico y geografico. Hay memorias, ecos de la vida en ese lugar. A lo mejor es lo que llaman canalizacion. Cuando pinte Hands Resist Him en 1972, use una foto mia de cuando tenia 5 años en un departamento de Chicago. Las manos son las otras vidas. La puerta de vidrio es ese delgado velo entre el despertar y el sueño. La niña/muñeca es la compañia imaginaria, o la guia en este reino. El dueño de la galeria donde "Hands" estaba siendo expuesta y el critico de arte que hablo sobre mi cuadro murieron un año despues de la muestra, la persona que compro el cuadro en esos tiempos (el actor John Marley) murió en 1984.


El autor del cuadro piensa que todo es una mera coincidencia. La pintura es muy extraña o surrealista o como quieran llamarla, y pues causa una sensacion.... bueno,digamos que no muy agradable. Gracias a esas sensaciones que provoca a su extrañez y al destino que sufrieron esas 3 personas la pintura ha sido objeto de varias leyendas urbanas, como de gente que se desmaya al verla, niños que lloran, que los dos niños en la pintura cambian de posicion ,etc.

Ahora otros grandes cuadros que hasta hizo que la prensa de londres creyera en la maldición son los niños llorones.







Este es uno de los muchos cuadros pintados por Bruno Amadio, un pintor que pasó sus días con más pena que gloria y al que le ha sobrevivido una leyenda negra y oscura. Su colección “Los niños llorones”, dicen que está maldita, que sus cuadros son una puerta para pactar con el diablo y que terribles desdichas recaen en todos aquellos que se atreven a colgar uno de esos óleos en las paredes de su hogar. Poco se sabe de éste personaje y los datos que se pueden encontrar son más que confusos. Amadio nació a principios del siglo pasado en Venecia, fue fascista y conservador y, cómo no, un fiel seguidor de Mussolini. Se cuenta que participó en la II Guerra mundial y que fue en ésta donde comenzó a pintar los cuadros malditos, la serie a la que llamó “Los niños llorones”.


En dichos cuadros, Giovanni Bragolin, quien con este nombre firmaba sus trabajos, pretendía mostrar el horror de la guerra en las lágrimas de esos niños desdichados y huérfanos, símbolo más que gráfico de las desgracias que dejaba el conflicto bélico allí por donde pasaba.

Cuenta la historia que Bruno Amadio pintó un total de 27 cuadros en esta serie y que todos los niños vivían en orfanatos o casas de beneficiencia.

Al finalizar la guerra, Amadio se traslada a vivir a España; primero a Sevilla, donde pasa varios años de su vida y más tarde a Madrid, donde se le pierde totalmente el rastro,muchos afirman que se suicido.

Al igual que su vida, la leyenda que le acompaña también tiene un origen incierto. Según cuenta la versión más extendida, Bruno Amadio, harto de ser un pintor común, pactó con el diablo para poder tener la fama y el reconocimiento que se merecía. (No se sabe a qué precio). La cuestión es que, de la noche a la mañana, sus cuadros se hicieron muy populares y a mediados de siglo eran un tesoro preciado del que se hacían cientos de reproducciones todos los años. Pero todo aquel que lograba tener una copia de tan famosa obra ocurria un incendio en el que lo único que se salva era el cuadro del niño llorón y aquí fue donde se desencadenó la leyenda que conocemos hoy en día. Como se menciono antes los incidentes eran tan coincidentes, que incluso el periodico de londres creyo en el mito




En una de las versiones de la leyenda urbana se cuenta que el primer cuadro que pintó Bruno, se quedó en el mismo orfanato de dónde era el niño retratado y que dicho orfanato ardió hasta los cimientos a los pocos días, todos murieron abrasados, incluso el propio niño que fue pintado por Amadio en el cuadro que, misteriosamente, fue el único objeto que no fue pasto de las llamas. De esto modo, el espíritu del niño quedó atrapado de algún modo en el lienzo que arrastraría la terrible maldición por el resto de los días.Por otra parte se dice que los niños lloran porque el diablo en forma de pez los devora desde los pies hasta la cabeza.



Bueno, según la leyenda, varias personas escepticas afirman que hay una explicación coherente, segun ellos los incendios eran provocados por el tipo de madera que en marcaba los cuadros. Probocando que se concentrara el calor hasta producir un incendio.

Al final de los años setenta la leyenda se extendió como la pólvora y los testimonios sobre la mala suerte de todos aquellos que poseían uno de los cuadros de la colección se multiplicaban por momentos. Nadie quería tener uno de estos cuadros en su casa y las copias dejaron de realizarse por falta de pedidos, “por si acaso” todos fueron descolgando sus cuadros y arrinconándolos en los desvanes si no deshaciéndose de ellos lo más rápido posible.

Cuentan, que en determinadas fechas, si uno se ponía delante del niño llorón podía pactar con el diablo, y éste te podía mirar directamente a los ojos a través de los enrojecidas y llorosa mirada del niño.

Hoy en día todavía quedan muchos de sus cuadros en circulación, y todavía son muchos los que aseguran que en sus hogares suceden hechos extraños.



¿Leyenda urbana? ¿Cuentos de viejas?

Para comprobarlo tan solo hay que comprar uno de estos cuadros y colgarlo durante una temporada sobre la cabecera de sus camas. Eso sí... Por si las dudas tengan un extintor de fuego.


















0
0
0
0No hay comentarios