Check the new version here

Popular channels

Leyenda Urbanas del mundo

Les dejo unas leyendas de mi tucuman
Colegio nacional de Tafi viejo
Comentan que en el Colegio Nacional de Tafí Viejo a veces les suceden hechos extraños a los alumnos que llegan antes del horario de entrada al secundario en el turno mañana. Una de estas historias narra que una alumna llegó temprano al establecimiento, ya que tenía que terminar de transcribir una tarea que había realizado en un borrador. Esta joven ingresó a su aula, que obviamente estaba vacía al igual que el resto del colegio a excepción de la presencia de los conserjes, y comenzó a “pasar en limpio” el trabajo.
Luego de un rato empezó a sentir ruidos en la habitación, y cada vez que levantaba la vista éstos cesaban. Pero realmente se impactó cuando vio que una de las lapiceras que estaba en su pupitre comenzó a flotar en el aire, levantándose de un extremo de la mesa hasta asentarse en el otro extremo. La chica logró dominar el miedo que la embargaba y simuló que nada había sucedido. Se paró tranquilamente, caminó con lentitud hacia la puerta del aula y cuando estuvo afuera comenzó a correr hacia la salida del colegio. Mientras corría se topó con los conserjes, quienes vieron el estado de shock en el que se encontraba la muchacha. La llevaron a la cocina y le ofrecieron un té. Ya más calmada les contó lo ocurrido. Sin embargo ellos no se asombraron, y le dijeron que varios experimentaron cosas similares en el colegio.
Pasaron los minutos y el lugar se llenó de alumnos y profesores tomando su ritmo habitual de día de clases. Cuando sonó el timbre para entrar a las aulas la chica se sintió más segura y regresó a la suya, se sentó y revisó los cuadernos que había dejado. Grande fue la sorpresa que se llevó al ver que su tarea estaba terminada, “alguien” la había completado y se podía ver que la letra era distinta a la de ella.

El familiar
El familiar no es más que el demonio mismo, que en un trato con los dueños de los grandes ingenios azucareros, les da riqueza, poder y mucha suerte, a cambio de su alma y dar un lugar para que pueda quedarse cerca a vigilar el cumplimiento del contrato y cobrarse un obrero, o más si está hambriento, al año.

El familiar se dice que vive en la casa del dueño del ingenio, generalmente en el sótano o en los galpones de herramientas, a los que envía un obrero que nunca llega a salir cuando es el momento de comer del demonio. La forma más conocida que adopta el familiar es la de un enorme perro negro, con brillantes ojos rojos o en algunos casos sin cabeza.

Según se cree, esta leyenda tiene su surgimiento con el auge que tuvieron los ingenios azucareros y a la desaparición de campesinos y peones por infinidad de causas. Otros dicen que los hacendados crearon el mito para poder hacer "desaparecer" a los que cuestionen el sistema de producción.

Si leen esta leyenda de noche, seguro les entró algo de miedo, por lo que tienen que protegerse y no salir sin una cruz grande en el pecho, llevando un rosario y cuchillo en la cintura. Yo por mi parte voy a tener que tener cuidado, un vecino me contó una vez que ya vio al familiar a media cuadra de mi casa.
El perro de la calle
Sara y Antonio disfrutaban de su luna de miel en México, se habían casado apresuradamente porque ella se quedó embarazada, pero no por ello se querían menos que el resto de recién casados. Llevaban años hablando de la boda y el próximo nacimiento no hizo mas que acelerar un enlace que ellos deseaban desde hacía tiempo.

Su viaje estaba resultando de lo más placentero, México les cautivaba, ambos caminaban durante horas por las playas de Cancún hasta que el sol caía, no habían visto un paraíso igual.

Una tarde mientras caminaban por la playa decidieron alejarse un poco de la zona turística, a unos cientos de metros encontraron lo que parecía un vertedero. Una zona sucia con un olor nauseabundo y un riachuelo cubierto casi totalmente por espuma. Entre la basura vieron un pequeño cuerpo moverse, un perrito chiguagua que parecía muy enfermo, tenía los ojos rojos, probablemente por alguna infección, estaba muy delgado y apenas podía moverse. La pareja que era amante de los animales no pudo quedarse indiferente, recogieron al animal y lo llevaron al hotel.

No les quedaba mucho tiempo de vacaciones y sabían que las normas del hotel eran muy estrictas con respecto a los animales así que no pudieron llamar a un veterinario. Sin embargo el amor y atenciones que dedicaron al perrito parecía tener sus frutos, lo alimentaron, limpiaron y al día siguiente parecía haber mejorado mucho, pues ya podía caminar y abrir los ojitos.

Enamorados del dulce animal decidieron que no podían abandonarlo de nuevo a su suerte, mientras hacían la maleta para regresar a España hablaban de lo bien que se llevaría con su gato Baltasar. Metieron al perrito en un bolso y se dirigieron al aeropuerto.

Como Sara estaba embarazada no tuvo que pasar por los filtros de seguridad por lo cual pudo pasar fácilmente al perrito escondido en su bolso, el animal aún estaba tan débil que no podía ladrar por lo que sería fácil llevarlo sin que nadie se diera cuenta.



Una vez llegaron a su casa, su gato comenzó a comportarse de una manera extraña, tenía un comportamiento muy agresivo con el chiguagua, como si estuviera asustado. Pensaron que serían celos y que pronto serían amigos.

Pasados unos meses nadie podría reconocer al chiguagua, el pequeño animal que parecía un esqueleto cuando lo encontraron había ganado peso y una poderosa musculatura, ya pesaba casi 8 kilos, un peso desde luego inusual para un perrito de sus características. El gato estaba muerto de miedo y no bajaba de los muebles para nada.

El chiguagua se había convertido en el rey de la casa.

Por otra parte Sara había tenido una niñita preciosa, debido a la preocupación de las últimas semanas de embarazo y la alegría del nacimiento la pareja casi ni se había percatado del comportamiento de sus mascotas.

Hasta que un día Baltasar desapareció, el gato alguna vez había realizado alguna escapadita en busca de gatitas en celo pero era la primera vez que no regresaba en varios días. Antonio puso varios carteles por el barrio con la foto del gato pero no dieron sus frutos, el gato se había ido.



Pasado un tiempo todo parecía haber vuelto a la normalidad, su bebé con dos meses estaba cada día más guapa. Su perrito ya pesaba 10 kilos y tenían un cuerpo rechoncho pero muy fuerte, era una verdadera máquina de comer que nunca parecía saciarse.

Una tarde la comida del perro se acabó, por lo que Antonio tuvo que salir a comprar mas mientras Sara cuidaba de su hija. La madre aprovechando que el bebé se acaba de dormir se metió a la ducha. Mientras se enjabonaba escuchó el corto llanto de su hija, pero a los pocos segundo se calló de nuevo.

Cuando Sara salio de la ducha su niña había desaparecido, no estaba en la cuna donde la había dejado. Como loca se puso a buscar por toda la habitación, debajo de la cama, en los armarios… nada, ¡ La niña había desaparecido!.



Antonio que llegaba en ese momento encontró a su mujer gritando y llorando de desesperación, juntos revisaron hasta el último rincón de la casa, hasta que se dieron cuenta de que su perro tenía las patas llenas de barro y sangre en el hocico.

Temiéndose lo peor salieron a su pequeño jardín donde encontraron oculto detrás de un seto un agujero en la tierra, como una madriguera. Aterrorizados por lo que pudieran encontrar cavaron con sus manos. Bajo tierra encontraron el cadáver de su hija parcialmente devorada y los restos de lo que parecía su gato desaparecido.

Antonio encolerizado fue en busca del perro y con un bate de béisbol le golpeó varias veces matándolo en el acto.

La policía llegó pocos minutos después y desconcertados por el caso llamaron a la perrera municipal para que se llevaran al animal, debían comprobar si tenía rabia y podría haber contagiado a sus dueños u otros perros del vecindario.
El veterinario al llegar al lugar de los hechos dejó a todo el mundo estupefacto.
“Esto no es un perro, es una rata enorme”
Al parecer la rata había crecido junto a un riachuelo contaminado por lo que había perdido el pelo, su increíble tamaño también podría deberse a una mutación, motivo por el cual había crecido con un cuerpo deformado que se podría asemejar al de un perro.

La mujer con la boca cortada
Kuchisake-onna (la mujer con la boca cortada) es una leyenda de la mitología japonesa. Trata sobre una mujer que fue asesinada y desfigurada por su esposo, convirtiéndose en un yokai (espíritu demoníaco) que regresó para vengarse.

La leyenda dice que hace mucho tiempo había una preciosa pero vanidosa mujer que se casó con un samurai. La bellísima mujer era pretendida por muchos hombres y acostumbraba a engañar a su marido. El samurai sabía de las infidelidades de su esposa por lo que un día en un ataque de celos y furia le cortó la boca de un lado a otro mientras gritaba:


¿Piensas que eres hermosa?

¿Quién va a pensar que eres hermosa ahora?


Se dice que desde entonces una mujer con la cara tapada, por una máscara como la que usan los cirujanos, vaga por las calles de Japón. Cuando encuentra a un hombre joven (mujeres según otras versiones) se acerca y les pregunta con el rostro cubierto:


¿Soy hermosa? (¿Atashi kirei?.)


Recordemos que en Japón el uso de máscaras para evitar enfermedades y no respirar el aire contaminado es bastante habitual, por lo que los chicos normalmente al ver sus bonitos ojos y sus suaves rasgos responden que SÍ. En ese momento la mujer retira la máscara dejando al descubierto la horrible hendidura que se extiende de oreja a oreja con una escalofriante sonrisa. Y les pregunta de nuevo:

¿Y ahora? (¿Kore Demo?).

Todo aquel que dice que NO, se asusta, grita o muestra el miedo en su cara es atacado por el espíritu que con unas tijeras gigantes les corta la cabeza.





Sí la víctima responde de nuevo que sí ”solamente” le cortará la boca de lado a lado para que sufra su misma suerte. En otras versiones si respondes afirmativamente las dos veces la mujer te seguirá hasta la puerta de casa donde te asesinará igualmente, ya que "kirei" en japonés para hermosa o linda es muy parecido a decir "kire" que significa cortar.

Existen otras versiones en las que si respondes que "Sí" cuando ella se quita la máscara, te dará un brillante y valioso rubí cubierto de sangre y se irá.

Es imposible escapar de Kuchisake-Onna, puedes salir corriendo pero aparecerá frente a ti de nuevo. Hay varias formas de escapar que varían según la versión de la leyenda:



- Puedes contestar con otra pregunta: ¿Y yo? ¿Soy hermoso? Eso confundirá al espíritu que se quedará pensativo dándote tiempo a escapar.

- También puedes llevar dulces contigo y se los tiras o simplemente se los ofreces quedará contenta con el regalo y te permitirá marcharte.


Aquí os dejo un vídeo con escenas de la película "Carved" basada en la leyenda...

link: www.youtube.com/watch?v=fYMsihpPnqM
Recorda que
0No comments yet