About Taringa!

Popular channels

leyendas parte 6

el cementrio
Esto sucedió al sur de la ciudad de México, era un Sábado y asistí a una tertulia a la casa de un entrañable amigo, compartimos varias historias de terror. Entre las historias que se contaron en la reunión, varias contó el anfitrión acerca del cementerio que existe muy cerca de su casa y que yo pasaba cada vez que iba a visitarlo. Al acabar la reunión tomé mi auto con dirección a mi casa, y al pasar el cementerio me dió risa todo lo que platicaban acerca de éste, ya que yo nunca creía en esos asuntos.
Seguí mi camino algunas cuadras, dos o tres de ellas hasta virar en una calle, algunos segundos después sobre la misma calle me topé con una señora que vestía toda de negro a la vieja usansa pidiendo aventón, obviamente no pensé en dárselo debido a la inseguridad que vivimos actualmente en esta ciudad, al llegar al final de la calle, justo donde tenía que dar vuelta para tomar otra avenida, sin saber como estaba otra vez en el inicio de la calle que hacía unos segundo ya había transitado.

Muy asustado de nuevo encontré a la misma señora, pidiendo aventón y de nuevo me negué a darlo, así que llegué una vez más al final de la calle y de nuevo estaba al principio, me fijé en el reloj de mi automóvil y eran las 3:24 am, esto me sucedío seis veces más, y de nuevo estaba al principio de esa calle, que para ese entonces ya me sabía de memoría, la última vez que miré mi reloj eran las 3:46 de la mañana y yo seguía en el mismo punto, al inicio de esa calle obscura, sin ninguna persona, solamente la señora que me pedía aventón.

Mi corazón saltaba de miedo y mis nervios me acababan, en realidad no sabía que hacer, quería pensar que era un sueño, pero intenté todo para darme cuenta de que en realidad estaba despierto.

Decidí armarme de valor y bajarme a preguntarle a la señora hacia donde iba, paré el auto, bajé la ventana y la mujer después de todo el miedo que me había inspirado mientras rondaba la calle, ahora me daba una profunda confianza, la mujer era una viejita con un rostro angelical que me pedía que la llevara a su casa, no se porque, en realidad no lo entiendo todavía accedí a llevarla, subi a la mujer en la parte de atrás de mi auto y siguiendo sus instrucciones llegamos hasta la puerta del cementerio del que me había reído minutos antes.

La mujer bajó de mi auto, se acercó a la puerta que estaba cerrada y por un segundo voltée a ver mi reloj de nuevo, marcaba las 3:55, regresé mi mirada a la puerta del cementerio y la mujer ya estaba adentro despidiéndose de mi. Enseguida retomé el mismo camino hacia mi casa y volví a pasar por la calle que había transitado ya varias veces, pero esta vez si pude terminar mi recorrido y seguir transitando por las demás calles, hasta llegar a mi hogar.



cuentos



La mujer de negro



historias



Todos los días trato de llegar a casa antes de las doce de la noche, ya es una costumbre mía y de mi familia, tengo quince años y a pesar de mi edad y de las nuevas costumbres, he tratado de llegar siempre en horario y cuento porqué...
Desde la época de mi abuelo se cuenta esta historia, nuestra calle une dos barrios grandes: Villa de Mercedes y Barrio U.O.M, esta calle, larga y de tierra, fue y es muy transitada, especialmente por peatones, es una calle llena de historias feas y lindas, yo me pregunto ¿Cuántas historias de amor crecieron y murieron en esa calle?
En su soledad al anochecer y cuantas peleas también, es una calle especialmente destinada a lo prohibido: amores prohibidos, peleas y bajezas que no quieren hacer público, reunión de brujas, rituales, calle que aún hoy recibe ofrendas a dioses y demonios, de parte de diferentes religiones y también lugar de largas caminatas para charlar y pasar una siestesita otoñal o de invierno.
Esta es exactamente la calle que pasa por mi casa, mi habitación da para esa calle y tengo una ventana chiquita pero lo bastante cómoda como para ver claramente y un jardín que me separa de esa calle. Desde niño, cuando conocí la historia, quise comprobar si era verdad y me quedaba frente a la ventana a mirar, se hacia la media noche y yo dormía ya profundamente, hasta que un día llegué tarde a casa, logré entrar y al pararme frente a la ventana la vi por primera vez: Era una mujer alta, delgada, vestida de negro, flaquísima, ni brisa había pero a ella le volaba el cabello negro y largo, hasta sus piernas, cuando pasó frente a mi casa, miró hacía el otro lado, ocultando su rostro.
No parecía que caminaba, solo se deslizaba suavemente sobre la calle pedregosa, me estremecí de espanto, esa silueta llenó mis pupilas de negro presentimiento y terrible desconfianza, no pude dormir de la inquietud, al otro día lo comenté con mi familia y solo rieron, solo faltaba yo en conocerla, nadie sabe porqué pero desde esa época del abuelo, durante el invierno especialmente, esa figura recorre la calle, algunos hasta se fueron del miedo que les causó, pero mi familia solo la ve pasar.
Cuentan por ahí que Ramón se fue a vivir a otra parte por la mujer de negro, porque una noche ya avanzada, regresaba del baile, siempre sin darle importancia a la dichosa historia, pero al caminar por esa calle a lo lejos vio la silueta que se acercaba, al parpadear ya estaba a medio camino, al volver a pestañar ya estaba encima, frente a él, con la cabeza gacha, y los cabellos ondulantes tapándole el rostro, se quedó mudo, miles de preguntas llenaron su mente mientras su corazón desbocado se hinchó de terror y quería salir corriendo, con la mirada baja miró su vestido moverse junto al cabello al compás del viento, que no había.
Una inercia movió su cabeza y la levantó para observar su cara, que al mismo tiempo levantó ella, delgada, huesuda, sus ojos hundidos sin boca, algo amorfo pero la mirada negra, oscura, se sintió inquieto, porque comenzó a sentir que su mirada era atraída mas y mas hacía esos ojos profundos, llenos de maldad y al mismo tiempo vacíos, hambrientos, pero de que? Y se atormentó al descubrirlo, por sus ojos su alma se escapaba, su ser su vida, todo era succionado por esos ojos, su vitalidad se perdía su fuerza comenzó a temblar, a luchar ¡El alma no! Se repetía, se les doblaron las piernas, sus músculos se hincharon, unas gotas comenzaron a rodar por su sien y las lágrimas se desprendían como cataratas, pero no podía cerrar los ojos, era una lucha de vida o muerte, su estómago se endureció y su mente solo repetía ¡Ayúdame Dios!
Y comenzó a recordar su vida, su niñez, sus padres, sus amigos, su novia, felices momentos y se preguntó ¿Hace cuanto que no rezo? Dios y el amor y fe creció en su corazón se sostuvo en el gran amor que le tenia a su padre, y el a su pequeño hijo, al que tenía descuidado y se prometió dedicarle su vida y criarlo en la fe cristiana, y fue tanto el amor que sintió, mas que el miedo, calló tendido en la calle, como si lo hubieran empujado, la mujer ya no estaba, solo la temblorosa luz de la esquina y la nueva oportunidad de vivir.



miedo



El hospital



terror



Al salir de la escuela ( Instituto Tecnológico de Morelia) como a las 12:00 PM de un 5 de Marzo, comenze a cruzar el Libramiento, se puso el alto y comenze a pasar, yo traia una bicicleta de montaña a un lado mio, en eso una camioneta cambio de sentido y .. no recuerdo mas que un sonido muy lejano.

Cuando desperte estaba en el piso con la cadera fracturada en tres pedazos..

Para no hacerla larga, me transferieron del Hospital General al ISSSTE y al cabo de una semana lograron operarme, mi Papa se quedaba conmigo en las noches, la noche siguiente de la operacion cuando logre quedar dormida lo que recuerdo es que vi a mi Papa sentado en el suelo y recargado en la pared, mi cama era la primera del cuarto, por lo cual yo tenia la posibilidad de ver quien venia.

Recuerdo haber cerrado los ojos e inmediatamente los volvi a abrir, y segui viendo la misma escena.. empeze a escuchar pasos por el pasillo y vislumbre a dos hombres, solo se que eran hombres porque asi lo sentia, totalmente negros sin rostro, como dos sombras caminando por el pasillo y se les veia lo que seria el vuelo de la bata de hospital. Entraron al cuarto vieron a mi Papa; para esto yo no pude articular palabra, acto seguido; uno se puso a la derecha de mi cama y el otro a la izquierda y me empezaron a hundir en el colchon, yo senti que la cama se abria por enmedio dando paso a una especie de pasillo donde sentia que un viento me succionaba...

Yo veia a mi Papa, tratando de gritar pero no pude.. por fin el desperto, en eso sentí que abrí mis "ojos físicos" y mi Papa se levantó muy asustado, jalo las sábanas y yo estaba en posición fetal, totalmente bañada en sudor, con la mandíbula trabada y sin poderme mover, cuando por fin pude hablar le dije a mi Papa que dos hombres habian entrado al cuarto a querer matarme, el salio corriendo a la central de enfermeras y ellas dijeron que ni siquiera habia pasado la guardia...

Lo unico que puede investigar al respecto es que con el accidente se abrió una de mis capas espirituales incluso al salir del hospital las visiones eran mas terribles hasta que fuí con una persona que cerro mis capas y abrió mi tercer ojo, ahora ya lo puedo controlar mas, aunque me siguen pasando cosas muy extrañas.. pero eso se los contare en la próxima carta.



Historias de terror (Para pasar el rato)



El charro negro



cuentos



Quisiera empezar narrandole una historia que le ocurrio a mi familia:

Hace ya un tiempo mi familia sufria por no poder encontar una casa donde vivir ya que eran mis 2 abuelos, mis 10 tios y mi mama ( un total de 13 personas ).Ya que no aceptaban tantas personas y menos tantos pequeñitos.
Un buen dia encontaron una casa en donde pedian muy poco dinero de renta y era muy amplia conataba con la planta baja y un departamento en la parte de arriba, en la calle de tuxpango en la colonia industrial.
Al principio todos estaban muy contentos pero empezaron a ocurrir sucesos muy extranos como que al mudarse los vecinos de la cuadra los miraban feo y nadie les queria hablar,habia ocasiones en que de la nada salian plagas de animales como hormigas,aranas,moscas etc... pero en cuestion de segundos desaparecian y no dejaban rastro alguno.
El dueno de la casa les menciono al rentarsela que nunca abrieran un cuarto que estaba sellado , segun el era un bano pero que nunca funciono , lo curioso es que por las noches se oian golpes detras de la puerta.
Lo peor fue cuando empezo a aparecerse un hombre vestido con un traje de charro negro que constantemente golpeaba a mis tias y a mi abuela, esto supongo es un espiritu malo, por que las golpeaba hasta dejarlas en un estado deplorable.
Eso fue durante 3 meses pero para rematar una ocasion estaba la familia comiendo eran aproximadamente las 4 de la tarde cuando de pronto oyeron ruidos en el departamento de arriba ( ahi dormian mis 3 tios pero en ese momento solo estaba el mas grande arreglandolo) se oian golpes como de una pelea y lo que pensaron era que alguien se habia metido a robar y que mi tio se estaria defendiendo.
Inmediatamente subieron y encontraron a mi tio todo golpeado , sangrando el y todas las paredes del cuarto , las ropas las traia desgarradas y el ropero de ellos estaba aranado pero como si un leon lo hubiera hecho , eran muy grandes y profundos los rasgunos. Era realmente imposible que alguien hubiera escapado por que la unica ventana y salida del cuarto daban al patio por donde subieron mis demas tios y abuelos.
Eso fue el acabose inmediatamente empezaron a empacar y se mudaron de casa, lo que yo opino como conclusion es que en esa casa existe una energia muy negativa que pretende destruir todo lo que habite en ella.
Lo bueno de esto es que nadie de la familia se llevo parte de esa mala energia ya que yo se que a veces puedes llevartela y te sigue a donde vayas.



historias
0No comments yet
      GIF