Check the new version here

Popular channels

Leyendas urbanas reales

PARA VER EL VÍDEO CLICK EN LA SIGUIENTE IMAGEN:

link: https://www.youtube.com/watch?v=rIL7BjwEaRU





EL HOMBRE VERDE O CHARLIE SIN CARA




Si alguna vez entras en un restaurante de carretera de la zona oeste de Pensilvania, en EE. UU., y preguntas si han visto al Hombre Verde de Pittsburgh, también conocido como Charlie sin cara, es muy probable que conozcan la historia del hombre deforme que podía verse durante la noche al pie de la carretera fumándose un cigarrillo mientras el humo se le escapaba por sus mejillas.

Según la historia, el Hombre Verde sufrió un accidente -del que existen diferentes versiones- que le desfiguró la cara. Cualquiera que fuera la causa, todas las historias coinciden en que su piel se volvió verde y sus rasgos faciales desaparecieron. También cuentan de él que era un fantasma que vivía en una casa abandonada.

Lo cierto es que esta leyenda tuvo su origen en una historia real. Durante 50 años, hasta la década de los 80, Raymond Robinson -herido en un accidente eléctrico en el que perdió los ojos, la nariz, una oreja y un brazo- solía caminar en solitario por las noches por la ruta 351. Su piel estaba tan dañada que desprendía un tono extraño. Esto fue en lo que se basaron para apodarle de ese modo. Pasó sus días aislado del mundo, escuchando la radio, aprendiendo Braille y haciendo cinturones y caretas de cuero.





LA LEYENDA DE DOG BOY



La leyenda de Dog Boy se origina en una zona fronteriza de Arkansas, EE.UU., donde vivía un niño muy siniestro al que le gustaba torturar a perros y gatos, e incluso experimentaba con ellos. También se decía que el niño tenía poderes sobrenaturales o demoníacos. Esta leyenda también se hizo real, ya que está basada en la vida de Gerald Floyd Bettis. Gran torturador de gatos y perros, Bettis también maltrató duramente a sus padres, a quienes tenía encerrados en la buhardilla de la casa. Un vecino cuenta que solo les daba de comer cuando a él le venía en gana. Si bien no hay pruebas de que Bettis tuviera ningún tipo de fuerza paranormal que le ayudase en “su trabajo”, era bastante corpulento y tenía a todos los vecinos atemorizados. Este es el hogar de Bettis, quien vivio aquí desde 1958 a 1988, y en la actualidad los residentes aseguran que en el sitio los fenómenos paranormales son muy comunes.





CROPSEY: LA VERDADERA DEL HOMBRE DE EL HOMBRE DEL SACO




La leyenda urbana de Cropsey se desarrolló a lo largo de los años 70 y 80, después de la desaparición de varios niños en Staten Island.

La historia, mencionada en el reciente documental titulado Cropsey, giraba inicialmente en torno a un clásico pero espeluznante ‘hombre del saco’ que robaba niños de las casas. El director del documental, Joshua Zeman, recuerda cuando era joven y creció en Staten Island. “Nuestros asesores nos llevaron al bosque, más allá de Seaview, y nos dijeron que entrásemos ahí. Inevitablemente, uno de ellos salió con un hacha gritando que él era Cropsey.”

Cercano a ese bosque, estaba ubicada la institución mental para niños de Willowbrook, muy conocida por las miserables condiciones de vida, por los maltratos y violaciones por los que tuvieron que pasar los niños que fueron ingresados allí durante su funcionamiento. A finales de los 80, después de las múltiples desapariciones, la policía finalmente empezó a centrarse en un hombre llamado Andre Rand, un ex empleado de Willowbrook que poco a poco se fue convirtiendo en el candidato perfecto para ser el hombre del saco de la vida real.

A pesar de que nunca fue oficialmente acusado de los asesinatos de los niños de Staten Island, Rand actualmente cumple 50 años por secuestro y asesinato en primer grado, y continúa siendo el principal sospechoso de las desapariciones de Cropsey




LOS VAMPIROS ANDINOS COMEDORES DE GRASA HUMANA




Esta es una historia particularmente espantosa y desagradable. No hablaremos de todos los detalles, muy similares a los casos del tráfico de órganos humanos.

Los “vampiros de la grasa humana” en realidad tienen su origen en una de las leyendas urbanas más famosas en Perú, que habla sobre unas criaturas conocidas como pishtacos. Cuenta la leyenda que estos vampiros vagan por la noche persiguiendo viajeros y personas desobedientes, los cuales son secuestrados y asesinados para extraer su grasa corporal con el fin de venderla en el mercado negro.

La policía peruana investigó esta historia hace años y, en 2009, el general Eusebio Félix Murga, director de la unidad de investigaciones criminales de Perú, anunció que habían desarticulado una banda de delincuentes que “traficaba con grasa humana”.
0
0
0
0
0No comments yet