Check the new version here

Popular channels

Lo real de los Zombis

La Realidad del Zombi

El origen del concepto de zombi deriva de la cultura vudú haitiana. La palabra Zombi muy probablemente proviene de la palabra congo Nzambi, que se puede traducir como [i]"espíritu de una persona muerta."[/i] En Haití un zombi es una persona que ha molestado a su familia y la comunidad, en la medida en que ellos ya no pueden soportar vivir con esta persona. Entonces ellos contratan a un Bokor, un sacerdote vudú que practica la magia negra y hechicería, para convertirlo en un zombi, y para ello le administra un preparado que se conoce como Cup poudre.

En abril de 1982, el etnobiólogo E. Wade Davis viajó a Haití tras los informes de que dos personas que se suponía muertas habían regresado recientemente a sus aldeas. Tanto las víctimas y sus familiares dan fe del hecho de que estos dos habían sido convertidos en zombis. Afortunadamente para el Dr. Davis, una de las víctimas era capaz de describir los síntomas que siguieron a su envenenamiento.

Davis tuvo éxito en el aprendizaje de la receta para el Cup poudre, y estuvo presente para presenciar su preparación. En el proceso, él reconoció que los ingredientes principales incluyen el pez puercoespín (Diodon hystrix), y el sapo de mar o pez globo (Sphoeroides testudineus). Todos ellos contienen una toxina nerviosa mortal, llamada tetrodotoxina.



Los síntomas de la intoxicación por pez globo han sido descritos por el Dr. Bruce W. Halstead de la siguiente manera: "Los síntomas de hormigueo alrededor de los labios y la lengua y la falta de coordinación motora, se desarrollan dentro de 10 a 45 minutos después de la ingestión del pescado. El hormigueo se extiende posteriormente a otros partes del cuerpo. En algunos casos, el entumecimiento puede afectar a todo el cuerpo lo que hace que la víctima diga sentirse como si estuviera "flotando". Salivación excesiva, debilidad extrema, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal pronto podría seguirle. Contracciones de los músculos, parálisis, dificultad para tragar, pérdida de la voz. En los peores casos hay convulsiones, y la muerte por parálisis respiratoria . Más del 60 por ciento de las víctimas envenenadas por estos peces mueren. No existe un tratamiento específico o tratamiento específico o antídoto para la intoxicación por pez globo"

Una vez que se la victima ingiere el coup poudre, hay pérdida de conciencia, disminución de pulso y de los movimientos respiratorios hasta un nivel imperceptible, al mismo tiempo que su temperatura corporal se reduce significativamente. El público, pensando que la persona estaba muerta, lo enterraría como si se tratara de un cadáver. Entonces serían exhumados, aún con vida, por el Bokor y, a pesar de que su físico se mantendría intacto, bajo el influjo de determinadas drogas su memoria y personalidad serian totalmente controlados, perdiendo totalmente su voluntad y a pesar de que aún viven, permanecerían bajo el poder del Bokor hasta su muerte. Por lo general, eran vendidos como esclavos a agricultores rurales. En los casos mencionados ambas personas recuperaron su memoria muchos años después de que se les dio por muertas.



Simbolismo Zombi

Como es el caso con el resto de los monstruos que son parte de nuestra cultura, hay ciertas implicaciones simbólicas unidas a la idea de los zombis. El medio del cine norteamericano que ha dado vida y llevado a la pantalla muchas de nuestros temores y pesadillas nos presenta el Zombi como un muerto reanimado y es a partir de este concepto que podemos comparar

Los Zombis de la variedad vudú haitiano representan una pérdida del razonamiento, la conciencia y también la pérdida de la libre voluntad. ¿Qué hay aparte de estas cosas, que nos separe de los animales? Al "controlar" a otra persona y eliminar la capacidad de tomar decisiones, y mucho menos participar en el pensamiento consciente, el "controlador" reduce a la persona “ controlada” al nivel de un animal, pues le ha robado su humanidad. Un claro paralelo podría ser tomado aquí entre las culturas que han promovido el uso de la esclavitud (como la nuestra) y las películas de zombis. Temer a la posibilidad de zombis, entonces, es de temer la esclavitud.



Teniendo en cuenta que los zombis de la variedad muertos reanimados, no son más que cadáveres en movimiento, estos vienen a encarnar el miedo humano a nuestro propio tejido muerto. Nosotros, como seres humanos, hacemos todo lo posible para ocultar los restos de nuestros muertos, en especial nuestros seres queridos. Si alguien que conocemos muere, nuestra imagen mental de esa persona se detiene en ese momento, no vemos el cuerpo muerto y descompuesto real, sino el recuerdo de esas personas vivas, conscientes y que tendrá eternamente la edad con que partió. No es un error que enterremos a nuestros cadáveres dos metros bajo tierra, a fin de erradicar la fealdad de la descomposición
.
Por lo tanto, hacer frente a un zombi es recordar nuestra propia mortalidad. Es, como se ha demostrado en La noche de los muertos vivientes y todas las películas similares hasta Guerra Mundial Z, especialmente aterrador el encontrar y ser atacado por, la imagen física de nuestro propio difunto amado. Sentir el choque entre el horrendo cadáver real y la imagen que atesoramos. Siendo que nuestra mortalidad es algo que tratamos de decorar con rituales ordenados y de negación pura y simple, los zombis sirven como un recordatorio doloroso y sorprendente que todos vamos con el tiempo a volver a la misma esencia terrenal y descompuesta, a la que nos dirigimos desde que nacemos.



El clásico film de Romero La noche de los muertos vivientes y sus contrapartes también ilustran el temor a la destrucción apocalíptica generalizada. No es una coincidencia que estas películas aparecieron en su mayoría en el apogeo de la paranoia de la Guerra Fría que estaba teniendo lugar a mediados del pasado siglo. Al igual que la bomba atómica, los zombis desencadenan una reacción en cadena, cada cadáver devorado surge buscando más carne humana para consumir. El recuento de zombis aumenta exponencialmente, cubren más distancia hasta que cubren grandes cantidades de la superficie terrestre. De hecho, en muchas películas la respuesta del gobierno es simplemente borrar el área habitada por zombis con misiles nucleares, mientras que la humanidad sobreviente se esconde enterrandose bajo tierra.



Los Zombis también representan la Aniquilación generalizada en la forma de la enfermedad similar a una plaga. Las implicaciones son básicamente las mismas que con el apocalipsis nuclear, pero en un nivel más personal e íntimo. Los Zombis desde la película de Romero se multiplican al infectar a sus víctimas a través de la mezcla de fluidos corporales (saliva, etc.) Cuando una persona es atacada por un zombi, esa persona, en un proceso similar a la utilizada por los vampiros, se convierte en un miembro de la "no-muertos". Como es el caso con las similitudes de la guerra fría, es difícil pasar por alto, el hecho de que la mayoría de películas de zombis de este estilo llegó en los años 80 durante el apogeo de la epidemia del SIDA.
0
0
0
0
0No comments yet