About Taringa!

Popular channels

Los fantasma de Julio César y Caligula



Julio César nunca fue emperador en sentido formal ya que el Senado Romano jamás lo reconoció, sin embargo fue jefe de facto de la República Romana, y el uso de "césar" como título imperial se da a partir de su persona aunque después de su muerte. Su asesinato es uno de los más famosos magnicidios de la historia, y fue el producto de la conspiración entre Bruto, Casio y Casca, miembros de la alta sociedad a los que Julio César, a través de sus leyes, les había quitado injustos privilegios económicos, por lo que estos, en nombre de unas supuestas "libertades", le dieron muerte el año 44 a.C., en la Curia del Teatro de Pompeyo (ahí se reunía el Senado), tal y como describe el historiador Suetonio en su obra Los doce Césares: ‹‹En cuanto se sentó, le rodearon los conspiradores con pretexto de saludarle; en el acto Cimber Telio, que se había encargado de comenzar, acercósele como para dirigirle un ruego; mas negándose a escucharle e indicando con el gesto que dejara su petición para otro momento, le cogió de la toga por ambos hombros, y mientras exclamaba César: "¡Esto es violencia!", uno de los Casca, que se encontraba a su espalda, lo hirió algo más abajo de la garganta. Cogióle César el brazo, se lo atravesó con el punzón y quiso levantarse, pero un nuevo golpe le detuvo. Viendo entonces puñales levantados por todas partes, envolviese la cabeza en la toga y bajóse con la mano izquierda los paños sobre las piernas, a fin de caer más noblemente, manteniendo oculta la parte inferior del cuerpo. Recibió veintitrés heridas, y sólo a la primera lanzó un gemido, sin pronunciar ni una palabra.››. Tras morir César, su espíritu no tuvo paz, y según contó el astrólogo y ocultista John Dee a William Shakespeare, se le apareció a Marco Junio Bruto, el más conocido de sus asesinos: "vos debes verme en el Philippi", dijo César a Bruto antes de desvanecerse.


Calígula aún es recordado como uno de los más despreciables gobernantes que ha tenido Roma. Arrogante y demente, desenterró la tumba de Alejandro Magno para usar su coraza, decapitó estatuas de dioses griegos para reemplazarles las cabezas con esculturas de su cabeza, prohibió toda estatua que no fuera de él, y realizó numerosísimas atrocidades y depravaciones como: comer y tener sexo mientras torturaban a presos; tener relaciones con tres de sus hermanas y abrirle el vientre a una de las tres solo para ver cómo era el bebé; forzar a todas las mujeres de la alta sociedad a competir prostituyéndose; realizar orgías bisexuales y pedófilas, además de actos de zoofilia, sadismo y otro tipo de desviaciones; ponerse a sí mismo como heredero en los testamentos de personas adineradas que después mandaba a matar; etcétera.

Fue el monstruo descrito el que mandó a matar a Tiberio para apoderarse del gobierno, pero sus excesos finalmente agotaron la paciencia de muchos, y su final llegó a manos de miembros de la Guardia Pretoriana, en un secreto pasaje subterráneo por el cual se desplazaba de regreso a un palacio después de una función teatral. Una vez muerto Calígula, su cadáver fue llevado en secreto a los Jardines de Lamia, donde lo quemaron (sin reducirlo a cenizas) en una pira y después lo enterraron, cubriéndolo con césped. Desde entonces su espíritu, tan perverso como fuera en vida, no dejó de aterrorizar a los guardias, haciendo espantosos ruidos por la noche. Según se cuenta, tan contundentes eran las manifestaciones que, las hermanas suyas que aún vivían, lo mandaron a desenterrar, lo quemaron hasta reducirlo a puras cenizas, y sepultaron las cenizas. Gracias a eso las manifestaciones en los Jardines de Lamia cesaron, pero se cuenta que aún hoy en día su espectro errante, en el pasillo donde fue asesinado, todavía se manifiesta.
0No comments yet
      GIF