Check the new version here

Popular channels

Marked for death 2: un nuevo comienzo

Después de una noche que jamás olvidare no solo por el miedo y la angustia que sentía sino por el hecho de que perdí a mis padres y a mi hermana gracias a un sujeto que por lo que vi no era un humano, y como no sabía su nombre decidí llamarlo el “maldito de cabello blanco”…un nombre que por mi parte le queda muy bien no solo porque en realidad tenía el pelo blanco sino que era un gran maldito.
Desde aquella pelea en la que casi me mata con su estúpida espada, lo último que recuerdo es que desperté en una habitación muy desordenada (incluso para mi) con mi brazo enyesado pero lo que más me sorprendió era el hecho de que lo que era una herida de muerte había desaparecido dejando una simple cicatriz, antes de que me diera cuenta alguien entro en la habitación y se acercó a hablarme…
-Miren quien despertó, el bello durmiente.

Ella parecía tener unos 18 o 19 años, tenía un cabello negro que le llegaba hasta los tobillos…si así de largo, tenía unos intensos ojos rojos y era algo pálida, después de verla bien reaccione y le hable.

-Eh?... quien eres tú?
-Mi nombre no importa ahora lo quiero que me digas es que demonios es lo que te paso???.
-Es una larga historia – le dije mientras observaba que todas mis heridas incluida la de la espada se había cicatrizado.
-Bueno y que hay de esa rara espada que tenias cuando te encontré
Que!!!..- el maldito dejo su espada, porque la dejaría.
-Oyeee me estas prestando atención?
-Lo siento me distraje un poco… la espada aun la tienes?
-Si esta guardada con tus cosas.
-Mis cosas?
-Sí…acaso no son tuyas todas esas cosas que estaban en esa mochila?
-S-Si claro discúlpame es que ando un poco desorientado por mis heridas
Cuando me levante a ver “mis cosas” me di cuenta de que había algo de ropa y una carta para mí, decidí guardar la carta y leerla después cuando estuviera menos mareado. Pero lo que mas me asombro fueron las dos poistolas que estaban cubiertas con la ropa, una era de color plateado y la otra era negra, también descubri que había una gran cantidad de balas guardadas en varios bolsillos de la mochila.

Al seguir examinando me di cuenta que la ropa era igual a la del “maldito de cabello blanco” pero esta estaba un poco desgastada como si llevara mucho tiempo guardada.

-Sabes ahora que lo veo tienes un lindo color de ojos.
-Mis ojos? – hasta donde sabia mis ojos eran comunes, es mas era marrones oscuros
-También tienes un pelo algo “diferente”
-Mi pelo???
Ella me llevo al baño para verme en un espejo y lo que vi me sorprendió, mis ojos y mi cabello eran como los del “maldito de cabello blanco” y aunque mis ojos no eran tan intensos como los de él, me sentía raro el verme así.
Cabe destacar que mi cambio fue mucho mayor, por alguna razón me veía más adulto, a pesar de tener solo 16 años aparentaba tener casi los 19 años

Luego de que me cure me fui de la de Hayley, la chica que me hospedo y me curo mientras estaba inconsciente.
Volviendo al presente, he cambiado mucho…todo gracias a lo que leí en la carta que encontré en la mochila, esta carta decía algo que me dio esperanza para seguir adelante…
No huyas de la luz…no le tengas miedo a las oscuridad.
Puede que una te debilite, pero la otra te hará más poderoso de lo que puedas imaginar.
Con cariño tú hermana Alex…
15 de diciembre, 01:14 AM.

Fui al bosque donde empezó todo, estaba cambiado de ropa, ahora llevaba puesta la ropa que me había regalado el “maldito de cabello blanco”, mientras deambulaba por el bosque, esta vez más seguro en comparación a cuando estuve aquí hace unos meses.
Durante los pocos meses que pasaron segui cambiando tanto física momo mentalmente, las voces que antes me aturdían mientras estaba rodeado de gente se definieron y fue cuando me di cuenta que podía escuchar sus pensamientos, mi musculatura aumento a pesar de que no hacia ningún ejercicios ademas de correr una que otra vez, me volvi mas rápido y fuerte que antes y ahora aparentaba los 20 años, cosa que se me hizo rara ya que yo apenas tengo 16.
Mientras pensaba en lo que me había pasado en los meses anteriores escuche unos ruidos en los arbustos a unos 30 metros de mí, a pesar que pensé que era una animal cuando vi más de cerca resulto no serlo.

De repente un sujeto junto a muchas que se acercaban mi posición salto sobre mí, yo saque mi espada que llevaba en mi espalda y de un movimiento rápido la corte por la mitad y este se convirtió en cenizas, fue cuando confirme mis sospechas de que ellos no eran humanos.

Mas se esas bestias comenzaron a salir de los arboles al igual que la otra esta ves eran 7, la primera se abalanzo hacia mi e intento atacarme con sus garras las cual esquive dándome vuelta y con mi espada le hice un corte en su cuerpo haciendo que la bestia diera un alarido de dolor, mientras que la segunda corrió hacia mí y me derribo haciendo que soltara mi espada, y aterrice a unos metros de ella, la misma que me derribo intento morderme con su colmillos, pero para su sorpresa le arranque la parte inferior de esta con mi mano.
Luego de eso callo de espalda al suelo las otras 5 me miraron y quedaron sorprendidas, yo mismo transforme mi cuerpo, este se comenzó a volver oscuro, y de pronto mi cuerpo se convirtió en humo y de él salieron cientos de murciélagos que aturdieron a las “bestias”, después de que volví a unir mi cuerpo, las bestias estaban entrando en pánico cuando las ataque desarmándolos a golpes.

Mientras estas estaban indefensas corrí hacia la que estaba tirada en el piso y de un rápido movimiento incruste mis garras en su abdomen, cerrándolas para luego arrancándoselo. Dejando que se desangrara en el suelo las otras 4 me atacaron juntas, yo esquivaba sus ataques con facilidad, usaba mis sentidos para orientarme, mientras que con mi navaja las cortaba, hasta que vi que una me iba a atacar directo a la cara, y fue cuando di un gran salto hacia detrás, recogí mi espada, y con la misma fuerza del salto me impulse directo a mis enemigos, cortando las cabezas a tres de ellas, la cuarta lo esquivo justo a tiempo.

-Ya sé quién eres tú! - me dijo aquel demonio.

-ah, parece que has escuchado sobre mi.- le respondí con mi tono tranquilo.

-S-sí, t-tu eres... eres al que mata vampiros!!

-acertaste.- en ese momento me impulse de vuelta hacia el vampiro y en un segundo le corte la cabeza la cual voló y callo unos metros delante de su cuerpo.

Estaba por irme cuando me doy cuenta que había alguien detrás de mí, rápidamente saque una pistola que tenía guardada, y dispare en dirección al sur

Luego note que no se encontraba nadie, hasta que mire hacia arriba para verme cara a cara con un chico parado en la copa de un árbol.

-Así que tenías unas pistolas, porque no la has usado antes? también tiene balas de oro wow!. - me dijo aquel chico que parecía solo un poco mayor que yo además de llevar ropas parecidas a las mías.

-Es solo para ocasiones desesperadas, además no me gusta usar armas de fuego.

-no será porque esas pertenecen del hombre que mató a tu familia.

No sé cómo demonios supo que mis pistolas era de el “maldito de cabello blanco” pero al escuchar eso comencé a dispararle repetidamente con mi arma, me hizo enojar bastante, hasta que me quede sin balas, yo me sorprendí por que las esquivo todas con suma facilidad

-Oye! espera, no quieres saber porque eres así?.

-Yo ya se lo que soy, soy un vampiro, un maldito demonio chupa sangre!. - le respondí gritando.

-Bueno, si lo eres, pero también eres otra cosa. - me dijo mientras se alzaba hasta la punta del árbol.

-te refieres a mi “otro lado” – comente al recordar que no solo era un vampiro.

-Si tú no solo eres un vampiro común y corriente como esos que acabas de matar, eres un "hibrido nocturno"

-"hibrido"? acaso soy una especie de café con leche sobrenatural?

-hahaha, así que tienes sentido del humor, eh? no, un son aquellas personas que al ser mordidas por un vampiro son diferentes, sus cuerpos reaccionan de manera diferente, esto se debe al hecho de ser también un licántropo, asi como tu – después de decir eso el se giro y dio un gran salto.

-Como dije, bueno creo que te eh contado todo lo que se así que procederé a irme de aquí.

-Espera! dime quién diablos eres?

-Perdón eso no te lo puedo decir por ahora, nos vemos... - dijo sonriendo y levantando levemente su cabeza, aunque pude ver unos colmillos que sobresalían de su boca, no cabía duda, era un vampiro como yo.

Luego de eso aquel chico se fue desapareciendo en una nube de humo de la cual salieron cientos de murciélagos, ni me moleste en perseguirlo, así que salí del bosque, no le di importancia y volví a casa de Hayley en donde solo me recosté en el sofá de la sala mientras pensaba en lo que me dijo ese sujeto...

Soy...hibrido nocturno?
-Continuara…
0No comments yet