Pone la parrila, estan lloviendo peces




La Lluvia de peces de Yoro es, según el folclore, popular, un fenómeno meteorológico extraordinario que sucede en la ciudad de Yoro, en el departamento hondureño del mismo nombre. Consiste en una lluvia de peces que se sucede anualmente, entre los meses de mayo y julio.

Historia:
Según los habitantes de Yoro, este fenómeno ha venido ocurriendo en esta zona desde hace más de un siglo.

Testigos de este fenómeno señalan que comienza con un oscurecimiento del cielo causado por nubes densas, seguido por relámpagos y truenos, vientos fuertes, y una lluvia copiosa que dura de 2 a 3 horas (comportamiento típico de las tormentas tropicales). Una vez que la lluvia ha cesado, los pobladores encuentran cientos de peces esparcidos por el suelo, aún vivos. Los pobladores los recogen y transportan a sus casas para cocinarlos y comerlos posteriormente.

Los peces son de agua dulce, siempre se los encuentra vivos, y, según los pobladores, no son del tipo de peces que se encuentra en áreas cercanas.

Desde 1998, cada año se celebra un festival conocido como Festival de la Lluvia de Peces.

El 26 de julio de 2006, esta historia fue mostrada en un reportaje del programa de noticias hondureño Abriendo Brecha

Explicación:

Por el momento no se poseen pruebas científicas de este hecho. Algunos expertos creen que la lluvia de peces podría deberse a un fenómeno meteorológico (Véase Trombas marinas)

Algunos pobladores creen que estos peces no caen desde el cielo hasta los techos de las casas, por lo que postulan que estos peces de agua dulce vienen nadando en algún río subterráneo. Algunos abandonarían la corriente, atravesarían el suelo por agujeros imperceptibles y aparecerían sobre el suelo. Sin embargo, lo anterior aunque es una de las hipótesis, parece ser que es muy poco probable que suceda.