Check the new version here

Popular channels

Richard Trenton Chase "El Vampiro de Sacramento"



Richard Trenton Chase nace el 23 de Mayo de 1950, en Santa Clara, California. A corta edad, Chase comienza a mostrar un errático comportamiento, el cual es detectado por sus padres. Es revisado por algunos especialistas y el diagnóstico fue devastador: esquizofrenia paranoide. Se le comienza a dar medicamentos que sólo conseguían sedarlo. Mientras tanto, Chase se mostraba solitario, deprimido y sin interés en los estudios. A los 10 años, aun se orinaba en la cama por las noches, cometía actos de piromanía constantes y (para cerrar la triada asesina) torturaba, mutilaba y mataba animales.



En la adolescencia, Chase comienza a sufrir ataques de pánico debido a supuestas "afecciones" y "enfermedades" que amenazaban su vida. Aseguraba que su cerebro no irrigaba sangre, por lo que decidió beber sangre y consumir intestinos de perros y gatos. Fue internado y atendido por una grave infección estomacal y, a pesar de este terrible incidente, sus padres decidieron llevarlo a casa, haciendo oídos sordos ante las recomendaciones de los expertos que recomendaban, seriamente, internar a Richard en un psiquiátrico. Quizá con la esperanza de que todo cambiaría, los padres de Richard dejan de darle sus medicamentos, y cuando cumple 21 años, le dan la facilidad de alquilar un departamento para que viva solo. De forma absurda, sus padres creían que si se veía a sí mismo como alguien independiente, podría mejorar. Este espacio, sólo sirvió para que Chase pudiera consumir todo tipo de drogas, sin ser molestado. Se convirtió en un adicto y su estado físico era lamentable. Con dientes amarillos, sucio y excesivamente delgado, Chase se sentía enfermo. Aseguraba que su sangre comenzaba a secarse y que su cerebro no funcionaba. En una ocasión se rapó la cabeza y acudió a un médico, asegurando que le estaban apareciendo cuernos y que alguien le había "robado" una arteria pulmonar y no podía respirar bien. Por ese entonces, Chase comenzó a inyectarse sangre de conejo, pues según él, su corazón se estaba secando. También solía mezclar tripas de perro, sangre y Coca-Cola, para beberlos... Chase creía que esta era la única forma de seguir con vida.



Antes de matar, Chase prueba su arma desencajando varios tiros contra las ventanas de sus vecinos, de forma displicente. Días más tarde, el 29 de Diciembre de 1977, dispara sin previo aviso sobre un sujeto que cruzaba la calle, matándolo en el lugar. Su nombre era Ambrose Griffin, de 51 años. El actuar de Chase se volvía impredecible y sumamente peligroso. Huyó del lugar y no pudo ser identificado por la policía.
Teresa Tallin, de 22 años, sería su segunda víctima. La ataca en la entrada de su casa, mientras ella sacaba la basura. Le dispara en tres ocasiones y la lleva al interior, en donde la destripa de forma brutal, extrayendo pulmones, intestinos, riñones e hígado, dejándolos desparramados en un costado. Bebe su sangre en un tarro de yogurt y la viola. Luego de apuñalar el cadáver en varias ocasiones, se pinta la cara con sangre y defeca en la boca de la joven, antes de huir de la dantesca escena. El crimen dejó en shock, incluso a la policía y los medios de comunicación. La noticia se vuelve aun más espantosa, cuando se da a conocer que Teresa estaba embarazada.



Según algunas fuentes, Chase ya había entrado a algunas casas a defecar en las camas de sus vecinos, con anterioridad. Nadie podía entender este asqueroso ritual. Probablemente, ni siquiera el mismo Chase podría haberlo explicado.
Tan solo 4 días después del terrible ataque, Chase vuelve a actuar. Esta vez, asesina a Evelyn Miroth, a su hijo de 6 años, Jason, a un bebé de 22 meses llamado David, y a un amigo de la familia reconocido como Danny Meredith. Nuevamente, Chase se regocijó con un festín sangriento, en donde violó el cuerpo de Evelyn, bebió su sangre y destripó el cadáver. Sin embargo, esta vez su ritual vampírico fue interrumpido por golpes en la puerta. Cogió el cuerpo de David, el bebé de solo 22 meses, y salió huyendo del lugar. Fue visto por varios testigos, quienes decían que llevaba algo en una caja de cartón. Incluso algunos vieron cuando el cadáver del bebé se le cayó al piso, y lo recogió apresurado.



La policía no tardó en vigilar su casa, hasta que apareció y fue detenido en el acto. Cuando entraron al departamento de Chase, se descubrió a qué nivel había llegado su esquizofrenia. El lugar estaba hecho un asco, sumamente sucio, con restos de animales, sangre en botellas y restos humanos. El cuerpo del pequeño bebé de 22 meses estaba parcialmente destrozado. Chase le había sacado el cerebro, lo mezcló con Coca-Cola en una juguera, y se lo bebió.



Richard aseguró que mataba para sobrevivir. Que si no bebía sangre, moriría. La prensa amarillista siguió el espeluznante caso del "Vampiro de Sacramento" y obtuvo más de lo que pidió. Algunas fotografías de las escenas de los crímenes se filtraron; pero resultaron tan repugnantes (tanto para la prensa, como para el jurado) que se decidió resguardarlas en los archivos.



Presentado ante el jurado, el acusado se mostró silencioso y taciturno. No mostró ninguna emoción y parecía seguir perdido en sus alucinaciones. Durante su estancia en la cárcel, su paranoia continuó y solicitó a las autoridades carcelarias que analizaran su comida, pues temía estar siendo envenenado.
Cuando se le preguntó cómo seleccionaba a sus víctimas, Richard explicó que se acercaba a una casa al azar e intentaba abrir la puerta. Si esta estaba cerrada, se retiraba... pero si estaba abierta, entraba "Si una puerta está cerrada, es porque no eres bienvenido"



Era evidente que Chase estaba loco; sin embargo los integrantes del jurado (y la opinión pública) lo querían ver muerto. Fue sentenciado a muerte; sin embargo, Chase se quitó la vida con una sobredosis de antidepresivos el 26 de Diciembre de 1980, cuando tenía 30 años.

0
0
0
0No comments yet