Canales populares

Sobrenatural (Argentina, Historias de terror reales)




Hace tiempo que escucho el programa radial "La Noche de los Guardianes" el cual tiene un segmento semanal donde relatan distintas vivencias paranormales acaecidas en distintas parte del Norte Argentino, tome como hobby transcribir aquellas historias mas impactantes para compartir con uds, el dia de hoy les traigo dos relatos espeluznantes


Si vas a comentar hacelo con el debido respeto, pensar distinto no te da derecho para agredir de forma arbitraria....


Maquinola te dejo un sound track para ambientar, Aguantiiiiaa hasta que cargue el post...
 



link: https://www.youtube.com/watch?v=xNDiPhVVrZ8



LO SOBRENATURAL


1° Historia: "El Embrujo"


A mediados de enero del año 95 fui de visita a "Rosario de la Frontera" (Salta), prácticamente desde mi niñez que solía visitar la casa de mis parientes en cada vacaciones de verano, con el transcurrir del tiempo gracias a las innumerables visitas al hogar de mis abuelos, termine haciendo una muy buena relación de amistad con mis primos y sus vecinos del lugar.





En esa precisa época al llegar a “Rosario” me topé con un rumor que se había dispersado por el barrio sobre unas apariciones que acechaban la plazoleta de la zona, “Don cuenca” había sufrido el acoso por parte de un duende que buscaba precisamente llevarse a unas de sus hijas, todo comienza de esta forma en los primeros días de enero la tarde de un miércoles, la hija menor desapareció luego del almuerzo.





La madre preocupada comenzó a buscarla y al no hallarla fue a despertar a su marido, “Don cuenca” luego de revisar el fondo de su casa salió hacia la vereda, fue hasta los vecinos a preguntar por si las dudas, al no encontrar respuesta se dispuso ir a la policía pero en ese momento escucho el sollozo leve de su hija, diciendo “papito ayúdame”





El grito ahogado de su hija duro solo unos segundos pero le bastó para darse cuenta que provenía del monte, cruzo la plaza que servía como limite al núcleo urbano y se introdujo a los matorrales, luego de deambular sin poder dar con su nena, dio con un árbol grande de “Tala” bordeando el tronco del mismo estaba su hija con la mitad del cuerpo introducido en la tierra, "algo" desde abajo la estaba jalando en esa dirección.





“Don cuenca” sin dudar agarro a su nena y de un solo tirón la saco de ahí, en ese preciso instante en que levantaba el cuerpo de su hija pudo ver que en el hueco del suelo había dos ojos completamente rojos mirándolo fijamente, salió corriendo del lugar, al llegar a su casa dejo la niña con su esposa y se fue a buscar a sus vecinos para quemar aquel árbol.





Se armó una cuadrilla de cinco hombres, apilaron la madera sobre el tronco rociándolos con kerosene incendiándolo, a medida que el fuego consumía el “Tala” comenzaron a oír desesperados los chillidos de un cerdo, se marcharon desconcertados de aquel lugar a causa de esos extraños sonidos.





La verdad luego de oír la historia no me importo en absoluto, es más incluso me reí por las tonteras que decían en la historia, hablar del duende, de brujas, del familiar, etc. para mi eran estupideces casi nadie cree sobre esto en la actualidad, tenía la idea preconcebida de que “el asunto paranormal” es algo propio del campo y de la gente ignorante supersticiosa, sin embargo no pasa hasta que te pasa.





La casa de mis abuelos estaba ubicada en un barrio de reciente creación (por aquellos tiempos), la parte de atrás lindaba con tierras fiscales desocupadas, en un día de esos al no poder soportar el calor tan sofocante del verano salimos a caminar con mi primo "Pablo" y después de dar unas vueltas nos quedamos platicando en una placita mientras fumábamos unos puchos.











A los minutos de habernos sentado en una de las bancas, vemos cruzar una persona en diagonal por la plazoleta hasta desaparecer por una calle oscura que daba a los matorrales (la plaza estaba justo al límite del barrio, luego todo era monte).





Nos pareció muy extraño la actitud de este sujeto y más al ver donde se perdió, a mí personalmente me dio un escalofrió estremecedor, (no sé porque me dio ese ataque de miedo en aquel instante), con mi primo nos quedamos mirando fijamente la dirección que había tomado, pasaron unos segundos y de la nada de esos mismos matorrales, sale una mujer trayendo un bulto en brazos.





Nos dimos cuenta que el bulto era un bebe (supusimos esto porque el bulto estaba envuelto con una manta color celeste, además que la mujer lo mecía entre sus brazos) "Pablo" me grito asustado, “mira, mira no mueve los pies, no mueve los pies, está flotando” (no le había prestado atención a su andar pero efectivamente la mujer flotaba no se le veían las extremidades).





Quise huir rápidamente de ahí, me pare con fuerza pero caí nuevamente el miedo me paralizo por completo al ver cruzar a esta mujer por delante nuestro, quede congelado de la impresión lejos de cerrar los ojos la seguí observando atento a cualquiera movimiento que hiciera, hizo una distancia cinco metros paro de golpe quedando de espalda hacia nosotros, "Pablo" me sujeto del antebrazo diciéndome “vámonos primo, hay que salir de aquí”.





Esta mujer se dio media vuelta dando un alarido que nos hizo temblar a los dos, tiro con fuerza a la criatura que traía consigo al suelo, al caer lo que estaba envuelto no era un bebe sino un duende, un ser de nomas de 30 cm grotesco, con la piel reseca similar al chancho muy blanca, la cara con una nariz prominente y los ojos completamente negros, se quedó parado observándonos por unos segundos.





Al tratar de irnos, veo caer pesadamente al piso a mi primo mientras gritaba aterrado, me doy vuelta y el duende estaba tomando la bota de su pantalón, no sabía que hacer dude por un segundo si quedarme o marcharme, sin embargo el momento no me dio tiempo de reaccionar porque la mujer se paró delante mío, (era ver a una persona muerta la piel blanca tan pegada a la cara, lo más impresionante fue apreciar que no tenía ojos en las cuencas, solo había oscuridad).






Salí de ese trance hipnótico al escuchar a pablo decir “ayúdame, ayúdame no me dejes” lo tome del brazo e hice fuerza, inmediatamente el duende me comenzó a golpear la pierna emitiendo un sonido similar al chillido del cerdo, una vez que se incorporó mi primo ambos salimos corriendo, hicimos una cuadra y al darnos vuelta vemos que la mujer tomo a ese duende en brazo y nuevamente se perdieron por los matorrales.





Fueron eternas las cuadras para llegar a la casa de mis abuelos, al llegar contamos a nuestros amigos y primos lo que habíamos vivido pero no había chance nadie nos creía, al mediodía de la mañana siguiente nos acercamos con pablo hasta el lugar donde habíamos visto salir a la mujer esa, debajo del banco donde estuvimos sentado había un pedazo de cuero y sobre este un símbolo echo con sal, bordeado con seis velas (cuatro negras, una morada y una roja).





Nos percatamos que tuvimos la tanta mala suerte de habernos topado con un despacho de brujería, alguien de la zona seguramente practicaba las artes oscuras, no tocamos nada solo nos fuimos de allí, a los pocos días los vecinos trajeron al sacerdote quien se puso a bendecir la plaza y alrededores, a partir de esto los sucesos extraños se calmaron…..









2° Historia: "Juego Maldito"


Me llamo Fernando, soy del barrio ejército (provincia Santiago del estero), por aquel entonces, vivía junto a mi mama y una hermana que estudia en la facultad (mi papa falleció cuando era un adolescente), siendo el hombre de la casa trabajaba por la mañana y por las noches cursaba un profesorado de un terciario céntrico, en el instituto concrete una relación entrañable con tres muchachos (Juan José, Omar y Carlos), desde el cursillo de ingreso pegamos onda y luego de haber atravesado cuatro años estudiando juntos nos hicimos muy buenos amigos.





En el quinto año de la carrera, era mitad del semestre se acercaban las vacaciones de invierno y con los “changos” decidimos hacer un viaje a “Termas de rio hondo”, a una semana del viaje “Juanjo” (Juan José) hizo una revelación que nos dejó sin palabras, una noche en que nos quedamos bebiendo en un bar después de haber ido a clases.





Nos relató que su padre había sido un brujo muy poderoso de la zona y que desde niño escuchaba como su papa se levantaba muy entrada a las madrugadas para recitar unas oraciones en un idioma extraño, con el tiempo este construyo una pieza al fondo de la propiedad (lugar donde atendía a la gente que iba a verlo y además servía de santuario, tenía muchas imágenes en yeso de figuras extrañas).





Los sucesos paranormales habían formado parte de su vida y que si bien todavía sentía algo de miedo con el tiempo se le fue haciendo normal lo que hacía su viejo, su padre lo había mantenido al margen de todo pero su actitud cambio una noche en la que mi amigo se levantó para orinar en el baño, al regresar de vuelta a su pieza en el pasillo que daba su cuarto se encontró con un hombre completamente oscuro, el cuerpo estaba envuelto en un halo de neblina apenas se divisaba un rostro con aspecto demoníaco.





Juan cerro los ojos y corrió hacia su habitación, se introdujo en su cama y en el instante que hizo esto sintió una presión aujetandolo del cuello, (como si alguien tratara de ahorcarlo), con mucho esfuerzo llamo a su papa y al entrar parece que se percató de algo, este solo le dijo “lo viste no?”, a partir de este suceso su viejo comenzó a incentivarlo para que lo ayudara en sus “despachos” , la primera respuesta de mi amigo fue un rotundo “no”.





Pero con los años y al estar en contacto con esas cosas fue asimilándolo, naciendo la curiosidad dentro suyo hasta el punto de querer aprender, así se animó ayudar a su viejo primero en pequeñas cosas para luego convertirse en alguien avezado en el ocultismo, con la muerte de quien fuera su padre (Juanjo) se hizo cargo del “negocio familiar” comenzando a trabajar en el mismo oficio que el difunto.





Luego de escucharlo muy atentos, hicimos un silencio profundo (por momentos era muy incómoda la situación, nadie decía nada solo nos mirábamos cada tanto) hasta que otro de los chicos del grupo (Omar) rompió la tensión en el ambiente, diciendo “perdona negro pero no te creo nada, para mí lo tuyo es pura boludez al igual que la ouija” , con estas palabras se armó una discusión entre los que creíamos a Juanjo y los que no.





Pasaron los días y nuevamente en el terciario tocamos el tema, “Omar” seguía empedernido en demostrar que aquello no existía, fue tanto el alboroto que “Juanjo” un poco fastidiado nos retó a jugar a la ouija , aceptamos un tanto escépticos, decidimos que jugaríamos los cuatros luego de arribar a “Termas de Rio Hondo”, llegado el día del viaje este transcurrió con normalidad, nos situamos en el camping de “La Olla” (en aquel tiempo no gozaba de la popularidad que hoy tiene el lugar).





Entrada la noche nos pusimos de acuerdo con iniciar con la sesión, sin embargo “Juanjo” nos comentó que debíamos hacerlo en un lugar retirado, salimos de la carpa y entramos a caminar por un sendero de tierra haciendo un kilómetro monte adentro, atravesamos un rio hasta dar con un claro del monte muy cerca y ahí nos sentamos en círculo e hicimos una fogata en el medio.





“Omar” se impresiono al ver que “Juanjo” saco de su mochila un tablero de ouija forrado en cuero (dividido en tres partes) y un velón enorme que prendió dejándolo al costado de la tabla, el mismo hizo de guía en la sesión espiritista hablaba recitando unas frases inentendibles hasta que en un momento comenzó hablar en español “espíritus háganse presentes” e inmediatamente la llama del velón se alargó de pronto.





Juan replico “espíritu si estás aquí repite lo que hiciste” para asombro nuestro la llama nuevamente se alargó, supe inmediatamente que no estábamos solos, “alguien quiere preguntar algo?” refiriéndose a nosotros, “Carlos” fue el primero en tomar coraje y pregunto “sos hombre o mujer” como respuesta tuvimos “hombre”.





A esta altura muy perplejo por lo que estaba pasando me anime a interrogar al espíritu “cuando moriste?” pronuncie, el ente replico “nunca morí” (leer estas palabras me dio un escalofrió por dentro), “Omar” con miedo dijo “sos un espíritu” el tablero marco “no, un demonio”, en esel momento fije la mirada en mi amigo se podía notar que estaba muy nervioso y aterrado (Omar comenzó a reprochar a “Juanjo” que dejara de cargarlo, que la broma estuvo buena pero que ya la corte, no era gracioso).





El mismo entro en un estado de histeria se paró de golpe y con voz segura dijo “yo me tomo el palo de aquí, estas cosas no existen si realmente hay un espíritu aquí, - aparece -” apenas termino de hablar una ventisca de aire muy caliente nos envolvió a los cuatros, e inmediatamente comenzamos oír unos pasos acercándose a nosotros, nos dábamos cuenta de ello ya que sentíamos el crujir de los pastos aplastándose en el suelo.





A los segundos de la nada apareció un hombre enorme parado a tres metros de nosotros con los ojos completamente amarillos, mirándonos fijamente luego de unos minutos (eternos para mi) levanto la mano señalando a “Omar”, (mi amigo comenzó a decirle a Juanjo que lo echara, sin embargo este dijo “yo no puedo hacerlo, vos lo llamaste tú debes decirle que se marche”)





“Omar” con la voz temblorosa llego a decir “ándate de aquí, no te queremos con nosotros” en ese instante escuche un golpe en seco y veo caer a mi amigo inconsciente al suelo, trate de socorrerlo pero “Juan” me dijo que no me levantara sino rompería el circulo, este ultimo se apresuro en tratar de cerrar el juego lo más rápido posible, estuvimos diez minutos luchando para que se marchara, fue impresionante ver como se desvaneció luego de ser envuelto por un enjambre de moscas, lo último que vi fue como abría la boca (desde allí salió nuevamente una ventisca de calor abrazador, la cual nos golpeo en el rostro).





Al estar más tranquilos me acerque hasta mi amigo, y tras un rato pudimos hacerlo reaccionar, nos contó que lo último que se acordaba era sentir un golpe muy fuerte en la zona de la nuca, comenzamos a marchar en dirección a nuestra carpas, la distancia como dije más antes era de un kilómetro más o menos, a medida que avanzábamos por el camino de tierra oíamos alguien llamándonos por nuestros nombres.





Llegamos a la carpa, estaba muy nervioso incluso me dio un ataque de risa por los nervios no me podía controlar y me costaba asimilar lo que había vivido, hablamos entre todos por un hora y mas tranquilizados quisimos dormir un poco (pero no había chances de hacerlo estaba muy asustado, me trasnoche las horas restantes) al día siguiente para sacarnos ese “mambo” (locura) que teníamos en la cabeza nos fuimos a bailar a un boliche de la zona.





Llego el tiempo de regresar a capital nos regresamos, luego todo transcurrió con suma normalidad, sin embargo a las tres semanas de haber jugado a la ouija, comencé a padecer hechos paranormales, un jueves a la medianoche (me encontraba solo, mi vieja junto a mi hna habían salido a cenar con unos parientes) en el silencio profundo de la madrugada, escuche un portazo proveniente de la entrada de mi casa que da a la calle, no me asuste es mas pensé en un primer momento que mi familia había regresado.





Baje las escaleras, salí al patio y me pareció extraño ver que el portón estaba cerrado, al ingresar al comedor, sentí un portazo fuerte detrás de mí, quede en shock unos segundos con temor que se tratara de un ladrón gire la cabeza pero no había nadie solo estaba la puerta abierta, me acerque con la intención de cerrarla, al tomar el picaporte vi alguien parado en la entrada del patio mirándome fijamente, el terror me invadió al ver esos dos ojos amarillos que reposaban en mi.





Cerré de un solo saque la puerta y subí corriendo con la intención de encerrarme en mi habitación, ya adentro me puse a rezar de forma incesante, le pedía a Dios que me protegiera de aquello en aquel instante de mucha desesperación las cortinas de mi habitación se abrieron y detrás del vidrio vi un rostro diabólico, agarre un crucifico de madera con la figura de Cristo que tenía sobre la mesa ratonera y lo apoye sobre el vidrio (al momento de hacerlo se rompió el cristal con mucha fuerza).





Salí de mi habitación, prendí todas las luces y me marche a lo de mi tía (quien tenía su casa a pocas cuadras de la mía) pase la noche allí, al día siguiente volví a mi casa y al revisar la ventana los trozos de vidrio estaban dispersos en el suelo, pero algo que me atemorizo mucho fue ver un montón de moscas muertas en el piso, levante todo con una pala fui hasta el fondo y lo queme.





Con el inicio de clases me encontré con mis amigos quienes también muy preocupados me contaron haber sufrido distintos hechos paranormales en sus respectivos hogares, el más atemorizado de todos era “Juan José”, en la noche del sábado se durmió muy temprano sin embargo se despertó agitado al sentir una calor envolvente en su habitación, al despabilarse del todo pudo oír, el “buzar” de un animal (respiración agitada), abrió los ojos y vio horrorizado que en su escritorio estaba el mismo hombre que habíamos visto antes, a su lado de forma imposible una silla giraba en una sola pata.





El torso completamente desnudo, la cara alargada con una quijada muy prominente, los pies extremadamente grandes y las piernas cubiertas con pelaje de una bestia, aquel demonio luego de mirarlo le hablo con una voz gutural no humana “debes seguir con lo que haces, todos nosotros te vamos apoyar”, mi amigo aterrado solo llego a gritar pidiendo ayuda a su mama, momento antes que ella ingresara al cuarto, nuevamente la aparición le hablo pero esta vez con la voz de su papa “hijo por favor seguí, serás muy poderoso podrás tener todo lo que siempre deseaste”.





En el instante que la madre de Juanjo entro a la habitación, ese hombre se esfumo de la nada, mi amigo se quebró y contó todo lo que estuvo haciendo a si vieja, quedamos en silencio habíamos desencadenado algo que no podíamos controlar para colmo los días subsiguientes cada uno volvió a sufrir hechos sobrenaturales, déjame decirte “Sergio” (locutor de la radio) que vivir algo de este calibre hasta el punto de no poder sentirse seguro en su propia casa es lo más horrible, la desesperación, el temor.





La tía de “Juan” al enterarse todo lo que padecíamos, busco un sacerdote jubilado y concreto una cita con nuestro grupo, la primera impresión que me dio este hombre fue la de una persona que transmitía mucha paz, luego de contarle todo nos pidió a los cuatro que nos quedáramos con él, en su casa por el termino de tres meses, al no tener otra opción abandonamos nuestros estudios y nos fuimos con el cura.





Aquel tiempo aprendimos un montón de cosas, no dejaba que nadie nos visitara, realizábamos actos penitenciales la mayor parte del tiempo, muy de madrugada nos levantábamos para rezar junto con el padre, comulgábamos tres veces al día y así después de aquellos meses, salimos completamente renovados, algo que el sacerdote siempre recalcaba era siempre encomendarse a la Santísima Virgen Maria, la mama de juan vendió la casa, mi amigo por otro lado muy arrepentido dejo lo que había aprendido de su padre, prometiendo no volver a practicar las mancias oscuras.





Sin embargo el cura le advirtió que debía tener mucha precaución porque ese demonio lo volvería a buscar y debía estar preparado para afrontar esa lucha, (nos explicó que la razón se debía a que juan jose estaba marcado por haber practicado la hechicería por tantos años, el maligno no dejaría tan fácilmente que operara la conversión en su persona).





Al año siguiente volvimos a la cursada, los cuatros nos egresamos como profesores, después haber atravesado esta experiencia, siempre tuve un recelo de miedo en mí, en la actualidad me case vivo con mi señora y mis tres hijos, Juanjo cambio rotundamente se aferró a la iglesia y ahora trabaja para Dios, Omar se fue a vivir a otra provincia, y Carlos se radico en el interior de Santiago, rememorar esta anécdota me hizo dar cuenta que no lo supere del todo, a medida que la redactaba para enviártela todos mis miedos afloraron sin embargo creo que servirá como testimonio de lo peligroso que resulta jugar este tipo de juegos...






Aguante el paco y las historias de terror vieja, no me importa nada....

Si deseas mas relatos paranormales podes visitar mis publicaciones anteriores....



Esta publicacion va dedicado a unos de los users que me sigue practicamente desde mis inicios, @elsucer espero que tu estado de salud mejore pronto y que este post sea de tu agrado...
0No hay comentarios