Check the new version here

Popular channels

The Awake Roads - Capitulo 2: Frontera

Capitulo 2
Frontera


Once y treinta de la mañana, 15 de Diciembre, el ultimo día en que gran parte de la humanidad pudo despertar pensado que sería un día como cualquier otro.
-¡Wayne!, ¡Wayne!, ¡viste las noticias! - Damon, desde el teléfono, desesperado.
-Si...si, las acabamos de ver. - Yo, todavía intentando salir del Shock.
-No puedo creer esa mierda. - Damon
-Carajo. - Yo, quejándome asustado.
-Tenemos que hacer algo. - Damon, asustado.
-Tienes razón. - Yo
-Mira hacia afuera, tenemos que comenzar a movernos. - Damon.
Solté el teléfono por un momento y me dirigí hacia las ventanas, la gente comenzaba a notarse mas desesperadas y los autos pasaban rápidamente por las calles.
-Esto comenzara a enloquecer pronto. - Damon, advirtiéndome.
-¿Que pasa, Wayne? - Danny, intrigada.
-Necesitamos salir a comprar provisiones, antes de que la gente comience a enloquecer mas. - Yo, dirigiéndome a Damon por el teléfono.
-Te escucho. - Damon
-Busca pilas, radios, linternas y cosas por el estilo, yo iré junto con los chicos a comprar comida y provisiones. - Yo, mientras buscaba cosas por la sala.
-Enseguida. - Damon
-Apenas termines de comprar, nos reuniremos en tu casa, Damon, Damon...¡Damon!, mierda. - Yo, mirando el teléfono enojado.
-Debió haber caído la señal, por la sobrecarga de llamadas. - Danny, preocupada.
-Si, tenemos que comenzar a movernos, echen todo lo que pueda servir, iremos a comparar provisiones y pasaremos la noche en casa de Damon. - Yo.
Tuvimos la suerte de que hubiera un supermercado cerca de nuestras casas, la gente se encontraba más nerviosa, y algunos accidentes ya habían ocurrido. Al llegar al supermercado, dejamos a Danny cuidando la camioneta y los demás fuimos a comprar, había mucha gente y todos compraban muy apurados, mucho peor que en compras navideñas, echamos al carro todo lo que nos pudiera servir, como refrescos, agua, galletas, comidas artificiales, etc. Mientras estábamos pagando las cosas en la caja, la radio del supermercado comienza a trasmitir un mensaje de emergencia.
-Debido a la tragedia que ha ocurrido en Sídney se recomienda comenzar a recolectar provisiones, la infección avanza muy rápido y el nivel de contagiados aumenta cada vez más, los científicos que lograron escapar de Sídney, dicen que en aproximadamente en dos horas el virus haya contagiado todo Australia y en seis horas se expanda por Asia en dirección a Rusia y Japón. El virus podría alcanzar las costas Chilenas en dos días, La OMS ya está tomando medidas de precaución, se recomienda quedarse en sus casas, esperar la ayuda y buscar todo tipo de provisiones, se despide Bío-bío noticias.
La gente comenzó a desesperarse, empujándose unas a otras y la mayoría yéndose sin pagar, tomamos las bolsas de mercancía y nos dirigimos a la casa de Damon. Toda la ciudad era un caos, la gente corría desesperadas por las calles, autos pasando a toda velocidad, muchos accidentes automovilísticos e incluso grupos de gente rodeando algunos lugares. Cuando llegamos a la casa de Damon, nos bajamos del auto sin desempacar nada, nos dirigimos todos a la mesa principal de la casa y comenzamos a hablar.
-¿Qué carajo está pasando? - Damon, sumamente desesperado tapándose la cara sin saber qué hacer.
-No lo sé, esta maldita infección. - Yo, enojado.
-Tenemos que comenzar a idear un plan. - Will, interrumpiéndome.
-Lo sé. - Contestándole enojado.
-¿Entonces...? - Danny.
-¡Wayne, reacciona! - Tony, gritándome.
-¡Como quieres que… que reaccione!, ¡La gente está muriendo allá afuera, por un maldito virus de mierda que se dirige hacia aquí!. - Yo, enojado respondiéndole a Tony.
-Por lo mismo Wayne, debemos comenzar a movernos. - Will, calmándome.
-¿Que hacemos chicos? - Eli, preocupada tomándose las manos.
-Joder. - Yo.
-Tranquilo hombre, yo preparare la camioneta. - Damon, sonriéndome.
-Gracias Damon, Amy, tu comunícate con Ethan dile que lo pasaremos a buscar, Danny, ayuda a Damon. - Yo, mientras comenzaba a indicarles a cada uno que hacer.
-Enseguida. - Amy.
-Will y Eli preparen la comida y suministros.
-Ya vamos. - Eli.
-Tony...tráeme un vaso de agua. - Bromeando a Tony, sonriendo.
Nos terminamos durmiendo a las doce de la noche pero con todo listo para salir en la mañana. Con mucho cansancio e intranquilidad nos dormimos y a las cinco de la mañana del otro día, encendimos el motor y nos largamos de Villarrica. Durante el camino no hablamos casi ninguna palabra, por lo menos hasta llegar a la casa de Ethan. Entramos en el terreno que rodeaba la casa y tocamos la bocina de la van. Ethan salió con un par de maletas y subió al auto. y llegar a un lugar seguro pero alejarse lo más posible de la costa oeste y la ciudad. Planeábamos llegar a Argentina, ya que nosotros estábamos en el sur de Chile, en Pucón, la frontera Argentina nos quedaba muy cerca, y de viaje íbamos a pasar a buscar al Ethan que estaba de camino a la frontera. Teníamos comida para dos meses así que la comida no era problema. A las nueve de la mañana llegamos donde Ethan y lo hicimos entrar al auto.
-Gracias por venir a buscarme chicos, pensé que iban a largarse sin mí. - Ethan, mientras subía al auto agradecido.
-No haríamos eso Ethan, apenas nos largamos de Villarrica, vinimos a por ti. - Yo.
-Gracias chicos, los quiero. - Ethan, sonriendo.
-¿Qué hay de tus tíos? - Tony.
-No quieren abandonar su casa, dicen que si este es el fin prefieren pasarlos juntos en la misma casa que pasaron los últimos cincuenta años. - Ethan, con un tono triste.
-No te preocupes Ethan, estarán bien. - Danny, consolando a Ethan.
-Tranquilo hombre, los volveremos a ver dentro de unos días, no te preocupes. - Yo, calmando a Ethan, dándole un golpe en la espalda.
-¿A dónde iremos ahora?. - Ethan
-Supongo que lo mejor sería ir a Argentina, tenemos que alejarnos lo más posible de la costa oeste, además la frontera no está muy lejos de aquí. - Damon, aportándonos una idea a todos.
-Es muy arriesgado. - Amy.
-Es nuestra mejor chance, ya sabemos cómo esta Pucón, imagínese como será mas al norte. Tenemos provisiones, intentemos buscar ayuda en lugares menos poblados. - Yo, apoyando la idea de Damon.
-Wayne tiene razón, lo mejor sería seguir hacia la frontera. - Danny, apoyando mi idea.
-Entonces supongo que ya tenemos donde ir. - Will, acelerando la camioneta.
Entre el trafico y el caos, nos tardamos mucho tiempo en llegar a la casa de Ethan, nos quedaba alrededor de una hora para llegar a la frontera Argentina y seguíamos estando varados en un tráfico muy lento en medio del bosque, prácticamente interminable. Al cabo de un rato, unos chicos estaban pidiendo aventón en la orilla de la carretera y se acercaron a nosotros.
-¡Eh! - Chico, haciendo señas con las manos en la carretera
-Will, detente. - Yo, abriendo la ventana trasera.
-Gracias por detenerse, todos no ignoran - Dijo la chica, mientras sonreía feliz
-¿Qué necesitan? - Danny, preguntándoles a los chicos.
-De camino nuestro auto se averió, y necesitamos un aventón hasta la aduana. - Chica, respondiéndonos nerviosa.
-¿Necesitan que los llevemos? - Yo.
-Por favor. - Dijo el chico pequeño del grupo
-¿Solo son ustedes tres? - Yo, preguntándole a la mayor.
-¡Sí! - Chica, respondiéndome alegremente.
-¿Aun hay espacio en la camioneta, chicos?. - Yo, mirando hacia atrás.
-Aun queda un poco, podríamos hacerles un espacio. - Tony.
-Por favor. - Dijo la chica, feliz.
-Suban, los llevaremos a la aduana. - Yo.
-¡Gracias!, mi nombre es Lisa, ellos son mis hermanos, Mike es el menor de nosotros, Chuck es el que le sigue, yo soy la mayor.
-Acomódense por atrás, estaremos bien apretados a partir de ahora. - Amy.
Lisa tenía alrededor de diecinueve años, Chuck el hermano de en medio tenía unos diecisiete, mientras que Mike, el hermano menor, tenía unos trece años, fue el más joven que hemos tenido en nuestro grupo.
Cuando eran las seis de la tarde, a lo lejos se veía la frontera, la radio del auto capto una transmisión difusa en la que se escuchaba una voz y repetía el mismo mensaje simultáneamente, al pasar unos minutos la radio pudo reproducir el mensaje de manera correcta.
-Saludos gente de toda América, yo soy el General Sandman, soy el encargado de la OMS, este mensaje está siendo transmitido por una de las antenas más potentes del mundo para toda América. Junto con los presidentes de cada país americano, hemos logrado llegar a un acuerdo de evacuación de emergencia ante el nuevo virus, estamos enviando apoyo en centros médicos a alta velocidad por vía aérea a todas las ciudades capitales de cada país. Lugares protegidos contra los infectados caníbales, con medicamentos y protección, los centros estarán listos en aproximadamente siete horas, comenzar a moverse estamos enfrentado un problema mundial de salud, cuídense unos a otros, no discutan entre ustedes y estén preparados para todo. Fin del mensaje.
Cuando oí la noticia, tuve un sentimiento de preocupación y satisfacción combinados, pero eso no cambio que inmediatamente nuestro siguiente punto de destino fuera, Buenos Aires, Argentina.
Al cabo de un rato pasamos la aduana chilena casi sin ningún problema, pero al cabo de un rato, cuando estábamos a diez autos de cruzar la frontera Argentina, cuando eran ya casi las siete y media de tarde comenzó sentirse un aire cálido y denso. Inmediatamente mucha gente comenzó sentir lo mismo, mirando extrañamente su entorno, me baje del auto junto con Tony, para echarle un mejor vistazo al cielo, entonces Tony me comenta:
-¿Sientes el aire?. - Tony, mirándome extremadamente.
-Si, está muy denso, casi parece vapor. - Yo, respondiendo con la misma expresión
-Cuesta mucho respirar. - Tony
-Hey, Damon. - Yo, golpeando la ventana de la van.
-¿Qué pasa? - Damon, Bajando el vidrio.
-¿Como sientes el aire? - Yo.
-Esta muy denso, ¿Tu también lo sientes? . - Damon, extrañado.
-Si, algo raro pasa. - Yo, preocupándome.
La gente comenzaba a sentir calor y además se comportaba cada vez mas de manera extraña, algunos con mareo y efectos similares. Entonces Tony me dice:
-Mira hacia la costa, se viene una nube inmensa. - Tony, sorprendido.
-¡Wow!, esa sí que es grande y extraña. - Damon, asomándose por la ventana
-Eso no es una nube, es...vapor. - Yo, preocupándome mucho.
Entonces recordé lo que dijo la reportera el ''Día 0'' de la infección: ''Además el cuerpo del perro parece esta soltando un vapor muy denso''. Reflexione y pensé de manera muy rápida, e inmediatamente me di cuenta de todo.
-¡Mierda, saquen todo, rápido!, ¡Muévanse y salgan de la camioneta! - Yo, gritándole desesperados a los chicos.
-¡Wow, Wayne!, ¡Cálmate! - Amy, calmándome.
Entonces, Damon miro hacia atrás y grito:
-¡Oh Mierda!, ¡Es el virus, saquen lo que puedan y vamos! - Damon, alertando a los chicos.
Los chicos se bajaron del auto y comenzaron a correr rápidamente, gritándole a la gente para que también lo hiciera, algunas personas que nos escucharon comenzaron a seguirnos, otras simplemente se quedaron paradas intentando relacionar todo, la nube cada vez se acercaba más y más, en ese mismo momento, comenzó a expandirse como niebla por la carretera, cubriendo poco a poco a los vehículos y a la gente, a medida que la gente era alcanzada por la niebla, estas caían o simplemente se perdían en ella.
Poco a poco más gente iba siendo atrapada, muriendo mientras nosotros seguíamos corriendo desenfrenadamente. Nos desviamos de la carretera y comenzamos a correr por el bosque que nos rodeaba, la gente que iba detrás caía apenas tocaban la nube, parecía como si un monstruo nos siguiera, sumado además con los gritos desesperantes de la gente en nuestro alrededor.
-¡Corran!
-¡No se detengan!
-¡Solo corran!
-¡Ayuda!
-¡Vamos!
Mientras corría, miraba para todos lados intentado encontrar algo donde refugiarnos, pero al cabo de unos segundos, solo me delimite a mirar hacia delante, entre en una cesación combinada con adrenalina y miedo, solo me enfocaba en correr y correr, nada más.
-¡Miren, un almacén! - Eli, señalando el almacén.
-¡Vamos! - Yo, dirigiendo a los chicos.
Comenzamos a dirigirnos al almacén que había visto Eli, a medida que nos acercábamos, puede observar que un poco más allá del almacén, también se veía una casa, acelere el paso y pude notar que el almacén estaba completamente sellado, las puertas, ventanas, todo, pero a pesar de todo, tenía una pequeña abertura en una de sus murallas como para dejar entra una persona agachada.
-¡Vamos! - Yo, adrenalizado.
No lo pensamos dos veces, apenas vimos la abertura nos dirigimos hacia allí y comenzamos a entrar, estábamos exhaustos, yo fui el ultimo en entrar y comencé a sellar la entrada, para que la niebla no pudiese entrar, pero mientras la sellaba, pude ver como la nube avanzaba, matando a toda la gente que corría de la misma, cerré los ojos y me apresure a asegurar las abertura, logrando sellar la entrada justo a tiempo.
Primero se escucho como si un tornado junto con gritos incluidos, pasara justo por al lado de nosotros, la agonía duro por dos minutos, para cuando el ruido comenzaba a alejarse, todos nos comenzamos a calmar lentamente, entonces Eli encendió una lámpara a pilas que estaba en el techo del almacén, pero, en cuanto se encendió la luz, escuchamos el ruido de una escopeta recargando y alguien diciéndonos:
-¿¡Están Infectados!?

The Awake Roads, todos los derechos reservados
0
0
0
0No comments yet