Una historia sobre el callejón del diablo.

El callejon del diablo en México es conocido por múltiples historias que se relatan que ahí sucedieron, si no haz escuchado ninguna escucha esta que sin lugar a dudas te dejará helado, te invito a visitar este lugar y me compartas que tal te fue esa noche...

link: https://www.youtube.com/watch?v=OZ4fjkECU2I

El siguiente es un relato que seguramente en varios lugares es ya conocido, pero para los que no lo conozcan voy a contarles uno que se contaba en mis rumbos cuando era universitario.
Por la Universidad en donde yo asistía, para los que conocen la ciudad de México, por Río Mixcoac, existe un callejón de aproximadamente 150 o 200 metros de largo, en el cual apenas pasa un coche por ahí, cuyo nombre es "El Callejón del Diablo".

Como sucede con muchos Colegios y Universidades, una vez al año hay una "noche colonial", la cual para los que no conocen, es una fiesta dentro de las instalaciones de la Institución de que se trate, en la que alrededor del patio se ponen varios puestos de comida y juegos de feria y en el que hay un escenario en el que cantan estudiantinas y rondallas de otras instituciones. Como sabrán, los integrantes de algunas estudiantinas utilizan como parte de su vestuario, unas en las que se cuelgan cintas que representan las veces y los lugares en donde han cantado.
Entrando en el tema, se decía que en el Callejón del Diablo a las 12 de la noche aparecía el Diablo y de ahí su nombre, situación que, como comprenderán, para todos los jóvenes resulta un tanto atrayente. El caso es que precisamente unos de los jóvenes que están en una de la estudiantina deciden hacer una apuesta en la que retan a uno de ellos que a las 12 de la noche fuera a mitad del callejón, lo cual se comprobaría clavando un clavo rojo en la pared, a lo que el joven aceptó.
A fin de cuentas, ya entrada la noche, el joven se dispuso a ir y pues efectivamente, con todo el temor del mundo pero vanagloriándose de que él sí tenía la valentía de ir y sus amigos no, a las 12 de la noche estaba clavando el clavo en la pared justo a la mita del callejón, pero como era de esperarse, comenzó a sentir un terror indescriptible y sentía una amenaza extraña, dándose inmediatamente vuelta para salir corriendo y cuál fue su sorpresa que al dar el segundo paso sintió un jalón en su capa muriendo del terror antes de caer al suelo.
Sus amigos al día siguiente al no tener noticias del susodicho, fueron al callejón y lo primero que vieron fue una patrulla a mitad del callejón, a lo lejos se veía una ambulancia que no pudo entrar por lo angosto del mismo. Al acercarse lo único que vieron fue una capa negra clavada de la punta en la pared.