Canales populares

Rechazo de Proyecto Sur, al ''Fondo del Bicentenario''.

Rechazo de Proyecto Sur, al Fondo del Bicentenario para pagar Deuda Externa



Frente a la reunión de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo en la que se tratará la cuestión del Fondo del Bicentenario para pagar Deuda Externa, Proyecto Sur desea dejar asentada su oposición con total claridad.

La actual deuda que soporta nuestro país surge en su mayor parte de empréstitos, maniobras ilegales y fraudes acontecidos durante los años de la última dictadura militar, razón por la cual, fue calificada como deuda odiosa. Su rol durante estos 26 años de democracia fue el saqueo económico y el sometimiento político de Argentina. Su consecuencia, el sufrimiento de gran parte de nuestro Pueblo.

Las sucesivas administraciones trataron de ocultar el problema de distintos modos, pero nunca encararon el problema de fondo: identificar la deuda ilegitima. Si algo no sería serio, es repetir nuevamente la historia, hipotecando la soberanía nacional y el bienestar de varias generaciones.

En momentos en que se habla de establecer nuevas bases para nuestro país, basados en consensos amplios, la deuda surge como una oportunidad para la elaboración de un verdadera política de Estado, con participación plena del Congreso, respeto por el Poder Judicial y la participación más amplia de la ciudadanía.

El intento de la señora Presidenta llama mucho la atención, no solo por apresuramiento, el momento del año en el cual se formula y el nombre utilizado, "Fondo del Bicentenario", sino porque además excede sus facultades y argumenta “necesidad y urgencia” para intervenir en algo crónico.

No es a través de un DNU como nuestro país debería hacer frente a su principal problema financiero. En primer lugar porque el vencimiento de “deuda” viene de lejos y este año estuvo contemplado durante el debate del Presupuesto Nacional 2010. En segundo lugar porque corresponde al Congreso Nacional, en función de sus atribuciones surgidas del Art. 75, inc. 7 “Arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación.”, tratar el tema en profundidad y definir las políticas a adoptarse. Y en tercer término, porque existe fallo del Poder Judicial en la causa iniciada por don Alejandro Olmos en 1982 sobre la deuda externa.

A partir de aquel fallo del año 2000 las sospechas se transformaron en convicciones, la “deuda externa argentina” está viciada por ilegal, ilegítima, odiosa y fraudulenta. Por tanto, se hace indispensable realizar una auditoria que permita discernir la porción legal de la ilegal y encarar la nueva etapa en un marco de verdad y justicia; valores irrenunciables con los que abordar el futuro de nuestra Nación.

Pretender enmascare bajo el rótulo del “Bicentenario de la Revolución de Mayo”, lo que constituye un acto de sumisión a los dictados del capital financiero internacional, es subir la apuesta de una maniobra ya realizada, intentado hacerle creer a la sociedad que se había "resuelto" los problemas de endeudamiento.

Debiéramos agregar que la deuda interna, en especial con nuestros 6.000.000 de niños y jóvenes en condiciones de pobreza e indigencia, tiene una urgencia e importancia moral y material, prioritaria frente a las demanda de los acreedores extranjeros.

Para Proyecto Sur, las reservas no son intocables. Hemos hecho propuestas concretas en torno a la recuperación del Tren para Todos, la industria naviera, aeroespacial, siderúrgica, petrolera y otras que aportarían fuentes de trabajo, generación de nueva riqueza, desarrollo científico-tecnológico-educativo y bienestar general. En cambio el uso de 6.569 millones de dólares para satisfacer a los acreedores externos, redundará en la perpetuación del hambre, la exclusión y la marginación social. Acentuará la división entre la Argentina del 20% más rico y la Argentina del 40% más pobre, sumida en la frustración y la falta de oportunidades.

Proyecto Sur desea reabrir el debate sobre la deuda externa de cara a la comunidad. En el año del bicentenario honraríamos a nuestros héroes de la independencia si fuéramos capaces de romper las cadenas con las que aún nos ahogan. Y la deuda externa, quizás, sea la más importante.

Proyecto Sur

Pino Solanas, Alcira Argumedo, Mario Mazzitelli y Luis Brunati


fuente
0No hay comentarios