Check the new version here

Popular channels

El primer evangelio: el documento "q"


EL PRIMER EVANGELIO: EL DOCUMENTO "Q”

A partir de la lectura del Nuevo Testamento, algunos exégetas han reconstruido un supuesto texto más antiguo que contendría los dichos de Jesús.





Se le designa con la sigla “Q”, procedente del alemán Quelle, que significa Fuente. En él estaría recogida una colección de palabras de Jesús utilizada por Mateo y Lucas que, junto con el texto de Marcos, el más antiguo, y otras tradiciones, habría sido la base de sus respectivos evangelios. Ello explicaría en buena medida algunas de las similitudes entre los tres sinópticos. Pero sigue siendo un enigma porqué los primeros autores cristianos nunca mencionan ni citan este documento tan importante.






MARCOS Y LA QUELLE

Los especialistas estaban interesados en dar una razón de las numerosas semejanzas existentes entre los tres primeros evangelios, descubriendo que los dos últimos tenían como base a Marcos, el más antiguo de ellos (y no Mateo, según se había creído desde siempre).

Pero se dieron cuenta que Mateo y Lucas, de mayor extensión que Marcos, tienen en común más de 200 versículos que no aparecen en este. ¿De dónde los habían tomado? La respuesta sería que además de Marcos tendrían a mano otra “fuente”, a la que acabarían dando el nombre de Quelle.





Dicha fuente explicaría las semejanzas y diferencias encontradas en el material de doble tradición, o sea, de aquellos pasajes que solo Mateo y Lucas tienen en común.

Así fue como nació la hipótesis de las dos fuentes, una explicación de las relaciones literarias entre los tres evangelios sinópticos formulada por primera vez en 1838 por el alemán C. H. Weisse.






DIFERENTES TRADICIONES

En Marcos se encuentran sobre todo relatos de la actividad de Jesús, es decir, todo lo concerniente a sus encuentros con ciertos personajes (ya sean anónimos o relevantes), a sus anécdotas, a las sanaciones, a la práctica de exorcismos, etc., mientras que sus palabras ocupan un espacio más bien reducido.

Sin embargo, la mayor parte de los pasajes de doble tradición contienen principalmente palabras, que pueden presentarse en forma de dichos, de sentencias o apotegmas y de parábolas.





Mateo y Lucas además, coinciden con frecuencia en las expresiones concretas, especialmente si son raras o poco comunes, tal vez porque las primeras comunidades cristianas tenían mucho interés en las palabras del maestro.






EL CONTENIDO DE QUELLE

Al considerarlo un documento independiente, comenzaron a plantearse preguntas sobre su extensión, la lengua original en que habría sido escrito, su estructura literaria o su perspectiva teológica.

Poco a poco se fue descubriendo que, por referirnos a este último caso, parece tener una teología propia, diferente en ciertos aspectos a la de los evangelios y a la de otras tradiciones del Nuevo Testamento.

Se comprobó también que en su composición se siguieron procedimientos redaccionales semejantes a los utilizados por los evangelistas, encontrándose indicios de diversos estadios en dicha redacción.

Posee además una cierta unidad literaria y casi con seguridad fue compuesto en la lengua griega del tiempo de Plutarco, es decir, durante el siglo I de la era cristiana.

En cuanto a su extensión, podría decirse que lo fundamental de este documento ha sido conservado en el material común a Mateo y Lucas que no aparece en Marcos.






ALGUNOS EJEMPLOS





Quiénes aún no se hacen una idea de cuáles son las citas más célebres de los sinópticos que habrían sido tomadas de esta especie de protoevangelio, solo tienen que volver a echarle un vistazo a ciertos pasajes que a buen seguro les sonarán muchísimo.

Uno de ellos es el concerniente a las relaciones entre Juan el Bautista y Jesús. En concreto a los dichos referidos al bautismo de este último (“Yo os bautizo en agua, pero el que viene detrás de mí…”) y a sus tentaciones en el desierto (“Si eres el Hijo de Dios di que esas piedras se conviertan en pan”).

Otro es el famoso Sermón de la Montaña (“Bienaventurados los pobres porque…”), y otro más el de las respuestas que daba Jesús a quiénes le acusaban de diversas faltas (“Ay de vosostros, fariseos, que pagáis el diezmo…”).





Un lugar importante en él está ocupado por los dichos escatológicos que anunciaban el final de los tiempos (“Dos estarán en el campo, a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán”) y la llegada del Reino (“…os sentaréis sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel”).

Y también están las célebres parábolas del grano de mostaza, de la vid y los trabajadores, del sembrador y la simiente, etc. Todas reunidas en este enigmático texto al que nadie nombró nunca y del que nadie sospechaba que existió hasta diecinueve siglos después que, supuestamente, hubiese sido escrito.





Ir a mi Post: http://www.taringa.net/posts/offtopic/12758455/El-primer-evangelio_-el-documento-Equot_qEquot_.html
0
0
0
0
0No comments yet