Popular channels

Palermo Y La Metáfora Bendita Del Kirchnerismo







Martín Palermo lleva sobre sus hombros (sobre sus piernas, sobre sus rodillas rotas, sobre su vida paria), el mote enorme, gigante, de “Titán”.

Palermo es de Boca, aunque todos digan que es de Estudiantes.

Y cuando digo que “es de”, hablo de un sentido de pertenencia: cualquier hincha de Boca, cualquiera de nosotros, peronistas, populacheros, sabe que Palermo es nuestro, y que Martín nos corresponde.

Como San Martín, como un santo mártir, como un sanseacabó de todo lujo y como un lujo tener a un Santo.

Porque él, es un rejunte de dolor, de patadurismo, de torpeza, de habilidad y al final, de grito de gol, de beso en el brazo tatuado por la desventura de haber perdido lo que se soñó, y de llanto respirado, ya no ahogado, en tantas pupilas, tantas gargantas y tantos pechos incendiados por esos milagros de cada día.

Torpe, sí.

Desafortunado, sí.

Efectivo, también.

Mártir, heróico, denostado, expulsado, soñado, castigado y apoyado por el pueblo.

Un tipo que a cada paso que da, y por el hecho de poner el corazón sobre la técnica y la materia sobre la mente y la mente sobre toda la tristura, es que termina, siempre, con una sonrisa antes de dormir, en su cara, en nuestras caras.

Una bonita metáfora del kircherismo en su máxima expresión: un mínimo de análisis, comprenderá que aunque algo arbitrarias, el heroísmo, la caída y el posterior ascenso con apoyo popular, hermanan a la política con el fútbol, unen a la historia y nos permiten comparar ambas realidades, como, efectivamente, iguales.

Y se convierte así, con el ojo que nos gusta, el que canta nuestra canción a coro con los otros, en un reflejo hermoso del triunfo de los perdedores: a ese que le decían que las cosas le iban a salir mal, a ese al cual lo burlaban, lo sometían y lo escondían de la vista de lo bueno, en sentido figurado, termina siendo la referencia, la estampita, la victoria y el frente que tenemos al frente y que nos cuida la espalda.

Martín Palermo es la metáfora bendita.

Y el barrio de Palermo debería serlo.










0
0
0
0No comments yet