Popular channels

Candado en la cabeza..

Faltaban un par de horas para empezar el encuentro en La Plata y un vecino me dice: “¿Esperando el partido de Racing. Hoy a Gimnasia le meten 20 goles, no juega a nada”? La respuesta fue rápida y obvia: “¿Y Racing a qué juega?” Varias horas después de una nueva aparición de San Expedito me vuelvo a preguntar: ¿Y Racing a qué juega? Pero lo peor, al menos según lo viví yo, fue otra cosa. Después de la derrota ante Arsenal mi estado de ánimo se podía definir con una palabra: desilusión. Hoy, ya durante el juego, se podía resumir en resignación. Fueron dos caídas, ambas durísima, pero la diferencia entre las dos fue, al menos para mí, abismal. La primera marcó que algo no andaba bien, la segunda dejó la sensación de un ciclo que empieza a terminarse…

Si uno tiene un hijo alérgico al tomate, le hará una ensalada con lechuga y cebolla. Si su hija es alérgica al oro, le comprará unos aritos de plata. Si su mujer es alérgica a las flores, le regalará bombones en el día de San Valentín. Si el plantel entero de Racing es alérgico a los tulipanes, Vivas los lleva de pretemporada a Holanda. El entrenador de Racing le ha facilitado las cosas a sus rivales. En vez de proteger a sus “hijos”, les desnuda todos los problemas.

Si tienen problemas en marcar mano a mano, los pone a marcar mano a mano. Si tienen problemas en cubrir espacios, la líneas juegan separadas por 20 metros. Si tienen problemas en la contención, saca jugadores del mediocampo. Si la pelota no le llega limpia a los delanteros, agrega delanteros. Si un jugador como Yacob regresa después de un tiempo sin actividad, no le hace más sencilla su vuelta sino que le quita futbolistas para que puedan ayudarlo. Si Bruno Zuculini es cinco, lo hace debutar a los 16 años en una posición desconocida…

Hace algunas columnas marcaba que una de las preocupaciones que tenía era la falta de respuesta, desde el banco de suplentes, para dar vuelta una situación adversa. Si el equipo empezaba mal, terminaba mal. Es un problema errarle al planteo, pero es peor no saber cómo modificarlo. Lucero por Zuculini, Grazzini por Castromán, Steinert por Hauche. Puesto por puesto. Si una individualidad no pudo, que me salve otra. Racing no tiene funcionamiento. ¿A dónde quedó ese equipo que dejaba espacios pero apretaba bien arriba? ¿Tanto pudo cambiar del último partido del verano ante Independiente? No era el Milan de la década del 90, pero tampoco esta versión insípida y que agranda hasta el más débil (¿vieron a Arsenal contra Tigre?).

Durante la semana mucho se habló del candado en el estadio para que nadie pudiera ver la práctica. Si Vivas no quiere terminar su paso por Racing mucho antes de lo que pensaba, tendrá que sacarse el candado de la cabeza. Si su manera de entender el fútbol no funciona para este equipo o este momento, tendrá que cambiar. O lo van a cambiar a él…

PD: Ya van tres partidos en los que Bieler ni patea al arco.

PD1: Sin movilidad, se pueden poner 20 delanteros que no van a crear ninguna situación.

PD2: ¿Cómo pueden marcar los defensores siempre por detrás del atacante?


Fuente:
http://blogs.tycsports.com/racing/
0
0
0
0No comments yet