Check the new version here

Popular channels

Si el valetodo es oficial, que jueguen en un hospital

La grave lesión de Moreno pone no sólo en tela de juicio la labor de Lunati sino también la política de la AFA en la materia




ALBERTO CALLEGARI

Extraoficialmente, trascendieron algunas supuestas “directivas” que tienen que ver con el enfoque que deben darle los árbitros a su labor en cada partido, a partir del comienzo de la actividad 2011. Una de ellas, la presumiblemente más importante, indicaría que aquéllos tienen que buscar no solo agilizar el juego sino que además, deben intentar que cada partido sea verdaderamente “un espectáculo”, poniendo lo suyo para que el juego sea menos traumático y si es posible, expulsando lo menos posible. Esta es una versión. Versión emanada de un árbitro internacional. Por eso, le damos el carácter de extraoficial, porque nada de ésto ha salido de boca de quiénes son responsables dirigenciales y técnicos del plantel arbitral.
Lo que sucede, empero, parecería coincidir con dicha versión. Y ésto es grave. La realidad de los arbitrajes en la primera fecha del Clausura fue demasiado blanda y contemplativa en materia disciplinaria, en varios partidos que fueron “calientes”, de mucho roce y en uno en particular, con demasiado desorden externo y demasiada mala intención, All Boys-Racing, a cargo de Pablo Lunati. Apenas Baldassi, con toda su experiencia y ya dirigiendo “con la camiseta y con el nombre” cumplió con su labor, aun en medio de la discusión por el penal otorgado a Gimnasia, perfectamente provocado -no “inventado”- por el Mellizo Guillermo Barros Schelotto. Algún gol mal anulado -a Quilmes, por ejemplo, arbitraje de Patricio Loustau- y muchos golpes sin la debida sanción disciplinaria con roja directa, fueron características que jalonaron la tarea de los diez arbitrajes.
De toda forma, ayer el espacio fue ganado por la confirmación de la grave lesión del colombiano Giovanni Moreno, víctima de la continuidad de golpes y patadas de su seguidor personal en cancha de All Boys, Hugo Barrientos. Quien sólo fue amonestado por Lunati por “protesta” y no expulsado por juego brusco grave en cualquiera de las durísimas intervenciones que tuvo para con el enganche de Racing. Lunati se encargó de “cumplir con la continuidad del espectáculo” dándole soga al arrojo de elementos al campo prometiendo “una más y lo suspendo...” en lugar de suspender de una. El vía libre al antifútbol de Barrientos y compañía es su responsabilidad. Cabe ahora conocer si las autoridades de la AFA, en la materia y más arriba también, harán de una buena vez lo que corresponde, que es meter mano dura y no permitir el valetodo, en lugar de fomentar esta clase de arbitrajes y esta actitud de jugadores que sólo son sancionados o no en base al informe del árbitro y no de oficio a través del video, como se hace en las principales ligas del mundo. Si de cada partido se hará una farsa con víctimas físicas como Moreno, estaremos en el fondo del mar, en un retroceso de décadas.

FUENTE




NO ME VOY A CANSAR DE PONER NOTICIAS SOBRE ESTE TEMA PORQUE LA TRISTEZA ES MUY GRANDE.




.
0
0
0
0
0No comments yet