Canales populares

Cappellacci di Zucca (fotoreceta). Ariel_arq






Hola a todos a un nuevo post!

Hacía rato que no publicaba nada... y bueh... acá estoy de nuevo. Les traigo unos "Cappellaccis di zucca", o sea, de calabaza.

Los cappellaccis son una pasta rellena similares a los cappelletis o cappellettinis. La diferencia radica en que, estos últimos, se hacen con una masa redonda, y los cappellaccis con una masa cuadrada, como ya van a ver.

El nombre cappellacci es difícil de traducir al castellano. Cappello en italiano quiere decir sombrero, y la terminación "acci" tiene una connotación despectiva. Lo más parecido que se me ocurre sería "sombrerejos". Es el típico sombrero de paja que llevaban los campesinos en el siglo XIX, de ahí el nombre de esta pasta, por la similitud con la forma de aquel sombrero.

Basta de cháchara, vamos con la receta (para 5/6 personas):

INGREDIENTES:

Para la masa:

  • 1/2 kg de harina común (tener en cuenta q siempre se necesita un poco mas de ésta cantidad para el amasado)
  • 5 huevos
  • 1 cucharada sopera de aceite
  • sal y pimienta a gusto


Para el relleno:

  • 1 calabaza o zapallo anco
  • 1 huevo
  • 1 taza de queso parmesano rallado grueso
  • nuez moscada
  • sal y pimienta a gusto

Ahora si, el paso a paso:

Lo primero que vamos a hacer, es cortar la calabaza a la mitad, le sacamos las semillas, y la ponemos en una placa de horno. Salpimentamos un poco y rociamos con aceite. Primero las cocinamos un rato con la cáscara hacia abajo, luego las giramos y las terminamos de cocinar boca arriba.

Una aclaración: se cocinan al horno para evitar que absorban mas agua, así no humedecen la masa. Se pueden hacer también con el microondas (opción que seguro le gusta mas a mi amiga cocinera @matildaO).



Cuando esté blanda la calabaza, las sacamos del horno y con una cuchara le quitamos la pulpa, cuidando de que la cascara quede toda en la asadera. Con un pisapapas, hacemos un puré. Dejamos enfriar.






Ahora, mientras el puré se enfría, empezamos con la masa:

Formamos un volcán con la harina, le agregamos los huevos, el aceite, la sal y pimienta a gusto.



Empezamos a mezclar con un tenedor, de adentro hacia afuera, cuidando que no se nos rompa el volcán porque se escapan los huevos (que feo sonó eso).










Cuando ya tome cierta consistencia, seguimos el amasado con la mano durante mínimo 10 o 15 minutos, hasta formar una masa lisa y elástica.



La ponemos en un bol, la tapamos con un papel film o una bolsa de plástico para que no se seque, y la dejamos reposar a temperatura ambiente.




Mientras la masa reposa, seguimos con el relleno, ya que la calabaza ya debe estar fría. Al puré que teníamos, le agregamos el queso, el huevo y condimentamos con nuez moscada. Éste es el momento de corregir la sal y pimienta si es necesario. OJO! el queso es salado y picante... prueben el puré a ver como está! no sea que le pongan demás! Les tiene que quedar una pasta pero sin líquido. Si ven que es muy húmeda, le agregan un poco de migas de pan o pan rallado para q absorba algo de humedad (si no les va a mojar mucho la masa y se va a complicar el armado).








Guardamos el relleno, y nos ponemos a estirar la masa bien finita con máquina o palo de amasar. La idea es que la masa sea fina, para que se note el relleno, y los cappellaccis sean del color naranja de la calabaza.





Ahora es el momento de armar. Con un cortador de pasta o cuchillo (ojo la mesa!) le damos forma cuadrada de entre 5 y 8 cm de lado. Yo los hice de 6,5 cm para aprovechar el ancho de mi masa.



Con una cucharita, colocamos un poco de relleno en cada cuadrado.



Mojamos 2 lados consecutivos, levantamos, y los pegamos formando un triángulo.



Tomamos las 2 puntas de la base del triángulo, y las doblamos y pegamos una sobre la otra. Mojar si es necesario.



Armarse de paciencia y armar los cappellaccis uno por uno... ja







Con los recortes, o si te sobró algo de masa, podés volver a amasar y seguir armando. Como yo me quedé sin relleno, hice unos regios tallarines que a mi hijo les encantan. Nada se desperdicia!




Los cocinás en agua bien hirviendo con un poco de sal. Un consejo: no hervirlos todos juntos y colarlos de golpe, porque se pueden romper o deformar. Lo ideal es hacerlos en 2 0 3 tandas, en el mismo agua, e ir retirándolos con una espumadera a medida que estén hechos.

Ahora si, a comer!!! Les ponés la salsa que mas te guste. Yo preparé una parisina y una bolognesa, pero comanlos como más le gusta. En Italia es tradicional comerlos "alla mantovana", que es preparar una salsa de manteca emulsionada y unas hojas de salvia, y saltear los cappellaccis en esa manteca.





Espero que les haya gustado!!!!



+2
0
0
0No hay comentarios