Popular channels

Licor de fresas: sabor para todo el año.

Por su color y aroma, el licor de fresa quizás sea uno de los más apetecibles durante los meses más calurosos. La sencillez de su elaboración y las numerosas formas de servirlo, lo convierten en un perfecto anfitrión para cualquier momento del día o la noche.

Aunque la fragaria (o planta de fresa), crece de forma natural en bosques y claros de montañas y su fruto es por naturaleza propio del final de la primavera y el verano; hoy en día su producción con técnicas de invernadero y comercialización, hacen fácil poder encontrarlas casi durante todo el año en cualquier frutería; manteniendo su sabor y aroma. La fresa y todos sus derivados han triunfado en nuestra cesta de la compra.

El secreto de su éxito probablemente no solo se encuentre en sus características más notables, sus cualidades medicinales superan con creces sus rasgos más inmediatos. Diurética, antirreumática, antiinflamatoria o mineralizante; son solo algunas de las cualidades que tradicionalmente le han sido bien conocidas. Las hojas machacadas y aplicadas sobre la piel constituyen un buen remedio para evitar las arrugas.

Como no todo es fresas con nata, azúcar, o postres; el licor de fresa presenta una inmejorable oportunidad para mantener su sabor y cualidades durante todo el año a nuestro alcance. Para fabricar el nuestro propio, basta con dejar macerar en un litro de aguardiente 200g de fresas y azúcar al gusto, aproximadamente durante unos 60 días; si bien es cierto que existen multitud de variantes que difieren principalmente en el modo de tratar los frutos antes de la maceración y la suma de otros ingredientes como canela, clavo o piel de limón, para conseguir sabores más elaborados. El licor de crema de fresas es sin duda una de las opciones más sabrosas y apetecibles para todos los gustos.



Como casi para la mayoría de los licores, una buena parte de su éxito consiste en servirlos muy frío y añadirles un toque personal a la presentación.
0
0
0
0No comments yet