Masa madre y pan casero.

Buenas buenas hoy masa madre y pan casero.

La masa madre es un fermento natural a base de harina, suele ser centeno, y agua.
Las medidas a utilizar son:

2 cucharadas de harina de centeno.
4 cucharadas de agua.
Un recipiente transparente.



En el recipiente colocamos las cucharadas de harina y luego el agua. Removemos y dejamos reposar.




Todos los días le añadimos una de harina y dos de agua. Así durante los primeros 4 dias. Dejaremos reposar 1 día y le quitaremos la mitad y le añadiremos 2 cucharadas de harina y 4 de agua. Luego dejamos que repose, para que coja fuerza y fermente.
Miramos en el recipiente si se comienza a formar alguna burbujita pequeña. La fermentación depende de la temperatura ambiente, si es un ambiente cálido fermentará mas rápido.
A los siete días deberíamos de tener una masa madre a la cual le notaríamos bastantes burbujas. Ya se puede utilizar. Hay que recordar de darle de comer, la proporción dicha, cada una semana. Tener cuidado por que si le dan de comer sin usar esta al fermentan puede escaparse del tarro...



La masa madre se puede morir, lo notaran por que olerá a caballo muerto. Mientras huela a levadura y cada vez más fuerte mayor sabor tendrá nuestro pancete.


Pan casero

1kg de harina de fuerza o 3 ceros.
250 gr de masa madre
75 ml de aceite de oliva
Sal
50 gr de azúcar
450 ml de agua

Genial, tiramos la harina a la mesa hacemos una corona. Por fuera la sal y dentro ponemos el aceite, el azúcar y la masa madre.



Metemos los dos dedos y empezamos a remover, de afuera hacia adentro para hidratar se forma más fácil la harina y que esta forme su red de gluten mas rápido, evitando que tengamos que amasar mucho para que nos quede la masa lisa. De esta forma y con paciencia queda lisa al toque..



Notaremos que vamos necesitando agua para unir el resto de la harina, la vamos añadiendo al centro y continuamos removiendo con paciencia para hidratar la harina muy bien. Hasta obtener una masa homogénea que se pegue a la mano y a ma mesa, eso es muy buena señal.



Si vemos que nos quedo demasiado pegajosa, se añade harina poco a poco hasta obtener una masa que se pegue poco pero podamos manipularla. Ahora a dormir. La dejamos descansar, podemos dejarla de 12 a 16 horas levedando o dejarla entre 4 y 6 horas. Yo la deje 6 por que quería comer pan a la cheno.
Una vez que paso el tiempo levedado deberemos desgasificar la masa, o sea repartir el gas que tiene dentro de forma pareja y formar o un solo pan o muchos.
Dejamos reposar otras ocho horas si es fermento doble o solamente una si es un fermento corto. En este caso fue una horita. Forme varios tipos de panes por que me gusta tener varias formas.







Vale, ahora le hacemos cortes a los largo, en diagonal o con una tijera, si miramos el pan veremos que se ve la miga y sus ojos... Gran señal y nos dice que nuestro pan tiene futuro..



Joya precalentamos el horno a 180°C, con una fuente con agua para que nos de vapor y metemeos los panes hasta que doren. Sabemos cuando están por que los pinchamos con un cuchillo y la hoja sale limpia.
Sacamos esto, con una corteza súper dura y una miga con ojitos. A disfrutar y a comerrrrrr..




Buenisimo, ahora esto se conserva envuelto en un trapo hasta cinco dias, luego endurece. Si usamos harinas orgánicas y de muy buena calidad llegan a aguantar hasta 15 días.
Se puede congelar perfectamente y descongelado esta súper blando, pero sin corteza crocante. A menos que lo descongelemos y metamos al horno.

Disfruten.
Si el placer es un pecado, bienvenidos al infierno.