About Taringa!

Popular channels

Mi germinador, germinados y Rejuvelac [Parte 1]

Hola amigos! En este post les voy a mostrar:

- como hice mi propio germinador
- Brotes y germinados
- Rejuvelac (agua enzimática)

Todo paso a paso!

Empezamos…

GERMINADOR
Me gustaron unos germinadores así:






Entonces me inspiré en ellos para hacer uno propio aprovenchando otros materiales.

Comencé marcando 2 tarros de helado con regla y luego los corté, ya que enteros quedaban muy altos. (Los aros que quedaron los guardé, para hacer tartas crudas)







Después hice los agujeros, primero con trincheta, pero no me pareció que escurriera bien el agua, entonces hice los agujeros con un clavo. Empecé con martillo, pero llevaba mucho tiempo, entonces los hice con el clavo caliente (calenté en la hornalla y lo sostenía con una pinza)












Después le hicimos el cobertor con gasa, cosimos varias por los costados, y lo sostuvimos con banda elástica. ESTE PASO NO ES NECESARIO, ya que una servilleta de tela o un repasador van perfectos.
Para poner un recipiente sobre otro pusimos dos cañas en el medio, pero más adelante descubrimos una mejor forma: tanza, dos trozos paralelos de lado a lado.
























Listo el germinador!

BROTES Y GERMINADOS





Se pueden producir en nuestra propia casa de forma sencilla:

El primer paso: Activado. Es fundamental dejar los cereales/legumbres/semillas que vamos a germinar en remojo toda la noche (aprox. de 8 a 15 hs, dependiendo de la dureza de la semilla).





Luego los enjuagamos y los extendemos sobre la plancha de arriba de nuestro germinador, mojamos de 2 a 3 veces por día y listo! En un días tenemos nuestros germinados.


































Otro método de germinación es en frascos de vidrio:

1. Poner en remojo las semillas en un frasco de cristal. Se cubrirá con una gasa sujeta por una goma elástica. Deben ser semillas de alta calidad biológica que no hayan sido tostadas o congeladas (deben ser CRUDAS) y el recipiente debe ser de vidrio y de boca ancha. Se puede utilizar cualquier semilla. El tiempo de remojo oscilará entre 8 a 15 horas.


2. Transcurrido el tiempo de remojo se quita el agua y se enjuagan las semillas.


3. Se deja el frasco inclinado (para facilitar la salida del exceso de agua) en un lugar cálido y oscuro. Mantener las semillas húmedas porque mucha agua o poco aire podrían crear hongos y moho.











4. Dos o tres veces al día es necesario enjuagar los granos escurriéndolos posteriormente y colocando el bote de nuevo boca abajo. Esto deberá hacerse entre 2 y 5 días, momento en el que comienzan a verse los brotes.















5. Cuando los brotes tengan 2 o 3 cm de largo se expondrán a la luz solar indirecta durante unas 2 horas para que las hojas se pongan de color verde, es decir, para que se forme la clorofila, favoreciendo el aumento de la vitamina C.
6. Terminado el proceso de germinación los brotes se pueden guardar en la heladera, bien escurridos y secos, donde se conservarán sin problema durante más o menos una semana. Se recomienda hacer cantidades frecuentes de germinados, porque tienden a ponerse rancios al guardarlos por mucho tiempo.





Cualquier semilla de leguminosa o grano de cereal puede ser germinado, aunque, los más apreciados por su ternura y buen sabor son los brotes de: legumbres (porotos mung, alfalfa), cereales (trigo, cebada, avena) y también de berro, rábano, calabaza, girasol, lino, sésamo, berro y rabanito etc. El sabor es variable, por ejemplo el de alfalfa es muy agradable, el de mostaza es el más picante y el de trigo tiene sabor dulce por los carbohidratos que contiene.
Respecto a su consumo es mejor comerlos crudos, porque la cocción destruye gran parte de su contenido nutricional.



Germinados de lentejas (fotos paso a paso)
EL SIGUIENTE MÉTODO NO ME PARECE QUE SEA CORRECTO, YA QUE EL AGUA QUEDA ESTANCADA ABAJO Y ESO PRODUCE PUDRICIÓN. 

Una de las cosas fundamentales para la dieta de las aves sobre todo en época de cría y crecimiento son los germinados, es fácil de elaborar, pero peligroso con riesgo de alguna infección si no se hace correctamente.

1ª día Lavarlas bien y dejarlas unas 8 horas en remojo en un bote. Escurrirlas muy bien, no dejar nada de agua en el bote y taparlo con una rejilla, si es mosquitera mejor, así evitamos que entre cualquier bichillo. Y dejarlo en un lugar cálido y oscuro. Lavarlas unas 3 veces al día mínimo




2ª día cuando veamos que empiezan a salir unos pequeños brotes lo colocamos en una habitación luminosa, en un patio es ideal, nunca al sol !. Seguir lavándolas varias veces al día (lo que yo hago es lavarlas sin quitarles la tela mosquitera, lleno el bote de agua lo agito un poco y lo volteo para que salga el agua y no se caigan las lentejas, mejor que estar sacándolas y ponerlas en un escurridor)






3ª día: Seguir lavándolas varias veces al día,






4ª Día quitarle ya la tela mosquitera para que puedan seguir creciendo





5ª día seguir el paso nª 2 hasta llegar al 6 o 7 día, ya tenemos una plantación verdosa lista para servir, volver a lavar bien antes de dárselos





Y a comeeeerrrr !!!!!





UN POCO DE INFORMACIÓN
(HTTP://WWW.PRAMA.COM.AR/ALIMENTOS_SALUDABLES/ACTIVADO_SEMILLAS.HTM)
(HTTP://WWW.PRAMA.COM.AR/ALIMENTOS_SALUDABLES/GERMINADOS.HTM)

ACTIVADO: El despertar de las semillas
Las semillas representan la merienda ideal, el alimento más práctico para viajes o excursiones, y un valioso complemento de las comidas principales. 
Son fáciles de transportar y consumir, no necesitan cocción, y al ser fuente completa de nutrientes, generan rápida saciedad. 
Es importante tomar ciertos recaudos, previo a su consumo, a fin de aprovechar correctamente todo su potencial y no generar daños.
Si bien es conocido el consumo de semillas, no siempre se lo practica del mejor modo. Es el caso del maní tostado y frito, tal vez la semilla de consumo más popular, aunque lamentablemente en su forma menos aconsejable. De allí su imagen de semilla “pesada” e “indigesta”.
Pese al hábito popular de consumir las semillas a modo de snack y en función a su textura crocante, en el marco de una nutrición viva representan un alimento básico y sustancial al garantizar el principal aporte lipídico y proteico. De allí la necesidad de cuidar su buen procesamiento y su eficaz metabolización.
Ya vimos la conveniencia de utilizar siempre semillas crudas, sin tostar, a fin de resguardar su plena vitalidad. Del mismo modo, es siempre conveniente lavar y activar las semillas, previo a su consumo. De ese modo lograremos máxima seguridad y eficiencia metabólica en su asimilación.




Cuando consumimos semillas con cáscara y nosotros hacemos el pelado, podemos pasar directamente al activado. Dadas las condiciones de procesamiento y almacenamiento, al consumir semillas peladas, es primordial realizar un lavado previo a fin de evitar impurezas. Teniendo en cuenta su riqueza nutricional, las semillas peladas pueden desarrollar en su almacenaje el crecimiento de hongos y micotoxinas. De allí la importancia del ambiente fresco y el envasado al vacío en la conservación.





EL PROCESO DE ACTIVACION
Esta sencilla técnica consiste en “despertar” la semilla de su estado de latencia (soaking en inglés). Es un procedimiento muy común en horticultura, a fin de acelerar el desarrollo de la siembra, y solo requiere varias horas de remojo en agua.


En este período, la semilla absorbe agua y pone en marcha procesos (cascadas enzimáticas) que:
-inactivan antinutrientes (como el ácido fítico)
-predigieren nutrientes (desdoblamientos)
-incrementan su contenido nutricio (síntesis vitamínica y enzimática)
-se eliminan eventuales restos de hongos y micotoxinas que hayan resistido el lavado previo.

La activación de las semillas comestibles resulta siempre aconsejable, previo a cualquier forma de consumo que hagamos:
-sin germinar (nueces, almendras, cajú, maní),
-las que luego germinaremos (alfalfa, quínoa, lentejas, girasol),
-las que usaremos para cultivar hojas (trigo, avena, centeno, cebada)
-las que luego procesaremos como cremas o quesos (cajú, maní, girasol, sésamo).



Para activar semillas solo necesitamos un frasco de vidrio limpio; el plástico no es aconsejado por higiene (estructura porosa) y porque pueden migrar compuestos al agua. 
Previamente realizar un adecuado lavado de las semillas, remojándolas 20 minutos en agua limpia a la cual adicionamos un par de cucharadas de agua oxigenada por litro de agua (usar la de 10 vol. que se consigue en farmacias)
Las micotoxinas son metabolitos producidos por mohos presentes en alimentos almacenados y sobre todo en granos. Estos hongos incluyen especies de Aspergillus, Alternaria, Fusarium, Claviceps y otros hongos endofíticos que son potencialmente productores de micotoxinas (aflatoxinas, tricotecenos, zearalenona, patulina, fumonisinas, moniliformina, ácido tenuazónico, alternariol, alcaloides del ergot, etc).
La toxicidad crónica de muchas micotoxinas (aflatoxinas, ocratoxinas, fumonisinas o zearalenona, entre otras), suele suscitar mayor preocupación que la toxicidad aguda. Algunas de las micotoxinas evaluadas hasta la fecha (sobre todo las aflatoxinas) se han clasificado como carcinógenos muy poderosos, sobre todo a nivel hepático.
  Al cabo de ese tiempo, la evidencia sobre la presencia de hongos es una capa espumosa y con residuos en superficie:




 
Acto seguido, tras enjuagar con abundante agua, las semillas quedan listas para su posterior activación.
El procedimiento de activado consiste en llenar el frasco hasta la mitad con semillas seleccionadas y enjuagadas, completando el contenido con agua de buena calidad. Al concluir el proceso, eliminar el agua de remojo (excelente para regar las plantas) y enjuagar las semillas con agua limpia.










En cuanto al tiempo de activación, en general se habla de 12 horas, aunque hay excepciones



Lino y chía: conviene exceptuar el avtivado para consumo directo, a fin de evitar la pérdida de sus saludables mucílagos. En realidad el mejor equilibrio sería moler las semillas, remojarlas unas horas y luego consumir estas semillas (molidas y activadas), sin descartar el líquido (queda como una gelatina, es el mucílago).


Si las semillas se consumirán directamente, se puede: usarlas de inmediato, conservarlas un par de días en la heladera o deshidratarlas para que vuelvan a estar crocantes y se preserven por más tiempo. Caso contrario, se continúa el proceso, con las técnicas de brotado o cultivo que veremos luego.

Es también recomendable usar el proceso de activación en frutas, hortalizas y algas marinas deshidratadas; basta sumergirlas, previo enjuague, durante media ó una hora en agua tibia. Dado que no hay antinutrientes en el proceso, esta agua puede consumirse o utilizarse en otras preparaciones.









GERMINADOS: Cultivando la vitalidad
El proceso de germinación de una semilla es uno de los fenómenos más fascinantes, dado que a partir de una minúscula semilla, nace rápidamente una planta completa. Más allá de la riqueza contenida en el germen, lo mágico (y nutritivo) es la explosión de complejas sustancias de altísimo valor alimenticio y energético (enzimas, vitaminas), inexistentes o de baja concentración en la semilla latente.
Con adecuada presencia de humedad, temperatura y oxígeno, se generan procesos fermentativos (enzimáticos) que en pocas horas modifican espectacularmente la composición química de la semilla:
- el agua pasa del 10-15% al 70-80%,
- los almidones se transforman en azúcares simples (dextrosa y maltosa), por ello el sabor dulce de los brotes,
- aumentan las proteínas (hasta un 20%) y se descomponen en aminoácidos libres, fácilmente asimilables,
- se incrementa la presencia de ciertos aminoácidos y hasta aparecen algunos inexistentes previamente,
- incrementa el volumen de alimento, obteniéndose gran cantidad de brotes a partir de pocas cucharadas de semillas,
- se produce un estallido en el contenido vitamínico (grupo B, D, E) y se sintetizan vitaminas (C) ausentes en la semilla,
- también se genera una explosión del contenido de enzimas, sin las cuales la vitaminas no pueden aprovecharse,
- las grasas se convierten en ácidos grasos libres,
- los minerales se hacen biológicamente asimilables y algunos se incrementan en función al agua utilizada (calcio de aguas calcáreas o hierro de aguas ferrosas),
- se sintetiza benéfica clorofila si dejamos desarrollar hojas,
- se inactivan tóxicos y ácidos (ácido fítico, ácido oxálico) presentes en la semilla como defensas naturales,
- el efecto acidificante de algunas semillas se transforma en alcalinizante al consumir el germinado,
- los brotes se convierten en alimento predigerido, lo cual facilita enormemente su asimilación, evitando la cocción.

La posibilidad de reproducir en la mesada de nuestra cocina lo que naturalmente ocurre cuando las semillas germinan en la tierra, es un recurso nutricional de primer orden, hoy todavía subestimado, pero que se convertirá en “alimento estrella” del futuro. Frente a crisis alimentarias y ambientales, podremos sobrevivir con los brotes generados por una bolsa de semilla, un poco de agua y un ambiente donde germinar. En el ámbito hogareño podremos disfrutar de un triple beneficio: producir alimentos de alta calidad a bajo costo, garantizar la ausencia de contaminantes y generar salud y vitalidad para el grupo familiar.
La riqueza nutritiva y energética presente en los primeros días de desarrollo en las semillas germinadas, nunca más volverá a presentarse en toda la vida de la planta. De allí la importancia de consumir los brotes en el momento justo, a fin de aprovechar eficientemente este verdadero milagro natural.

La vitamina C es un ejemplo de la explosión que ocurre durante la germinación: de valor 0 en la semilla seca, pasa a 8mg tras 24hs, 12mg tras 48hs y 14mg tras 72hs. Una experiencia realizada en India con niños padeciendo escorbuto (carencia de vitamina C), mostró cómo se recuperaba más rápidamente el grupo que consumía brotes, respecto al grupo que consumía jugo de limón.
En el poroto mung (usado para hacer los mal llamados brotes de soja), la vitamina A se duplica en 48hs, en 54hs aumenta un 280% y en 72 hs un 370%. En la avena, las vitaminas del complejo B se incrementan entre 500 y 1.500%. En la arveja, la vitamina B12 pasa de 0,36mg en semilla seca, a 1,27mg tras 48hs y a 2,36mg tras 4 días (o sea 6,5 veces más).
Tras 4 días de germinación, la vitamina B2 (riboflavina) aumenta 329% en la alfalfa, 467% en la lenteja, 567% en la arveja, 770% en el trigo, 844% en la cebada y 1.462% en la avena. En la alfalfa, el cinc (oligoelemento esencial para el cuerpo) pasa de 6,8mg a 18mg en el germinado, garantizando el consumo de una taza de brotes, más de nuestras necesidades diarias. Justamente los brotes de alfalfa (los más fáciles de hacer) son buena muestra de la riqueza nutricional obtenida mediante la germinación.




La germinación es más conocida a nivel industrial, sobre todo en la producción de bebidas que se obtienen por brotado y malteado de cereales (cerveza, malta líquida, café malta, whisky). 






Por fortuna, los germinados de consumo no pueden industrializarse a gran escala y obligan a la producción casera o artesanal, lo cual garantiza genuinidad y nos preserva de la artificialización. En los países africanos es común la elaboración y uso de cereales germinados, como el trigo burgol o bulghur.


Si bien luego veremos los procesos de cultivo, es importante que utilicemos siempre agua segura. Si disponemos de tiempo, podemos obtener los beneficios de la solarización del agua. Basta exponer el agua que usaremos a los rayos del sol durante una jornada (desde la mañana hasta el atardecer). El agua deberá estar en un frasco de vidrio, protegiendo la boca con un trozo de tul y una banda elástica, para que se airee sin que entren insectos. Esto permitirá que el agua capte energía fotónica, que luego asimilarán los brotes para convertirla en benéfica clorofila.


Como vimos, es clave mantener la higiene en todos los enseres, evitando el uso de detergentes sintéticos y productos químicos en la limpieza; apenas algo de jabón blanco, agua tibia y buen enjuague. También es importante asegurar la buena ventilación del lugar. Ante la formación de hongos o mufas (algo habitual en climas húmedos y/o ausencia de ventilación), descartar el cultivo y recomenzar nuevamente.
Tener en cuenta que estamos trabajando con organismos vivos y muy sensibles, por lo cual debemos estar igualmente sensitivos frente a las numerosas variables que los afectan (temperatura, humedad, calidad del agua) y no desanimarnos por algún fracaso ocasional o no extrañarnos por una brusca aceleración del proceso. Un dato: en los días de tormentas solares, por el incremento de energía radiada al planeta, hemos visto que las semillas pueden germinar en la mitad de tiempo.
En síntesis, la germinación es la técnica alimentaria que cumple todos los requisitos de una Nutrición Depurativa, garantizando: el más alto valor nutricio, la mayor eficiencia metabólica, el menor impacto ambiental, el mínimo ensuciamiento corporal, la máxima vitalidad energética yel costo más bajo.



Los germinados son alimentos vivos. Su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos los convierte en alimentos de alto poder nutricional. Por su fácil digestión, los germinados son ideales para desintoxicarse y recuperarse de enfermedades.
Son una excelente opción donde las verduras y las hortalizas escasean por costo económico o factores climáticos.
La semilla tiene como estructura básica el germen o embrión y una reserva nutritiva que lo alimentará para que se convierta en la futura planta, todo ello recubierto de una envoltura protectora que es la cáscara o tegumento.


La germinación es el conjunto de fenómenos o cambios que se producen en una semilla para que el embrión pase de la vida latente a la vida activa, es decir, para que brote la nueva planta. En este proceso las enzimas se activan y los principios vitales antes contenidos en la semilla aumentan su biodisponibilidad, por lo tanto al consumir los brotes se aprovechan mejor sus nutrientes. La presencia de clorofila, con una función análoga a la hemoglobina, llevando oxígeno a las células, tiene acción desintoxicante y regeneradora del organismo.


Parte 2: http://www.taringa.net/posts/recetas-y-cocina/16332520/Mi-germinador_-germinados-y-Rejuvelac-_Parte-2_.html
16Comments