Canales populares

Pizza con verdeo, alcaparras y sal parrillera

Pizza con verdeo, alcaparras y sal parrillera


Masa integral, tierna y crocante, la salsa, hecha con tomates frescos, cebolla y ajo, se cocina en el horno junto a la masa. La cubierta mezcla la textura cremosa del queso blanco con el sabor del queso en hebras, más una lluvia de hojas de verdeo, alcaparras, orégano y aceite de oliva. La sorpresa: un leve granizo de sal parrillera (entrefina) a último momento.





Ingredientes para 2 pizzas grandes o 3 medianas:

Masa:
250 g. de harina 000 y algo extra para la mesada
250 g. de harina integral superfina
50 g. de salvado de trigo
1 cda. al ras de sal fina
25 g. de levadura de cerveza
1 cdita. de azúcar
300 c.c. de agua apenas tibia
2 cdas. de aceite de oliva

Salsa:
500 g. de tomate pelado y cubeteado
1 cebolla de verdeo (la parte blanca)
2 dientes de ajo
1 cdita. de condimento u adobo para pizza
Sal
1 cda. de aceite de oliva

Cubierta:
200 g. de queso crema
400 g. de queso en hebras o en fetas finas
1 cebolla de verdeo (la parte verde)
2 cdas. de alcaparras en vinagre
2 cdas. de orégano
2 cdas. de aceite de oliva
1 cdita. de sal entrefina o parrillera


Preparación:

Mezclar en un tazón 25 g. de levadura de cerveza con 1 cdita. de azúcar. Agregar 100 c.c. de agua apenas tibia y 2 cdas. de harina 000 que se restan de la cantidad total. Cubrir y dejar que espume en un lugar tibio mientras se disponen los ingredientes de la masa.

Integrar en un bol 250 g. de harina 000 (menos las 2 cdas. que se usaron), 250 g. de harina integral superfina, 50 g. de salvado de trigo y 1 cda. al ras de sal fina. Formar un cráter en el centro y verter 200 c.c. de agua apenas tibia, 2 cdas. de aceite de oliva y la levadura espumada. 

Formar la masa, continuar trabajando sobre la mesada agregando un poco de harina extra, si fuera necesario. Es importante que la masa conserve su textura húmeda y un poco pegajosa. Colocar el bollo de masa en un bol enharinado, cubrir y dejar leudar 1hora en lugar tibio.

Mientras tanto realizar la salsa. Pelar tomates maduros hasta obtener 500 g. de pulpa. Cubetear y colocar en un bol. Salar y añadir la parte blanca de una cebolla de verdeo picada.

Agregar 2 dientes de ajo picados o prensados, 1 cdita. de adobo para pizza y 1 cda. de aceite de oliva. Dejar reposar hasta que se armen las pizzas, para que el tomate suelte su jugo.

Al cabo de 1 hora la masa habrá duplicado su volumen. Volcar en la mesada enharinada y desgasificar. Dividir en 2 porciones para armar 2 pizzas grandes (también es posible hacer 3 medianas). Estirar la masa con los dedos, sin necesidad de usar rodillo, hasta dar la forma de la pizzera que se va a utilizar. Doblar la masa en cuatro para poder trasladarla a la pizzera.





Desplegar cada masa sobre la correspondiente pizzera aceitada y enharinada, presionando los bordes contra las paredes para dar buena forma.

Distribuir la salsa de tomate crudo sobre las pizzas. Tener el horno precalentado a 220°/240° C y cocinar cada una 7’ sobre la base del horno y 7’ en la rejilla superior. Retirar.

Distribuir sobre las pizzas los 200 g. de queso blanco en forma de montoncitos. Cubrir con 400 g. de hebras o fetas de queso a gusto y esparcir la parte verde de la cebolla de verdeo picada y 2 cdas. de alcaparras en vinagre.

Espolvorear con 2 cdas. de orégano y rociar con un hilo de aceite de oliva. Llevar al horno fuerte otros 7’ y gratinar un par de minutos más bajo el grill.





Al retirar del horno salpicar la superficie con unos granitos de sal entrefina o parrillera (1 cdita. para 2 pizzas).

Servir inmediatamente. El resultado es increíble.





Para congelar: Envasar la masa entera o porcionada después de hornear con la salsa y sin agregar los quesos y otros ingredientes de la cubierta. Dura hasta 3 meses en el freezer. Para descongelar: Retirar del freezer, cubrir con el queso y los añadidos y colocar en horno fuerte 10’ a 12’ sin necesidad de descongelar previamente.

Vale la pena probar esta opción, la masa es fácil de trabajar y absorbe el jugo del tomate durante la cocción sin humedecerse. Es posible utilizar una lata de tomates perita si no se consiguen buenos tomates frescos. Una receta saludable y sabrosa, buena para compartir.


Saludos

Blanconegro


0
0
0
0No hay comentarios