Receta"Cuando las cosas no salen como uno espera"







La vida no es lo que nosotros quisiéramos, la vida simplemente es lo que es.






¿Cuántas veces nos encontramos lamentándonos porque nos pasan cosas que no estábamos esperando o quizá trabajamos mucho para conseguir algo que no se da, entonces nos sentimos derrotados y frustrados? Lo cierto es que no se puede vivir esperando que todo lo que queremos lo vayamos a obtener. Hay que tener retos que por más difíciles que sean, sazonan nuestra vida, nos hacen luchar, crecer, aprender y cada día ser mejores a pesar de las dificultades y el dolor que nos causan. No se debe ver la vida como que nos plantea sólo problemas sino como que nos brinda oportunidades para progresar.






Fuerzas para seguir adelante
Porque así es la vida





INGREDIENTES:







1 taza de metas claras


1 manojo de determinación


2 cucharadas de persistencia


1 gotita de confianza


3 gajos de tolerancia a la frustración y a la decepción


1 pizca de perspectiva







CONDIMENTOS:





Buen humor, ánimo y mucha calma




Precaución: Nunca hay que dejar de creer en uno mismo, es la fuerza que sostiene los sueños






MODO DE PREPARACIÓN:





1. Es humano sentirse derrotados, tristes y enojados. No siempre salen las cosas como uno espera, nadie puede garantizar el éxito. Sin embargo, es importante terminar aquello que se empieza, a pesar de que no se obtenga el resultado esperado.


2. Hay que aprender del dolor y la frustración. Los verdaderos ganadores nunca se dejan caer. Es importante superar el sentirse desilusionado o desairado para poder recobrar la confianza en uno mismo. Lo más importante es estar siempre enfocado en salir adelante, progresar y recordar que el dolor y la frustración son muchas veces el camino a la grandeza.


3. Los pequeños logros conducen a un gran manjar lleno de sabor y deleite. Cuando se logra fraccionar los grandes proyectos en acciones específicas y concretas es más fácil obtener resultados positivos. Esto ayuda a conseguir más fácilmente los resultados deseados así como un sentimiento de logro y bienestar.






"Creer que uno puede llegar a realizar su meta es en sí ganar la mitad de la batalla; el resto, la vida ya dirá"