¡Sandia loca! ¡Hecho en México!


Esta es una sandía, la misma fruta aburrida que ya conocías.


Todo el mundo sabe cómo comer sandía.



Sólo la cortas, te la comes y aceptas que el mundo es un lugar aburrido y decepcionante, ¿verdad?
Falso.



Esta es la Sandía Loca y llegó a cambiar para siempre la forma en la que comes fruta.

Como pasa con las mejores cosas de la vida, la Sandía Loca no sigue fórmulas.


Sólo tiene una regla: no puedes usar ingredientes que no ames con todo tu corazón.

Su preparación es muy sencilla.



Sólo corta una sandía en dos y llénala de todas las cosas que te hacen feliz


Llénala de otras frutas sólo para pintarle dedo a la madre naturaleza.



Llena los huecos con cada dulce acidito que conozcas y báñalo todo de chamoy.




No olvides incluir los cañones de pepino, rellenos de cacahuates y salsas.



Ponle helado porque la vida es corta, el mundo es injusto y sólo vivimos plenamente a través de nuestros excesos.



La Sandía Loca no es un alimento, es una experiencia.