Check the new version here

Popular channels

Sándwich Gourmet



Cuando hablamos de sandwichs, siempre nos hacemos la misma pregunta ¿se puede hacer de un sandwich un plato gourmet?, la respuesta es positiva, todo depende de la creatividad del cocinero.

En principio un sandwich no es otra cosa que un relleno puesto entre dos panes y que se puede comer con la mano sin necesidad de cubiertos. Esta definición nos lleva a imaginar infinitas variedades de sandwichs pues cualquier comida podría ser un sandwich, efectivamente es así, pero el buen cocinero sabe que no cualquier ingrediente combina con otro, todo es cuestión de complementación de sabores.

Un sandwich gourmet debería en principio tener un pan de muy buena calidad, un relleno con una textura ya sea fría o caliente con ingredientes crudos y cocidos, y complementado con una buena salsa. Por ejemplo en la fotografía siguiente se pueden ver dos sandwichs con un toque gourmet, para la realización de los mismos se procedió a hacer en el horno de casa un pan alemán con la forma adecuada a la fuente de presentación, se eligió un jamón crudo de muy buena calidad, una lechuga mantecosa y tomate en rodajas, para la salsa se procedió a confeccionar una mayonesa casera cocida (bromatológicamente esto es muy importante por la salmonella del huevo) y se la mezcló con crema de leche salpimentada adecuadamente. Estos dos sandwichs gigantes fueron fraccionados después de la presentación en el momento del servicio.


Hoy los sandwichs han evolucionado y también en algunas versiones se sirven al plato para ser comidos empleando cubiertos, y esta condición permite abandonar el formato de relleno entre dos panes, para dar lugar al sandwich abierto como el que se presenta en la fotografía siguiente:

Este sandwich es vegetariano y se sirvió caliente. Para la realización se procedió a comprar un pan de muy buena calidad, se lo cortó al medio, se roció con agua usando un pulverizador y se tostó al horno minutos antes del armado. El pan se untó con mayonesa después del tostado.

Para el relleno se procedió a hacer una ratatouille de vegetales cortados en láminas: se colocó una capa de berenjenas, otra de calabacines, otra de cebollas, otra de pimientos morrones y finalmente una capa de tomates. Entre cada capa se procedió a salpimentar y agregar un hilo de aceite de oliva y espolvorear con tomillo seco. En las puntas y en el medio se colocaron unas hojas de laurel seco para perfumar (deben quedar a la vista para poder retirarlas durante el armado). Luego se llevó la fuente a un horno a 180ºC durante 20 minutos.

Luego de la cocción se montó sobre el pan tostado y untado con mayonesa, se colocaron dos lonchas de queso muzarella y se dió un golpe de horno para fundir el queso. En la fotografía siguiente se puede ver que la ratatouille se armó en lonjas para facilitar el servicio, pero esta organización sólo permite armar pocos sandwichs.


Cuando se tienen muchos comensales conviene hacer la ratatouille utilizando toda la fuente y al momento del servicio se corta con un cuchillo filoso, de este modo se aprovecha mejor la superficie de la fuente de horno, como se puede observar en la fotografía siguiente:
0
0
0
0No comments yet