Check the new version here

Popular channels

Veganos y lácteos

En este post quería compartir la teoria vegena que justifica la ausencia de consumo de lácteos.



MUERTE DE LOS TERNEROS


Una de las preguntas clave que podemos hacer es "¿dónde está el ternero?". Sabemos que las vacas no dan leche como da agua un grifo. Las vacas, como todas las hembras de mamífero, tienen que quedarse embarazadas y dar a luz, para que las glándulas mamarias den leche.

A las vacas, se las insemina cada año aproximadamente. Si el ternero que nace de ese embarazo es macho, es separado de su madre al poco tiempo para que no se beba la leche que irá al consumo humano. Su destino es ser vendido para carne. Acabará, después de una corta vida de encierro, en el matadero... La carne de ternera que se vende en los supermercados es, en definitiva, un producto más de la explotación lechera.

MUERTE DE LA MAMÁ


Por otro lado, a ningún empresario/a le interesa alimentar a animales que no le son productivos. Aproximadamente a los 5 años, después de dar a luz a 4 o 5 terneritos/as, las vacas son mucho menos productivas, por lo que se las lleva al matadero y son sustituidas por sus hijas. Una vaca puede vivir entre 20 y 25 años, pero se las mata a los 5 años. Su carne, su cuero, sus huesos, etc. serán aprovechados también por la industria.

Esta descripción es muy fría y está bastante deshumanizada, pero la realidad es bastante más cruda, pues podemos imaginarnos el sufrimiento que causa tanto a la madre como a los/as hijos/as la separación, o las formas de inseminación, el marcado del "ganado", etc...

OPCIONES ALTERNATIVAS:

Con la siguiente receta podrás obtener unos 2 litros de esta nutritiva y sabrosa leche vegetal con la que perfectamente puedes sustituir la leche vacuna. Ten en cuenta que puedes reservarla durante unos 3 días, por lo que no prepares más cantidad de la que consumirás durante este tiempo.

Ingredientes:

¼ kilogramos de granos de soja orgánica
8 tazas de agua

Preparación:

Coloca los granos de soja en remojo entre 8 y 12 horas, cambiando el agua cada 4 horas si te fuera posible.
Cuando haya pasado el tiempo, con ayuda de tus manos trata de resquebrajar lo más posible la cascarilla de los granos, restregándolos bien.
Ahora cuela tus granos remojados y sepáralos de cualquier residuo que pueda haber quedado.
Para evitar que nuestra leche de soja tenga un leve sabor amargo, deberemos eliminar la enzima que produce tal sabor mediante un par de minutos en el microondas, o 5 minutos en un horno común.
Cuando tengas los granos listos, colócalos en una licuadora o procesadora, junto con un poco de agua, y comienza a procesarlos hasta que se forme una especie de puré cremoso, ni muy líquido ni muy espeso. Comienza utilizando poca agua, y ve agregando a medida que necesites.
Una vez tengas listo tu puré de soja, añádelo junto a las 8 tazas de agua en una olla grande, y ponla al fuego hasta que alcance la ebullición. A partir de ahí, cocina la soja a fuego bajo durante unos 25 minutos, sin olvidarte de que debes revolverla cada poco tiempo para evitar que se queme o se desborde.
Ahora coloca un lienzo permeable sobre un colador, y a éste dentro de un recipiente, para proceder a separar la leche de los residuos de soja. Cuando tengas tu “instrumental” listo, solo debes volcar el preparado de soja y agua sobre el lienzo, y remover para facilitar el filtrado de la leche.
Cuando solo te quede el puré de soja en el lienzo, puedes tornearlo y exprimirlo para extraer el máximo de leche posible.


Ahora envasa tu leche de soja en un recipiente de vidrio preferiblemente, y ya está lista para consumir y reservar. Además, ten en cuenta que el residuo de puré de soja que te quedó puedes utilizarlo para abonar tus plantas, y con la leche de soja obtenida, además de beberla de la forma tibia, también puedes utilizarla para preparar ricos y nutritivos alimentos naturales, como el tofu o el yogurt de soja.
0
0
0
0
0No comments yet